Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Not Intended

Autor: MrsBatido

[Reviews - 767]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

[Podéis ir al fic original pinchando aquí] 

También disponible en wattpad.

Tengo un PDF de la traducción a disposición de aquellos que prefieran leerlo descargado y todo de seguido en su pc o simplemente lo quieran guardar a pesar de haberlo leído ya. Quienes lo quieran dejadme vuestro email por comentario o por cualquier lado por el que os podáis poner en contacto conmigo (preferiblemente twitter, @mrsbatido).

Notas del capitulo:

Aquí os dejo el primero de los muchos capítulos que tiene este precioso fic.~

Capítulo 1: Desprevenido

 

El hecho de que Byun Baekhyun tenía que casarse con el hijo de otra familia para acordar paz entre su familia y la susodicha a causa de una disputa que ha estado habiendo durante tres generaciones era ampliamente conocida entre la gran familia de Baekhyun, incluido Baekhyun mismo. Sabía desde hace meses que esos eran los planes predispuestos para él y, al comienzo, estaba dispuesto a sacrificarse a sí mismo por el fin de la molesta disputa. Pero, en el último momento, dos días antes de la reunión de ambas familias y de su futura pareja, murmuró “A la mierda”, abandonó la casa y dejó atrás su pretenciosa vida.

 

Descubriendo que no era propio de él seguir estúpidas tradiciones de mediana edad más que ridículas, Baekhyun no quiso mirar hacia atrás. Supuso que la única forma de que volviera a casa era que su familia manejara la mierda esa e hiciera las cosas diplomáticamente en vez de sacrificar un hijo y una vida.

 

En el momento en el que Baekhyun salió de casa, se quedó parado en un cruce. No sabía a dónde ir, así que acabó vagando por la ciudad de Seúl por la noche y registrándose en un hotel de alta categoría. No fue hasta la mañana siguiente cuando se dio cuenta de que no debió haber utilizado sus tarjetas de crédito para nada si no quería ser arrastrado de vuelta a casa y ser forzado a casarse con un desconocido.

 

Cogió un tren, usando dinero en efectivo, hasta Kai, quien vivía en la otra punta de Seúl.. Baekhyun tocó la puerta llevando nada más que exactamente la misma ropa que llevaba cuando abandonó su casa. Kai no estaba en el mismo círculo social que Baekhyun pero con Kai trabajando para una empresa de cátering y las frecuentes fiestas de los padres de Baekhyun, Byun Baekhyun conoció al chico.

 

En un comienzo, Kai estaba aceptando el hecho de que Baekhyun necesitaba un lugar en el que quedarse, pero cuando una semana y media pasó, Kai se cansó de tener a Baekhyun vagueando sin hacer nada más que respirar aire. Con sus inconsistentes cheques de pago, Kai no sabía si podría mantener a otro humano más bajo su techo. Así que, con el corazón encogido, Kai tuvo que dar la noticia de su decisión al respecto de la situación a Baekhyun.

—Buenos días, Baek —Saludó Kai mientras Baekhyun salía de la habitación, la habitación de Kai, la cual abandonó de mala gana —. ¿Dormiste bien?

 

Baekhyun murmuró una respuesta, pasando una mano bajo su camiseta para frotar su frío pecho. Sus lánguidos ojos se movieron hacia la mesa de la cocina. —¿Ramen? —Preguntó adormilado.

 

Kai asintió sonriendo. —Todo el día, todos los días.

 

—Todos los días es lo mismo —Murmuró Baekhyun. Bostezó, rodando sus hombros para deshacer nudos—. ¿Por qué no cocinar otras cosas?

 

—Siempre estoy con un presupuesto justo, Baek. Lo sabes —Suspiró Kai, dejando el café que tenía en sus manos. Se inclinó sobre la isla de la cocina—. Escucha, tenemos que hablar.

 

Baekhyun asintió a la ligera, todavía medio dormido. Sacó una de las sillas de la mesa, haciendo un ruido chirriante a la vez que la silla se movía. —Suelta.

 

—Necesitas conseguir un trabajo —Espetó Kai —. O al menos, necesitas ser más independiente. Tal vez volver a casa...

 

Los ojos de Baekhyun se abrieron de golpe. —No voy a volver a casa.

 

Kai alzó las cejas y puso una mano delante suya. —Vale, vale. Olvida lo que dije entonces. Simplemente estoy diciendo que no puedo mantenernos a los dos.

 

Las vueltas en círculo de los pasillos en el bol de ramen de Baekhyun cesaron y un largo silencio apareció. —Lo siento —Baekhyun miró a Kai—. No sabía a dónde más ir. Cada lugar que venía a mi cabeza era un lugar en el que mis padres sabrían que iría. Eras el único que no les vendría a la mente cuando pensaran a dónde me fui.

 

Kai se encogió de hombros. —Está bien. Pero eh, escucha. Simplemente porque te esté diciendo que consigas un trabajo...

 

— ...quieres decir 'vete' —Corrigió arrogantemente Baekhyun, a lo que Kai se encogió de hombros, sonriendo.

 

—Más o menos, en otras palabras —Comentó Kai—. De todas formas, simplemente porque te esté poniendo en esta situación no significa que me vaya a olvidar de ti y dejar que lidies con el cruel mundo del desempleo solo.

 

—Jura decirme cómo vas a sacarme de este agujero de mierda en el que me enterraste —Dijo Baekhyun, rodando los ojos mientras comenzaba a comer.

 

—Estaba haciendo el cátering para una fiesta unas cuantas noches antes cuando estaba pensando en la situación —Comenzó Kai. Tenía la atención de Baekhyun, a pesar de que este pretendía estar aburrido y no interesado—. Escuché a unas cuantas criadas cotilleando en una esquina, ¿Sabes? Estaban hablando de un puesto vacante en la casa de una familia. Supuse que por la forma en la que hablaban la familia era importante...

 

— ...¿Y si estaban hablando de mi familia? —Interrumpió Baekhyun—. ¿Estás intentando enviarme de vuelta a casa sin que lo sepa, cabrón?

 

—¡No! —Kai rió—. ¡Lo juro, no lo estoy! Déjame terminar, ¿vale? —Cuando Baekhyun asintió vacilante, Kai continuó hablando—. Entonces, con mi bandeja de plata llena de tentempiés de primera clase para ricos, putos sarcásticos, me acerqué a ellas. Estaban distribuyendo información, así que...—Kai metió la mano en su bolsillo trasero y sacó un roto y arrugado trozo de papel, enseñándoselo a Baekhyun— ...conseguí la dirección.

 

—¿Fuiste y les preguntaste a las criadas información sobre las vacantes? —Preguntó Baekhyun con voz aguda.

 

—No —Gruñó Kai—. Estaba escuchando y simplemente lo memoricé.

 

—¿Me estás jodiendo?

 

—Uno: No estoy interesado, y dos: no —Sonrió travieso Kai—. Tengo buena memoria. Viene bien cuando la gente te está diciendo cincuenta millones de cosas sobre qué coño quieren en su puta fiesta.

 

Baekhyun curvó los labios algo dudoso. —Dame eso —Kai obedeció y dobló el papel lo suficiente para lanzarlo por el aire sin problemas.

 

Baekhyun abrió el papel. Cuando vio la dirección, sus ojos se giraron hacia Kai. —Está completamente en la puta costa.

 

—¿Olvidé mencionar eso? —Preguntó travieso Kai.

 

—¿De verdad estás tan desesperado de que me vaya? —Murmuró Baekhyun sin resentimientos. Pero luego pensó en ello. Si debía ir y trabajar para alguna familia horas de donde estaba la suya, la probabilidad de que lo encontraran se minimizó al olvido— Kai —Llamó—. Con toda seriedad, en términos de descripción del trabajo, ¿crees que tengo las habilidades laborales de una criada?

 

—¿Como por ejemplo?

 

—Cocinar.

 

Kai alzó la vista. —Bueno, ¿sabes cocinar?

 

—Medianamente. Suficientemente bien como para mantenerme vivo —Asintió Baekhyun, aunque sus ojos seguían sobre el papel.

 

—Uh, ¿qué hay sobre limpiar? —Preguntó Kai.

 

Baekhyun dejó el papel y le dedicó una mirada. —¿Parece tu apartamento una puta pocilga ahora mismo?

 

Kai chasqueó la lengua y señaló con un dedo a Baekhyun. —¡Eso prueba que puedes limpiar! —Rió.

 

Baekhyun puso un codo sobre la mesa y apoyó su barbilla sobre su mano. —¿Qué más hacen las criadas? —Murmuró.

 

—Dicen 'Sí, señor' y 'No, señor' —Murmuró Kai.

 

—No es mi estilo —Dijo Baekhyun antes de doblar el papel—. De todas formas, está bien. Iré a esta entrevista a pesar de que para el resto del mundo, excluyéndote a ti, “criada” refiera a sirvientes mujeres, no...—Baekhyun hizo énfasis en su entrepierna— hombres.

 

—Un trabajo es un trabajo, Baek —Chasqueó Kai, cogiendo de nuevo su café y moviéndose por la isla para juntarse a Baekhyun—. Podrías darte una oportunidad.

 

Baekhyun se burló y giró sus palillos jugando con la comida. Luego dijo:—Seguro, si no les importa tener una criada con pene.

 

 

 

 

Oh, dios mío, pensó Baekhyun a la vez que sus ojos veían a las once mujeres fuera de la dirección que Kai le dio. A medida de casualmente hacía su camino hasta el final de la 'fila', Baekhyun arregló la capucha de su ropa y se subió los pantalones (no es que sus ajustados pantalones se dejaran subir más de lo que estaban).

 

Cuando fue hacia el final, varias mujeres (algunas de ellas chicas) se giraron para mirarle. Baekhyun sonrió e hizo una reverencia como si tuviera un razonable motivo para estar ahí aparte de solicitar el mismo puesto de trabajo por el que ellas lo estaban. Echó un vistazo a lo que estaban llevando: tacones, faldas, camisetas bonitas y demás. Luego, Baekhyun miró lo que él estaba llevando, ropa no muy estilosa de Kai. La única cosa suya que llevaba eran los vaqueros. Nadie sería capaz de adivinar su antecedentes familiares por cómo lucía en esos momentos.

 

La fila en la que Baekhyun se encontraba no tardó en disminuir. Las mujeres entraban y pasaban entre cinco y diez minutos dentro de la casa antes de salir. La mayoría de ellas luciendo desilusionadas e insatisfechas. Eso hizo que el resto de la cola se preocupara. Aparentemente, Baekhyun había llegado muy tarde por lo que fue el último en entrar sin nadie detrás de él.

 

Cuando entró en la casa, la primera cosa de la que se percató fue las vistas de la playa arenosa y el océano. Dios...Por qué mi familia no tiene una mierda como esta...Baekhyun mantuvo el ceño fruncido el resto del camino mientras era dirigido a una habitación. A la vez que entraba en el cuarto, la agradable sensación que obtuvo de las vistas del océano desapareció cuando fue confrontado por una mujer quien pensó que se parecía a una interrogadora.

 

—Siéntate —Ordenó la mujer tras sus gafas. Baekhyun se congeló por su segundo debido a su frialdad pero se recompuso rápidamente, acumulando energía suficiente para sonreírle a la puta antes de sentarse en la única silla del cuarto. Entonces la mujer extendió su mano y Baekhyun no entendió qué estaba pidiendo. Supuso que quería estrechar su mano pero cuando se acercó para ello, la mujer alejó su mano—. ¡Tu mano no! ¡Tu currículum!

 

—¿Currículum?

 

La mujer le miró y luego se quitó las gafas. —¿Quieres decirme que no tienes un currículum con tus anteriores trabajos y empleos escritos junto al nombre y números telefónicos de recomendaciones para este trabajo? —Preguntó bastante incrédula.

 

Baekhyun no estaba para nada intimidado. Estaba acostumbrado a gente así, pero estaría mintiendo si dijera que no odia a la gente así. Pretenciosa. —Uh, no.

 

La mujer le dirigió una mirada. —¿Sabes para qué es este trabajo o sólo acabas de tropezar hasta aquí? No estamos abriendo un gimnasio, que es para lo que te has vestido. Somos una familia que está buscando criada, no un entrenador personal.

 

¿Luzco como un entrenador....qué? —Estoy aquí buscando un trabajo, que es ser su supuesta 'criada' —Dijo Baekhyun levantando una mano—. Y no estoy en el lugar equivocado a menos que mi amigo haya escuchado mal, cosa que dudo. No tengo un currículum, no, pero sé una cosa o dos sobre criados.

 

—Estoy segura de que un hormonado joven como tú sabe —Se mofó la mujer—. ¿Tienes alguna habilidad? Porque no tienes pinta.

 

—Ouch —Dijo Baekhyun, fingiendo una mirada dolorida. Su actitud en toda la entrevista fue completamente descuidada. ¿Estaba al menos intentándolo? —. De hecho, puedo cocinar y limpiar.

 

—¿Algo más?

 

Era el turno de Baekhyun para burlarse. —¿Qué más hacen los criados? Estoy sano. Respiro. Estoy vivo. Puedo incluso ser una buena compañía si una anciana como usted necesita alguien con quien ver sus programas matutinos mientras se come su avena.

 

La cara de la mujer se quedó blanca y sin rastro de diversión. —Ya veo... —Movió un dedo en el aire—. Eres muy sarcástico. No tienes siquiera en cuenta de que sea posiblemente tu empresaria.

 

—Lo tengo en cuenta —Corrigió Baekhyun—. Sólo que soy riguroso.

 

—Puedo notar eso —La mujer suspiró y se puso de nuevo las gafas—. Bueno, esto es todo.

 

Baekhyun sonrió ampliamente, asintiendo mientras se levantaba de la silla. —Ha sido rápido. Ha estado bien. Hasta nunca —dijo ladeando la cabeza mientras giraba la puerta.

 

Justo antes de alcanzar el pomo, escuchó a la mujer decir tras él. —Más te vale no decirlo en serio. Será mejor que tú y tu sarcástica cara estéis de vuelta por la tarde-noche con todas tus pertenencias. Todos los sirvientes se quedan en la casa. Serás alimentado, pero no se te requerirá usar uniforme ya que tu trabajo está algo fuera de lo común.

 

Baekhyun dio media vuelta. —Señora, ¿acaba de contratarme después de esta insultante y estúpida entrevista?

 

La mujer se encogió de hombros. —Eres un hombre...

 

— ...Si, lo soy —Baekhyun hizo hincapié en su parte baja.

 

—Por lo tanto no puedes quedarte embarazado —Añadió la mujer.

 

—Nop.

 

—Y la probabilidad de que te enamores del hijo de los Park es menor que la de las mujeres que vinieron antes que tú.

 

Baekhyun sonrió pícaro. —Vaya, gracias. Trataré de no enamorarme de dicho chico —dijo pretendiendo inclinar un sombrero—. Volveré señora. Pero desde luego, no voy a traer nada conmigo. Soy algo así como un sin techo ahora mismo.

 

La mandíbula de la mujer se cayó. —¿Sin techo?

 

—Sí. Ni ropa ni nada.

 

La mujer gimió y se frotó la sien. —Bien, bien. Vuelve tras hacer lo que tengas que hacer. Luego uno de los otros sirvientes te llevará a comprarte algo de ropa apropiada para esta casa.

 

Baekhyun se mordió la lengua sobre si hablarle de su buena situación económica pero se figuró que se lo diría a la persona con la que fuera a comprar y pagaría todo por su cuenta. —De acuerdo —Antes de irse, tuvo que preguntar—¿Dónde estará mi habitación?

 

—Al lado de la suya.

 

—¿La de quién?

 

—Sr. Park Chanyeol, quien es ahora tu mayor prioridad.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: