Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Secuestro por Mache

[Reviews - 5]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Se oyó el ruido de una gran puerta metálica cayendo contra el suelo e inmediatamente la puerta trasera de la furgoneta es abierta, el conductor y el hombre que había sujetado a James los miraban. Estaban acorralados, el lugar donde estaban era iluminado por una pequeña lámpara que colgaba del techo. El conductor sujetó a James, mientras que el otro hombre amarraba las manos de Ethan que no oponía resistencia. James al ver esto, y sabiendo que Ethan ya había estado en esa situación, hizo lo mismo.

Los hicieron caminar unos metros hasta una puerta, pasaron a través de ella. Solo había un pasillo, con cinco puertas de cada lado, enfrentadas entre sí. Entre una puerta y la siguiente había espacio suficiente para una habitación grande. Una lámpara entre medio de las puertas enfrentadas. Al final del pasillo había una puerta, era más grande que las demás. Los hombres los llevaron hasta la tercera puerta a su derecha. El conductor desanudó las cuerdas en sus muñecas.

—Niño, quítate esas prendas, en el armario que está dentro del cuarto debe haber algo que te quede.

James obedeció, se quito su uniforme y se lo entregó al hombre.

—Su primer cliente llega dentro de dos hora — dijo el hombre que había soltado sus manos antes de cerrar la puerta—.

James y Ethan quedaron solos es ese cuarto. Había una cama, dos sillones, un armario y una puerta a un costado. Ethan se sentó en la cama mientras James buscaba ropa dentro del armario, encontró unos shorts y una camiseta que le quedaban a la perfeccion..

—La puerta nos comunica con el baño. En el armario traerán mas ropa que te quede en un par de horas. El desayuno y la merienda los comemos en el comedor, junto con las otras personas que están prisioneras aquí. El almuerzo y la cena las comemos aquí— dijo Ethan antes de que James preguntara —. ¿Alguna pregunta?

—Sí, una. ¿Tenemos horario de trabajo?

—Nuestro turno de trabajo es desde las 10 hasta las 13, tenemos una hora de descanso para comer y  continuamos desde las 14 hasta las 18, nos llevan al comedor y volvemos a las 20 para trabajar hasta las 22. Puede haber varios clientes durante esas horas o no haber ninguno. Probablemente cuando estemos en el comedor te llamen para tomarte unas fotos, para el catalogo —antes que James dijera algo Ethan continuo—: hay un catalogo con fotos de todos nosotros, los que estamos aquí dentro, del cual los clientes eligen con quien quieren estar. Por cierto, somos un equipo ahora, estamos juntos en esto.

—Entendido.

—Se me olvidaba, cuanto mejor trabajemos, más puntos ganamos. Cuantos más puntos tengamos mayores beneficios tendremos.

James estaba entusiasmado, no porque estuviese a punto de tener su primer cliente, estaba entusiasmado porque en ese lugar estaría todo el tiempo con Ethan. No le importaba lo que fuera a pasar si estaba junto a Ethan, el pequeño se había enamorado desde el momento en que el adolescente le consoló estando en la furgoneta.

 

Pasó el tiempo, James estaba sobre acostado sobre la cama y James tirado en unos de los sillones, se abrió la puerta de su habitación. Su primer cliente era un hombre, de no menos de cuarenta años de edad, cabello negro, vestido con zapatos, camisa y pantalón de vestir negro. Desabotonaba su camisa, dejando ver los vellos que cubrían su cuerpo, al mismo tiempo que caminaba hacia la cama y se quitaba los zapatos. James se sentó en el medio de la cama. El hombre comenzó a quitarse los pantalones.

— ¡Desvístete niño—gritó el hombre—!

James obedeció, estaba quitándose la camiseta cuando el hombre lo tomó por las piernas, le sacó el short y abrió las piernas del menor. Ambos estaban en ropa interior, era lo único que le impedía a Jemes ver la evidente erección de aquel hombre. Se deshizo de la única prenda que el menor vestía y apoyó su miembro, aun cubierto por su ropa interior, en el virgen orificio de James. El hombre presionó con fuerza y James gimió de dolor.

—No lastimes a mi novio — dijo Ethan el mismo tiempo que daba un duro golpe en el rostro del hombre, que cayó contra el suelo


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).