Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Aditamento

Autor: Vannar

[Reviews - 2]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

 

 

Death Note pertenece a Tsugumi Ohba y Takeshi Obata. 

 

Elle es mío >:'v

 

 

ADITAMENTO

 

 

•••••••

 

 

Un recoveco interpuesto en un conducto intangible devoraba el apéndice que no sabía que tenía. Preguntó a Light sobre esta cosilla que le tambaleaba en el pecho, y Yagami, cabrón, sino un epíteto más calificativo y menos expresivo, le dijo basura tal como: “Vaya, al parecer los shinigamis también tienen corazón”.

 

Sin embargo, le carcomía la idea que compartiera algo más que el gusto por las manzanas con los humanos; un corazón que no funcionaba puesto que se sacudía sólo cuando, particularmente, veía a este sujeto complejo, enemigo singular de Light, que al principio parecía mórbido, con matices desiguales de agresividad trastocada, terminando en un ente luminoso con un problema grave de glucosa en algo más que su sangre putrefacta. Desde el punto de vista del terco, Ryūzaki era un vivo con más calidad de muerto, perseguido por unas sombras que prefería ignorar, a cambio de un espíritu de débil justo que lo idealizaba tanto como sus otros dos pedazos de sí mismo.

 

Por una criatura brevísima este apéndice apodado “corazón”–mejor escupido cuando parecía salirse de su otro conducto–, se inmortalizaba en congoja secular o ruptura sexagesimal, con los únicos daños, no resueltos aún, del desconocimiento.  Si acaso, un dolor insufrible y tardío. Detective inconcreto y torpe, extra-divertido, casi sublime de mirar a la cara.

 

Por el contrario, ver a Kira le dejaba el corazón pasivo. Y a Misa la descartaba por su linda y aburrida existencia de lacaya del mal.

 

Ver a Ryūzaki en el ordenador a su delante, tecleando un cifrado inteligente, era un problema para el apéndice que acababa de descubrir, un acelerado movimiento como el de sus dedos y se sentía borboteando en ríos de humanidad prejuiciosa, insensible, voraz; como el animal en la selva que sabe que morirá pronto, con la condición de animal fija sólo por el hecho de que no puede evitar ser destruido, comido o lo que venga primero. Y era todo esto una putada a su ego y al súper del mismo, porque la cosa que sobrevivía en el pantano era un daño irreversible a su propia morfología mitológica.

 

De todas formas, no podía pararlo.  Se acercaba de vez en vez a tocar sobre la piel a este tipo y sólo encontraba un temblorcito de nada bajo la tela blanca, y de repente el sujeto se volteaba y miraba, sintiendo el roce, o sintiéndolo a él, y él se angustiaba en ese instante, con el corazón taladrando circuitos de profunda inconsciencia. No lo veía, pero miraba mejor de lo que hubiese hecho si lo hiciera.

 

Llegó el día en que Light resolvió el pasadizo que había construido como plan para embaucarlo, y cuando llegó ya era demasiado tarde: su apéndice estaba muerto. Esto, sin haberse dado cuenta, era su última reflexión. Light se moriría en veinte segundos y él ya estaba condenado. Rem, muerta en polvo cristalizado; el perro viejo de Ryūzaki, también.

 

Había cometido el peor de los homicidios, que contrario al suicidio, se había traicionado a sí mismo. El maldito apéndice había golpeado su pecho con tal frenesí, casi euforia, recordándole que hacía parte de su cuerpo, como era la eternidad sobre su espíritu quimérico.

 

Humano astuto, se dijo, para descubrir el secreto de los shinigami…

Notas finales:

 

Espero les haya gustado.

 

Apropósito, ¿no han notado que la cantidad de fanfics de Death Note descendió abismalmente? :'(

 

Gracias por leer ♥

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: