Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

One Shots Gureshin

Autor: Yunito

[Reviews - 3]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Ya sé que paso navidad pero tampoco voy a esperar a que sea diciembre de nuevo xD 

Espero que les guste

" Feliz navidad" Dije alegremente con una sonrisa en mis labios debido a que finalmente luego de tanta insistencia al fin decidiste abrir la puerta de tu habitación. Tienes una mirada seria en el rostro mientras tus brazos están cruzados. Aquella mirada que me das hace que un escalofrío recorra mi cuerpo de pies a cabeza, estar frente a ti me pone nervioso pero no lo demuestro, solo sigo sonriendo para ti, regalando como siempre mis mejores sonrisas.

Tú solo bufas y me indicas que me vaya, que no debería estar aquí contigo, pero me niego.

"Es navidad Guuuuren~, ¿por qué siempre tan aguafiestas?" Entro a tu cuarto sin permiso y abres tu boca para reclamar pero poso un dedo en tus tentadores labios haciendo una seña de que hagas silencio. "Shhh... No es necesario que agradezcas." Digo divertido y tú expresión molesta de siempre me encanta. Una corta risa escapa de mis labios, sé que esto también te divierte, pero mantienes tu postura como si no te causara gracia, con esa expresión fría e indiferente, pero no creas que no me di cuenta cuando sonreiste, aunque sólo fuera por una milésima de segundo.
Camino hacia tú cama con intención de echarme encima y desordenarla, pero tu voz firme y un abrazo me hace detenerme.

"No deberías estar aquí Shinya." murmuraste en mi oreja, con una voz casi inaudible, como si temias que alguien escuchase.

Siento como los latidos de mi corazón se aceleran, me deshago del abrazo para darme media vuelta y así poder mirarte.

Esos ojos Guren, amo tus ojos, son tan hermosos.

"Blablabla, sabes que me importa muy poco eso" Hago una pausa "en verdad no me importa nada."

Eres lo único que me importa.

Te miro directo a los ojos, y me parece que desvias la mirada algo triste.
¿Qué pasa Guren? ¿Qué es lo que te tiene así?
"Dejame al menos darte tú regalo de navidad ~ " decidí hablar de otra cosa, tú expresión cambia a tu expresión de indiferencia, en otras palabras, tu cara normal.

"Esta bien." Dices serio y alzas una ceja esperando el regalo pero yo solo sonrió divertido. "¿...y?"

"¡Yo soy tu regalo!" Exclamo emocionado y al parecer te sorprendes. Te esperabas todo menos eso ¿no?

"Es el peor regalo que me han dado en mi vida." Río por el comentario y tú sonríes, esta vez sin ocultarlo.

Estamos frente a frente, tan cerca del uno al otro.
Si tan solo supieras las ganas que tengo de besarte, cada vez es más difícil contener el querer lanzarme encima tuyo y darte un montón de besos por tu bello rostro.

Siento mariposas en el estómago.

"Lastima que yo no tengo un regalo para ti." Parecía qué te lamentabas el hecho de no tener un regalo para mí, y en verdad eso es lo de menos, estar aquí junto a ti es el mejor regalo de todos. "¿Por qué no vamos al tejado?" propusiste y yo asentí, sin entender el porque.

Camino junto a ti, dando uno que otro salto, lo cual al parecer te molesta porque haces unas muecas que harán que te salgan arrugas.

"No hagas ruido." Ignoro tus palabras y sigo saltando. "No quiero que nadie despierte"

"Deja de molestarte, me sorprende que no tengas el rostro lleno de arrugas por todo lo que te enojas a diario." río por mi comentario.

"Y por culpa de quien." dices obvio y yo sonrío inocentemente.

"Estoy orgulloso de ello~" te miro y saco la lengua burlandome y tú solo me empujas con suavidad hacia al lado. "Eres un gruñón Guuuren~"

"Y tú una molestia." A pesar de que siempre me trates así, a veces duelen tus palabras, pero jamás te lo demostrare, sé que no lo haces con esa intención, o al menos eso quiero creer. "Y deja de decir mi nombre así."

"¿Así como?" pregunté ya sabiendo a lo que se refería. "Guuureen~"

"Así mismo."

"Siempre he pronunciado tu nombre de esa forma, me encanta decir tu nombre, Guuuuren~" Admito, porque en verdad me encanta decir tu nombre.

"¿No deberías estar con tu familia?" preguntas cambiando de tema, yo solo chasqueo la lengua y suspiro, pero no dejo de sonreír, no me voy a deprimir, ni mucho menos demostrare tristeza ante ti.

"Sabes que no son mi familia, a pesar que tenga su apellido sigo siendo adoptado, y agradezco mucho eso." digo totalmente sincero, veo que te preocupas, así que continuo hablando para hacerte pensar que esto no me afecta. "Son unos imbéciles, además ¿quien festeja estas cosas durante los último años?" pregunto obvio, hemos abandonado muchas costumbres debido a que ya lo en verdad importante es sobrevivir, el mundo ya no es rosa como antes, aunque nunca lo ha sido pero al menos antes lo parecía.

"Tú." respondiste a mi pregunta y yo asentí con la cabeza.

"La navidad se pasa con la gente que uno quiere, y a mi que me encanta estar contigo tengo esta maravillosa festividad para excusarme y así pasar tiempo contigo ~"

"Siempre pasas tiempo conmigo."

"Pero esta vez contienes tus impulsos de echarme, sinceramente no creí que me abririas la puerta al despertarte a las dos de la mañana... Admitelo, te gusta mi compañía"

Te quedaste callado, pensando en la respuesta que me darías. 
Sé que no lo admitiras, pero no necesito de eso para saber que me quieres a tu lado tanto como yo a ti.

 

"Un poco."

¿En verdad escuche eso?
¿Estoy soñando?

"La navidad si que esta afectando Guuuuren~ o tal vez sea el sueño, o ambos, no sé." río y me lanzo a tu espalda, aferrándome de tus hombros. "Llévame a caballito~" tú bufas y me vuelves a sorprender porque cumples mi capricho. "Vamos caballito Guuuren~ eres muy lento." doy una patada a tu trasero y ya me imagino la expresión que tienes, debes de estar arrepentido de cumplir este pequeñito capricho mio.

Que lastima por ti Guren, porque yo lo estoy disfrutando.

Un vez llegamos ya me habías bajado de tus hombros, luego de pronunciar un "Nunca más." nos sentamos al lado del otro, tu seguias con esa sonrisa que apenas se nota, y yo no he parado de sonreír en ningún momento.
No decíamos ninguna palabra, solo permanecemos callado, a la vez que yo admiro el cielo estrellado, es tan hermoso.
No tanto como tú obviamente, pero al ver el cielo me invade cierto sentimiento que no asimilo del todo, pero se siente triste.

El cielo nocturno hoy está completamente nublado, no hay ninguna estrella brillando.

"Sabes... Es muy lindo." dejo de mirar el cielo para mirar tus estrellas moradas que siempre están apagadas.

"Sé que soy muy lindo Guren~ me lo dicen muchos~" Digo divertido, y tu ruedas la mirada, seguramente pensando que ya soy un caso perdido.

"Me refería al cielo idiota." Río y tú me sonríes. "Nunca lo había visto de esta manera." dices y ahora eres tú quien mira aquel paisaje nocturno.

Tu expresión es relajada y reflexiva, respiras hondo, ¿también sientes aquel sentimiento al ver el cielo?

El sentimiento de un vacío absoluto me ahoga.

Poso mi mano discretamente sobre la tuya, pero te das cuenta porque tu mirada va directa a nuestras manos. 
Avergonzado, retiro mi mano pero tu la sostienes y entrelazamos nuestros dedos.

Duele mucho.

"Guren..." Es lo único que sale de mis labios, tú te acercas a mi y antes de que me de cuenta y sea consciente de algo ya nos estamos besando. 
Tu mano pasa a rodear mi cintura y yo te abrazo por el cuello sin dejar de besarnos.

Admito que esto sobrepasa todas las expectativas que tenía sobre el soñado beso que tanto deseaba.
Me atraes firmemente a mi con tu mano que esta en mi cintura y yo solo intento seguir tu ritmo, ¿hace calor aquí o soy solo yo?

Nos separamos del beso lentamente y yo abro los ojos, sintiendo caliente mis mejillas que deben de estar rojas. 
Tú sonríes, lo cual solo hace que me avergüence más y mire a otro lado, pero tan solo fueron unos segundos porque con una mano tomas mi mentón haciendo que te mire.

Siento que el corazón saldrá de mi pecho en cualquier momento.

"En verdad perdón por no tener ningún regalo para ti." dices sin desviar la mirada, únicamente me miras al igual que yo a ti. "Te daré el regalo que te debo cuando pueda."

Me quedé callado.
Iba a responder que no te preocuparas, que no necesito ningún regalo tuyo.

En especial porque tu sola presencia ya es un regalo para mi.

Pero decidí responder algo más divertido, además así tal vez pueda romper este ambiente tan serio que hay entre nosotros.

"¿El regalo? Perdón pero son Los regalos. Te recuerdo que el año pasado y todos los anteriores no recibí ningún regalo de navidad de tú parte." sonrió burlesco y chasqueas la lengua.

"Entonces mejor no te doy ningún regalo."

Y en ese momento me atrevo. Agarro el cuello de tu camisa y te atraigo hacia mi, besando tus labios esta vez yo controlando la intensidad de este. 
Veo tu rostro mientras nos besamos y noto un leve rubor en tus mejillas, es la primera vez en la vida que te veo sonrojado que no sea por vergüenza, como la vez que te enteraste que tenia un álbum de fotos de ti, ah~ que tiempos.

Nos separamos del beso y nos miramos uno al otro, yo sonrió algo tímido por lo que recientemente me atreví a hacer y tú me vuelves a tomar del mentón.

"Tus ojos Shinya..." sonríes con dulzura, y yo solo te escucho atento disfrutando cada segundo junto a ti. "Están llenos de vida, brillan como si fuesen una estrella. Me encantan."

"Que cursy eres cuando te lo propones Guuuuren~" tu expresión molesta vuelve, a lo cual te abrazo. "Y me gusta... Sabes, a mi también me encantan tus ojos, bueno, me encanta todo de ti." admiti corrigiendome, temblando ligeramente por el frío del exterior.

Porque estos ojos que alguna vez estuvieron llenos de vida y brillaban como una estrella, ya no recuperarán la luz, jamás.

"Vayamos adentro." dijiste y parecía que no hubieras escuchado mis palabras.
Yo solo te hice caso y te seguí hasta la habitación sin decir nada, admito que tengo algo de sueño, pero solo un poquito porque tú eres la razón de las ojeras que tengo por no lograr dormir al estar pensando solo en ti. "Ey." chasqueaste los dedos frente a mi, haciéndome reaccionar, saliendo de mi mente.

"Lo siento Guuuren~ me distraje pensando en ti." ruedas la mirada y abres la puerta, sin pensarlo entro, a lo cual me agarras de la muñeca.

"Solo por hoy, tomalo como un regalo." dices serio y yo asiento varias veces con la cabeza.

"Gracias Guuuren~ no era necesario que me dieses un regalo pero ya que insistes acepto quedarme a dormir ~" Me causa gracia tu expresión y contengo la risa, dirigiéndome a la cama.

Me empiezo a desvestir lentamente sin importarme tu presencia, en verdad por eso mismo lo estoy haciendo. 
Quedo con solo mis boxers y de inmediato te miro. 
¿Así que me estabas mirando?
Guren pervertido.

"Cuidado que se te cae la baba." te guiño un ojo y desvias la mirada, esta vez no puedo contener la risa. "sé que soy irresistible Guuuren~"

No me respondes, solo te quitas la camisa y no pude evitar darle una "miradita" a ese cuerpo tan bien trabajado que tienes.

"Voy a empezar a cobrarte si sigues mirando" ahora tú te burlas y me guiñas un ojo, siento el calor apoderarse de mis mejillas.

Me acuesto en la cama, y tu me abrazas atrayendote a ti, nuevamente hace calor, y eso que solo unas pocas mantas nos cubren.

Mi corazón se acelera y juro que puedo sentir tu corazón latir a una velocidad parecida a la de mis latidos, sólo que tu rostro sigue impasible a pesar de que te sientas nervioso, sigo sin comprender como lo haces, como es que te resulta tan sencillo ocultar tus emociones bajo aquella máscara de indiferencia que solo a veces te la quitas ante mi.

Estamos juntos, ambos con calor y siento como te mueves para apoyar tu cabeza en mi hombro.

"Te amo." puedo jurar que dijiste eso cuando apunto me iba a quedar dormido.
Me doy media vuelta para contemplar tu rostro tranquilo que tiene los ojos cerrados. 
No te hagas el dormido Guren, que acosador soy pero sordo no.

Pero vale, te lo dejare pasar esta vez, te debió haber costado decir esas dos palabras.
Sinceramente yo aun no acabo de creermelo.

Veo tu hermoso rostro una vez más y te doy un beso de buenas noches.

Me haces tan feliz.

Ojala pudiera estar así para siempre.

Pienso y caigo dormido en tus brazos.















Es navidad y ya nada es como antes.
Entro a tu habitación como aquel día, solo que esta vez no fue necesario estar una hora llamando a la puerta. 
Entro sin más y todo sigue pareciendo mentira.
Pensar que hace tan solo unos meses fue la última vez que dormí aquí.
Y que aquí fue donde me dijiste por primera vez "te amo".
Aquellos recuerdos siguen sintiéndose como una estaca al corazón.
Duele, duele mucho.
Me atrevo a mirar por la ventana, y el cielo nocturno esta nublado. 
Recuerdo cuando dijiste que mis ojos brillaban como una estrella, lastima que ya no queda ni una gota de vida en ellos.
Porque tú eres mi vida.

Me dejo caer en la cama y mi mano se posa al lado en el que tu solias dormir.

Está vacio.

Se siente frío.

Duele.

Duele mucho, Guren.

Ésta es la primera navidad sin ti.

Y sinceramente ya no me quedan fuerzas para vivir.

"Yo te amo más." le digo a la oscuridad que me rodea, y me siento ahogado por este sentimiento de tristeza.
Tengo un nudo en la garganta y hago un esfuerzo por no llorar, intento ser fuerte pero fuerzas ya no me quedan. " Feliz navidad..."

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: