Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

MALDICIONES por fliss__lete

[Reviews - 36]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

y vamos con otro fanfic se que debo culto xD pero ya estoy trabajando en eso n.n por lo pronto ya volvi a escribir que era el paso dificil n.n

Notas del capitulo:

espero que les guste es un poco extraño 

¿Algún  día has olvidado una tarea importante o estudiar para un examen y deseado con todas tus fuerzas que el profesor no llegue?

¿Tenías que entregar algún proyecto en tu trabajo y no lograste concluir por culpa de un compañero y simplemente le deseas lo peor?

¿Tu novio te ha cortado o el chico que te gusta no te hace caso y quisieras ocasionarle unos celos o que termine con su pareja actual?

¿Tu pareja te ha engañado y lo único que quieres es que sepa cómo se siente?

Pues bien yo puedo contarte sobre lo que pasa cuando lo que deseas se hace realidad

Yo vengo de un mundo muy particular, ¿has escuchado de las malas vibras? ¿Qué pasaría si pudieras verlas? ¿O peor aún existieran en tu plano? , en mi mundo es así, nadie sabe muy bien como paso simplemente un día empezó a ocurrir, fue bastante extraño, al inicio solo era una situación bizarra en que deseabas que alguien le pasara mal y un chico se encargaba de que la pasara mal, poco a poco se fue volviendo repetitivo y empezamos a ver que siempre eran los mismos chicos pero también parecían no envejecer y de un momento a otro ya era algo normal como si siempre hubiera pasado

Y en ese momento a esos chicos los empezamos a llamar maldiciones

 

 

 

El chico rubio entro a la oficina y sonrió suavemente había una junta esa mañana por lo que supo que  ese día seria todo un espectáculo  seguramente alguno de sus compañeros deseo que el jefe del departamento llegara tarde se acercó a la ventana para ver a su amigo peli azul caminando arrastrando los pies mientras ese chico castaño aferrado a sus piernas gritaba- no vayas!! Quedateeee

-          ¿Otra vez saga?- se acercó a la entrada para ayudarle a soltarse y lograr cruzar en cuanto lo hizo el chico desapareció  y saga resoplo

-          Poncho las llantas de mi auto, tiro las llaves de mi casa al inodoro y lo vengo arrastrando desde hace tres cuadras!- se dejó caer en el sillón del recibidor con un gesto de fastidio

-          Es el precio de ser jefe saga- se sentó en la silla a un costado al menos ese día había logrado llegar a tiempo pese a los intentos del moreno

-          Es injusto a ti nunca te he visto sufrir nada de esto ¿de qué privilegio gozas?- y el rubio rio claramente divertido

-          Es porque mis compañeros si me quieren anda levántate que ya nos esperan en la sala de juntas – ambos se perdieron por el pasillo de la oficina hablando de nimiedades

 

 

Seguro se están preguntando qué es lo que acaba de pasar, pues es bastante fácil les explicare cómo funcionan las maldiciones y los deseos en algún momento de nuestro mundo llegamos a tal punto de energía negativa que todo aquel deseo maligno contra alguien empezaron a tomar forma, existen diferentes tipos de maldiciones

 

Están las irritantes la cual como acaban de notar son representadas por un chico moreno castaño le hemos puesto “seiya” si aparece en tu casa seguro tendrás un día de locos por delante, él se encarga de cosas tipo “espero que no llegue” “espero que lo pierda” “ojala no gane” etc. etc. esas cosas que son desesperantes pero en realidad no afectan demasiado a tu estilo de vida

 

Luego esta shiryu en ese momento no sabíamos mucho sobre el pero él se encarga de las cosas mentales, es un castrante capaz de tirar tus triunfos por el suelo es el que se encarga de las cosas “ojala le vaya mal” “espero que no triunfe” “ojala sea un fracaso” o lo que es lo mismo las envidias si ves a este pelinegro en tu casa alguien quiere que falles

 

El tercero es hyoga, y con el estamos entrando al ramo sentimental no por nada esta maldición es un maldito rubio de ojos azules y mirada enigmática que te hace sentir un sapo tirado en la carretera, a él se le dan las maldiciones de autoestima y avaricia cosas estilo “que no le guste” “que no se le declare” “que no le acepte”

 

Una cuarta maldición que merece una mención especial es ikki es la única maldición física, y es muy raro que esté presente verlo significa dolor pues él se encarga de los deseos de lastimar “rómpete una pierna” “ojala lo atropellen” e incluso un “ojala te mueras” cabe destacar que desde que las maldiciones empezaron a aparecer estas últimas tienes que pensarlas muy bien antes de declararlas una vez ikki aparece alguien saldrá herido

 

Esas son las que más se ven por aquí existen más muchas más, pero entre ellas existe una que es un misterio no por lo que hace sino por lo que no hace, se llama shun es un chico como seiya aunque muy diferentes físicamente lo hemos visto aparecer algunas veces pero no te dice nada, no te hace nada y así como llega desaparece tal vez solo la persona que lo ha sufrido sabe que ocurrió pero al parecer no es algo de lo que quieres hablar

 

Ahora que ya les conté sobre las maldiciones les diré sobre sus reglas

1.- Para invocarlas tienes que hacer una oración como un deseo y empezar con “quisiera”

2.- La segunda es que una vez que aparece la maldición no te puedes arrepentir esta no desaparecerá hasta que la maldición este cumplida aun que tú ya no quieras que pase si tu deseo al decirlo era suficiente fuerte ellos vendrán

3.- La tercera no puedes desacerté de una maldición o pasársela a alguien más, pero puedes hacer un boomerang y devolverla a quien te la paso una vez haya cumplido lo tuyo

4.- Y la cuarta una vez la maldición es cumplida el chico que la representa desaparece eso significa que ya puedes volver a tu vida normal

 

Oh por cierto no puedes matar a una maldición no es que estén vivos de verdad… o al menos no de manera normal

Y sobre el comentario de saga, es bastante simple yo nunca he tenido una maldición y eso le desespera por que el convive con seiya, cada lunes de reunión nadie quiere que empiece la reunión yo le digo que ya mejor se quede con el mas tarda en desaparecer que en volver a estar y el me bromea diciendo que algún día me tocara pasar por algo y es que soy el único de la oficina que nunca ha tenido una maldición no sé si sea suerte o que pero espero mantener esa racha el pobre de saga cada día tiene que vivir con ese chico castaño que le da problemas y problemas tal vez al inicio era divertido pero saga es una persona muy profesional y saber que hay alguien que solo existe para que no llegues a tu trabajo temprano no debe tenerlo muy contento aunque por otro lado al menos de esa manera no estará solo desde que el hermano gemelo de saga murió lo he visto ir cambiando poco a poco

-          Shaka- un chico de cabellera abundante y andar elegante se acercó y saga sonrió afrodita no iba a morir pronto- saga hay- le saludo algo apenado aun, el incidente de su esposo aún estaba bastante fresco

-          Afro cálmate ya te dije no fue tu culpa y no es tu culpa que tu esposo sea un histérico con deseos de matarme

-          No de matarte solo de mandarte al hospital porque pensó que me estabas pretendiendo- sonrió más tranquilo aunque debía aceptar que la relación de su histérico marido y saga se había vuelto realmente buena

-          Y ¿ para qué me buscabas afro?- shaka sonrió dejando que saga entrara a su propia oficina y caminando hacia la suya afrodita trabajaba en su sector

-          Llamo baian… parece que Isaac no podrá venir hoy ikki fue a su casa- y se encogió de hombros en medio de un suspiro del rubio

-          ¿Se fue a perseguir a cid verdad? No entiende que su hermano lo odia y no quiere verlos juntos cid no lo ama y ahora terminara en el hospital- y el peli celeste asintió

-          Exactamente… no se shaka esto sigue siendo bastante extraño para mí- suspiro- bueno solo quería decirte eso mejor regreso a trabajar no quiero que alguien piense que ando haciendo la hora y me manden a shiryu no soportaría otro sermón de por qué el trabajo es importante y que incluso la hora del baño debe estar cronometrada

-          Está bien anda ve- se rio por el comentario si había escuchado que ese pelinegro llamado shiryu era lo más castrante del planeta  trataba de no preocuparse por eso después de todo si tenía suerte nunca tendría que lidiar con ellos mantener perfil bajo y hacer su trabajo además que era un poco antisocial

 

El despertar

Me despierto como cualquier día, es bastante temprano pero es que a mí me gusta aprovechar mi día, es cuando me levanto dispuesto a hacer mi yoga antes de desayunar que me doy cuenta que algo raro en mi habitación ha pasado, yo recuerdo porque siempre lo hago haber tendido mi cama en cuanto me levante pero de ese momento y en lo que desenrolle mi estera… apareció un bulto uno que se mueve acompasado al ritmo de una respiración

Me levanto de donde me acababa de sentar a meditar y me acerco a la cama con cuidado que tampoco quiero llevarme un susto de muerte, aun que empiezo a sospechar con lo que me encontrare y es que en algún momento me debía ocurrir algo así, por favor que no sea ikki… no tengo ánimos de visitar el hospital, bueno supongo que si fuera eso sería un rudo despertar… levanto la cobija y me quedo parpadeando al ver al chico en la cama de piel extremadamente blanca y ojos enormes verdes que me miro molesto antes de arrancar la cobija de mi mano y envolverse

-          Es muy temprano- escucho que farfulla antes de tratar de volver a dormirse y dejándome parado con cara de “¿Qué demonios acaba de pasar?”

-          Pero qué diablos….- si fuera seiya sabría qué ocurrirá, si fuera ikki también no tengo novia o alguien que me pretenda como para que sea hyoga el hacedor de celos… y hace mucho que mis problemas de educación terminaron ¿qué demonios se supone que hace este chico aquí? – mira terminemos primero dime que se supone que haces aquí para poder mandarte a donde sea que se van

-          Trato de dormir y tú no me dejas, voy terminando mi negocio anterior… quiero dormir por favor y seguro que tú tienes cosas más interesantes que no dejarme dormir

-          Si me dices que tienes que hacer podremos los dos seguir con nuestra vida rápidamente-Estoy a punto de mandarlo a la calle con todo y cobija pero recuerdo que no podre detenerlo el solo volverá a aparecer donde quiera que esté pero ya no consigo respuesta simplemente se ha quedado dormido y yo me dirijo al baño con una mueca molesta para ir al trabajo a averiguar quién fue el gracioso, salgo de la ducha y tal vez algo dentro de mí me preparaba para toda una escena estilo seiya yo luchando por salir de la casa y el tratando de evitarlo pero lo único que recibo es un suspiro profundo esa… cosa sigue completamente dormido mejor me doy prisa en salir

Despertó encontrándose con esos ojos castaños que le miraron desde su lugar el chico estaba sentado a un lado de la cama atacando la caja de cereales esperando que despertara y se dio un golpe en la frente- lunes… otra vez lunes- se sentó y el castaño levanto el rostro para verlo con una sonrisa esa sonrisa de “hice algo” que le recibía cada  lunes se levantó con cuidado y sacudió sus zapatos de casa antes de ponérselos y dirigirse al baño con cautela deteniéndose un momento había algo diferente pero no lograba descubrir que hasta que….

-          Seiya!! ¿¡Dónde está mi ropa?!!- su armario su armario estaba abierto y completamente vacío no podía ir a trabajar en pijama!- seiya de verdad esto ya no es gracioso- costaría mucho dinero recuperar todos sus trajes

-          Los escondí- la voz en medio de crunchs de cereal le respondió y eso hizo que le volviera el alma al cuerpo al menos sabía que no habían desaparecido pero ahora ¿dónde podría seiya esconder tal cantidad de ropa?

 Y durante un gran rato en la mañana estuvo recuperando sus prendas las camisas en el horno de la estufa, pantalones en la lavadora y sus sacos sus queridos sacos en la tina del baño cuando todo estuvo sobre la cama y seiya termino su improvisado desayuno saga suspiro

-          Yo no sabía que ustedes comían- le comento curioso en realidad al menos nunca lo habia visto consumir nada- me meteré a bañar

-          SIP ve- seiya movió su mano con despreocupación saliendo rumbo a la cocina seguro a ver que más podía robar de su alacena

-          Ese chico- entro con prisa empezaba a hacérsele tarde era mejor apresurar sin embargo solo un momento después- seiya!!!! ¿¡Que le hiciste al agua?!!- no había ni una sola gota en la tubería esto pintaba para ser uno de esos días

-          Cerré la llave- el murmullo de seiya solo podía ser escuchado por el mismo mientras miraba el departamento con un suspiro recordaba que el peli azul había cambiado el escondite de las llaves del auto así que empezaría la búsqueda pero fue en ese momento que se quedó de piedra un momento-recuerdo, pero… yo no debería- no él no podía recordar a saga de momentos anteriores cada vez que aparecía era como una vida nueva ¿por qué recordaba a saga?

 

 

 

 

 

Oscuro el lugar siempre estaba oscuro, era justo lo último que recordaba esa sensación de dolor interno no quería abrir los ojos no quería que todo volviera a empezar pero tampoco quería volver a ese lugar había intentado terminar con el siclo pero no lo había logrado se había prometido mantenerse lo más lejos posible de su siguiente trabajo pero no sirvió siempre el mismo patrón siempre igual al inicio tratarían de actuar como si no estuviera ahí, como si no existiera después se irían resignando a verle ahí día tras día y seria entonces que bajarían la guardia, empezarían a tratarlo y luego solo quedaban dos opciones que la maldición siguiera su curso o que trataran de sacar ventaja de su condición tal cual como ese último – se puso en posición fetal mirando esas marcas en su muñeca y sus brazos esas marcas de dedos  justo como aquella vez, justo como cuando todo empezó, era su destino

-          Solo quieren tocarte… solo eso despiertas- se sentó cuando escucho la puerta de la entrada seguro el rubio ya había ido a su trabajo no interferiría al menos mientras ambos se mantuvieran lejos él podría estar fuera de aquel lugar lejos de sus sentimientos y de sus recuerdos sabía que cuando el rubio regresara esas marcas ya no estarían esos recuerdos tampoco pero la sensación siempre se quedaba con el- como una mancha de alquitrán pegajosa y asquerosa que solo va creciendo  y cubriendo mi cuerpo

 

La oficina era un bullicio cuando saga entro y no le tomo tiempo descubrir por qué, apenas llego a su oficina miro a ese rubio caminando entre los escritorios y negó al menos él no era el único con una maldición ese día se acercó a su amigo que miraba todo algo pensativo

-          Vaya parece que tenemos que tener cuidado hoy- se recargo pero cuando shaka no le contesto le miro-¿ocurre algo? Pensé que hoy estarías esperando verme pelear con seiya

-          No pasa nada… oye saga, ¿cuantas maldiciones has tenido?- el rubio había tratado de averiguar algo del chico en su casa pero no había logrado nada al parecer nadie en esa oficina lo conocía

-          Pues seiya de todos los lunes y algunos otros días, e ikki aquella vez que me rompí el brazo recuerdas?- y shaka sonrió de lado

-          Eso te pasa por hacer cosas buenas que parecen malas, deberías tener más cuidado- claro que recordaba aquella ocasión un compañero de contabilidad pensaba que saga estaba tras su pareja y le mando a un furioso ikki a arreglar las diferencias claro que cuando se dieron cuenta que todo era un malentendido fue divertido incluso ahora casi un año después cada que el chico se encontraba con saga se deshacía en disculpas y habían llegado a ser buenos amigos

-          Yo siempre le dije que afro solo es mi amigo nos conocimos desde la primaria por eso es que él sabe tanto de mí y yo del pero ya sabes Pietro es algo drástico en cuanto a su esposo- se rio

-          Entonces seiya e ikki… hyoga está aquí y shiryu es el tormento de los residentes- siempre ellos cuatro pero entonces- ¿qué hace el otro?

-          ¿Otro? ¿Cuál otro?- saga pareció pensarlo un momento y sus ojos se abrieron con entendimiento- shun el chico peli verde- se recargo en su escritorio- no lo sé nunca he conocido a alguien que lo sufriera pero sabes una vez estuvo por aquí

-          ¿Enserio?- shaka levanto el rostro curioso- ¿con quién? ¿Qué le paso?

-          No sé todos los detalles porque no lo conozco personalmente pero ¿recuerdas a Minos el abogado de la firma de la empresa? Sé que lo vieron con el- se recargo en su silla empresarial haciendo el respaldo hacia atrás- dicen que nunca fue el mismo

-          Conque Minos- se levantó y se estiro- bueno señor empresario lo dejo con su trabajo yo debo ir a mi departamento a hacer lo mismo- pero apenas el rubio salió saga se puso pensativo

-          Que extraño shaka normalmente no se interesa en los chicos de la maldición- se encogió de hombros pero había algo, los asuntos de los cuatro normalmente no duraban más de un día pero cuando Minos tuvo a shun fue más de un mes el que anduvo rondando así que ¿a algún lado debían ir cuando desaparecían no?

 

Se levantó no podía estar más tiempo acostado lo primero que hizo fue revisar la ducha de la casa y luego la cocina no sabían lo que era tener hambre pero podían comer al menos era un cambio a sus días normales se sentó en la mesa esperando el agua para el té en ese momento ya le era imposible recordar al sujeto que había sido su trabajo antes solo recordaba la sensación, esa sensación mientras iba desapareciendo, pero no volvió a su oscuridad si no que apareció en ese lugar lo que significaba que ese chico rubio era su nuevo trabajo si tenía un poco de suerte tal vez pudiera ver a ikki o a seiya antes de regresar a ese lugar

 

Oscuro el lugar siempre estaba oscuro, era justo lo último que recordaba esa sensación de dolor interno no quería abrir los ojos no quería que todo volviera a empezar por eso cuando saga logro entrar a su oficina cerro los ojos encontrándose en aquel espacio donde solo estaba con el eco de sus pensamientos miro el lugar y se sentó en un rincón ni siquiera estaba shun para hacerle compañía odiaba estar solo sin nadie con quien entretenerse no podía evitar los recuerdos que llegaban a él los únicos que tenía permitido conservar

-          Basta ¡ya estoy cansado!- pero su grito regreso a él en un eco en qué momento se había perdido de aquella manera- seika… porque me dejaste ¡no debiste estar ahí! no debías haberme seguido- se cubrió el rostro con el brazo esperando ver a saga al abrirlos y preguntándose por que podía ver ese rostro si cuando regresaba ahí todo lo que había hecho se borraba tal vez porque últimamente siempre aparecía con el

Seiya se levantó dando vueltas entre las sombras de ese lugar odiaba estar ahí lo detestaba esa escena se repetía en su cabeza una y otra vez una y otra vez una y otra vez siempre del mismo modo aquel momento aquella broma su hermana llegando sin que se diera cuenta y el coche rodando cuesta abajo

-          Seika!!- grito y se sujetó el cabello con fuerza quedando de rodillas- saga sácame de aquí

 

 

 

Notas finales:

gracias por leer se que es confuso al inicio pero todo se ira aclarando n.n 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: