Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Así de inesperado es el amor

Autor: Black Angel

[Reviews - 2]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola a todos, soy nueva en esto de los fanfic, asi que espero que les guste, acepto criticas, tomatasos... 

Sin mas los dejo leer ;)

Al final de la calle pudo divisar el enorme letrero del establecimiento, las luces rojas de neón encendían y apagaban dándole una coloración aún más mágica a su aspecto. No entendía como es que le había hecho caso a Daniel, después de aquel día había dejado de llevar una vida social activa convirtiéndolo en una especie de ermitaño. Pero hoy era especial cumplía 22 años y aunque su plan era llegar a su casa y dormir como un bebe Daniel lo convenció de salir a ese bar. Su teléfono vibro, algo le decía que tal vez hoy sería un buen día.

­­­­- Bueno, Daniel, ya estoy aquí en la entrada del lugar ¿a qué hora llegaras?

- Hola precioso, estoy atorado en un accidente cerca de mi casa, llegare en cuanto pueda, pero ve entrando y cuando llegue te busco.

- Daniel, seguro que no me estas abandonando? Además, ¿qué voy a hacer yo solo en un bar gay?

- Pues ligar Esteban, es necesario que te des una oportunidad en el amor no es bueno que estés solo, necesitas a alguien que te apoye y que te quiera, además ¿quien dice que el amor de tu vida no está dentro de ese bar?

- ok, ok. Entrare, pero si cuando llegues no me encuentras dentro no te molestes en volverme a traer a estos lugares.

- Lo que tú digas preciso, yo sé que no puedes vivir sin mí, así que te veo en un rato, besos.

La llamada se cortó y Esteban no tuvo más remedio que entrar al bar. En cuanto entro lo primero que vio fue a un mesero alto y moreno, su cuerpo exquisitamente marcado y acentuado por la falta de camisa y con la presencia de solo un pantalón de cuero que se ceñía perfectamente a su trasero, el hombre se dio cuenta de la presencia de aquel muchacho y le dio un guiño, Esteban solo se sonrojo y se dirigió a la barra.

- Hola guapo ¿qué te vamos a servir?

- Amm hola, una cerveza por favor.

Le sirvieron la cerveza y dirigió su mirada a la pista, de repente sintió algunas miradas hacia él, algunas un tanto provocativas y es que en el Angels no era tan común que se dirigiera un chico solo y de aspecto tan angelical, algunos le guiñaron el ojo otros tantos lo desnudaban con la mirada, pero ninguna la había incomodado tanto como la de aquel hombre. Él se encontraba al otro lado de la pista, un hombre con un cuerpo marcado y rasgos faciales fuertes, de ojos enigmáticos y cabello rizado y sedoso. Esteban se sintió intimidado, pero a la vez un tanto excitado, no creía que un hombre así se fuera a fijar en él. De repente comenzó a sentirse caliente y sentía como sus sentidos se agudizaron, lo único que pudo hacer fue levantarse y dirigirse al baño, algo no andaba bien, como pudo se sostuvo de la pared y camino al baño, solo que no se percató que alguien lo seguía.

“Por dios que es esto que siento, no puede ser posible que me haya excitado con ver a ese hombre, no, en definitiva no es eso, algo malo me está pasando”, estaba recargado sobre el lavabo de los baños cuando se percató de una presencia, volteo a ver al hombre que se había posicionado detrás de él restregándole el miembro en el trasero, Esteban se quiso resistir pero la excitación que sentía se acrecentó al sentir esas manos tan varoniles posicionarse en su cintura y al sentir el aliento de aquel hombre en su oreja.

- ¿Qué pasa precioso? Sabía que serias un trofeo perfecto, eres hermoso y en cuanto te vi sabía que te tendría en mi cama esta noche.

- Mgh, Ahhh, ¿q…que me hiciste? ¿Qué es lo que estoy sintiendo?

- ¿Sabes? Esta es la mejor parte trabajar aquí y que el bar-tender sea mi amigo, tengo la oportunidad de devorarme a pequeños e inocentes corderitos como tú, además mírate ya lo estas sintiendo, tu miembro y tus pezones se están poniendo duros.

El mesero empezó a tocar descaradamente el cuerpo de Esteban, que ya se encontraba completamente excitado y no pudo evitar gemir sonoramente, pero al mismo tiempo se asustó ya que el miembro del mesero se agrando más, sintiendo una opresión mayor en su trasero. Sintiendo inminente la violación, comenzó a sollozar, tal vez el día de mañana despertaría creyendo que todo fue un sueño.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: