Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Aunque no sea conmigo...

Autor: yue_kori

[Reviews - 3]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Este fic se desorrara en el último cuarto del partido de Seirin vs Rakuzan, espero lo disfruten. 

Esta inspirado en la canción del mismo nombre de Bumbury, o la pueden encontrar también con Café Tacvba y Celso Piña.

Los personajes pertenecen a Tadatoshi Fujimaki, yo solo los uso para mis historias.

 

Notas del capitulo:

Este One Shot esta inspirado en la canción con el mismo nombre, en lo personal les recomiendo escuchar la canción con Café Tacuva y Celso Piña o con Bumbury, cualquiera de las dos.

repito los personajes aquí mencionados pertenecen a Tadatoshi Fujimaki-sensei, pero la historia es morí final y de mi propiedad, espero lo disfruten sin más a leer.

Afuera de aquel gran estadio se escuchaba a la gente gritando, se podía escuchar la emoción de los espectadores, sabía muy bien que llegaba tarde, que seguramente el partido estaba a punto de terminar, pero él quería verlo, necesitaba hacerlo y quizás poder hablar con él.

--suspiro algo cansado. -Shige adelantate.
--volteo a ver a su amigo algo inseguro. -¿Estas seguro?
-Si, acaso no es a tu amigo al que quieres ver. --sonriendo.--
--sonrisa de añoranza. -Si, esta bien. --corrió en dirección a las gradas de manera casi desesperada.-
-¡Shige! Suerte --alzo la mañoseara darle ánimos a su amigo.-
--sorprendido. -Gracias.

Corrió de manera desesperada a la entrada de las gradas y lo vio parado ahí en la cancha, una sonrisa escapo de su rostro no podía evitarlo a pesar de que hace algunos años no había sabido de él, muy en el fondo sabía que era en parte su culpa ya que a pesar de tener el número de Kuroko siempre se detenía antes de poder marcarlo o si quiera envíale un mensaje. Ahora lo veía dando el mejor de sus esfuerzos junto con sus amigos, sonrió al notar que no tenía intención de rendirse a pesar del marcador, pero en ese momento una punzada de dolor se sintió en su corazón, a pesar de estar lejos pudo observar como Kuroko se apoyaba en su compañero pelirrojo, sabía muy bien el nombre de esa ahora algo molesta persona lo había leído en una de las revistas de Basketball, Kagami Taiga la nueva luz de Kuroko, les observo por un momento y una dolor fuerte se hizo presente en su pecho, ellos tenían algo especial, algo que aún a distancia se podía sentir, se podía palpar y esa escena le hizo recordar aquellos sentimientos que le confesó la última vez que lo vio antes de entrar a secundaria.

Flash Back
Estaban en el parque donde siempre se reunían, se encontraban jugando un partido amistoso como siempre pero la diferencia era que este era el último, Kuroko aún no lo sabía pero él se mudaría debido al trabajo de su papá, no se verían no por lo menos en un futuro cercano así que debía sacarle el mejor provecho posible a esta situación.

-Kuroko... --agacho su mirada mientras tomaba el balón en sus manos.--
-Dime Ogiwara-kun. --lo observo detenidamente queriendo adivinar que le pasaba. -¿Qué pasa?
-Verás, --rasco su mejilla nerviosamente mientras volvía a mirar aquellos ojos celestes. -me mudare pronto así que...
--su sonrisa se desvaneció. -¿Cómo?
-Debido al trabajo de mi padre nos tenemos que mudar constantemente así que probablemente esta sea la última vez que podamos jugar aquí.
--lágrimas caían de aquellos orbes celestes. -¿O sea que no te veré más? ¿Por eso estabas tan callado hoy?
--soltó el balón y abrazo con ternura al peliceleste de manera casi protectora. -No llores, no llores ¿ves? Es por eso que no quería decírtelo. --suspiro mientras sentía como cálidas lágrimas caían en su pecho. -Kuroko lo que menos quiero es hacerte llorar... -suspiro mientras tomaba valor. -Yo en realidad... tú a mi siempre...
--aparto su rostro del pecho de su amigo para poder ver su cara, la cual estaba completamente roja. -Ogiwara-kun ¿qué...
-- lo interrumpió mientras volteaba a verlo con determinación, mientras una de sus manos se posaba delicadamente el la mejilla del peliceleste. -Tú me gustas y esto no fue para nada planeado es solo que no quería irme sin antes...

Sus palabras fueron interrumpidas un par de labios sabor vainilla, Ogiwara no lo podía creer, sus sentimientos eran correspondidos, cuando dejo de sentir esa cálida sensación fue cuando reacciono y pudo ver la pálida piel de Kuroko la cual se tornó en un lindo color rosa debido a la vergüenza.

-Kuroko yo...
--interrumpió de nuevo a su amigo. -Ogiwara-kun tu siempre me has apoyado, me has enseñado todo lo que se sobré basket y yo mientras más me enmaraba de este deporte tu me empezabas a gustar también cada vez más así que...

Ahora fue turno de Ogiwara para interrumpir las palabras de Kuroko, junto sus labios y saboreo aquellos ajenos los cuales tenían un leve sabor a vainilla, ese beso inexperto transmitía sentimientos fuertes que eran correspondidos y para cuando se separo no pudo evitar decir una promesa llena de amor y esperanza.

-Kuroko prometamos que entráremos al equipo de basket de nuestra secundaria y nos enfrentaremos el uno contra el otro, y cuando nos volvamos a ver nos declararemos otra vez para poder estar juntos.
-Si Ogiwara-kun lo prometo.

Continuaron abrazados por un largo rato ya que probablemente iba a ser la última vez que se vieran en un buen rato, Ogiwara le dio su nueva dirección para así poder intercambiar correo, podrían saber el uno del otro pero no verse, cuando anocheció cada uno se fue por su lado con una promesa de amor en los labios y sentimientos en su corazón.
Fin del Flash Back.

Esas eran sus más preciadas memorias, sacudió un poco su cabeza y no pudo evitar fijarse en aquellas cabelleras de colores que de vez en cuando aparecían en sus pesadillas, ellos eran la principal y única razón por lo que aquella promesa no pudo ser cumplida, volvió a dirigir su mirada hacia la cancha para encontrarse con la silueta del emperador, él hombre que había pisoteado su mundo, sus sueños y por sobré todo su promesa. Ogiwara sospechaba que de alguna manera él había descubierto la relación que tenía con Kuroko aquel día que lo fue a ver a la enfermería, aquel fatídico día, aunque no se explicaba el porque del ensañamiento pero de alguna manera sabía que Kuroko, su Kuroko iba a hacer que rectificara todo eso.

Flash Back.
Se encontraba sentado en la escuela estaba deprimido, después de aquel fatídico partido quien no lo estaría, suspiro por enésima ocasión no solo no había podido cumplir la promesa que había hecho con su amigo, con su primer y único amor hasta el momento, si no que los compañeros de su amigo, su amor se habían reído de él, de su equipo, de su amor por el basket, sus ojos se cristalizaron sabía que las lágrimas amenazaban con salir de nuevo y un nuevo sentimiento se apoderó de él, el rencor y el enojo hacia Kuroko a pesar de saber que no tenía culpa alguna y que de hecho aquel pequeño celeste se veía igual o peor que él al finalizar el encuentro, no podía ni quería hablarle, no podía evitar que la ira brotara de su interior en ese momento.
A su padre lo habían vuelto a trasladar debido a su trabajo, así que al terminar el ciclo escolar se iría de ahí y que mejor tiempo habían elegido, quería olvidar aquel traumático partido, todo el amor que le había tenido a ese deporte se había convertido en miedo y horror, no podía botar el balón de nuevo, sonreír como antes era imposible, había decidido al igual que sus compañeros abandonar el basket, suficiente habían tenido con ese ultimo juego y mientras pensaba en su decisión la imagen de un Kuroko destrozado en medio de la cancha se hizo presente. ¿Y si dejaba el basket él también? ¿Y si al igual que él se rendía ante sus compañeros de equipo? No, él sabía que Kuroko no era así de débil, a pesar de todo sabía que no era tan débil como él, pero quizás también necesitaría el apoyo de alguien, un apoyo que no le podría dar, así que cuando lo vio entrando por el portón de su escuela lo decidió.
Tomo su muñequera y le pidió a uno de sus ex compañeros de equipo un favor.

-Dile que me mude y dale esto por favor. --poniendo su muñequera en la mano de su compañero.--
-Pero Shigehegiro, yo no puedo.
-No, por favor, dile que encontraste mi muñequera en algún otro lugar o inventale cualquier cosa --Se podía ver la desesperación en su rostro. - Pero dile que no se rinda, se que el lo lograra. --eso último lo dijo con una sonrisa apenas visible en su rostro.-

Su compañero accedió y mientras llevaba al celeste con él, Ogiwara se escondió cerca de ellos para ver y escuchar aquella plática, lágrimas rodaban por su rostro él lo amaba, aquel celeste se había robado su corazón pero aún y a pesar de todo una parte de él le tenia rencor a aquella sombra.
Fin del Flash Back.

El buzzer de una anotación lo saco de sus pensamientos, los de Seirin se veían cansados y sin fuerzas, fue enconces que algo dentro su pecho le impulso a gritar para apoyar les.

-¡Tú puedes hacerlo Seirin! ¡No te rindas! ¡Puedes hacerlo Kuroko!

Sintió a su compañero llegar y a Kuroko voltearlo a ver. La mirada del celeste reflejaba dolor y una punzada de culpabilidad apareció en su pecho, vio como Kagami le preguntaba algo y entonces los celos también se hicieron presentes, para aparente los volteo para con su amigo.

-¡Vamos Mocchi tu también anímalos!
-Oh, si.

Tomo el balón de basket que traía su amigo y lo alzo en alto para que Kuroko pudiera observar, a pesar de que lo había intentado no había podido renunciar a ese amor que tenía por el basket, tampoco al que sentía por Kuroko, sonrió para que el celeste comprendiera y al hacerlo su sonrisa se reflejó en el rostro de la sombra de Seirin quien se la devolvió. Después de aquella muestra de cariño escucho como todos los demás integrantes de la generación milagrosa también le gritaban muestras de afecto, sonrió para si al escuchar los gritos de apoyo, al parecer si habían cambiado.
El partido se reanudo y todos los ahí presentes pudieron observar el milagro que ocurrió en la cancha, el equipo se sincronizo de manera espectacular y así lograron vencer a los emperadores de Rakuzan, una vez que sonó el buzzer de la última anotación y del final del partido el salió de ahí, estaba feliz por su amigo, pero ver el como era abrazado por Kagami era algo que el no quería ver, no podía hacerlo, lo espero a la salida de los vestidores, quería encontrarse con Kuroko una es más.

Cuando el equipo de Seirin salió, Ogiwara se acercó para poder hablar con Kuroko...

-Kuroko, ha sido un tiempo.-- sonrió alegremente pues en realidad hacia mucho que lo quería ver, abrazar, besar, pero las dos ultimas no podrían ser.--
-Ogiwara-kun... --se acercó temeroso, él aún sentía culpa, no creía que mereciera perdón.- -Yo, quisiera disculparme...
--interrumpió las palabras de su celeste amigo y lo abrazo para después susurrarle al oído.- -No te preocupes eso ya esta en el pasado, felicidades por tu victoria, su victoria. --pudo sentir que un par de ojos rojos lo veían con algo de enojos y celos, al parecer Kagami Taiga no era tan inocente de como aparentaba.--
--correspondió al abrazo y una lágrimas de felicidad escaparon de sus ojos, escondió su cara en el hombro de su amigo, su primer amor.- -Ogiwara-kun... gracias... muchas gracias por perdonarnos, yo... lamento mucho no haber podido cumplir nuestra promesa.
--se separó del celeste solo lo suficiente como para poder ver su rostro.- -No te preocupes, eso ahora no tiene importancia, nunca te rendiste y por lo que veo... --señalando discretamente al tigre que se encontraba matando con la mirada a Ogiwara.- -lo has superado bien.
-No digas esas cosas por favor. --no pudo evitar sonrojar se pues no esperaba que aquel amigo que no veía desde hacía tiempo pudiera leerlos tan bien, además de que la mirada de Kagami no ayudaba mucho.- -Ogiwara-kun yo...
-No te preocupes. --paso su mano de manera delicada por la mejilla del más bajo en un gesto de cariño antes de deshacer el abrazo completamente.- -Lo sé, se puede ver inclusive desde lejos, se quieren ¿no es así?
-Si. --volvió a sonrojar mientras se separaba del castaño.--
-Eso es lo único que me importa, quiero que seas feliz, te lo mereces. --le dio un papel con su número escrito, también su correo electrónico.- -Escribe cuando quieras, estaré ahí para ti.

Con estas últimas palabras aquel castaño se despidió, si se quedaba más tiempo no podría asegurar su compostura, no podía decir que no le dolía pero lo que menos quería era hacer una escena en ese momento, algunas lágrimas rodaron por su mejilla, volteo por última vez Asia donde estaba el celeste y pudo ver como el pelirrojo lo abrazaba de manera protectora y fue entonces que una resolución y una promesa consigo mismo se hizo presente en ese instante. El quería verlo feliz y con esto en mente una frase escapo de sus labios inconsciente y dolorosamente.

-Quiero que seas feliz... aunque no sea conmigo...

Notas finales:

Espero les haya gustado, se aceptan comentarios, sugerencias y propuestas. 

Tambien los invito a que lean mi Fanfic titulado: "Tarde..." Que acaba de finalizar :)

y un two Shot titulado "Sin daños a Terceros..."  

próximamente escribiré un Akakuroaka titulado "Amor paralelo..." 

Hasta la próxima. /(^.^)

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: