Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

No llames amor tu hipocresía.

Autor: Adri6

[Reviews - 69]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Después de aquello, no me atreví a dirigirle la palabra y del mismo modo, hui de su mirada. Me siento avergonzado de haber olvidado su cumpleaños pero al mismo tiempo, lo justifico, él más que nadie entiende como es la vida de un héroe, no puedo en estar pendiente de las efemérides ni perder el tiempo comprando obsequios, eso lo hacía antes cuando… ¿cuándo qué?... una extraña sensación me invade, es como un dolor semejante a un golpe directo al corazón… creo que tiene razón… se acabo.

Me puse de pie y camine hacia el balcón, me consuela el poder volar lejos de aquí, lejos de esto y así lo hago siempre. Cuando estoy en el aire, no siento la presión que Bruce ejerce sobre mí, no tengo que esforzarme por tener buenos modales, por hablar adecuadamente, por vestir según la ocasión y sobre todo, por sonreír aun cuando no tengo ganas de hacerlo. En ese sentido, Bruce es un hipócrita, enamora a los demás con su aura de misterio pero en realidad no es más que un estado depresivo crónico.

Antes de él, yo era una persona simple, tanto en cosas materiales como en las personas con que me relacionaba, realmente fue cuando comencé a trabajar como reportero que conocí la existencia de “la otra vida”, aquella donde estaba colmada de lujos y despampanantes personajes de elite, que iban y venían en autos de marcas importantes, exponiendo trajes que eran más caros que mi salario de un mes. Bruce era el príncipe de Gotham, era el príncipe de la elite, y frente a cada evento social, los demás tenían la oportunidad de exigirle la perfección en su persona, y como siempre, Bruce estuvo a la altura de aquellas peticiones, nunca los decepciono… lo hizo solo conmigo.

Al casarme con él, entre en ese mundo, al principio estaba fascinado, todo era hermoso, pero con el tiempo, aquel mundo no era más que un dibujo de acuarela bajo la lluvia. Todo resulto ser ficticio, esas personas las cuales te sonríen son las mismas que al darles la espalda, te critican como si tu vida fuera de su propiedad, creen que tienen el derecho de opinar sobre que está bien y que está mal.

Bruce me exigió que dejara mi trabajo como reportero, bajo la justificación de que no era bien visto que me desenvolviera en algo que no estaba ni cerca del estatus de los Wayne. No me molesto cuando le escuche decirlo, porque entendí su punto de vista. A modo de compensación me ofreció un excelente puesto en las empresas, pero me negué, al fin y al cabo me quede con el único trabajo que no podía quitarme, ser Superman. Trate de pensar positivamente, me convencí de que al no trabajar de reportero tendríamos más tiempo para estar juntos, pero que sorpresa me lleve cuando no fue así, era él que no tenía tiempo para mí. Sus responsabilidades eran tantas que apenas lograba manejar su agenda, siempre tenía algo que hacer o solucionar, siempre era su secretaria la que daba las escusas correspondientes de su demora o ausencia, porque Bruce Wayne no da explicaciones a nadie, ni siquiera a mí. Por supuesto, Alfred trataba de calmar mis dudas y reclamos, me decía que todo iba a mejorar… ¿por cuánto espere por eso?... ¿cuánto?... espere pacientemente que el señor Wayne encontrara el modo de estar más presente.

Por el, tuve que modificar a Clark Kent, era de vital importancia que diera una buena impresión en sociedad, no basta con llevar un traje caro y confeccionado a la medida si yo estaba todo tímido en un rincón. Eso me decía cuando estábamos al interior de la limosina y a punto de llegar a un evento social. Cambia esa cara, sonríe, me aconsejaba y yo le miraba en silencio, siempre le dije que prefería que estuviéramos en casa, en el último viendo una película en la televisión, pero muy pocas veces me escucho. Al final, para evitar discusiones, sencillamente hacia lo que me pedía, sonreía en todo momento… incluso cuando ya nadie me estaba viendo yo seguí sonriendo.

Comencé a darme cuenta de que este matrimonio no era igual al de los demás, no era el hecho de ser héroes y yo extraterrestre lo extraño del caso, lo que nos diferenciaba del resto era otra cosa, era nuestra completa incompatibilidad, la cual poco a poco fue volviéndose más notoria a medida que nuestros temas de conversación no tenían impacto en el otro.

No puedo negar que cuando teníamos la oportunidad de estar a solas, en verdad la pasábamos bien, aquellos momentos borraban mi incertidumbre, aquellos momentos me hacían amarlo más. Lo estrechaba entre mis brazos deseando de que se quedara por siempre conmigo, ¿cuántas veces le hice el amor casi violentamente en mi desesperación por sentirlo cerca de mi?, ya ni recuerdo. Todo mi amor se volvía en angustia cada vez que lo veía darme la espalda… todo mi amor se iba cuando él se iba.

Creo que pocas veces Bruce se sintió inferior a mí o frente a cualquiera, claro, como héroe no tengo quejas, es realmente tan calificado como cualquiera de nosotros, y como simple humano, lo tiene todo, en realidad más de que lo que necesita. De hecho, el complejo de inferioridad era MI problema, de algún modo, mis poderes no se comparaban con su inteligencia ni fortuna monetaria, nunca logre dejar de ser el chico de Smallville y eso decepcionaba a Bruce, no me lo decía pero lo notaba en su mirada.

Ser héroe, es lo único que me da satisfacción, descubrí que los aplausos y halagos podían borran los silencios de Bruce, es por eso que me quedo en Metrópolis o en otras ciudades con el fin de visitar a los demás, con el paso del tiempo, deje de sorprenderme al darme cuenta, de que me entretenía mas con ellos que cuando estaba en la mansión y con Bruce… poco a poco, preferí evitar o retrasar mi llegada a Gotham. Había tantas cosas de las que sencillamente no hablábamos, y si la hablábamos no había tiempo para concluirlas, de todas formas, ambos aprendimos a esconder todas aquellas conversaciones bajo la alfombra. De ese modo, toda la mansión ocultaba nuestro silencio y día tras día, caminábamos sobre el.

- ¿Cuándo dejo de importarte?... no lo sé
- ¿Cuándo dejaste de amarlo?...
- ¿Qué te ocurre?...

Si me entrevistaran y me preguntasen las dos últimas interrogantes, no sabría que decir frente a los micrófonos, agacharía la mirada y esperaría a que Bruce contestara por mí.



Al final del día, me doy cuenta de que Bruce tiene la culpa de todo, destrozo nuestro matrimonio sin importarle todo lo demás. Me destruyo y no necesito usar la Kriptonita para hacerlo, le basto con alimentarme con las sobras de su amor y tiempo.

No importa cuánto tiempo haya pasado, él siguió siendo el sin hacer ni un sacrificio por mí, no me amo como yo lo ame, y creo que no puede amar a nadie a excepción de sus padres. Honra su memoria más que a sí mismo, y es en eso lo único en lo cual Bruce es vulnerable, en todo lo demás, es un bloque de concreto.

Espero que cuando presente el divorcio, sea tan frio como espero que sea y firme los malditos papeles para que me deje libre… quiero estar a cientos de kilómetros de él.

Al final del día… descubro que nunca debí amarlo… fue un error… nuestro error…

Notas finales:

Proximo capitulo: Al final del dia con Bruce Wayne.

Espero sus comentarios y que les guste

 

Besos!!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: