Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Floreria

Autor: Samanta95

[Reviews - 0]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

omg omg omggg es la primera vez que publico algo que ya tenia escrito desde el año pasado sdjsakjdk xd bueno al menos espero mejorar en la narracion :,v pues xDD

¿Acaso le gustaba su apariencia o él mismo...? En su cabeza no le cabía tantas preguntas, pero debía acercarse a ese rubio modelo, no estamos bromeando con decirle que es un modelo, porque si lo es, además forma parte de uno raro andrógeno... A veces compraba las revistas sólo porque salía su amor platónico.
También las revistas femeninas aunque sin muchas ganas, ya que mirarlo como una mujer lo hacía sentir raro por una parte.

su belleza no conocía los límites, todo le quedaba genial, ahora el mismo se preguntaba en donde estaría esa estrella tan fugaz, ya que no lo había visto desde la secundaria y habían pasado ya 5 años de la misma.

Bartolomeo se encontraba trabajando para una florería ya que su tía había enfermado y debía recuperarse por ello debía empezar a laburar desde que salió de la secundaria... Su tía se volvía más débil y no tuvo otra opción que ayudarla. El solo se quedaría en la ciudad para terminar sus estudios pero este acontecimiento lo había dejado quedarse un poco más por ella.


Una mañana como todas, ese mismo dia pasaría algo que nunca olvidaría en la vida... abrió la tienda y el aroma a flores era maravilloso, desde que se puso a cargo el negocio se había convertido en uno de los mejores de la ciudad, su buena suerte estaba abrazándolo.

Como fan y seguidor de su compañero de la secundaria, podía saber de el por las redes sociales aunque no se percató que hoy era "ese día"
cuando entro a la red de su móvil se dio cuenta que ya había salido la nueva revista donde salía su ídolo querido así que se apuró a salir y dejó la puerta cerrada para apurarse a comprar.

Cerrar el negocio solo para tener la primera revista de él, era todo un fan al 100%

Un taxi se estacionó en la florería y de el salía alguien con un sombrero elegante, ropa informal por el verano y unas gafas. Pago al transporte feliz ya que estaba caminando hacia la puerta para abrirla pero se sorprendió de que estuviera cerrada.

- ¿eh? ¿Y la dueña?- ante su pregunta al aire zapateo por molestia


Del otro lado de la calle, se encontraba el revistero y Barto obtuvo su revista aunque no se preocupó si habría alguien en la tienda o no después le diría una urgencia y asunto arreglado, no hubo muchos clientes por la mañana ya que todos trabajan desde ya muy temprano.

Cuando llegaba vio unos lentes tirados en el suelo. No supo que pensar y sólo sacó su llave para abrir la tienda.
Cuando abrió dejo la revista en el estante y empezó a regar algunas flores pero oyó un ruido de una maceta caer, provenía de la parte trasera que tenía el local, una gota de sudor cayo por su mejilla, esto no se trataría de algo bueno...
Asustado pensó que habría entrado un ladrón y agarró el trapeador para defenderse.
Continuó caminando con cuidado, cuando llego ahí vio que todas las rosas estaban en el suelo a algunas le faltaban pétalos y había agua por doquier, levantó la mirada para ver el responsable. Ese tipo estaba a espaldas de barto y aun así seguía devorando Rosas como si de una ardilla se tratara.

Vio su cabello rubio y los mechones que salían de el en forma de tirabuzón... sólo le vino a la cabeza ese modelo, pero mientras seguía pensando el otro sujeto se había dado cuenta de que lo habían visto... ¡!
Lentamente giró su cabeza, para ver quién estaba detrás de él.

- ¡tu!...- no podía creerlo la gran estrella y modelo ahora se encontraba en su local comiendo ¿rosas?... Que tipo más sofisticado supuso.

- ¡¿quién eres?! Y donde está la señora Lili??! - dijo ya soltando lo que estaba comiendo, aunque si fuera por él no lo haría.


- soy el sobrino de ella y me pidió que cuidara de su negocio...además tu eres... ¡!-
- ¡ahh no lo digas! ¡Es demasiado vergonzoso que lo digas ahora!- retrocedió del lugar en señal de posible huida.


- bueno, y-yo s-s-soy un gran fan tuyo, me podrías dar un autógrafo?- dijo tartamudeando y muy sonrojado pero no tanto como estaba ese rubio.

- claro...y sobre esto ni una palabra- respondió mientras se sacudía las ropas por el polvo que había en el lugar.


- ¿esto no es un problema?- dijo mirando desde abajo a cavendish
- no necesito que tú y mi psicóloga me lo repitan, sé que esto no es normal pero es algo que no pudo saciar- lo dijo mientras sostenía una rosa en su mano

- puedes llevarte las que quieras! No te preocupes de esto- dijo tratando de acomodar las rosas que aún estaban en el suelo.

- no lo haré, porque pienso comprar la tienda- dijo cortante y frío el rubio. En cuanto bartolomeo lo escucho hizo caer las flores de nuevo al piso, más bien se le cayeron por la sorpresa.

-eso no puede ser posible...- cuando lo había dicho se veía muy preocupado.


- como sea, esto será todo mío, pero debo hacer algunas remodelaciones - lo decía mientras veía algunas paredes que estaban con varias grietas por el tiempo.
Esto no podía estar pasando estaban con una crisis que apenas se podía llegar bien a fin de mes y alguien quería ¿llevárselo?
¿Cómo debería reaccionar ante esta amenaza?.
El amor que le tenía a ese rubio cambio por odio y entonces fue ahí donde explotó

- tú no sabes cómo lo estamos pasando! Nuestras deudas se están amontonando y apenas puedo aguantar con este negocio! Además ella está enferma- a todo lo que le había dicho el rubio ni le dio ganas de escuchar pero cuando dijo que su tía estaba enferma recapacitó rápido.
- ¿es grave?- pregunto interesado al menos en eso

- grave o no, debes pensar en ella también! – alzo la voz al ver el poco interés que tenía el modelo, actor y etc...

- entonces voy a visitarla para arreglar todo esto, igual con ella ya hablé anteriormente para comprar todo esto - lo dijo mientras estiraba sus manos para señalar "todo".

- no...No te pienso dejar que compres esto!- dijo apretando entre sus manos la revista mientras el rubio aún seguía mirando algunas flores de la entrada del negocio.
- ah ¿en serio?- dijo mirándolo con ojos fríos y serios. - entonces dime ¿qué harás?- dijo ya riéndose del otro.

- ¡voy a decirles a todos sobre lo que vi! Estoy seguro que muchos se burlaran por tu forma de comer rosas con gula-
Bartolomeo no quería hacerlo pero si eso al menos le daba un oportunidad para que el negocio este a salvo lo haria sin importar que, lo haría.
Perplejo el rubio empezó a sudar, " el secreto "...
- no te atreverías - dijo mientras se acercaba seriamente
- ¿quieres apostar?- sonrió con aspecto también serio para que esto pueda sonar real y afirmarlo bien.

El tipo rubio salió de ahí, furioso para luego pedir un auto para salir de ahí.
No sin antes decir " esta tienda será mía, despídete de esto niño"
cuando lo vio irse a ese rubio cayó su cuerpo por arriba de la mesa, tenía tanta presión y sentimientos forzados a no salir por el problema lo dejaban exhausto.


- ¿cómo es posible que haya terminado así...?- se preguntó a sí mismo un poco bajoneado.

Ya eran las 22:00 pm y debía cerrar la tienda, no sin antes saludar a su amigo luffy que siempre salía de la universidad e iba a visitarlo.

A Barto le encantaba la visita de su mejor amigo pero hoy no había llegado. Lo espero antes de cerrar el local pero ni un rastro hubo de él. Supuso que se había encontrado con un amigo suyo y capaz se fue directo a casa, miro su celular para hallar algún mensaje de el, pero no encontró nada.

Suspiro un poco y empezó a guardar todo para cerrar la tienda.

Regresaba a casa para preguntar a su tía sobre la venta de la florería ya que un personaje muy importante había aparecido de la nada... Ya que él no habia sido informado de nada.
Cuando entro vio que la puerta estaba abierta, entonces en silencio se movió rápido para encontrar a su tia lo más antes posible, lo único que vio fue que en la cama de ella estaba ese mismo rubio sentado mirando la nada.

Levanto su cabeza para tratar de esbozar una sonrisa y decir unas palabras tan frías que realmente casi hace parar mi propio corazón.


- lo siento - se escuchó de un rubio que era el mismo con el que se había topado en la mañana.

Este día no estaba yendo nada bien, y por lo que más quiera que no sea lo que estoy pensando. Por favor...

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: