Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

La Señal

Autor: Silvia_Riffie

[Reviews - 20]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hello

Vengo con una historia nueva, que no me dejaba tranquila, tenía que escribirla, está se actualizará cada dos semanas eso sip.

 

Notas del capitulo:

Holas, ustedes diran nos tiene 3 semanas sin los otros fic y viene con uno nuevo, que patudez!!!


La verdad estuve super enferma, cosa que me impidió estar frente a la pantalla de un compu, mucho trabajo además, entre otras cosas.


Lo otro es que esta historia no ha podido salir de mi cabeza, por lo que comencé a escribirla para sacarme la espina. 


durante la semana actualizaré los demás fanfic. Historia de un Divorcio viene con el fin. Por lo que seguiran siendo 3 historias. Pero esta se actualizará cada dos semanas, porque estoy escribiendo sobre la marcha. Y además los temas son más complejos.


Mi mente retorcida ha creado una historia... en fin disfruten la lectura, nos vemos lindas y lindos.


 


Si quieren saber de mí mi instagram y twitter es @chiivyx (así de simple) y mi correo es chiivyx@gmail.com


Por si quieren contactarse conmigo, hacerme pregunta o lo que sea, encanta de responder :D (algunas veces necesito amigas/os con quien discutir mis hitorias jajaja)


 


 

25 Mayo de 2016


Todas las personas son  más que buenos y malos seres, pero a todos les encanta encasillarse, muchos sobre todo  en que son buenas personas, se empecinan en creerlo, bueno yo tengo algo que decir al respecto…


¡¡No soy buena persona!!


Y jamás me encasillaría o buscaría ser una buena personas porque no lo soy y nunca lo seré, tampoco me considero una mala persona en todos los caso, pero creo que el gran problemas de todos los seres humanos que luchan demasiado contra sí mismo, contra sus instintos, sus deseos, todo sería mucho más fácil si aceptaran tal cual son, y no lo que deberían ser o aspirar.


En mi caso, soy alguien con la mitad del corazón podrido, ha sido así toda la vida, en el fondo soy una persona ambigua, molesta, y rencorosa, pero aún así trata de sonreír y ser feliz, de buscar el lado bueno de la vida. Tengo que luchar cada día por eso porque caer nunca fue una opción para mí. Soy mucho más complejo que definirme por ser buena o mala persona.


Desde pequeño me faltó un padre, y mi madre tendía a decir:


“Solo somos tú y yo, tu padre me quito a tus hermanos, me engañó, me quitó todo, así que le quité su hijo menor, el mejor…lamento ser egoísta Naruto, pero eres lo único que puedo llamar mío, algún día entenderás mi posición hijo, algún día  verás que solo soy una buena mujer con miedo y muy egoísta…”


Pero ella no era parte de mi “somos” me tomó años comprender que sus ausencias por trabajo era por y para mí, aún así resentí el hecho de crecer prácticamente solo, que no me dejara estar cerca de mi padre, ni me permitiera conocer a mis hermanos mayores. En los años dónde me toco ser un niño aún era mal visto ser madre soltera, y cada vez que podían me refregaban el hecho de ser un bastardo. Crecí odiando a muchos, quizás a todo el mundo, a mi propia sangre, y a mí existir, tenía rabia, y aún la tengo.


Pero sobre todo odié a mi madre y mi padre más por ser infiel por destruir a mamá por quitarle sus hijos, yo realmente odiaba a Minato Namikaze.


Por lo que trabajé duro por ser alguien en la vida, ser más de lo que alguna vez serian sus hijos, mis hermanos mayores poco me importaba que tuvieran mi sangre para mí eran los desgraciados que no lucharon por buscar a mi madre cuando crecieron ni una sola vez, el mayor Yahiko era casi cinco años mayor que Yo, y Deidara por dos años. Yo los aplastaría como cucarachas y  le demostraría a ese maldito hombre que lo mejor de él era yo y que jamás me tendría.


Me enfoqué tanto en misión que nunca tuve verdaderos amigos, nunca los busqué, ni mi interesaron,  hasta que ya había entrado en la universidad, recién ahí conocí verdaderos amigos, a mi mejor amigo, el dueño de mi cordura, Sabaku No Gaara, si alguna vez fui dependiente a una droga era él, y luego cuando me enamoré de un idiota, esa droga era aún peor. Más Gaara era quien me centraba, era mi amigo, si alguna vez alguien ha tenido mala fortuna en la amistad y luego se encuentra solo con una persona a la puedes llamar amigo,  me entenderán. Gaara seria la persona que llamaría cuando cometiese un asesinato.


Tengo casi treinta y dos años, y creo que recién me estoy encausando, creo, quizás no lo sé. Solo comprendí que no puedo vivir toda la vida para una venganza, a pesar que todo lo que soy fue por una sola razón, venganza.


Nunca he sido especialmente normal, ya quisiera tener esa suerte, pero bueno, vamos por parte, es hora de analizar todo lo que soy, porque los segundos se van rápidos.


Soy mentiroso, rencoroso, ambicioso, manipulador, un experto a la hora de usar mi labia, según mi mejor amigo, mi lengua es ponzoñosa, testarudo como una roca, me disipo con bastante frecuencia, hasta creo que soy bastante retorcido, continuamente me cuestiono todo, hasta mis sentimientos, algunas veces creo no tenerlos, no quiero tenerlos, todo es más fácil así, sobre todo en mi profesión, apagar las emociones funciona muy bien, demasiado bien.


He pasado por mil estilos junto a mil etapas, pero creo después de largos años que lo encontré, una persona con tendencia depresiva, que siempre trata de sonreír lucho por ser alegre, porque allí donde soy mala persona, soy bastante buena, siempre termino ayudando a todos a pesar de que me enoje al principio cuando me piden ayuda, animó a muchos, soy educado, me preocupo por mi ecosistema y por los animales, amo los animales, soy fiel a mis seres queridos, jamás los traicionaría, pero esa palabra abarca tantas cosas que seguramente lo he hecho. Porque soy un mentiroso y hiero a las personas…


Aún recuerdo los quince años, como los odiaba, todo se vino abajo en la maldita fiesta de los Uchiha yo quería ir a pesar de no ser compañeros con Sasuke, tampoco éramos cercanos mas la fiesta era para todo los grados de primero de preparatoria era chao clases, pero verdad es que eso no me importaba, yo  tenía que ir  si quería ver cómo era  Madara Uchiha, pero no lo encontré solo a los hermanos Uchiha Sasuke e Itachi, los sobrinos de Madara, ese día en la casa de ese hombre de esos chicos, un grupo de chicos abusaron de mí, a pesar de mis ruegos nadie me ayudó, me drogaron y me humillaron, hasta gravaron un video de mí, idiotas…


Aprendí en ese momento lo que no te mata, te hace más fuerte, e inmune, o eso te dices para engañarte y salir adelante.


Después de eso vivía mentido en millones de conflictos,  que siempre terminaban a las manos, siempre alguien salía herido, y ese alguien les aseguro que muy pocas veces fui yo, por mi complexión todos me veían enclenque y delicado, pero se llevaban una gran sorpresa cuando peleábamos, porque el día que abusaron de mí  decidí ser otra persona, no un débil no un perdedor, no bastaba con ser un empollón, si realmente quería llegar dónde se encontraba mi padre, dónde estaba Madara, si quería aplastar a quienes me dañaron, tenía que ser fuerte, no un zorrito tierno sino que un zorro demoniaco.


Aprendí a luchar con más seriedad que antes , aprendí boxeo, combate libre, judo y esgrima, corría todas las mañanas, encontré un trabajo de tiempo parcial, ya que había sido violado cosa que me marcó pero iba en mí hacer que eso me derrotara o me diera la fuerza para salir adelante, y ya había sido usado y re usado, humillado, me habían destrozado, así que más daba lo que le hicieran otros a mi cuerpo, lo usé para conseguir lo que no podía solo con mi inteligencia, sobre todo dinero o si quería aprender ya fuera un idioma u otra habilidad iba con la persona idónea, coqueteaba y los engatusaba hasta tener lo que quería y luego desaparecía siempre los estudiaba bien, siempre les mentía con mi edad, mi nombre y mi aspecto físico, mi cabello siempre estaba teñido y siempre usaba lentillas o cualquier cosa que les distrajera, no me costaba nada deshacerme de ellos, la vida no era bonita.


Pero claro siempre había alguien dispuesto a meterse conmigo a colocarme en mi lugar, y es ahí donde terminaba moliendo alguien golpes, cuántas veces terminé en la estación de policía, y mi madre pidiendo perdón por mi comportamiento, siempre nos salíamos con la nuestra, de alguna manera mi madre siempre me decía que tener un ex esposo abogado le había ayudado a ser una charlatana y como yo era su hijo iba directamente en mi gen,  al llegar a casa después de la estación de policía, pagaba el costo de haberle hecho pasar una vergüenza el pago era molerme a golpes. No amé a esa mujer tampoco la odié, odiarla era doloroso, por lo que simplemente me mentí y me dije que ella no me interesaba nada, que solo deseaba que desapareciera de mi vida, y cuando lo hizo por culpa de un médico que no hizo bien su trabajo, fue demasiado tarde para mí, había perdido a la persona que más me amó y que más daño me hizo.


Lo peor de todo fue que a mis dieciocho años quedé sin madre y mi padre, fue quien ayudó al doctor Shimura Danzo a librarse del problema que significó mi madre, ni siquiera le importó que se tratase de su ex mujer, ni siquiera indagó si ella tenía familiares, todo porque el hospital donde trabajaba era de la familia Uchiha, de Madara el amante de Minato Namikaze, si antes solo quería humillarlo, ahora deseaba verlo de rodillas llorando perdón, quería destruir su vida, aún se me fuera la mía en eso.


Sin quererlo dejé mi sueño de ser abogado, sin importarme que desde los doce años y con memoria fotográfica aprendiera todas las leyes y la constitución, que supiera cómo defenderme a mis cortos años de edad de todo, pero si quería hacerles pagar debía ser otra cosa  y así  terminé siendo médico y con treinta y dos años,  era un médico cirujano general, cosa bastante difícil, miran en más a los demás son sus nombres pomposos como cardiocirujano, neurocirujano y etc. Pero ellos solo debían fijar sus estudios en una sola dirección, ¡¡Dios!!  Yo debía estudiar tanto por y para siempre. Terminé amando lo que más odiaba la medicina, la adrenalina que se siente al tener un bisturí en la mano, el saber que una vida depende de ti de tus habilidades, en donde no podías fallar porque alguien terminaría sufriendo como yo lo hice en el pasado.


Gracias a Hatake Kakashi, quien buscaba lo mismo que yo, venganza contra Danzo Shimura, me encontró, me propuso su ayuda, estaba solo necesitaba alguien, no era idiota, una de las cosas de ser inteligente era saber cuándo necesitabas a alguien, le conté mis deseos, dijo que ambos podíamos sacar provecho del otro, y entonces dejé que él me adoptara a mis dieciséis año de edad, gracias a él al ver mi memoria fotografía y ayudarlo a él con sus veintiséis años sus exámenes para titularse de médico, pidió que un decano de su universidad me examinara, como consecuencia terminé saltándome un año y medio de preparatoria, por lo que terminé siendo médico mucho antes que otros, incluso me salté cursos, aprendí de los mejores de Harashima y Tobirama Senju y luego de Kakashi.


Lo irónico de esto es que comencé a amar a Kakashi como mi verdadero padre, muchas veces le llamaba papá le encantaba escucharme y luego llegó a nuestra vida, o volvió a la vida de Kakashi, Umino Iruka, quien también se transformo en otro padre para mí, tuve una familia, era irreal, al fin tener algo llamado familia, Iruka siempre discutía con nosotros por nuestra sed de venganza pero siempre nos ayudaba a pesar de todo.


Mi vida luego de un calvario eterno de pre adolescencia, comenzó a ser mejor, a pesar que aún despertaba con ataques de pánicos cuando soñaba o mejor dicho tenía pesadillas viviendo lucidos sueños con un pasado que odio, con solo volver a ver todos esos rostros que me violaron, en  toda esa saña en personas que se creían mejores que yo, me dejaban sin voz, porque nunca odié nada más que mis quince años.


Nunca odie más mi vida que hace edad, odié a Uchiha Sasuke quien protegió a sus amigos, y me dejó como un mentiroso, según él nunca supo lo que me ocurrió, e Itachi quien era cercano a mí, pero no me defendió Madara quien había llegado justo cuando Sasuke me encontró, el maldito hombre  dijo que era una rata que seguramente quería extorsionarlos porque eso hacíamos los pobretones, me dijo que su mejor amigo era el fiscal nacional en ese tiempo y que él me secaría en la correccional, su mejor amigo era Minato, cobardes, no podían decirle al mundo que ellos eran amantes, que eran homosexuales arruinarían sus carreras, pero aún así pudieron arruinar y destruir a mi madre.


Sasuke se convirtió en médico neurocirujano, me reconoció, estaba celoso de mí, en la primera oportunidad que tuvo me expuso ante todos en una junta en la cual se estaba evaluando su desempeño, yo era ya un médico adjunto cuando el aún era un simple interno, pensó que mis cuestionamientos eran una venganza hacia lo que había ocurrido en su caso años atrás, en la junta me expuso no como Hatake Naruto, sino como Uzumaki Naruto.


Oh Dios la cara de Madara había sido un poema, ahora con mi cabello rubio, a los quince lo tenía negro, era difícil no darse cuenta de lo evidente mi parecido con Minato, y Minato que luego de años como fiscal nacional, lo dejó y comenzó hacer el abogado del hospital, no lo podía creer, yo simplemente me reír divertidísimo del asunto, casi como un desquiciado, todos esos años trabajando cercano a mí, a su hijo y nunca se dio cuenta, lo mismo con Madara, más aun que era el muerto de hambre que fue violado en su casa.


Porque por mi CI de 185, era una persona extremadamente inteligente que contaba con memoria fotográfica, auditiva, solo era flojo, mi suerte hubiera sido otra si Minato hubiera sabido de mi existencia posiblemente, porque sé que yo era lo que él deseaba lo vi en cuanto sus ojos brillaron, uno hijo que se gradúa de medicina a los veintidós años, que a sus veintiséis años ya es un médico adjunto, ahí estaba su hijo que tanto añoró no el artista drogo de Deidara mi hermano de al medio, ni el músico frustrado de Yahiko, que dejó a su esposa Konan por nada más ni nada menos que por su primo Nagato Uzumaki. Ahí estaba un hijo que valía la pena, yo, ambicioso, exitoso, con dinero, que ya incluso era accionista de la clínica, me reí tanto ese día, tanto que terminé con un ataque de histeria.


Mi padre, Kakashi, era el jefe del hospital, también había comprado acciones, nos habíamos librado de Danzo años antes de manera magistral, y yo al fin había obtenido lo que quería, tener el poder de aplastarlos a todos, y oh que lo hice, a pesar que terminé hiriendo a muchos, no me arrepiento de nada.


Destruir a Minato, porque yo enamoré al amor de su vida Madara, porque me negué asistir a mi hermano Deidara cuando llego con sobredosis, simplemente dije que otro médico lo ayudara, porque Nagato destruyó a Yahiko por mí, porque le quité el hospital a los Uchiha, porque machaque a los que me violaron, porque humillé a Sasuke, porque lo enamoré a él y a Itachi, porque todos merecían sufrir lo que me habían hecho.


Luego llegó el arrepentimiento, cuando Yahiko se suicidó, cuando Deidara necesitaba un transplante, cuando Itachi casi pierde la vida por mi culpa, cuando Minato me lloraba que salvara a Deidara, cuando Madara se vengó de mí agrediendo a Gaara, cuando su Hijo Sai lo mato por defender a mi mejor a migo, cuando Sasuke fue arrestado por cómplice de violación, cuando perdí al amor por una cadena de malas decisiones, por arruinar la vida de todos, eso era lo que quería.


Me tomó dos años tratar, y digo tratar, porque no todo lo pude arreglar, enmendar todo lo que hice en la vida, empecé por pedir perdón, pedir ayudar, ayudar a Deidara, aprendí a escuchar, y mis padres Kakashi e Iruka siempre estuvieron ahí.


Ahora cuando al fin disfruto la vida, cuando al fin la amo, mi vida está mejor tengo todo lo que soñé, cundo ya no hay rencor,  ahora justo en este momento estoy muriendo, en plena carretera a pasos del aeropuerto, donde al fin iba a realizar mi sueño ir a América.


Ridículamente pienso en tantas cosas, en mi pasado, en mi presente, en el futuro, pero estoy teniendo arritmia, creo, me cuesta respirar y no siento mi cuerpo, me estoy muriendo, y frente a mí veo esas cosas que odio ver.


Estaba teniendo un paro cardiaco…


Porque lo que más odio de mi vida, es tener esa maldición de percibir y ver cosas que otros no, entes del más allá, Kakashi le llamaba mi visión de ultratumba, antes que siempre los veía cerca de otras personas están rodeándome.


Pero más importante que eso, solo pienso una cosa mientras lloro.


No quiero morir, no quiero morir, no quiero morir, no quiero morir, me aterra la muerte, no quiero morir, no quiero morir, no quiero morir, solo quiero vivir un día más, solo…solo quiero una cosa que siempre me he negado a pedir…quiero vivir el amor, por favor por lo que más quiera no quiero morir, no quiero morir así, lo que sea menos morir, no ahora que tengo amor de ese estúpido hombre, no quiero morir ahora!!


Grito locamente mientras pierdo mi consciencia, solo puedo aferrarme a mi maleta, y pensar…


Dios no me quites mi futuro al lado de ese maldito Uchiha, a pesar de que merezco morir...

Notas finales:

Bien, esta historia es un versus entre Sasuke e Itachi, es la primera vez que hago esto, generalmente Itachi o ama a Deidara o a Minato nunca a Naruto pero esta vez quise hacer las cosas diferentes!!

 

Gracias por leer todos los comentarios, son bienvenidos pero con respeto...

 

Solo en caso excepcional por ser el prologo este el otro día lunes voy a subir el primer cap, que lo tengo listo, y luego de ahí dos semanas.

 

Saludos!!!

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: