Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

BangHim One Shots

Autor: erickkbaj

[Reviews - 3]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Only BangHim <3

Notas del capitulo:

Resumén del One Shot:

Him Chan perdió al amor de su vida en manos del cáncer. Tal parece que la vida da muchas jugarretas, y a pesar de todo deben de cumplirse las promesas que se hicieron. Todos nacemos solos y morimos solos, es la ley de la naturaleza, de la vida.

SÓLO UN ASIENTO VACIÓ.

La intensa luz de los rayos solares le comenzaba a broncear su piel de porcelana blanca, el aire a través del desierto imponente le movía sus cabellos, con lentes de sol puestos cualquiera que le viera diría que era un chico cool, conduciendo su Mustang convertible de color rojo.

Así era Him Chan, un chico cool, al menos por fuera, lo único que tenía era la gasolina de su motor y la sangre que corría por sus venas. El asiento vacío, ahora se llenaba por la presencia del amor de su vida, Yong Guk, sonriendo mientras le veía conducir.

—Siempre te ves bien conduciendo. —Musitaba el mayor de los dos.

—Estoy conduciendo solo, Yong Guk, ya debes irte. —Respondió mientras una sonrisa se dibujaba en su rostro.

—No quiero irme de tu lado, y lo sabes. —Respondió pegando su cabeza al asiento mientras le veía fijo.

—Lo prometiste, debes de estar bien. —Mantenía la sonrisa, sin que se vieran sus lágrimas al borde de sus ojos.

—Sólo bésame y diré adiós. —Suplicó Yong Guk como si fuera un niño pequeño. —No puedo hacerlo todo yo solo. —

Volvió a sonreír mientras se giraba para verle, pero nadie ni nada estaba ahí, sólo un asiento vacío, se quitó los lentes de sol, dejando caer las lágrimas ya rebeldes. Mientras mantenía su sonrisa.

Había pocos árboles en el camino, su trayecto era repetitivo en el desierto, el año pasado su pareja y futuro esposo había muerto por el cáncer, todo sucedió rápido que ni cuenta se dieron lo que le ocurría, un día simplemente se desmayó y cuando despertó se tenía que despedir de los demás.

La imagen de Yong Guk en sus últimos momentos le dañaba aún, le extrañaba como nada en el mundo, lo necesitaba, pero debía de ser fuerte para dejarle ir.

— ¿Y si me besas, decimos adiós en la luz? —Musitaba nuevamente, aquella voz del mayor, la que tanto añoraba.

— ¿Quieres decir que me llevarás contigo? —Sonrió mientras aumentaba la velocidad.

—Puede ser, mientras este auto gira sobre las ruedas, te puedo besar. —Hablaba con un tono sereno.

—Debes de estar bien, déjame conducir solo Yong Guk, ya habíamos hablado de esto. —Le reprochó, mirándole por fin, mirando su reflejo en el espejo retrovisor, pero sin verle físicamente.

El sol se mantenía en lo máximo, la luz era demasiado cálida, el asiento permanecía vacío y se preguntaba si estaba hablando con él o ya estaba loco, el cielo giraba a la contraria de su camino mientras en la arena se marcaba el rastro de las ruedas que habían pasado.

Las horas pasaban y la gasolina disminuía, Him Chan sentía la presencia del mayor aún, por lo que de vez en cuando giraba para poder verle a través del espejo. Cuando e sol estaba ocultándose por las montañas a lo lejos la gasolina de su motor se había acabado. Pareciera que desde un principio sabía lo que iba a pasar, Yong Guk le dijo que regresaría por él, que no importaba si fuera egoísta él lo haría. Y a Him Chan no le desagradaba la idea.

Bajó del auto estacionado a un borde, en un precipicio, con el aire soplando revolviendo sus cabellos.

Mantuvo su vista sobre el atardecer en sus últimos segundos, cuando la luz fue cambiada por la oscuridad sintió como una mano, fría, le tomaba la propia, entrelazando sus dedos.

—Bésame y adiós. —Comentó el menor de los dos.

—Sabes que te dije que lo haría, y me diste permiso, por eso estoy aquí, contigo. —Le abrazó, envolviendo el cuerpo del menor, como antes lo hubiera hecho en vida. —Perdona si es frío mi abrazo, no fue mi intención morir, ¿me perdonas? —Le susurraba al oído, besando detrás del mismo, haciendo que el menor comenzara a llorar.

—No te disculpes, estás cosas pasan. —Decía limpiando sus lágrimas.

—Siempre estaré a tu lado, te amo. —Le tomó de la barbilla, acercándole a sus labios, comenzando un beso, un beso de despedida, no era un adiós, sino un, te alcanzo más tarde.

Los ojos de Him Chan se abrieron, había sido u sueño, no le había dejado que lo acompañara, simplemente se despidió, como también le había prometido, con sus labios gruesos pero ahora fríos, si se tocaba sus propios labios estaban fríos, pero con la sensación de calidez que siempre emitía el mayor.

 

 

Había pasados ya varios años, Him Chan era un productor musical reconocido, soltero, sin excesos más que éxitos, ninguna relación, el único en su vida fue Yong Guk…y siempre lo había sido.

— ¿Estás listo? —Comentó mientras le abrazaba por la espalda.

—Déjame solo, Yong Guk. —Musitó mientras se peinaba su cabello blanco.

—Incluso de anciano eres guapo. —Le veía a través del espejo de su habitación.

—Sigues igual que último día que te vi. —Sonrió, dándose la vuelta para por fin verle, acercándose a él, sus manos arrugadas eran las mismas que hace décadas, su rostro rejuveneció, mientras veía su cuerpo descansando sobre la cama, con una sonrisa levemente notoria, le tomó de la mano al mayor, girándose para besar sus labios, sintiendo la calidez de siempre.

—Vamos. —Musitó el mayor, mientras desaparecían, se desvanecían al viento, viéndose fijamente, sonriendo como tontos en todo momento, para finalmente abrazarse y terminar de desvanecerse en la eternidad.

Notas finales:

Gracias por leer ^^

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: