Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Memorias de Christopher ... y de como conoció a Eric Sammet

Autor: AyameKiryu

[Reviews - 88]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Como conocí a Eric

Mi nombre es Christopher Sammet, o ahora lo es, el apellido me lo dio mi amante inmortal, un vampiro, ese hombre que saco a un chiquillo de 13 años de la calle, la miseria y del hambre, que buen hombre ¿no?, para mí lo es, pero a los ojos de cualquiera es el más grande hijo de puta que haya existido en la historia; mafioso, proxeneta, traficante, asesino, cada cosa ilegal que haya en el mundo tiene una huella de Eric Sammet, si el diccionario tuviera imágenes en la definición de corrupción estaría una fotografía de el.

Eric me lo da todo aunque no suelo aceptar nada, luego de que pagara las grandes deudas que mi madre ahora muerta me heredo no quise pedirle nada, sigo manteniendo mis propios vicios con mi profesión aunque él tiene un lugar muy especial en mi lista de clientes, si, yo Chris Sammet soy un sucio prostituto y Eric es un rey que le gusta jugar con ratas.

¿Cómo fue que terminamos liados?, es algo que puedo recordar claramente dentro de mis lagunas mentales gracias a las drogas, oh, sí lo olvidaba, también soy un drogadicto, pero no estoy hablando de mí; yo entre a uno de los tantos bares dentro de los barrios bajos que son propiedad del bastardo de quien les hablo, traía una identificación falsa aunque de todas formas no hubiera hecho falta, en aquel entonces tenía 13 años solamente pero créanme que tenía más experiencia que cualquiera de ustedes, observe a cada hombre dentro del bar y ellos me observaron a mí creyendo que yo era la presa, imbéciles, nunca le tuve miedo a nadie, no me importaba quien fuera el que me tomara esa noche siempre y cuando pagara bien, entonces fue cuando lo vi, sentado sobre una pequeña plataforma que daba visa a todo el bar, supe de inmediato quien era, había oído bastantes rumores de él y era obvio que estaba forrado hasta los dientes de dinero, me acerque hasta una de las plataformas donde se subían las zorras a bailar contoneando sus cuerpos contra las frías barras metálicas hasta hacer que estas ardan, no les envidio nada, la canción comenzó a sonar y yo a bailar sin despegar mi mirada de él, logre de inmediato captar su atención, me estaba poniendo caliente de solo mirarlo, y es que quien no lo aria, 1.85m, ojos entre grises y azules, fuerte como un puto toro, culo de dios griego, me estaba mojando con tan solo verlo, minutos más tarde baje de la plataforma para dirigirme a donde el, todos me miraron, yo solo sonreí, nadie se atrevía a acercarse a él si no era llamado, yo tenía más interés en su cartera, aunque no niego que enserio me moría por ser follado.

Me senté en sus piernas a lo descarado, el sonrió con lujuria dejándose hacer, lo bese y de inmediato correspondió, ¿Quién lo diría, un chiquillo tenía a ese cabron en sus manos?, me agarro el trasero levantándome y me llevo a su despacho bajo la mirada de todo el mundo, me senti engrandecido, aunque siempre supe que era basura.

Lo primero que vi en su rostro cuando entramos fueron las intenciones que el tenia para morderme, lo detuve.

-¿Qué pasa?

-Primero lo primero cariño, ¿cuánto me vas a pagar?-sonrió con burla

-¿Cuánto quieres mocoso?

-500 dólares el polvo y puedes morderme

-Dale-de inmediato lo hiso, me mordió, clavando profundamente sus malditos colmillos en mi carne, me encanta esa sensación por más dolorosa que siempre sea, me cogió como jamás había cogido con nadie,  hasta la fecha sigue siendo el mejor para mí.

-¿Te ha gustado?, ¿a qué si?-le dije poniéndome sobre su pecho una vez hubo terminado dentro de mí, le sonreí coquetamente mientras me subía un poco los shorts-ahora mi dinero guapo-se puso violento, se levantó y me chocó contra la pared mostrándome los colmillos, el muy estúpido quería asustarme-si vas a comenzar de nuevo serán 500 más, y si quieres que finja estar asustado aumentara.

-Y si decido no pagarte mocoso-me miro aún más amenazante, cualquiera se hubiera desmayado, yo no, apretó mi cuello-estire mi mano hasta mis shorts que aún no cubrían mi desnudes, pero aun asi los alcanzaba, tome la gruesa cadena que de ellos colgaba, era 100% de plata, se la puse en el cuello y lo empuje haciendo que su carne comenzara a quemarse, me empujo con fuerza haciendo que me golpeara y callera al piso, se quitó la cadena que comenzaba a atravesar su carne y de nuevo se fue contra mí.

-Págame o mátame, ¡no te tengo miedo  ni a ti ni a ningún otro vampiro hijo de puta!-su gesto se hablando, el puto comenzó a reírse se mi, saco 700 dólares de su billetera y me los arrojo

-No quería robarte, solo quería ver tu reacción, ¿quién eres?, ¿no sabes quien soy yo?, ¿porque no me temes?-me miro divertido.

-Tch…..te responderé por la buena propina, si se quién eres, eres el puto Eric Sammen, líder de toda la basura de esta zona, y te lo repito, no le tengo miedo ni a ti ni a ningún otro, humano o monstruo, suficiente tengo con mi propio infierno como para temerle a alguien….y ¿Quién soy?, solo una prostituta guapo-abrí la puerta para salirme, se puso frente a mi con esa velocidad sobre humana que me ponía de los nervios en esos monstruos.

-¿Pero tu nombre?-reí sin poderlo evitar.

-Bye Eric-alargue la frase y me largue dejándolo embobado, luego de inmediato regrese a mi casa no sin antes comprar las medicinas de mi madre…..pero eso es otra historia, así fue como conocí al gra Eric Sammet, el hombre que ahora amo a mis 16 años.

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: