Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Sorpresivo por desire nemesis

[Reviews - 9]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

No soy creadora de los personajes.

 

Los uso sin fines de lucro.

Notas del capitulo:

-¡No puedes dejarme! ¡No permitiré que te vayas! ¡¿Me escuchas?!—se oyeron los gritos antes de que la puerta fuera cerrada de un portazo.

 

Joey se sentó ante la inutilidad de sus gritos para evitar que la persona que amaba lo dejara. Sus manos cubrían su cara conmocionada mientras tersas lágrimas cristalinas empezaban a brotar de sus ojos.

 

-¡No puedes dejarme! ¡No permitiré que te vayas! ¡¿Me escuchas?!—se oyeron los gritos antes de que la puerta fuera cerrada de un portazo.

 

Joey se sentó ante la inutilidad de sus gritos para evitar que la persona que amaba lo dejara. Sus manos cubrían su cara conmocionada mientras tersas lágrimas cristalinas empezaban a brotar de sus ojos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No era una fiesta por todo lo alto pero era una fiesta llena de amistad y alegría. Los novios estaban bailando. Al fin, después de tantos años, Serenity y Tristán se habían casado. Todos estaban ahí inclusive el altivo Kaiba que permanecía retirado en una mesa, tratando de evitar a todos ellos con su mirada prepotente.

 

Los novios terminaron de bailar su vals recibiendo aplausos de todos y entonces los demás entraron a la pista pero no dejaba de ser el foco de atención el hermano de la novia quien se movía por la pista como todo un bailarín al ritmo de “I will survive”.

 

Seto lo miraba desde su lugar con aparente indiferencia pero no le sacaba los ojos de encima. En esos diez años que se habían dejado de ver el otro no había perdido todo ese entusiasmo y alegría de la juventud. Estaba tan jovial que le daban ganas de irse.

 

Fue entonces que Tea Gardner y alguna amiga de la novia o del novio pasaron por ahí, ella se quedó mirando al rubio de traje y corbata blancos y exclamó—Es un alivio verlo así—

 

-Si. ¿Estaba muy mal después de que May lo abandonara, verdad?—preguntó la chica captando el interés del ojos azules.

 

Así es. Por cuatro meses casi ni se levantó de la cama. Pero al parecer ha vuelto a ser el Joey de siempre—dijo la castaña.

 

Joey bailó otra canción con otra chica y luego se sentó en una silla cerca de la puertaventana que daba a un balcón, todo el salón estaba decorado con narcisos blancos y listones y el aire veraniego de esa parte de Hokkaido parecía poner todo  como si fuera una escena final de una película romántica, por las puertaventanas del salón entraba una brisa perfecta y la risa de los asistentes junto con la música que tocaba una banda con dos cantantes, una mujer y un hombre para ambientar era simplemente delicioso.

 

Sin pensarlo siquiera Seto miró hacia donde estaba el rubio a la mitad de la canción “Rude” justo cuando decía “Me casaré con ella, no importa lo que usted diga. Me casaré con ella, seremos familia”.

 

Entonces pudo advertir con sorpresa que los ojos del otro se estaban llenando de lágrimas mientras una penosa expresión se hacía presente en su rostro. Se levantó fingiendo una sonrisa y señalando a los novios como si estuviera emocionado por ellos pero el ojos azules sabía que eso solo era cierto en parte. En una pequeñísima parte. El otro estaba sufriendo aun por la que lo dejó. Joseph sacó una caja de cigarrillos y mostrándoselos a los que estaban sentados con él señaló el balcón tras suyo por donde se retiró con la excusa de fumar.

 

Siguiendo un impulso el CEO de KC fue al mismo balcón encontrándolo apoyado en la baranda fumando. No podía ver su cara pues le daba la espalda pero esta le decía parte de lo que albergaba el corazón del melado. Cerró las puertaventanas antes de empezar a caminar por el balcón. Se puso a un lado de la baranda.

 

-¿Acaso estás huyendo de tus amigos, Wheeler?—preguntó el castaño.

 

-¿Estás siguiéndome?—preguntó el rubio.

 

Vine a fumar. ¿Qué, tú eres el único que puede hacerlo?—preguntó el ojos azules con mirada combativa. Se miraron por unos segundos como en los viejos tiempos.

 

Hoy no estoy para pelear contigo Kaiba—dijo el melado tirando su cigarrillo y pisándolo para dejar el lugar pero de pronto una mano lo agarró y jalándolo hacia él el castaño lo besó intensamente llenando de sorpresa al otro que por unos momentos no reaccionó para después empezar de a poco a corresponder a ese beso.

 

Las lenguas comenzaron a danzar como si oyeran la música de la recepción mientras el ojos azules lo llevaba hacia un rincón del balcón, donde no podrían verlos desde adentro, los labios intimaban mientras las manos de Seto acercaban sus caderas. Joseph se preguntó si el más alto estaba bebido y también se preguntó si esa copa de champagne le había embotado en algo los sentidos porque en lugar de querer aporrear al maldito estaba deseándolo más mientras los minutos pasaban y solo dejaban sus labios para respirar.

 

Las sensaciones de ambos cuerpos juntos eran agobiadoras para Joey mientras Kaiba parecía manejarse bien besando a un hombre, incluso parecía tener verdaderas ganas de besarlo y a él le causaban nuevas sensaciones las caricias acertadas de Kaiba.

 

-¡Que pasa si alguien…!—dijo el melado.

 

-Cerré la puerta con pasador—le interrumpió el ojos azules y Wheeler recordó con quien hablaba. Era un genio al que no se le pasaba nada y tampoco al rubio se le pasó el hecho de que había ido con intenciones de besarlo, sino no hubiera cerrado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-¿Sabes donde está Joey?—preguntó Sere a Tea.

 

-¡Creo que salió a fumar!—dijo ella apuntando al balcón.

 

Alguien comenzó a gritar el nombre de Joey desde dentro y ambos se separaron, Joseph aprovechó para escapar mientras procesaba lo que le había ocurrido.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estaba conversando amenamente con Tea y su nuevo novio cuando la vio entrar. Estaba deslumbrante como siempre. May Valantine siempre sabía como lucir bien en las fiestas. Venía con Valon y Joseph supo quien era ahora su pareja.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

May se acercó al grupo de Joey y Tea con una sonrisa y saludó cordialmente a ambos esperando un berrinche de su ex.

 

¿Qué? ¿Viniste solo al casamiento de tu hermana?—se burló la rubia.

 

¡Joey no está solo, está conmigo!—mintió Tea para defenderlo.

 

¡Pero que mentira mas obvia!—se burló la ojiamatista.

 

¿Y a ti quien te invitó?—preguntó el rubio.

 

Soy parte de la familia aún querido. ¿Por qué no podría venir a la fiesta de mi cuñada? Al menos yo no soy la que está haciendo un patético espectáculo. ¿Acaso ahora solo sabes dar pena?—preguntó Valantine y para sorpresa de todos, el castaño que lo había estado viendo todo desde unos metros se acercó sorpresivamente y puso un brazo alrededor del cuello de Joey.

 

Todos se preguntaron que hacía y desde cuando esos dos eran tan amigables porque el rubio lo estaba aguantando aunque no con buena cara.

 

¿Y tú que haces? ¿Por qué intervienes en una conversación ajena? Esto es entre Joey y yo, tú no tienes vela en este entierro—dijo la ojiamatista algo incómoda con la actitud del CEO que se apoyaba como si nada sobre los hombros del mas bajo al que le estaba incomodando también pero solo un poco.

 

¿Qué dices?—dijo el castaño agachando la cabeza para poner la cara a un lado de la del rubio—¿No tengo nada que ver con esto?—entonces sorprendió a todo el salón que los veía plantándole un buen beso. A May casi le da un paro pues el hombre del que se burlaba hace un momento por haberlo dejado se estaba besando con uno de los solteros más codiciados del mundo. El castaño dejó los labios para decirle a May—Creo que esto es mejor terminarlo aquí. ¿O quieres ponerte en más vergüenza?—le dijo con su mirada fría y su sonrisa ganadora.

Notas finales:

Espero les haya gustado

Me lo invente hoy camino al trabajo

mata ne y gracias por leerlo

si pueden dejen un rev como regalo

ja ne

n.n

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: