Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

The Cop and his Crazy Night...

Autor: yue_kori

[Reviews - 4]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Bien lo prometido es deuda y aquí les traigo lo que ocurrío con la pareja Aoki, espero no desepcionarlos y esperen ansiosos el Midotaka.

Para los que gusten sientanse libres de leer la parte anterior, (auqnue en realidad no tiene mucho que ver) A Crazy night... 

Todos los personajes aquí  mencionados pertenecen a Tadatoshi Fujimaki-sensei.

Notas del capitulo:

Hola a todos querido lectores, lamento la tardanza (?) sin embargolo prometido es deuda y aquí les traigo elcapitulo dedicado a la pareja Aoki, espero les guste y que no les desepcione. 

Si acaso eres un nuevo lector y no has leido la historia anterior, no te preocupes y continua leyendo si así gustas ya que podras entender y  disfrutar este fic sin la necesidad del otro.

Sin mas a leer!!

La noche había llegado y después de haber pasado una refrescante tarde en casa de su mejor amigo junto con Takaocchi era hora de descansar, ya tenía una idea de como usar aquel regalo por parte de su azabache amigo, asía tiempo que no tenía un tiempo libre con su moreno así que esto debería ser realmente especial, ya había perdido la cuenta de cuantas veces había tenido que lavar su pijama y sabanas debido a sus recurrentes sueños húmedo, este había sido el periodo de tiempo más largo sin su sexy moreno y ya le estaba cobrando factura, se dispuso a dormir, tenía algunas cosas que preparar el día siguiente, tomo un corto baño y se metió a dormir.

-escucho el crujir de la puerta y se removió de su cómoda y mullida cama.-¿Aominecchi eres tú? -tallo sus ojos para intentar despertar, que hora se suponía que era, intento llegar al reloj que tenia en la en la cómoda a un lado de la cama pero un fuerte brazo tomo el suyo antes de poder llegar a su objetivo, sintió unos labios chocar contra los suyos y una lengua invadir su boca, como extrañaba esos besos posesivos que su pantera siempre le daba, con su brazo libre tomo el azul cabello de su novio y presiono para hacer un beso más profundo y apasionado, casi desesperado.

Aquel moreno con su mano libre desabotono uno s cuantos de los botones de la pijama para empezar a acariciar aquellos botones rosados que invitaban a ser probados, abandono los labios del rubio y se dedico a poner atención a aquellos botones rosados que provocaban sensaciones casi olvidadas para aquel cuerpo.

-Mmmmgh Aomi...-gimió al sentir como sus pezones eran probados, chupados y mordidos, como le gustaba esa sensación, dirigió su mano a su miembro ya despierto y comenzó un vaivén lento, quería disfrutar todas y cada una de aquellas sensaciones.

-dejo de lamer aquellos botones ya rojos llevo sus labios cerca del oído y con una seductora voz.-Te deseo. -jugo con su arete.-

-escucho esa grave voz e inconscientemente movió sus caderas y rozando con el ya despierto miembro de su novio, por un momento dejo de acariciar su erección para desabrochar aquel molesto pantalón, saco el falo ya erecto de su pareja y comenzó a frotarlo con el suyo para así intensificar las placenteras sensaciones. -¡Más! Mghhh Aominecchi más por favor ¡Ngghh!

-Si que estas impaciente, Ryota... -bajo lentamente su cara mientras dejaba un camino de besos en el pecho y abdomen de su pareja, separo ambos miembros deteniendo la maravillosa sensación y ganándose una mirada de desaprobación por parte del rubio, delineo con besos y chupetones aquella delgada línea que separaba aquel delicioso abdomen de su parte baja y aquel despierto amigo que gritaba por atención.-

-Aominecchi, por favor... ahh –suspiraba con ojos llenos de lagrimas rogando por más, ansiaba aquella boca degustando su hombría, llevándolo al éxtasis.- ¡Si! -pudo sentir aquella húmeda cavidad envolverlo en una ola de calor presiono la cabeza del moreno y justo cuando sentía cerca el orgasmo....

Si aquella gran boca estaba apunto de devorar su erección, algo que realmente era raro por parte del moreno, pero que importaba, solo quería correrse, si .

-¡BIIIPP, BIIIPPPP, BIIIPPPP!

Despertó exaltado y lleno de sudor, algo dentro de él lo sabía pero se negaba a creerlo, todo aquello, todas esas maravillosas sensaciones no eran más que un sueño, se levanto decepcionado, se quito sus pantalones y ropa interior, esto no era propio de un hombre de su

edad, pero esta noche tendría su revancha y aquel traje de policía le vendría como anillo al dedo, con eso en mente se dirigió al cuarto de lavado y junto con su ropa lavo también sabanas y cobertor, se dispuso a tomar una ducha de agua fría para relajarse y comenzar con su plan. Tendió la cama con solo un par de sabanas color rojo, puso algunas rosas en un florero sobre el buro cerca de la cama y finalizo con algunas velas solo para dar un ambiente un tanto más erótico, si todo estaba saliendo de acuerdo a su plan, solo había un pequeño inconveniente, aún era muy temprano, apenas eran las 4 pm y se suponía su novio estaría en casa alrededor de las 7:30, eso dejaba un gran margen de tiempo sin hacer nada, así que se dispuso a hacer algunas compras, había algunas cosas que le gustaría probar ahora que tenía la oportunidad.

Al regresar no lo hizo con las manos vacías, en ellas llevaba una bolsa negra con detalles en plata, había ido a la tienda que aquel halcón le había recomendado y si que se tomo su tiempo al escoger los accesorios necesarios para aquella noche, tanto que eran cerca de las 7 pm cuando llego, se dirigió a su habitación, dejo aquella bolsa en la cama y saco algunos objetos que coloco como detalles finales en el buro y se dispuso a dar un baño de burbujas para refrescarse y poder aguantar a su querida pantera, una vez saco su cuerpo de aquella cómoda tina se vistió con aquel provocativo traje y se preparo, estaba tan impaciente, tomo una silla de la sala y la llevo al cuarto, si, la iba a necesitar para lo que planeaba. Espero pacientemente solo faltaban cerca de 5 minutos para comenzar a disfrutar, fue entonces que escucho la puerta principal abrirse, sonrió lleno de lujuria, prendió las velas que anteriormente había llevado al cuarto, apago todas las luces y tomo su posición.

Aquel moreno llego agotado de su trabajo, paso la entrada y se quito los zapatos llamando a su rubio novio, lo necesitaba.

-¡Oi Kise! Estoy en casa. -entro solo para encontrar las luces de la sala y cocina apagadas, demonios estaba cansado y quería a Kise para recargar pilas, pero al parecer este no estaba, se dirigió con cierto aire de molestia asía su habitación. -Maldición Kise justo cuando llego tu no estas. -dijo en tono molesto para él, pero al terminar de abrir la puerta y ver lo que le esperaba quedo atónito.-

-Aomine Daiki se le acusan de graves delitos como lo son el no prestar la suficiente atención a su pareja ¿cómo responde a esas acusaciones? -de la casi obscuridad de aquella habitación se podía ver una figura alta y estilizada que llevaba una mini falda, una vez que se acerco de manera lenta y casi tortuosa a aquel moreno todavía en shock.

Una vez más cerca aquel moreno pudo distinguir con más claridad, llevaba unas medias azul marino con un terminado de encaje que al parecer llevaba a aun liguero del mismo material, la falda solo dejaba ver lo justo eh invitaba el pecado, una camisa azul celeste semejante a la de los policías estaba abierta solo lo justo para dar una ligera mirada a aquellos botones rozados.

-trago grueso al ver aquel sugestivo espectáculo. -Yo... Yo me declaro culpable, así que... ¿qué piensas hacer al respecto? -soltó en tono firme, juguetón y lujurioso dio un paso adelante para quedar justo frente a aquel que le acusaba, su cuerpo comenzaba a calentarse y una mirada provocativa y llena de lujuria era lo único que podía dedicar a aquel que ahora era su presa.

-roso sus labios con los ajenos mientras una de sus manos se levantaba en alto enseñando un par de esposas, mientras sus labios viajaban al oído de su pareja solo para susurrar. -Te voy a castigar... -tomo el fornido brazo del moreno y lo arrastro hasta la silla que estaba frente a la cama, lo hizo sentar en la silla mientras el se ponía sobre él a horcajadas y le rozaba de

nuevo sus labios, fue entonces que una de aquellas traviesas manos se poso sobre su rubio cabello para por fin hacer chocar los belfos que antes solo se rozaban.

-comenzó un beso lento pero profundo para después pedir permiso con su lengua para entrar a aquella caliente cavidad, el cual fue concedido, entro en aquella boca solo para comenzar a jugar y dominar, deslizo aquella mano por ese rubio cabello, toco aquel sensible cuello y sintió como su pareja se removía sobre él, siguió su recorrido bajando por la espalda y llego hasta aquel redondo trasero, deslizo su mano por debajo de la falda solo para sentir aquel desnudo trasero junto con el liguero y nada más, sonrió en medio de aquel caliente beso para después romper aquel contacto. -Oei, oei Kise ¿no estas algo impaciente?

-rodeo el cuello del moreno con ambos brazos para después restregarse con más fuerza sobre el moreno. -Ambos lo estamos ¿no lo crees Aominecchi? Ah... -suspiro al sentir la erección del más alto.

-Si lo estoy, lo estamos... -apretó con fuerza aquel trasero para después presionarlo contra se miembro el cual ya se sentía aprisionado en aquel molesto pantalón, sintió unas manos ajenas recorriendo su pecho y abdomen y colarse por debajo de su playera para después quitársela, sintió un leve escalofrío al sentir aquellas manos recorrer sus brazos y aquellos labios chocar contra los suyos y comenzar un pasional beso, cerro los ojos y comenzó a mover levemente sus caderas para lograr un sutil roce con el miembro ya despierto de aquel rubio, se perdió tanto en las sensaciones que no se percato de que sus manos habían sido aprisionadas.-

-Es hora del castigo. - sonrío de lado al mirar la cara confusa de su novio, se puso de pie y beso delicadamente cada parte de aquel musculoso pecho disfrutándolo.-

-Kise, quítame estas malditas esposas. -refunfuño mientras intentaba liberarse inútilmente .-

-¡Oh no! Esto es un castigo recuerdas Daiki. -dijo en tono juguetón mientras lentamente se ponía de cunclillas y se inmiscuía entre las piernas de aquel alto moreno, desabotono aquel pantalón y saco aquel enorme falo que no solo necesitaba, si no ansiaba, se quito la gorra de policía que en este momento solo le molestaba, lamio sus labios y alzo su dorada mirada que choco con aquellos enormes ojos azules y de un momento a otro engullo ese enorme miembro, comenzó con un movimiento lento para después aumentar la velocidad.-

Por cuanto tiempo había deseado ese momento, en realidad ya no sabia, estaba tan excitado que ni siquiera pensaba, en ese momento en su mente reinaba el deseo y la lujuria, quería poseer y ser poseído por aquel moreno, metió su mano por debajo de su falda y comenzó a atender aquel miembro que gritaba por atención, acompaso el ritmo de su boca y de su mano torturando a su pareja con un ritmo lento pero delicioso.

-Pero que vista tan más excitante.... ahh.. Suelta mis manos Ryota, déjame tocarte.. -el moreno quería terminar con aquel servicio, no él no sería el primero en venirse ¿o si?.-

Aquel rubio hizo oídos sordos a las palabras del más alto, en este momento estaba disfrutando como nunca el darle esa atención a su pareja, saco el miembro de su boca y comenzó con lamidas de gran extensión, amaba hacer eso, escucho las el sonido de las esposas pues era obvio que aquel hombre que tenía a su merced no se quedaría tranquilo al ser dominado de aquella manera.

-Aguanta un poco más Aominecchi.... -lamio solo la punta -del gran miembro para después darle una juguetona mordida. - Mmm... yo estoy disfrutando de esto... -metió por completo aquella erección casi hasta tocar su garganta y con dificultad comenzó a mover su lengua, haciendo algunos sonidos que no sabía era capaz de hacer.-

-¡Oh mierda Kise! -jadeo con fuerza sabía que estaba cerca del final. -Pronto.... me voy a correr..

-subió la mirada para sacar el miembro de su boca, saliva escurría y lo conectaba con el miembro ya hinchado y palpitante de aquel moreno, paseo sus labios y lengua por toda aquella extensión de carne, para decir. -Córrete.... intensifico los movimientos de su mano, quería alcanzar el clímax con su pareja.- Córrete en mi boca... ah

-Acaso había escena más erótica que esa, su novio devorando su erección de manera tan lasciva, no, no la había, sintió de nueva cuenta la garganta del rubio, escucho el sonido que hacía aquella boca que con tantas ansías le estaba chupando, su erección palpitaba, sentía el final cerca, bajo la mirada solo para observar como su pareja se masturbaba por debajo de aquella indecente falda, nada más esa escena fue lo que necesito para poder correrse. -¡Ahhhh!

-por un momento sintió que se ahogaba, pues la esencia del moreno inundó su boca, era amarga pero a él le sabía tan deliciosa, trago la mayoría y se lamento por aquello que se había escurrido por las comisuras de sus labios, aumento los movimientos de su mano pero se debuto, tenia una mejor idea para alcanzar aquel esperado orgasmo, se puso de pie y sonrió al ver a su moreno jadeando, volteo la silla en dirección a la cama a la cual se dirigió contoneando sus caderas.-

-Vamos Kise quita estas esposas.... quiero tocarte. -aquella voz estaba cargada de un deseo contenido por varias semanas, vio a su rubio sentarse en aquella cama que compartían y tomar una bolsa negra con detalles en plata, acerco su mano al buro y de ahí pudo ver una botellita a lado de las rosas, al parecer era lubricante con sabor a chocolate, trago duro y pudo saber lo que estaba por venir, eso sería una tortura, una placentera tortura.-

-Aominecchi... -dijo con voz sensual mientras subía y abría sus piernas sobre la cama, derramo un poco de aquel lubricante sobre sus dedos y empezó a jugar con su entrada, comenzó con un dedo.- ¡Ahhh! -soltaba suspiros mientras se dejaba llevar por aquellas sensaciones, metió su mano por debajo de su camisa y comenzó a tocar su tetilla. -¡Mmmm ahh!

-…. -aquel moreno que solo podía trago duro, sudor caían de su frente, sus ojos solo estaban concentrados en aquella lasciva imagen que su novio rubio daba, su miembro ya estaba duro como una roca y comenzaba a doler, intento ponerse de pie pero no quería perderse de ese inusual espectáculo.-

-Aomi... mmgh... -añadió un segundo dedo y comenzó con movimientos que simulaban suaves estocadas y para ensanchar su entrada hacía movimientos de tijera, su mano se deslizo sensualmente para colarse por debajo de su falda y comenzar a acariciar su miembro el cual gritaba por atención. -Aomi.... ne... ahh... mahh... -alzo por un momento y su mirada choco con la de color azul metálico, sus ojos no expresaban otra cosa que deseo, en ese momento se sintió tan caliente, su piel de repente comenzaba a arder, agrego el tercer digito e intensifico el movimiento de su mano, sintió sus palpitante miembro hincharse, su estomago se calentó, los movimientos de su otra mano comenzaron a ser más bruscos y profundos, cerro sus ojos y pudo sentir como aquella mirada azul metálica lo devoraba, si estaba cerca del final. -¡Daiki! Mmmgh ¡Dai..ki...! -Sintió como su entrada se volvía más estrecha y su semilla caliente se derramaba en su mano, quizás ese era el mejor orgasmo que había tenido en mucho tiempo, eso se sentía bien, por un momento tuvo que descansar y calmar su respiración, si, ahora lo siguiente era desatar a su Aominecchi para poder seguir disfrutando de esa velada, que ahora que lo pensaba su moreno ¿no estaba un tanto callado?.-

-Oi Kise, que crees que haces descansando tan plácidamente, la noche apenas comienza. -se paro frente a la cama donde ahora descansaba un agotado rubio y con una voz ronca y cargada de deseo.-

-se sento en un solo movimiento y con un tono de asombre, pregunto. -¿Aominecchi, cómo? ¿Y las esposas?

-Te refieres a estas .-alzo en alto las esposas que antes le apresaban y con una sonrisa engreída continuo. -los buenos policías siempre estamos preparados, como por ejemplo siempre cargar con un par de llaves para abrir esposas escondidas en el cinturón. - se arrodillo en la cama y comenzó a gatear para aprisionar a Kise.- sabes Kise, al parecer hoy alguien va a ser castigado además de mi, aunque creo que necesitaremos un par extra.-

-Click.-

-retrocedía como podía de aquel que parecía un animal salvaje observando a su presa, llego al final de la cabecera de la cama y al escuchar a su novio por un momento no entendió a lo que se refería con eso de un "par extra", pero al sensación de algo frío tocando la piel de una de sus muñecas y el sonido de un click lo hicieron imaginar a que se refería.-

-esposo una de las muñecas de su rubio novio y guío con delicadeza la otra al mismo destino para igualmente aprisionarla. -Mejor no, para eso tendría que pararme a buscarlas y no deseo perder más tiempo para saborear este delicioso manjar.. -estiro los brazos de su pareja y lamio el hermoso cuello blanco que tenía frente a él para luego morderlo.-

-¡Ahggg! Dai...ki.. Mm..-hacia cuanto deseaba sentir aquellos fornidos brazos envolverlo, aquellos labios besarlo, aquellos dientes morderle, si deseaba aquello con tantas ansias, elevo su espalda eh intento frotar su despierto miembro con el de su novio policía, quería que le poseyese como si no hubiera mañana. -Más... máaas... por favor...

-Si... Ah... me lo dices con esa voz no tendré piedad de ti Ryota... -bajo sus labios hasta los pezones rosados de su pareja inmovilizada dejando tras de sí un camino de cortos besos y leves mordidas, con una mano comenzó a jugar con uno de ellos y la otra la utilizo para juntar aquellos miembros ya despiertos y poder frotarlos uno contra otra, así ambos obtendrían mayor placer de esa manera.-

-Tomame, no importa... yo solo... ¡Ahh! -sintió su miembro junto con el del moreno y no pudo evitar soltar un jadeo de placer, si esto seguía de esa manera se correría pronto, quiso poner sus manos en la gran espalda de aquel hombre pero aquellas esposas se lo complicaban.- !Ahh¡ Mgghh..

-No me cumples mañana si no puedes ni ponerte en pie... Ryota... -aquello ultimo lo dijo con una voz llena de deseo, esa era justo la respuesta que esperaba de rubio novio, paro todo movimiento y dirigió su cara justo al miembro de su pareja para comenzar con lamidas largas, una de sus manos ayudaban a su boca mientras la otra se dirigía a la entrada ya dilatada en donde coló dos de sus grandes dedos.-

-Dai... -sintió el caliente aliento de aquella boca que solo le provocaba placer, llevo ambas manos esposadas al cabello azul y se aferro a él, arqueo su espalda al sentir aquella intrusión en su entrada. -Más... ¡Si! -sus manos jalaron aquel cabello azul por simple impulso. -Por favor... -apretó fuertemente sus ojos, en ese momento lo único que podía desear era a aquel moreno dentro de él embistiéndolo.-

-aquel jalón de cabello lo había excitado aun más, saberse el responsable del placer de su pareja simplemente lo hacia sentir bien, añadió un digito más a los que se encontraban

jugueteando en la entrada de su novio y con ellos simulo ligeras embestidas, metió aquel miembro en su boca y comenzó con movimientos lento, de arriba abajo, con su mano libre dio atención a su miembro dolorido acompasando si rito al de su boca-

-Por favor... yo... mmhhg .. te qu... ti... mmm..-sus ojos se mantenían cerrados de esa manera se intensificaban las sensaciones, quería y sabía que pronto llegaría al éxtasis.-

-su mirada recorría la habitación en busca de aquello que necesitaba, y por fortuna aquello no se encontraba muy lejos de él, con solo estirar su brazo lo alcanzaría pero no quería interrumpir aquello, de otra manera no lo disfrutaría de la misma manera, sintió el miembro de su novio hincharse, esa fue la señal, alejo su boca y la reemplazo con su mano sin interrumpir en ningún momento la atención que se le daba a ese falo, con su otra mano alcanzo la bolsa negra que se encontraba cerca de ellos y desato el cordón que le hacía de aza, y espero por el momento indicado.-

-su miembro palpitaba, sentía el final cada vez más cerca, la cálida sensación de la boca del moreno desapareció pero los movimientos de su mano continuaban, pudo sentir un ligero movimiento por parte de aquel que le dominaba pero no puso mucho atención a aquello ya que solo quería dejarse envolver por todas esas maravillosas sensaciones, apretó con fuerza las sabanas estaba por correrse. -Dai..ki yo... me corro...

-en ese momento el moreno enredo aquel cordón negro en el palpitante miembro para impedir que este se corriera y saco sus dedos de aquel cálido interior que les apretaba .-Es hora de tu castigo Ryota... -sonrió de manera prepotente ante la sorprendida mirada de su novio.-

-abrió los ojos inmediatamente al sentir como se le impedía llegar al éxtasis que tanto ansiaba. -No... Yo... ¡ahh!

-No te preocupes... lo disfrutaras...- se acomodo entre las piernas de su novio y de una sola estocada penetro a aquel rubio, aquel cálido interior le estrechaba de manera deliciosa, debía admitir que extrañaba esa sensación.- Si..

-¡Ahhh! -aquella embestida había llegado profundo dentro de él y si no fuera por aquel cordón que le impedía correrse seguramente es ese momento lo hubiera hecho.-

-comenzó a moverse de manera lenta pero con fuerza, todas y cada una de sus estocadas pretendían llegar a aquel punto que hacía delirar a su novio.- Ryota... mm.. Eres tan estrecho... -y lo era, a pesar de haber usado tres dedos este le seguía apretando de tal manera que simplemente no lo podía creer, aumento la velocidad de sus estocadas y llevo sus labios hasta los contrarios para poder unirlos.-

-¡Ahh! ¡Mmmgh! ¡Da...! -podía sentir como aquel moreno estaba embistiéndole en aquel punto sensible que le hacía ver estrellas, su miembro comenzaba a doler pero aquel dolor se fundía con el placer llevándolo a otro nivel, sintió los labios contrarios chocar contra los suyos y una lengua entrar a su boca, siguió el paso de aquel beso que le robaba el aliento y ahogaban sus gemidos mientras sentía como aquel hermoso hombre le embestía sin piedad.-

-separo sus labios de los ajenos debido al maldito oxigeno que empezaba a hacer falta, mordió con sensualidad el labio del rubio y sintió que su miembro era aprisionado con más fuerza. -Mmmg.. -subió el ritmo de las embestidas y se aferro al cuello del rubio y susurro. -Maldición Kise, estoy por correrme...

-¡Ah! ¡Ahh! ¡Mnghh! -no podía pensar o hablar, lo único que podía hacer era sentir, si, aquellos rápidos movimientos solo lo hacían gemir, eso era lo que quería y extrañaba, ser embestido con fuerza por su novio mientras él no podía pensar, su miembro palpitaba y dolía

pero eso que importaba, solo podía sentir ese gran miembro dentro de él dándole el placer que tanto extrañaba.-!Denn...o¡

-si eso era placer, eso era tener sexo, eso era hacer el amor con aquel que amabas, mordió el blanco cuello del que estaba a su merced, sabía muy bien que eso le excitaba pues apretaba a su miembro y no le dejaba ir cada vez que hacía eso, con una mano acariciaba aquellos pezones ya un poco rojos y comenzó a jugar con ellos, mientras la otra mano se posicionaba en el miembro del rubio esperando el momento oportuno para liberarle.-Solo un poco...

-Yo... no.. Máss... -solo incoherencias salían de su boca, no sabía que decía.-

-aquello era genial aquellas paredes anales solo lo aprisionaban y no le dejaban ir, su miembro comenzó a palpitar e hincharse, el final estaba cerca, se acerco de nuevo a la boca del rubio y con un beso apasionado dio un par de embestidas más para después correrse, fue en ese momento que desato el cordón y sintió la caliente esencia de su novio derramarse mientras un gemido se ahogaba en su boca, eso había sido simplemente genial.-

-lagrimas salían de sus ojos, ese orgasmo quizás había sido el mejor que había tenido en su vida, sintió la cálida semilla de su moreno inundar su interior y separo sus labios de los otros busco aquellos eléctricos ojos y una vez que los encontró las únicas palabras que salieron de sus labios fueron. -Te amo...

-su sonrojo fue casi imperceptible, aparto la mirada y sonrió. -Yo también, pero ni creas que esto es el final..

La mañana siguiente llego tanto el rubio como el moreno dormían apaciblemente mientras el teléfono sonaba, ambos abrieron los ojos pero ninguno quería pararse apenas habían dormido un par de horas y ahora lo menos que querían era moverse, aquel moreno simplemente tomo la esbelta figura de su novio y la aprisiono entre sus brazos, el rubio simplemente se dejo ser, no quería moverse o más bien estaba seguro que de hacerlo solo habría dolor en su espalda baja y eso era algo que quería evitar, sonrió para sus adentros mientras el sueño volvía a cerrar sus ojos, una noche como aquella no vendría mal de vez en cuando ¿o si?

Notas finales:

Espero les haya gustado y hayan disfrutado de este fic, se aceptan comentarios, sugerencias, criticas recostructuvas, Aunque para serles honesta siento que le falto algo, no se que opinen ustedes.

Para aquellos que no hayan entendido bien el principio les recomiendo leer A Crazy Night un  one Shot de mi autoria que tiene algoque  ver con este.

Para los que esperan la pareja Midotaka no se preocupen el especial dedicados a ellos sera subido la proxima semana.

Sin más me despido de ustedes y les invito a leer mis obras pasadas y mis proyectos proximos,así que  esten pendientes ya que no tardan mucho, hasta pronto. /(^.^)

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: