Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Rainbow VS Monochrome por Alphonse Zero

[Reviews - 62]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Primero quiero agradecer a todos aquellos que votaron por este fanfic. Espero no decepcionarlos, me esforzare para que quede lo mejor posible.

Creo que esta historia sera algo diferente a las anteriores (Lo presiento)

Espero les guste y que comenten sus opiniones y propuestas.

 

Notas del capitulo:

Bueno, e aquí el primer cap.

Espero causarles una buena primera impresion.

Disfrutenlo~

Estaba nervioso, muy nervioso, pero cualquiera lo estaría en su primer día de clases, en una nueva escuela y que además es un internado solo para chicos.

Dan estaba allí, frente a la puerta de su salón de clases, tomó un poco de aire e intentó pensar en positivo, no podía ser tan malo, seguro sus compañeros le recibirían con gentileza… o bueno, eso es lo que él quería. La verdad, Dan temía que lo rechazaran por su estilo peculiar y algo ¨llamativo¨

Dan era un chico alegre y gentil, algo tímido, pero un buen amigo a fin de cuentas. Había ganado una beca para estudiar en el ¨Instituto Oktober¨ para caballeros. Se había mudado esa mañana, aun no conocía nada ni a nadie, pero se sentía optimista y capaz.

-¿No piensas entrar? -  Dan se exalto un poco al escuchar la voz de su profesor tras de él.

 

-Oh, claro- Entró junto al profesor. Dentro del salón todos los chicos charlaban y hacían un escándalo.

 

-Buenos días clase- Cuando escucharon al profesor todos corrieron a sus asientos y vieron al frente. No tardaron en notar la obvia presencia de su nuevo compañero, por lo que todas las miradas estaban sobre Dan. Bueno, no todas, había un par de ojos que apenas y lo vieron se voltearon a la ventana. -Hoy tenemos un nuevo estudiante, por favor denle la bienvenida. ¿Quieres presentarte a la clase?

 

-¿Eh? Si, claro- Se relajó y mostró una gran sonrisa.  -Hola a todos, mi nombre es Dan, vengo de la ciudad vecina y estoy ansioso por estudiar aquí-  Todos le vieron bien, parecía que había causado una buena primera impresión.

 

-Muy bien Dan, busca un lugar donde sentarte.

 

-¡Aquí hay uno libre! – Un chico de cabello castaño y gorro de lana verde le llamó desde la parte media del salón. Dan fue y se sentó a su lado, cuando se encontraron ambos se saludaron con una sonrisa.

 

-Muy bien, ahora atención al frente, la clase comenzó- Después de 50 minutos la clase concluyo.

 

 

 

-Eso es todo por hoy, no olviden repasar para la clase de mañana- En cuanto el profesor salió la mayoría de los alumnos abandono también el salón. Pero el chico al lado de Dan se giró para hablarle.

 

-Hola, ¿Dan cierto? Yo soy Stan.

 

-Un gusto conocerte Stan- Dan le dio la mano y se saludaron formalmente.

 

-¿Sabes? es la primera vez que conozco a un chico gótico como tú- Dijo a la vez que señalaba su ropa obscura, cabello negro largo hasta media espalda y ojos delineados.

 

-Oh, bueno…- Dan se sintió algo incómodo entonces.  -La verdad es que no soy, bueno por la ropa se confunden mucho, no soy gótico, emo, dark o algo de eso, solo… me gusta…

 

-Hey tranquilo, lo siento, no quise incomodarte- Stan se sintió algo tonto, rascó bajo su gorro con algo de pena.

 

-No, está bien, suele pasar, no es ni la primera ni la última vez que me lo dicen-  En cierta forma Dan ya estaba acostumbrado a las etiquetas, pero intentaba no darles importancia.

 

-No creas que te juzgaré por ello ¿Está bien? Se ve que eres un buen chico y es lo que importa- Entonces Dan sonrió.

 

-Gracias Stan, eso me alegra- Luego dos chicos más se les unieron.

 

-¡Hey Stan! Tu nunca pierdes el tiempo, ya te has hecho de amigo al nuevo- Un chico de gafas cuadradas se paró detrás de Stan. -Hola, mi nombre es Cris- Le extendió la mano a Dan y le sonrió simpáticamente. -Y bueno, él es Jeff- Dijo señalando a un chico pelirrojo de flequillo tan largo que cubría sus ojos y con unos auriculares enormes.  

 

             -Hola Jeff- Dan le saludo, pero el pelirrojo ni se inmutó.

 

-No le des importancia, él es así con todos- Dijo Stan.  -Lo conocimos cuando ¨bailaba¨ erráticamente por el muelle directo al lago- Mientras lo contaba Stan intentaba aguantar la risa.

 

-Entonces tuvimos que correr a salvarlo- Completó Cris. – Desde entonces nos sigue a todas partes… no habla mucho, pero es un buen tipo, solo tenle paciencia.  

 

-Mucha paciencia- Concluyó Stan.

 

Dan estaba feliz, no llevaba ni un día allí y ya tenía tres nuevos amigos. Parecía que su estadía allí sería de lo mejor… o eso creía.

 

 

 -¿Tienes hambre Dan? No habrá clase hasta dentro de una    hora, podemos ir a comer algo- Propuso Stan.

-Me parece bien- Dan y los chicos se fueron del salón, directo y sin escalas a la cafetería de la escuela.

 

-Luego te mostraremos todo, esta escuela es enorme y es fácil perderse- le dijo Cris mientras se acomodaba las gafas.

-Bien, estaré ansioso- Llegaron a la cafetería, fueron y pidieron algo de comer y unas bebidas. Buscaron una mesa junto a la ventana y se sentaron a comer.

-Bueno y dinos Dan… ¿Ese es realmente tu nombre? ¿Solo Dan a secas? – Ante la pregunta de Cris el azabache solo rio nervioso.

-Pues no, ese es mi apodo o mi diminutivo.

-Oh, entonces tu nombre es…

-Dante- Hubo un poco de silencio en la mesa. -Lo sé, es raro, mamá tiene gustos así, se sorprenderían si la conocieran.

-Yo creo que es genial, digo, no muchos pueden decir que se llaman Dante- Stan le dio ánimos con una palmada en la espalda.

-Si, suena antiguo, un nombre misterioso, seguro tienes suerte con las chicas, a ellas les encantan los chicos enigmáticos como tú- Agregó Cris.

-Oh bueno, sobre eso- De repente sucedió. Caminó frente a ellos, era imposible no notarlo, técnicamente un rayo de luz arcoíris paso frente a sus ojos, era la cosa más linda que Dan había visto. Un chico con ropas de colores llamativos y el cabello rubio teñido con mechones color verde y rosa durazno se sentó en la mesa del frente. Era tan… lindo, sus ojos azules claros como el cielo, sus mejillas rosadas y su diminuta boca, parecía una muñeca de porcelana… una vestida de los colores del arcoíris, claro.

 

-¡Hey! ¿Estás bien Dan? - Stan movía su mano frente a él, tardó un poco en reaccionar.

 

-Lo siento, ese chico…- Los tres voltearon a ver de quien hablaba, cuando reconocieron al chico de inmediato se voltearon a Dan.

 

-¡No lo mires! - Dijeron Stan y Cris como en un grito ahogado mientras Jeff solo negaba con la cabeza.

 

-¿Qué ocurre? ¿Por qué no? -  Dan no entendía cuál era el problema (Pobre tonto).

 

-Es ¨El Arlequín¨ nadie habla con él, es más, nadie se acerca o siquiera lo ve- El tono dramático en que Cris lo decía mientras movía las manos al aire le pareció a Dan un poco exagerado de su parte.

 

-¿Por qué? ¿Qué tiene de malo?

 

-Bueno Dan, él es… raro en serio- Incluso Stan estaba del lado de Cris, no podía creerlo. Volteó a ver al chico, estaba comiendo solo, sintió lastima por él, no era justo que lo juzgasen solo porque según ellos era ¨raro¨.

 

-Que se vista así no significa que sea raro, están juzgándolo mal. Solo mírenlo, está allí solo, ¿Por qué no comemos con…

 

-¡NOOO! – Gritaron Stan y Cris al mismo tiempo mientras Jeff al verlos solo negó con la cabeza de nuevo. Dan se molestó, no creía que ellos fuesen así.

 

-Pues yo si comeré con él- Se levantó de la mesa con su bandeja y camino a donde estaba el pequeño pedazo de arcoíris sentado junto a la ventana. Los chicos solo le decían en susurros que no fuera, pero era demasiado tarde, Dan ya estaba sentándose frente al rubio.

 

-Emm hola ¿Puedo sentarme? – Esto llamo la atención del chico quien de inmediato volteó a verlo, luego le mostro una dulce sonrisa.

 

-Claro, adelante- Parecía amable, su sonrisa era cálida como un rayo de sol, no entendía por qué todos se alejaban de él. Dan se sentó y procedió a presentarse.

 

-Mi nombre es Dan, soy nuevo en la escuela.

 

-Eso es obvio, dime Dan… ¿Te gusta mucho el pastel de queso? -Dijo el rubio señalando su trozo de pastel.

 

-Claro, ¿A ti también? Puedo darte un poco si quie… - No terminó de hablar cuando el otro chico tomó el pedazo de pastel y con una sonrisa bien grande le embarró todo el pastel de queso en la cara.

 

-Umm, creo que falta algo… ¡Ya se! -Antes de que Dan pudiese solo pensar un poco en las palabras que los chicos le dijeron antes sintió como le bañaban encima con café frío (Por suerte estaba frío).  - ¡MUCHO MEJOR! – Dijo el rubio en un tono de felicidad. Todos en la cafetería miraban aquello, pero nadie se atrevía a ayudar al nuevo.

 

-¿Qué fue lo…? ¿Por qué tu…? – Dan intentaba quitarse el pastel de los ojos cuando sintió la mano del rubio tomándolo del suéter de tortuga negro y jalarlo asía él.

 

-Fue un gusto conocerte Dani~ Nos veremos luego- Se levantó de la mesa y mientras se iba volteó a verlo por última vez- Por cierto, soy Vincent.

 

Toda la escuela miraba a Dan, no sabían si reírse o sentir lastima por él, de igual forma nadie dijo nada. Dan no se lo creía ¿Cómo un chico tan lindo podía ser tan malo?

 

-Bueno, no me gusta decir te lo dije… pero te lo dije- Stan se acercó a él y le dio un montón de servilletas.

 

-Creo que es nuestra culpa, no te dijimos su apodo completo- Dijo Cris.

 

-¿Cuál es? – Preguntó el azabache mientras se limpiaba la cara.

 

-¨El Arlequín del Diablo¨ - Por alguna razón, cuando Cris dijo eso todo se tornó sombrío, incluso quienes escucharon mencionar aquel apodo voltearon alrededor paranoicamente.

 

Ahora Dan entendía por qué lo llamaron así, pero no lo aceptaba, Vincent no podía ser tan malo, tal vez solo estaba triste o molesto, no podía juzgarlo de buenas a primeras.

 

-Igual no creo que sea tan terrible como ustedes dicen.

 

-Créenos, si lo es- Cris le dio unas palmaditas en la espalda a Dan.

 

- ¿Siquiera han intentado tratar con él? Tal vez solo está molesto por el horrible apodo con que le bautizaron- Stan y Cris negaron con la cabeza, Jeff solo lo hizo una vez se dio cuenta que los otros lo hacían.

 

-No eres el primero en intentar tratarlo. Nosotros también lo intentamos, pero nos fue igual que a ti- Explico Stan.

 

-Es verdad, siempre es así con cualquiera que se le acerque, solo imagínate como es con quienes les desagrada- Dijo Cris con una expresión de temor.

 

-Ok, basta, creo que por hoy es suficiente de eso- Dan ya no quería escucharles hablar mal de Vincent, no sabía por qué, pero no estaba molesto por lo que lo hizo, más bien sentía un poco de pena por él.

 

-Tiene razón, mejor hay que ir a clases, nos quedan solo 5 minutos antes que el profesor de historia nos deje afuera y con un castigo.

 

Los cuatro chicos se levantaron y fueron a su salón de clases. Una vez dentro Dan se dio cuenta que Vincent era su compañero, estaba allí, sentado junto a la ventana y viendo al infinito con una expresión de muerte en el rostro. Dan se sentó de nuevo junto a Stan, pero sin dejar de ver al rubio, notó entonces que a su alrededor los asientos estaban vacíos, nadie se le acercaba. Dan realmente le compadecía, un chico como él no era así de malo nada más porque si, debía haber algo más.

 

El profesor llegó al salón justo a tiempo para sacar a Dan de sus pensamientos. Comenzó a hablar de quien sabe que guerras y quien sabe que personajes históricos. Nadie ponía mucha atención, pues el profesor tenía el don de hacer dormir a cualquiera que le escuchara más de tres minutos seguidos.

 

La clase se sintió eterna, después de eso tuvieron matemáticas, ciencias y literatura. Todos estaban cansados, pero por suerte su día de clases había terminado, ahora podían ir afuera a relajarse y disfrutar del lugar. Dan y los chicos estaban caminando por él jardín, era un bonito día soleado, perfecto para dar una vuelta.

 

-¿Qué les parece si le mostramos a Dan el lago? -Propuso Stan, pero de inmediato Cris se negó.

 

-Oh no, por supuesto que no. Es su primer día y ya quieres hacerlo sufrir.

 

-¿Qué tiene de malo el lago? – Preguntó Dan.

 

-No es el lago, es Jeff. ¿No recuerdas como lo conocimos? Es muy trabajoso cuidarlo.

 

-No creo que sea tan malo, solo hay que caminar lejos de la orilla ¿No?

 

-No tienes ni idea- Cris negó con la cabeza.  -Jeff es como un niño imperativo de cinco años, primero está allí- Dijo señalando donde se encontraba Jeff.  -Y en menos de un segundo ¡PUFF! Desaparece-  Una vez dijo esto volteo de nuevo donde antes estaba Jeff solo para darse cuenta que no estaba allí.  - ¡¿Jeff?! Oh no, no de nuevo- Cris comenzó a buscarlo mientras Stan guiaba a Dan por el enorme jardín de la escuela.

 

-Somos algo raros ¿No crees?

 

-No me lo parece, más bien veo que son muy unidos.

 

-Si, Cris y Jeff son buenos chicos, siempre estarán allí cuando les necesites y yo también- Stan puso su mano en el hombro de Dan mientras caminaban.  -Por eso mismo… debo pedirte un favor.

 

-Si claro ¿Cuál? – Stan cambió su tono de voz a uno más serio.

 

-Mantente lo más alejado que puedas de Vincent- Dan volteo a verle.

 

-¿Por qué me pides eso?

 

-Porque puedo ver como lo miras, no te dejes llevar, ese chico no es lo que parece- Dan no entendía a qué se refería Stan con eso de cómo lo miraba. Para Stan estaba claro, pero no le diría nada aun, esperaba que fuese pasajero.

 

En fin, pasaron la tarde los cuatro juntos, la mayor parte Cris buscando a Jeff claro, pero de igual forma se divirtieron mucho. Más tarde acompañaron a Dan a los dormitorios para que buscara su nueva habitación.

 

-Esta es la nuestra, la #26- Señalo Stan.  -Puedes venir siempre que quieras.

 

-Qué suerte, están los tres juntos.

 

-No es suerte, bueno Cris y yo somos compañeros desde el inicio, Jeff se salió de su habitación para vivir con nosotros. Te invitaríamos también, pero la verdad es que solo hay dos camas, Jeff duerme en el sofá.

 

-¡Mentira! Jeff se cuela a mi cama todas las noches y me usa de almohada- Corrigió Cris expresando su incomodidad a Dan y Stan.  – A veces, me siento como la madre de Jeff, ese chico realmente es… un segundo, ¿A dónde se fue? ¡JEFF! – Cris corrió a buscar a Jeff mientras Dan y Stan aguantaban la risa.

 

-Esos dos se llevan muy bien. Bueno a todo esto ¿Cuál se supone que es tu habitación?

 

-La # 37.

 

-La #37, eso está en el tercer piso, bien vamos, seguro ya subieron tus cosas, solo es cuestión de encontrar tu cuarto-  Ambos chicos subieron al tercer piso y buscaron entre las habitaciones #33, #34, #35, #36...

 

-Aquí la tienes, habitación #37 ¿Quieres que te ayude a desempacar?

 

-Estaré bien gracias- Dan tocó a la puerta para ver si dentro estaba su compañero de habitación, estaba abierta así que entró encontrándose con una bonita y ¨Colorida sorpresa¨

 

Vincent estaba allí, tirado en una de las dos camas husmeando entre el equipaje. Ambos, Dan y Stan, estaban más que sorprendidos.

 

-¿Eh? Hola chicos, no los oí pasar. Pero miren nada más, es mi nuevo amigo Dani~ creo que somos ¨compañeros de habitación¨

 

Stan realmente lamentaba la situación en que se encontraba su nuevo amigo. Dan, bueno él no sabía ni que pensar, por un lado, estaba aterrado, pero por el otro se sentía ¿Feliz? Ni siquiera él sabía lo que pasaba, pero algo es seguro, los días en su nueva escuela estarían llenos de emoción.

Notas finales:

¿Qué les parcio? ¿Los he sorprendido aunque sea solo un poquito?

Haganmelo saber en los comentarios

!Nos leeremos luego!


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).