Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Debo ser... por Gaib

[Reviews - 184]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Konnichiwa !!!

Bueno volví despues de vivir demasiado en el mundo real. En verdad lamento la demora, demasiadas cosas que hacer y muy poco el tiempo para soñar.

Digamos que hoy me siento con el valor necesario para presentarles lo que sigue de mí historia. Me emociona saber que lo leen tan siquiera, eso me motiva a seguirlos entreteniendo.

No siendo más, espero que lo disfruten, digamos que tiene un poquito de todo. Pero eso ya lo juzgarán ustedes.

Digimon y sus personajes no me pertenecen, esta historia no tiene fines lucrativos.

:P

 

 

 

Debo Ser...

II. ¿ Más que Amigos?



La lluvia azotaba cada vez con más fuerza y los truenos resonaban cada vez más y más, parecía que el mundo se fuera a acabar y que todo llegaba a su fín; En mi mente solo relucía esa tenue expresión, «no quiero vivir» me repeta en la mente mientras veía mi sangre goterear hasta el piso. El corte no era tan grande, pero era como si mi cuerpo quisiera expulsar la sangre, como si el mismo quisiera expulsar el líquido que lo mantenía con vida para derjarse así mismo en un estado vegetativo; para no pensar, no sufrir, no reflexionar, no sentir.
- DEMONIOS !!!!! - Grité golpendo el piso de madera con mi puño cerrado, todavía expulsando sangre - POR QUÉ NO PUEDO OLVIDARLO !!!!!!! - dije casi en susurro apoyando mi cabeza contra mis manos, haciendo una posición de reverecía hacía nadie. En realidad no podía olvidar a esa persona que había alegrado tanto mi vida, pero a su vez había optado por destruirme totalmente.

No podía olvidarlo, ya era parte de mí y de mi memoria, tanto él como yo nos apoyabamos, nos motivavamos, nos complementabamos. Podría decir que desde que nos conocimos hace 4 años éramos como hermanos de sangre, mejores amigos inseparables, de ese par que no lo separas ni con castigos, regaños u mentiras; Si señor, éramos de ese par, Únicos. Pero he de confesar que los sentimientos no formarón parte de esa lista. Pués aunque nunca dejabamos de reir y llorar entre nosotros, aunque nunca dejabamos de gozar y sufrír el uno por el otro; Los sentimientos nunca fuerón los mismos el uno por el otro, o al menos eso pienso en este momento, ya que sinceramente no que decir de él..

Levanté la mirada y traté de incorporarme. Cuando por fín conseguí calmarme, pues todavía estaba demasiado confundido, nostálgico y lastimado, logré divisar al lado de mi cama, justo en la mesita donde guardaba mis objetos mas preciados, un pequeño marco plateado donde estaba incrustada una foto que nós habiamos tomado. Tendriamos 10 años  y se divisaba un entorno muy alegre en nuestros rostros. No quería recordar donde había sido esa foto, ni la importancia que generaba para mí, pues sabía que despues de aquello, solo quedaría pensar de nuevo en la realidad y luego todo sería vacío y dolor de nuevo. Pero no pude evitarlo, esa bonita foto me hizo actuar sin pensar en las cosecuencias que podría ocasionar.

Flash Back

- Vamos Tommokiii !!!! - gritaba mientras corría - Apresúrate !!!! - Me dío la espalda y se mezcló entre la gente que iba y venía. Eran demasiadas personas y no sabía adonde se había ido mi amigo.

Era un viernes de agosto, y nos encontrabamos en el parque de diversiones de la ciudad, a los cuales nunca me había gustado asistir, ya que siempre hay demasiada gente y se forman amontonamietos y lo empujan y la pegan a uno; además, no me gustaban estar con tantas personas a mi alrededor, me generaba desconfianza, miedo y timidez extrema por temor a  los demás. En fín, no quería estar en este lugar. No tendría que estar aquí de no ser por Shito, mi mejor amigo, o mas bien el amigo más real que he tenido. Y digo esto ya que no soy alguien muy “sociable” por decirlo así, soy demasiado reservado y serío frente a muchas situaciones, eso debido un problema que tuve el año pasado que no quiero recordar en este momento.

Debó decir que no soy alguien a quíen le den mucho respeto en un salón de clases, pues no tengo algo que me caracterizé de los demás, que me haga alguien digno de llamarmé “amigo”. Solo soy al que llaman “Himmin”, por parecer un mimo que nunca habla, y que siempre parecé que esta a punto de llorar.

- Tommoki ?????? - Reaccioné frente a la voz- Estás bien ?? - Me tocó la frente pensando que estaba enfermo, siempre preocupandose por mí, pero ¿por que yó?.

- he? .....aahhh, Estoy bien........ solo me perdí- Mentí. ¿Porqué estaba pensando sobre estó en este preciso momento? se supone que debo disfrutar de este día - Además, pe-pensaba en algo para regalarte hoy - dije bajando la cabeza apenado. Era su cumpleaños y todavía no le había comprado nada ¿qué clase de amigo soy?

- No te preocupes !!!! ya te dije que no quiero nada - dijó con voz alegre. Levante mi cabeza y la fijé en su sonriza, siempre tán sincera y amigable conmigo, pero ¿porqué conmigo? - además tu regalo es estar aquí conmigo - me guiñó un ojo - Vamós !!!!!!- gritó jalandome la camiseta.

Shitomáyo Tadayó, pero yo le decía “Shito”, era más alto que yo, con el pelo negro  que le llegaba hasta el cuello, ojos color azul cielo y una sonriza que me hacía olvidar todos mis problemás. Shito era muy diferente a mí, aunqué no era muy bueno con los estudíos (bueno ní yo tampoco) era popular, le gustaba mucho el soccer y sabía jugar muy bien, le agradaba  a las personas y todos siempre querían estar cerca de él. Pero lo que no entiendo es porque siendo así como es, con sus cualidades y demás, EL día de su cumpleaños numero 11 solo me invitó a mi al parque de diversiones, alguien desconocido para los demás, que me considerán “raro” por la simple razón de ser callado y reservado frente a ellos.

No pude seguir pensando en eso ni en nada, ya que Shito practicamente me arrastró hasta una montaña rusa. Pude notar que estaba demasiado entusiasmasdo por montarse, tenía ese brillo en sus ojos que era imposible no reconocer. Yo por mi parte estaba temblando, sentí escalofríos por todo mi cuerpo al ver donde me iba a montar, por que de verdad estaba bastante asustado.

Intenté retroceder de manera silenciosa, pero noté que el estaba detrás de mí, cubriendo mi escape con sus manos, empujando mi espalda para que avanzara hacía la entrada, haciendo uso de la fuerza de más, que poseía.

- Vams, no te asustes,  sera divertido - me susurró en el oido. - No te pasará nada Tommoki - él era el único que me llamaba por mi nombre y no por mi apodo, eso me generaba seguridad, me hacía sentir bien. Dejé de luchar contra él, y simplemente entramos al juego mecánico. Nos sentamos en el mismo carrito.

- Si quieres podemos apostar quien grita más - dijó sonriendo - por que está es la primera vez que me monto en una de estas cosas jaja- esa risa no me causo seguridad, pero su confianza en probar algo nuevo me inspiraba a tratar de ser como él.

-Yo te ganaré - dijé lleno de confianza, me miró sorprendido, pero despues sonrío y asintío levemente. Creo que había logrado lo que él quería.

Lo que siguío despues fuerón dos horas de las mejores de mi vida, nunca había gritado tanto por diversión, nos montamos a varias atracciones mecánicas,  subimos a los carros chocones y otras cosas más. Nunca me había divertido tanto, pero siempre con Shito todo era diferente, el hacía que yo fuera diferente.

Pasadas  horas de nuestra maravillosa estadía, el cielo se empezaba a oscurecer, pero todavía había tiempo. Aunque mi mama se enojara, solo por hoy quiero quedarme un poco más, quiero ser diferente un poco más, quiero estar con él un poco más. Me encontraba como adormilado, no notaba que me estaban gritando:

- TOMMOKIII !!!!! TOMMOKI !!!!!- Reacioné, mi amigo tenía cara que demostraba enojo y preocupación a la vez. - ¿que te pasa hoy.......te veo raro? - me miró algo “raro”, como lo hacían los demás. Sera que es por que pienso mucho.
- Perdóname - dijé melancólico, ya era costumbre hablar así con mi amigo. - Es que estoy algo mareado, en ese último juego grité mucho. - era la verdad, mostré media sonriza. - No quería que te enojaras - me deprimí, iba a llorar, era algo que no había podido superar de mi infanca, todavía era un llorón.

-  Oye... oye, tranquilo amigo - me acaricío el cabello - esta bíen, no te pongas así. Solo es por que me preocupo por tí, además hoy ha sido un día increible - alzé mi mirada y sonreí. Sabes qué? - pusé mirada de intriga rodando mis ojos , él lo notó y rió - Esperá, tengo que ir al baño.

Me dejó solo, mientras corría a la velocidad que lo caracterizaba, practicamente inalcanzable para alguien de mí edad. Estabá sonriendo, me sentía realmente feliz, motivado de querer ser como mi amigo, todo en él me gustaba. Esperá, acabo de pensar “Gustaba”, que significa eso: me gusta la forma de ser de mi amigo y quiero ser como él; o se refiere al termino qué usan en las seríes de televisión cuando te enamoras de alguien. Sacudo la cabeza fuertemente y me sonrojo. “Estaré enamorado de Shito”. Es increible que lo esté pensando tán siquiera, solo somos amigos, bueno “mejores amigos”. Algo así nunca se podría concebir, que un niño de 10 y otro de 11 años esten enamorados es insólito, antinatural y demasiado “raro”. Pero de pronto siento calidez y noto que estoy ruborizado, siento como mi corazón late con solo pensar en la posibilidad. Entonces lo confirmo, siento algo más que amistad por mi amigo pero no se si de verdad “me gusta” como lo hacen ver en la televisión.

- Por que te demoras tanto ??? - digo con paciencia, solo quiero dejar de pensar en esto yá. Llama mi atención una pareja que esta siendo fotografiada, justo detrás hay un puesto de Golosinas y me acuerdo que no le hé comprado nada aún para su cumpleaños - Le daré la más grande que vea - digo sonriendo. Claro, a quien no le gustan las golosinas, y como el típico niño quería comprar la mas grande.

Caminó animadamente deslizandome entre las personas y apenas arribo a la tienda compro la golosina más grande que puedo ver, que resulta ser una paleta redonda del tamaño de mi cabeza. Seguro le gustará... pues a mí encanta. Iba tan distraido que no pude ver quien me había reconocido.

- Mirén es Himmin !!!!! - Despegué mi ojos de la paleta y divisé a cuatros niños de mi salón de clases. Estos no eran los mas educados, amables y amigables que me pude haber encontrado. Por el contrarío, eran los que siempre trataba de evitar a toda costa, que se divertian haciendo sentir mal a los demás, burlándose de las cosas que ellos mismos inventaban; casí a diario molestaban  todo quien se les pasara por el camino, y hoy me tocaba a mí. Los cuatro se acercaron lentamente con una sonriza que me erizaba los pelos, nunca me habían hecho nada malo, por eso sentía lo peor.

Yo era relativamente bajito a comparación con ellos. Si no estoy mal, todos rondaban por la edad de 13, pensaba que habían repetido el grado por sus notas, no lo sabía con certeza. Solo conocía sus apellidos ya que siempre trataba de evitar todo con relación a ellos,  Okijhana: era el más alto y el que más miedo me daba; Agabursa: que tenía cara de delincuente pero siempre sonreía de manera obsena; Kimura que siempre estaba serío, nunca lo había visto reirse; y el último era shibayama, que aunque lo conocía y nos habiamos hablado en deportes de vez en cuando, no tenía cara de amabilidad hoy.

- Hola Himmin....... - Dijo Agabursa, en tono alegre - Como hás estado? - pregunta con medía sonriza en los labios y una mirada que me atemorizaba.

- Porqué tiemblas.......Tienes miedo? - Masculló Okijhana. Era claro que me tambaleaban las rodillas mientras hacía esfuerzos para que no me salieran las lágrimas, no podía darles la oportunidad de burlarse de mí.

- Mmm.... Ho-hola chicos co-como andan ? - dijé tartamudeando, pero con tono normal. Quería evitar que supieran que estaba apunto de sollozar. Todos se acercarón más, hasta que yo solamente podía mirar hacia arriba. - Bonito el lugár cierto ? - dijé mas seguro, tratando de ser valiente como mi amigo, tomando las cosas con naturalidad. Mis rodillas se relajarón y me dí cuenta que ya no tenía miedo, aunque ellos estuvieran de frente a mí, más cerca de lo que nunca habían estado. Aún estaba aparentando mi estado, cualquier signo de devilidad, desataría lo que pasaba por mi mente.

- Si muy bonito.......No crees Kimura? - El mencionado no cambío su actitud, su mirada era penetrante y sus ojos oscuros me veían fijamente, como si esperara que le dijiese algo. - y tu que dices Okij ? - mecionó Agabursa, mirando a su alto colega, que tenía su mirada fija en mi paleta. Shibuyama en cambío estaba como sonzo mirando como hacían algodón de azucar a unos cuantos pasos de su locación, de pronto su estomago rugio.

- Tengo Hambre, podemos ir a comer ya ?? - dijó con tono extraño, como rogando que me dejarán en paz y retirarse por fín a llenarse la panza, me miró y me guiñó el ojo. Se acordaba de mí y quería ayudarme, sabía que tenían hambre por eso habló repentinamente y trató de que se distanciaran de mí. Será que si le agrado a algunas personas ?

- Esté gordo y su estomago  si que son ........ - mecionó Agabursa en tono burlón, y junto con kimura dierón media vuelta y empezaron a desplazarse dándome la espalda. Shibuyama me había salvado de lo cualquier insulto, burla o molestia que me fuerán a hacer sus “amigos”, si se les podía llamar así.

- Adiós Himmin !!!! - dijo levantando el brazo para aparentar el favor que me hizo, pero noté que me había esbozado medía sonriza; en ese momento con mi mirada traté de expresar un gracias, pués la presión de no haber lidiado nunca con esa situación me estaba consumiendo por dentro. Dí un respiro hondo ... de alivio.

- Adiós chicos - dije con una soriza que nunca habían visto, ya que kimura cambío su expresión a asombro ligeramente y despues se volvío a dar medía vuelta. Estaba a salvo y pude actuar como había estado actuando todo el día, como un Tommoki diferente; y todo gracias a Shito.

Debí haberlo visto venir, debí pensar que no saldría tan fácil; Lo siguiente que sucedío es que gracias a que estaba distraido, Okijhana, él más alto y  vulgar de los cuatro, me ha bajado los pantalones hasta los tobillos, y de un movimiento rápido jaló bruscamente mi ropa interior azul hacía arriba, con todo lo que su fuerza se lo permitía.

- AAAHHHH- Sientó un dolor horrible en todo mi cuerpo, era la primera vez que me hacían ese tipo de bromas tán pesadas -Basta, me duele - siento  que todo adelante se aprieta más y más, y atrás ya no siento nada. Miro a los otros tres niños que veían como sufría, el único que disfrutaba are Agabursa que se reía como loco.  Kimura seguía con su mirada sería, mirando de lado y shibuyama me veía triste, creyendo que no podiía hacer nada. Estaba lagrimeando, habían sido los peores segundos de mi vida. Todos los mirones simplemente no hacían nada. Sabía que en cualquier momento mojaría mi ropa interior y a mi abusador también, lo cual generaría más humillación. Debía a toda costa tratar de evitar aquella situación.

De repente caí ala tierra de cara ¿porque me había soltado? será que ya está complacido con lo que me hizo. No, Shito lo había empujado por detrás, y ahora estaba dándole puñetazos en cualquier parte de su cuerpo, mientras yo estaba tirado en la tierra llorando, con mi ropa interior toda estirada, tratando de incorporarme. Aunque la verguenza no me dejaba.

Sentí un quejido, y en menos de un isntante Shito cayó encima mío, supuse que Okijhana  lo habría lanzado contra mí, para acabarnos a los dos juntos, pues le salía sangre del labio inferior y su mirada denotaba total furía. Ya no me haría daño por gusto, ahora lo haría por que de verdad sentía ganas de hacerlo, de hacerme sufrir una y otra vez, como había visto hacerlo a muchos niños de la escuela.

Se chasqueó los dedos y alzó su puño dirigido hacía nosotros, créo que el día de “Mi Nuevo Yo” ha terminado con la peor humillación de toda mi vida; Por tratar de ser diferente, por querer ser algo que no soy, estoy con los pantalones abajo, mi ropa interior apunto de reventar, lleno de tierra y además llorando.

Veo su píe al frente de mi cara, sonríe y lo levanta lentamente,  sin duda alguna me dará un pisotón en la cabeza. No puedo creerlo. este chico esta loco, me va a matar por hacer una broma, simplemente por hacer sentir mal a un niño de 10 años.

Justo cuando se dispone a pisar fuerte, veó como es derrumbado de tal forma que parece que lo hubieran atropellado. No se puede levantar con facilidad; está herido y le ha dolido, quiero sonreír pero no soy capaz. Al mirar quien me ha salvado, veo la cara de Kimura algo enojado totalmente erguido y con la misma mirada de siempre.

- Que no escuchaste .....TENGO HAMBRE !!!!! - suena tan terrorifico y tetrico que mojo lo que queda de mi ropa interior, su voz están grave cuando se enoja, que parece que pudiera matar a alguien del susto con un grito. Voltea sus ojos hacia mí y nota que he mojado mis pantalones, se da media vuelta con la misma mirada de siempre y camina tranquilamente hacía el puesto de comida chatarra. - Vámonos !!!! - grita haciendo que los otros tres practicamente corran para alcanzarlo, y a la vez para que todos los mirones se regresen por donde vinieron.

¿Que le Pasa a ese niño? parece un desquiciado que no le importa nada ni nadie, siempre denoté un aire oscuro y siniestro en él. Hoy, la primera vez que lo veo tan cerca de mí, siento que su actitud denota maldad, tanto como sus ojos; pero también noté que se sorprendió de mi aptitud de confianza y créo que eso fue lo que lo hizo salvarme.

- Tommoki - Un susurro llega a mi oido, pues he vuelto a dejar mi cabeza sobre la tierra debido tanto al dolor como al sentimiento de humillación que siento en estos momentos, aunque más por la segunda razón. - Tommoki... ¿estás bien ?- Levantó mi cara, para ver a “Shito” tan  sucío como yo, con el pelo desordenado, tiene un rasguño en la camisa y un poco de sangre en el puño derecho. - ¿ puedes levantarte ? - Dijo preocupado, no se en realidad cuantos segundos estuve en el aire ya que, fueron unos segundos nada más, pero los más horribles de mi vida, shito lo sabía, por eso preguntó.

Asiento despacío mientras trato de limpíar mis lagrimás, que salén por si solas. Trato de incorporarme en el suelo, y logro sentarme, despues me acuesto y levanto mi parte posterior para poder ponerme los pantalones de la manera que me sea posible. Cuando lo logro, la mano de Shito esta extendida al frente mío, la tomo y muy lentamente me ayuda a levantar. Cuando estoy totalmente de píe, noto que me duele ahí atrás, pero puedo caminar sin ningún problema; En fín de cuentas estoy bien, salvo por mi honor, limpieza y... Recuerdo algo importante: La Paleta ¿donde está? Giro mi cabeza desesperadamente buscando la Golosina, pero cuando al fín la veo, solo me siento peor de lo que estoy en este momento.

No muy lejos de donde me acabo de levatar, justo donde este maldito me agarró desprevenido estaban 8 trozos de lo que era el regalo de mi amigo. Mientras me acerco llorando nuevamente lo confirmo, la paleta esta hecha pedazos, llena de tierra y sus colores ya no son muy bonitos que digamos. Me arrodillo al frente de ella y simplemente junto todo y la recojo.

- Tuya ??? - asiento a la pregunta de mi amigo, que solo puede verme llorar otra vez dándole la espalsa -No llores, seguro que compraras otra - dice con su mano en mi hombro. yo solo niego con la cabeza.

- No era para mí, era para tí - digo entre  los sollozos, notó que esa frase le ha afectado por que me abraza por detrás en el piso- ¿ Shito estás bien? - le digo estrañado, pues nunca suele abrazarme, es más nunca me ha abrazado como lo hace en este momento.

- Si, Amigo estoy bien- dice con aire alegre -Gracías por tu regalo - me suelta y me levanta de la tierra. Me mira de frente y me regala una sonriza. Una de esas que me hacen olvidar todos mis problemas, que hacen que me sienta diferente. - Es lo mejor que me han regalado hoy - dice con alegría. Me sonrojé, y no se por que me sucedio esto, me siento bien de nuevo, pese a lo que paso hace solo 5 minutos me siento feliz, me siento seguro. Me siento querido... ¿Estaré enamorado realmente?

- Eh- eh  shi- shito - Balbuceba demasiado, estaba perdiendo el control - Yo-yo te que-quería decir que, yo te-te qui....- Rayos por que era tan dificil decirlo. Esperen un segundo apenas descubrí que me gusta hoy, que tal si no siente lo mismo por mí, o si le parece raro que yo le diga eso, me dejará, evitará y tratará como lo hacen todos los demás. NÓ, no debo precipitarme, trataré de comprobarlo con el tiempo. Lo miré, estaba dudoso sobre lo que le hiba a decir, así que se lo dije: - ¿ Podemos tomarnos una foto allí ? - casí me caigo por preguntarle eso, creía que podría ser valiente y decirle lo que siento, pero creo que es demasiado para mí.

Me miró extrañado, como si el mismo creyera que le iba a preguntar otra cosa más importante.

- Es que quiero conservar este momento - dije nervioso, no cambío su expresión. Añadí algo timido - Como mi regalo se estropeó, me gustaría darte una foto de los dos, para que nunca olvides este día- dije con la mirada cabizbaja.

- MMM  es un magnífica idéa!!!! - dijo al instante, y me sonrió abiertamente. Pero de pronto su mirada cambio y me miró - ¿ Pero no estamos muy sucios para esó? además tu estás.... - señaló mi pantalón en la entrepierna, vi que estaba manchado. La tierra y los orines no hacián buena combinación. Me apené y traté de ocultar esa parte. Pero no debía ceder, tan siquiera debía tener el valor para obtener el regalo de mi amigo, debía cambiar solo por hoy y demostrarme que estas situaciones y los problemas no impiden mi felicidad.

- No importa !!!!- dije casí gritando, y sonriendo a la vez -No estamos tan horribles para una foto......- Pausa - Bueno, tú no te vez tan mal - le dije medío ruborizado, él me sonrío apenado.

- Tu Tampoco Tommoki - Me cogió de la mano y corrimos, el por delante mío como siempre por ser más rapido,  que hasta estuve a punto de caerme algunas  veces antes de que llegaramos al puesto de fotografias.

Fin del FlashBack

Como lo había previsto, el recuerdo me generó un ferviente dolor en el pecho; sabía que esto era mi culpa, puesto que decidí recordar el día cuando pense que estaba enamorado de esa persona especial. Me sentía mal, realmente mal. Ese día había decidido ser como Shito: Valiente, Confiado y sonriente. Había decidido volver a nacer, cambiar totalmente mi forma de pensar, actuar y sentir.

Durante los 18 meses siguientes, mi vida personal fue maravillosa, todo gracias a mí amigo. Empezé a hablar con confianza. Logré hacerme de más amistades. Sonreía demasiado, era más sociable. Practicaba soccer, ya que Shito me enseño a jugarlo, me llevaba todos los dias  para ayudarme a mejorar mis tecnicas con el balón y de vez en cuando me enseñaba  nuevas, tanto así que aprendí a amar el soccer. Y todo gracias a Shito.

Pero ahora, despues de lo sucedido no me queda nada, ni siquiera mi vida me queda, ya que es el vivo ejemplo de él; No quiero recordarlo, lo que me hizo está mal. Tantos años de amistad perdidos por la simple idea de inmadurez, Todo por que no sabe  de verdad lo que quiere, No sabe nada, Me decepcionó, traicionó y humilló en un solo día, todo por que es un maldito que fue corrompido por la “Inmadurez” de la sociedad.

Él no era así, y yo tampoco soy así; créo en este momento, que el tratar de parecerme a él me genera repulsión hacía mi mismo, no puedo creer que lo admirara y peor aún que lo amará. Mi mente me juega jugarretas , estoy cansado y me duele mi cuepo. Siento que se me van las fuerzas y me dejo caer en mi cama así como estoy, sin prenda alguna, pero lleno de moretones; Se muy bien el día que me espera mañana, trato de pensar en ello y no en lo que he estado pensado la ultima hora, pero la verdad que es que la realidad es inevitable.

Reaccionó, La verdad es que hace aproximadamente una hora llamó un policía diciendo que habían identificado los cuerpos de mis padres en una explosión que había sucedido en el centro comercial. Lo había visto en las noticias del mediodía en el colegio, pero nunca pensé que se encontrarían allí, es más no debían estar allí. debían estar... conmigo. Lloré, pero estas lágrimas erán  por mis padres y por como los había perdido a ellos y todo lo demás que me importaba en un día. Antes de esa llamada, acababa de entrar a mi casa, cojeaba y se notaban heridas a lo largo de mi cuerpo. Venía de la primera paliza que me habían dado en mi vida, que fue iniciada y protagonizada por Shitomáyo.

Notas finales:

Un poco más largo que el anterior. Me perdonarán si tiene errores como el capitulo anterior, de verdad me esforzé en que este saliera bien, además ya corregi lo mejor que pude el capitulo uno.

No les adelanto nada, ya que queda a su imaginación lo que pueda suceder con la vida de Tommoki. Si se preguntan por Lemón y relaciones si habrá, solo que no es el momento todavia.

Lo que gusten preguntar, opinar, discutir o tirarme a la cabeza no lo duden en escribir; me sentiré honrado si lo hacen

Esperó que este tiempo que usaron para leer esta historia haya sido de su agrado, no leemos pronto.

O-Yasuminasai !!

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).