Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Los sucesores (originales) de L por WendyTisocco

[Reviews - 16]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

A y B no son inventos míos, ellos aparecen en el libro "Another Note: el caso del asesino en serie BB de Los Ángeles" (bueno a A apenas lo mencionan) así que personalmebte recomiendo que lean el libro antes que este fic, ya que puede contener algunos spoilers.

Notas del capitulo:

En este capítulo tanto A y B tienen 7 años de edad. Y... Bueno no hay mucho más que decir, espero lo disfruten.

 El pequeño niño abrió sus ojos después de una larga siesta durante el viaje. Estaba acostado en el asiento trasero del vehículo, pero algo adormilado se incorporó y pegó la cara a la ventana, estaba nublado y oscuro, seguro pronto nevaría o algo. Pero a pesar del pésimo clima, estaba feliz, por fin era libre.

 Aunque la verdad, su pasado ya no importaba, ya que ahora estaría en un lugar con niños como él. Momento... ¿A qué se refería ese hombre con "niños como él"? ¿No lo estarían llevando a otro manicomio? Y otra cosa, ¿dónde rayos estaba? ¿Seguía en Japón? 

 Impaciente por llegar, y más bien por saber a dónde rayos iba, apoyó su mejilla sobre la fría ventana del auto, y quedó dormido otra vez.

-Beyond.- Lo despertó el anciano que lo había llevado hasta allí. -Hemos llegado.

 El pequeñin saltó emocionado del auto, y contempló el lugar que desde ese día sería su hogar. Para su suerte, no tenía pinta de ser un loquero, sino un orfanato común y coriente. Watari, como se hacía llamar el hombre que lo llevó hasta allí, le hizo un breve recorrido de las instalaciones, y luego lo llevó al jardín trasero, donde, a lo lejos, había un niño leyendo bajo un árbol. Ahora que lo pensaba, era el único niño que había visto hasta el momento.

-Hola, soy Beyond, Beyond Birthday.- Se presentó estendiendo su mano.

 El chico que estaba leyendo posó sus ojos azulino sobre Beyond, y de forma atipática volvió a su lectura.

-Soy A.

-¿A? ¡Ese no es un nombre! 

-A es mi apodo. Se supone que aquí debemos ocultar nuestras identidades por seguridad.

-Pfff eso lo inventaste, primero que nada tú eres el único niño aquí y segundo ¿por qué rayos deberíamos ocultar nuestras identidades?

-Se ve que eres nuevo.

-¡Es fácil para tí decirlo eres el único aquí Al- Se forzó a sí mismo detenerse, por poco cometía el error de decir el verdadero nombre de A en voz alta, y eso solo lo llevaría a un hospital psiquiátrico denuevo.

-¿Al?

-Al.. Al... ¿Alguien más vive aquí acaso?

-Sí, tú.

-¿Somos los únicos en todo el orfanato?

-Por ahora.

-Oh, A.- Los interrumpió Watari.- Veo qie ya te hiciste amigo del chico nuevo.

-¿Chico nuevo? ¡Tengo un nombre, ¿sabes?!

-Si, respecto a eso, aquí por seguridad mantenemos nuestros nombres ocultos.

-Si el señorito abecedario ya me lo dijo.

-¿Señorito abecedario? ¿Enserio?

-Como sea, será mejor que escojas tu apodo.

-Humm.. Bueno, sería lógico que mi apodo sea B, ¿no?

-Pff, miren quién es el señorito abecedario ahora.

-¿Entonces B? Correcto. A, B será desde ahora tu compañero de cuarto.

-¿QUÉ?- Gritó A poniéndose de pie de un salto. -¿Por qué? ¡Teniendo todo el orfanato lo van a poner conmigo!

-A, será solo por un tiempo. B ha estado en un hospital especial los últimos años y necesita adaptarse aún, cuando se cure tendrá su propio cuarto.

 A miró con curiosidad a Beyond, desde ahora llamado B, por la forma en que Watari dijo "hospital especial" supo que su nuevo compañero era un loco de manicomio. Perfecto, ¿qué más podría salir mal?

-Meh, como sea. Vamos B, te mostraré nuestro cuarto.

 B lo siguió a travéz de la enorme construcción, la cual se veía ideada para cientos de niños, pero solo eran dos, contándolo a él. Aquél orfanato era raro, no sabía en qué, pero había algo misterioso en este lugar.

-Oye A... ¿A qué se debe tanto misterio? Tú sabes, los apodos, que solo seamos dos niños aquí...

-Ya te lo dije, somos 2 por ahora, luego el lugar se llenará de niños como nosotros.- Dijo con un tono algo furioso.

-Pero... ¿Qué no debería alegrarte eso? ¿Estar con niños como nosotros?

-Escucha- se frenó A, mirándo a su compañero frente a frente. -Esto no es un orfanato normal.

-Si, eso ya lo noté.

-La razón por la que estamos aquí es porque somos niños genio, superdotados, ¿entiendes? En este lugar nos entrenarán para que uno de nosotros se vuelva el sucesor de L. Y mientras más niños haya, más dificil será.

-¿L? Oye aquí si que les gustan las letras.

 A echó un largo suspiro antes de continuar.

-L es el mejor detective que haya existido, ¿okay? Se mantiene en completo anonimato por seguridad, yo solo le he visto una vez en persona. Y él... Es asombroso, tiene a las agencias de investigación de todo el mundo a sus pies.

-Se ve que admiras mucho a ese L

-Si... Bueno, cuando lo conozcas seguro lo admirarás también. Como sea, vayamos a nuestra habitación.

 Una vez llegaron al dormitorio, lo primero que hizo B fue saltar sobre una cama y decir "¡esta es mia!". A sonrió. Por supuesto aún seguía algo nervioso por el hecho de que B fuera un loquito, pero hizo su mayor esfuerzo por ignorarlo, buscó alguno de sus libros y se puso a leer, ya que no importaba si solo fuese una persona, la llegada de B implicaba que ya tenía competencia y debía concentrarse.

 Al llegar la noche, comenzó a llover (o mejor dicho a tormentar) y B estaba fascinado, ya que hacía mucho no veía llover, y se quedó crente a la ventana viendo como el agua caía

 Para A, tanto espamento era una estupidez.

-B, es solo agua, no es para tanto.

-Lo sé pero... Hace mucho no veía llover, tú sabes dinde vivía.

-Pff ¿Y don... Ah... Claro.

-No tienes por qué sentir lástima por mí, ya estoy curado después de todo.

-¿Y por qué te internaron en un manicomio?

-Meh, no vale la pena mencionarlo.

-Okaay.

 En ese momento resonó en toda la estancia un fuerte trueno producto de la tormenta, lo que provocó que se cortara la luz, quedando todo completamebte a oscuras. A soltó un fuerte chillido parecido al de una niñita.

-¿Qué pasa? ¿Le temes a los truenos?

-N... ¡No! Y..- En ese momento retumbó otro trueno, acompañado por un rayo que iluminó todo el cielo por un microsegundo.-¡¡OKEY SI LES TENGO MIEDO!!- Chilló saltando a los brazos de su compañero, el cual, al estar todo oscuro, se sobresaltó.

-¡¡EY QUÍTATE DE ENCIMA!!

-¡N--No! ¡Tengo miedo!

 A posó su cabeza sobre el hombro de B y empezó a llorar. B se paralizó, hacía mucho que nadie lo abrazaba, y el contacto físico le era extraño. Le devolvió el abrazo, rodeando con sus brazos el cuerpo de su compañero.

-Puedo... ¿Puedo dormir contigo esta noche?- Preguntó sonándose los mocos.

 Genial, este chico llenó mi camiseta de mocos.- Pensó B.

-Ehh... Ya ibamos a dormir juntos de todos modos.

-N... No... Me refiero... Si puedo dormir en tu cama contigo.

-¿Eh?

-Porfavor- Le suplicó mirándolo a los ojos. ¿Ese maldito estaba chantajeándolo?

-Pff, okey.

  B acomodó con cuidado a A sobre su cama, ya que él estaba totalmente paralizado debido al miedo y no lo quería soltar. B suspiró, esto era tan vergonzoso como extraño, aún así lo abrazó inocentemente, cualquier cosa que lo hiciera parar de llorar. Al cabo de un rato A se calmó un poco, pero no se apartó de B, y ambos quedaron abrazados toda la noche.

Notas finales:

Cuando menciono que Beyond estuvo en un manicomio y que estaba loco, es porque él tiene de nacimiento los ojos shinigami, y obviamente al no saber la razón de por qué los tenía, pensaron que él estaba loco.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: