Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Amor Remoto

Autor: LittleAngelSixx

[Reviews - 77]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Bueno, este es mi segundo fic de Naruto que hago y espero que les guste n.n como ya saben yo escribo de parejas de las que no son tan comunes y bueno, aqui hay otro fic de esos xD me lo pidieron y yo cumpli n.n asi que ya saben, si hay alguna pareja de la que quieren que escriba, soy toda oidos, eso, un abrazo

Notas del capitulo:

Primer capitulo presentandose!, espero que les guste :D!

“Amor Remoto”

Disclaimer: Los personajes de Naruto no me pertenecen, son propiedad de Masashi Kishimoto *-*

Capitulo 1: Volviendo al pasado

 

Naruto estaba buscando a Sai en la biblioteca, ya que tenían que ir a una misión pero lo raro era que no lo encontraba por ningún lado, en que otra parte podía estar?, se preguntaba el rubio mientras caminaba entre las estanterías, en donde paso a llevar un par de libros que se cayeron, Naruto suspiro y los levanto para ponerlos en su lugar pero el último libro le llamo la atención, era de tapa marrón y hojas amarillentas, no tenia titulo ni nada por el estilo, se veía bastante aburrido que cualquier persona que lo haya visto lo hubiese dejado en su lugar sin prestarle atención alguna, pero para Naruto algo en este le llamo la atención, más que nada lo llamo intuición, así que rápidamente lo abrió para dar una ojeada encontrándose con que en el interior de este había un agujero en el cual descansaba un pergamino.

 

-Esto sí que es nuevo- se dijo a si mismo Naruto a la vez que abría el pergamino –Mmm… Jutsu de espacio-tiempo… esto es genial dattebayo!-

 

Inmediatamente el rubio empezó a leerlo impaciente y llevándose por la emoción hizo los sellos de manos, a la vez que pensaba en Ichiraku Ramen para ver si iba a aparecer allí pero su concentración sobre el lugar fue interrumpida cuando escucho las voces de un par de chicas que hablaban en la estantería siguiente sobre un examen en donde entrarían los antiguos hokages, entre ellos el Shodai y el Nidaime; los rostros grabados en el cerro enseguida vinieron a la mente de Naruto e inmediatamente se arrepintió, para cuando se dio cuenta, se hallaba sobre la colina donde estaban grabados estos, pero lo que le pareció raro fue que solo habían dos de los rostros… en donde había quedado el de Sandaime, Yondaime y Godaime?, además porque la aldea estaba tan… cambiada?, no la recordaba así!. El pobre rubio comenzó a entrar en pánico y se giro sobre sus talones para observar el lugar de una mayor altura pero se quedo helado al ver que dos hombres estaban parados allí mirándolo fijamente, uno de ellos tenía el cabello largo y castaño que hacia juego con sus ojos que eran del mismo color, y a su lado estaba otro de cabello blanco que le hizo recordar un poco al sabio pervertido, sus ojos eran de color rojo y su rostro tenía algunas marcas finas del mismo color; Naruto sabía que había visto los rostros de aquellos hombres en algún lugar pero no recordaba en donde, de pronto algo en su cabeza hizo clic y miro inmediatamente hacia abajo, los rostros del primer y segundo hokage se parecen mucho a ellos… no me digas que ellos son… Naruto volvió a mirar a ambos individuos lentamente con miedo, ellos deberían estar muertos… SON FANTASMAS!!!!!, la mente del rubio grito y puso los ojos en blanco antes de desmayarse.

La sensación de algo recorriendo su vientre, provoco que el rubio despertara, solo para encontrarse con los rostros del primer y segundo hokage, Naruto grito y enseguida quiso levantarse pero Hashirama fue más rápido y capturo las muñecas y tobillos del rubio con su elemento madera mientras el chico se retorcía inútilmente en un intento de zafarse de la captura de sus extremidades.

 

-Que creen que hacen?!, suéltenme!!-

-Eso deberíamos preguntarte a ti- dijo Tobirama llamando la atención del rubio –Responde, quien eres?, y cuál es tu propósito al infiltrarte en nuestra aldea?-

-Qué?, infiltrarme?, no sé de que hablas!, esta es mi aldea!- grito el rubio, logrando que Hashirama levantase una ceja.

-Tu aldea?, jamás te he visto por aquí muchacho, cuál es tu nombre?- inquirió el Shodai.

-Na… Naruto, Naruto Uzumaki-

-Uzumaki?, con que eres de la aldea oculta de los remolinos... interesante- comento el castaño.

-Ya le dije que no soy!, esta es mi aldea!- grito frustrado Naruto mientras miraba el amarre de madera en su muñeca, dándose cuenta que no tenia puesto su chamarra ni polera, solo estaba en pantalones –KYAAAAAAAAAAAAAAA!!, PORQUE ME QUITARON LA ROPA?!!!!- grito completamente rojo.

 

Hashirama arqueo una ceja divertido ante el escandaloso muchacho que tenía en frente, sin poder contener una risa que le salió ante la reacción del Uzumaki, mientras que Tobirama veía la cara del rubio arder sin dejar de mirarse el torso con vergüenza, aunque le pareció gracioso de que recién se halla dado cuenta de ello pero no lo demostró con su máscara estoica.

 

-No es divertido!, ustedes son peores que el sabio pervertido!-

-Sabio pervertido?- pregunto curioso Hashirama.

-Jiraiya-sensei, ya saben, uno de los tres sannin legendarios-

-Sannin legendarios?, no he oído hablar de él- dijo el primer hokage confuso.

 

En ese momento Naruto volvió a la realidad, a su lado estaban el primer y segundo hokage, los cuales se supone que estaban muertos y lo peor de todo es que el estaba hablando con ellos; ambos hombres miraron como la cara de Naruto se volvió pálida y los miraba con serio temor a ambos, era como si hubiera visto al mismo diablo en persona.

 

-Us… ustedes… porque están aquí?-

-Acaso eso no es obvio?, es nuestra aldea- dijo Tobirama mirando al rubio.

-Pero ustedes… estaban muertos- Naruto trago saliva –Son fantasmas?-

 

Tanto Hashirama como Tobirama arquearon una ceja confundidos, muertos?, porque ha de estar muertos?, se preguntaban ambos hermanos sin dejar de mirar al rubio que les devolvía la mirada asustado, se ve como un gatito asustado, pensó con una sonrisa el peliblanco al fijarse en las marcas en sus mejillas.

 

-Estamos vivos, porque he de estar muertos chico?- le pregunto el castaño.

-Vivos?!, no me digan que…- Naruto abrió sus ojos con horror- No, no, no, no puede ser!!!, esto debe de ser una broma!!, no puede haber sido que haya retrocedido en el tiempo!, no, no, no, no puede ser!!!-

 

Ambos hermanos adoptaron actitudes serias mientras veían como el rubio se retorcía lastimosamente entre los amarres, retroceder en el tiempo?, si eso era verdad todo lo explicaría, ahora entendían porque el rubio apareció de repente cerca de ellos y hablaba cosas que ellos no entendían, si eso era así tenían que mandarlo lo más pronto posible al presente, ya que la mas mínima intervención en el pasado podría cambiar todo los hechos hasta ahora, pero la pregunta ahora era cómo?.

 

-Naruto, cómo pudiste llegar hasta aquí?- le pregunto Tobirama.

-Eh?, no lo sé, fue un pergamino que encontré dentro de un libro por casualidad en la biblioteca que contenía un jutsu espacio-tiempo y lo probé por si funcionaba- Hashirama suspiro.

-Recuerdas los sellos?- inquirió el peliblanco.

 

Naruto abrió la boca para decir algo pero la cerro inmediatamente, soltando una risita nerviosa mientras que Hashirama agachaba la cabeza en su modo de depresión, Tobirama apretó mas la mandíbula para no regañar al rubio por ser tan irresponsable en aquel ámbito, de verdad era un ninja?, tenía mucho que aprender aun, concluyo el hombre mirándolo reprobatoriamente.

 

-Bueno, por el momento no podremos hacer nada hasta que investiguemos como poder llevarte a tu tiempo de nuevo- Hashirama hizo una pausa –Te quedaras con nosotros en la mansión Senju hasta que solucionemos el problema, por cierto, algo me ha estado inquietando sobre ti-

-Mmm?, que cosa?-

-Este sello que tienes…- dijo mientras recorría con sus dedos el diseño en el vientre de Naruto, haciéndolo sonrojar.

-Ah, este… soy un Jinchuriki- ambos hokages miraron enseguida al rubio –Tengo al Kyuubi dentro de mi-

-Ya veo, eso lo explica- Hashirama hizo una pausa –Por eso portas mi collar?-

-Eh?, ah sí, la abuela Tsunade me lo dio, le gane una apuesta- sonrió el rubio.

-Tsunade, eh?- el castaño sonrió –Bueno, ahora que estarás aquí con nosotros, te ayudaremos a entrenar hasta que encontremos la forma de que regreses-

-Voy a recibir entrenamiento directo de Shodai y Nidaime?!, Woah!, eso es genial dattebayo!- exclamo emocionado el rubio –Este… por cierto… me podrían soltar?, me siento algo incomodo así…-

-Oh, lo siento- se disculpo el castaño, soltando a Naruto de sus amarres –Ahora iras con mi hermano para que empiece tu entrenamiento- se acerco a la oreja del rubio y le susurro –Te aconsejo de que no lo contradigas en nada, has todo lo que él te pida, créeme, no querrás ver cuando se enoja-

-Hashirama…- gruño el peliblanco y el castaño salto hacia la puerta.

-Bueno Naruto-kun, te dejo en buenas manos, nos vemos luego- dijo rápidamente antes de salir de la habitación del hospital.

 

Naruto se quedo a solas con Nidaime y se formo un silencio sepulcral, el rubio trago saliva y se rasco nerviosamente la nuca mientras sonreía, el peliblanco lo miro unos segundos con los brazos cruzados antes de que entrara otro Nidaime por la puerta, Naruto pego un saltito de la impresión y se fijo como este le entregaba un paquete, el rubio lo acepto dudando unos instantes y el clon desapareció.

 

-Ábrelo- le ordeno Tobirama y Naruto hizo lo que le dijo, encontrándose con una teñida de ropa –Póntelo-

-Pero tengo mi ropa- le replico, obteniendo una mirada amenazante por parte del peliblanco que lo dejo helado.

-El color naranja llama mucho la atención, los ninjas no deben de usar colores así, ahora póntelo-

 

El rubio quería protestar pero decidió mejor no hacerlo, prefería seguir el consejo que le había dado el primer hokage sobre su hermano, así que con un suspiro puso la ropa sobre la cama y la miro mientras se desabrochaba los pantalones, consistía en una polera negra de mangas cortas en donde en cada manga había un pequeño símbolo de la aldea oculta de los remolinos de color rojo, una chaqueta roja sin mangas de cuello en pico alto, un par de pantalones y botas shinobi negras, con un par de vendas para los tobillos y un par de protectores de brazos negros como los que usa Sasuke. Cuando se iba a quitar los pantalones, recordó que el Nidaime seguía allí por lo que lo miro y este le devolvió la mirada, sintiéndose algo intimidado e incomodo, así que con una gran bocanada de aire, se armo de valor y se dio la vuelta hacia él.

 

-Este… podría darse la vuelta mientras me cambio Tobirama-sensei?-

-No eres una niña como para incomodarte, ahora cámbiate rápido-

 

Naruto suspiro al ver que no lo consiguió y cuando se iba a dar la vuelta resignado para cambiarse, una idea maliciosa cruzo por su cabeza, así que rápidamente hizo un sello de manos en lo que el Nidaime se descruzo de brazos atento al próximo movimiento de Naruto que uso el jutsu de transformación pero la gran sorpresa que se llevo cuando se empezó a despejar el humo, fue a una hermosa y sexy rubia de coletas largas y finas facciones que se encontraba desnuda ante él, logrando que le diera una hemorragia nasal a lo que Naruto elimino el jutsu mientras se reía apretándose el estomago al ver que el gran segundo hokage había caído bajo su jutsu, sumándose a la lista de personas que lo habían hecho. El Nidaime luego de recuperarse de aquel golpe bajo que jamás espero por parte de un ninja, se limpio la sangre de la nariz rápidamente y en un abrir y cerrar de ojos tenia a Naruto apretado totalmente a la pared con su cuerpo mientras lo mantenía en aquella posición con una mano en su cuello, podía ver como sus ojos color cielo lo miraban totalmente asustado a medida que cruzaba mirada con él a escasas pulgadas de su rostro.

 

-Porque… estas… temblando…?- le pregunto Tobirama arrastrando sus palabras.

 

Naruto abrió la boca para responder pero de ella no salió palabra alguna, lo intento de nuevo pero nuevamente nada, por lo que opto únicamente con empujar su cuerpo más hacia atrás, deseando convertirse en uno con la pared, mientras que Tobirama acercaba sus labios a los del rubio hasta que estuvieron apenas tocándose.

 

-Gatito asustado…-

 

El rubio se estremeció ante la voz ronca y como rozo su boca con la suya Tobirama, este ultimo sonrió antes de reclamar los labios del menor mientras este había dejado escapar un gemido al sentir los calientes y fuertes labios del Nidaime moverse contra los suyos.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: