Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Catarsis.

Autor: Rk5

[Reviews - 38]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Este iba a ser un one short pero la idea se me ha escapado de las manos... este sera el primer fan fics que avanzare mientras lo publico, quise salirme un poco de mis escrituras rutinarias y aburridas, espero que les guste.

 

Rk5.

Notas del capitulo:

Comencemos de una vez por todas en esta bipolar historia.

 

------Lauren-------

 

Me encontraba sentada contemplando una taza de té que se evaporaba poco a poco en el aire, entre el vapor, el aroma, y el calor, miraba paulatinamente y con cierta curiosidad lo que Alexia hacia, normalmente perdía su tiempo hundida en montones y montones de papeles de su trabajo, leía cada caso, analizaba soluciones, escribía sus horarios y organizaba sus citas.

 

Apoye el codo en la mesa, recargue el rostro en mi mano, el sueño me ganaba poco a poco, había tenido un día agotador cocinando en el restauran de mi amiga, hacerle favores cada cierto tiempo me mantenían con dinero, pero la energía poco a poco se alejaba de mí, dejándome así, una inútil sin remedio.

Bostece sin cautela, esto comenzaba a aburrirme, ella me ignoro por completo.

 

-Alexia, ¿Amor? ¿Me oyes?

 

Corrió otra hoja más, sus ojos se posaban en cada línea, izquierda a derecha, de arriba hacia abajo, otro párrafo más.

 

-¡Eyy!

 

Levante mi holgazán trasero y camine un poco disgustada hacia ella, el trabajo que tenía mi novia actual era un tanto molesto, no molesto propiamente tal, sino refiriéndome en el tema de archivar casos y verificar resultados, leer, y al día siguiente volver a aquel lugar despreciado por la sociedad, ocultado por la gente, ignorando por nosotros mismos, ese lugar, ese sitio, esa institución silenciada para todos excepto para sus residentes, el psiquiátrico.

Para ser más exacta, Alexia Jackes, mi novia, es enfermera especializada en psiquiatría y salud mental.

 

Apoyé mi mentón en su hombro mientras acariciaba su estómago con las manos, leí el caso de una tal Karlha Racors, tenía bastante expediente en sus documentos.

 

“Paciente Nº 3.676: Karlha Racors

 

Sexo: Femenino

Edad: 20

Tipo de sangre: O; RH+

Fecha de nacimiento: 04 de Abril de 1.997

Internada desde: 15 de Agosto del 2.010

Habitación: 560

 

Expedientes:

 

-Agresividad espontánea.

-Trastorno obsesivo compulsivo severo.

-Trastorno bipolar depresivo.

-Trastorno Borderline.

-Depresión endógena.

 

Observaciones:

 

-Paciente n°3.676, Karlha Racors, presenta conductas agresivas de manera espontánea sin presentar indicios en las fases 1 y 2, por ende, se le avisa de antemano al equipo de trabajo respecto al comportamiento anómalo de esta chica. Se realiza contención emocional en el momento pertinente, siempre con cautela ya que al entrar en la fase 3 se le debe inyectar morfina inmediatamente.

 

-Al momento de hablarle de su familia presenta trastornos emocionales, cambia abruptamente cuando habla de su padre y cuando habla de sus hermanos, el caso extremo es cuando habla sobre la muerte de estos. Su comportamiento se vuelve un tanto incontrolable, por ende, debe manejarse con precaución, en caso de no ser así, debe aplicarse el conducto regular de contención emocional, si no se llega a una etapa de negociación y su agresividad aumenta, aplicar morfina y contención con camisa de fuerza, ya que las consecuencias serán graves para su propio cuerpo, presenta auto flagelaciones relacionadas con los múltiples intentos de suicidio, sin embargo, tratar heridas solo cuando la paciente esté bajo tratamientos.

 

-Presenta obsesiones repentinas respecto a algún tema en común, sus deseos y sus conversaciones más duraderas son relacionadas a el amor, advertencia para el equipo de trabajo, todas las preguntas que ella realice deben responderse sin exaltación alguna, se debe omitir respecto a la información personal ya que ella tiene una excelente memoria y atormentara al personal con los eventos traumáticos que uno mismo entregue.

-Manifiesta Borderline, por consiguiente, se debe racionalizar con cautela en la interacción social, recordamos que tiene muy buena memoria, los eventos traumáticos de su infancia activan los problemas anteriormente mencionados, por lo cual debe ser riguroso, evitar la espontaneidad, al momento de sentirse incomodo, recordar seguir el conducto regular, si no se logra, retirarse de la habitación inmediatamente.

 

- Durante estos 7 años internada solo hemos obtenido información esporádica de su pasado, suele ser demasiada reservada al momento de hablar del accidente ocurrido el 10 de Agosto del 2.010, metódica  y calculadora al momento de expresar sus rencores a sus padres y difunta familia.

 

Advertencias:…….”

 

 

-¡Wooooh! Es demasiado para mi cerebro….

 

 -Imagínate Lauren, tengo que leer más de cien casos diarios relacionados a esto, pero este es el que debería llamarme más la atención, temo un poco de este, normalmente me derivaban a casos con menos expedientes, uno o dos jóvenes con cuadros depresivos, pero esta chica….es un dolor de cabeza en el psiquiátrico.


-¿No me digas que ella será tu paciente el próximo mes?

 

-Exactamente, no puedo hacer nada al respecto, me la derivaron junto a mi equipo por ser los más “adaptados” respecto a sus necesidades.

 

-Amor, esto es un suicidio, tan solo leerlo tengo miedo de esa tal Karlha.

 

-Descuida, si soy profesional al momento de hacer mi trabajo, no debería porque tener problemas o correr riesgos.

 

-Aún así, si esa tal Karlha te hace algo, iré donde ella y le haré mucho daño.

 

-Jajajaja no seas ridícula, anda a descansar, yo aún debo leer más expedientes, ella no será la única que me toque el próximo mes.

 

Besé su cuello mientras apretujaba sus senos con mis manos, se estremeció en el asiento mientras se reía con alegría.

 

-Algo de lo que jamás me aburriré de ti Lauren, es tu perversión a la hora de tocarme.

 

-Lo sé, es que me encantan, tanto ellas –las estruje con más fuerza- como tú.

 

-Ayyy, ya vete o me darán ganas de acostarme contigo.

 

-Eso quiero –mordí el lóbulo de su oreja y dije ronroneando- y no precisamente a dormir.

 

-Suena demasiado tentador….  

 

Tembló ante mi sugerencia, agarre las hojas de sus manos y las deje en la mesa, me miro un tanto coqueta y sonrió, ya no podía negarse.

 

-Ya está decidido entonces, además ya es muy tarde, debes relajarte.

 

La levanté de la mesa y la cargué en la espalda hasta nuestra habitación, esta noche seria larga.

 

*Un mes después*

 

Desperece mi cuerpo, estire los brazos y abrace a Alexia, debían ser cerca de las seis de la madrugada, me anime para levantarme y preparar el desayuno para ambas, sería un día muy agotador, especialmente para ella, el número “3.676” era lo que más me preocupaba hoy.

Al volver con la bandeja, Alexia ya estaba sentada, su cara de cansancio la delataba de inmediato.

 

-Te odio tanto Lauren, tengo mucho sueño y todo esto es tu culpa.

 

-Jajajaja tu querías experimentar cosas extrañas anoche.

 

-Pero tu sabes que no puedo decir que no, más encima hoy tengo cosas importantes que hacer y dudo mucho que pueda hacerlas todas solo por el cansancio.

 

-Vamos, no es tan terrible……mierda.

 

-¿Qué? ¿Qué ocurre ahora?

 

-Eh…nada, cuando acabes de comer, ve al baño.

 

-Lauren Prist, te juro que si me dejaste un chupón en el cuello, te mato.

 

-……..

 

-Ok, estas muerta hoy por la noche.

 

En serio, a veces no podía tomarla en serio, se enojaba muy rápido y por cualquier ridiculez, aunque debo admitir que era demasiado descuidada al momento de intimar.

 

-Pasando a otro tema amor, ten cuidado hoy, quiero verte en una pieza cuando me asesines.

 

-Tenlo por seguro que lo estaré, así que no te preocupes.

 

-Bueno, por lo menos eso me deja mas tranquila.

 

Al momento de despedirme de ella, la bese como de costumbre en la  puerta del departamento y le desee el mejor día de su vida.

 

Durante el transcurso del día debía organizar el presupuesto de la empresa C&R donde comencé a trabajar hace poco, me mantenía trabajando en los costos, ingresos y egresos de materias primas de aquel restauran, mi amiga termino contratándome más como su contabilizadora que como cocinera…. “a ti te vienen mejor los números, deja la cocina a mi”, en algún momento pensé que se debía por mi falta de compromiso y energía, pero pensé mejor las cosas y se debía a que había intoxicado a casi la mitad del equipo de trabajo en unos de mis fabulosos intentos de crear un nuevo plato para el menú.

 

Estaba tan concentrada que no escuche ingresar a Alexia por la puerta hasta que lanzo su bolso al sillón, provocando así, un sonido sordo y hueco.

 

-AHHH…como la odio.

 

Fue lo primero que vomito al hablar, se le notaba alterada, el cabello lo tenía desparramado en su cabeza y el chupón sobresaltaba en su pálida piel, no quise contestar, normalmente cuando algo le molesta terminaba expulsando todo de forma espontánea.

 

-Creía que le tendría un poco de empatía por ser el primer día con ella….pero te juro Lauren, es un verdadero grano en el trasero….como sabrás, el fabuloso regalito que me dejaste en el cuello fue el centro de toda la conversación con ella… ¡Por poco y me mata!  ¡De verdad es muy agresiva esa tipeja!  Además observaba todo el rato mi comportamiento como si fuera un experimento, se le notaba en el rostro como disfrutaba en sacarme de quicio, se hacia la inocente, no me va a ganar….no…jamás he dejado botado un caso, y este no será la excepción, aunque quede calva….le ganare a la maldita.

 

-¿La sedaste?

 

-Si, obviamente, ¡miro lo que me hizo!

 

Señalo su cuello, al lado opuesto de mi marca, habían tres marcas pequeñas que concluían como rasguños, sentí como el odio calaba mis huesos, poco a poco carcomía mi paciencia.

 

-La maldita dijo “hermosa marca, déjame dejarte un recuerdo mió”

 

-………

 

-Más encima se rió cuando la tomaron entre dos guardia, decía sentirse satisfecha, el sedante demoro en hacerle efecto….debo admitir que tuve mayoritariamente la culpa, me confié demasiado mientras conversaba con ella….incluso mis acompañantes se alertaron cuando cambio a la fase 2, ni si quiera lo note hasta que la tenia encima ahorcándome.

 

El terminar de sus palabras eran mas un susurro para ella misma que una historia que debía escuchar, deje la contabilidad de lado y fui hacia ella, abrace su frágil cuerpo, y le obligue a apoyarse en mi pecho.

 

-Amor…..te dije que tuvieras cuidado.

 

-¡Pero por la mierda Lauren! ¡Durante toda mi carrera…jamás me habían tocado un pelo mis pacientes!

 

-Hay una vez para todo, ¿no?

 

-Si, lo se, pero si demuestro esta falta al conducto regular, podrían incluso quitarme el caso.

 

-Alex, prefiero tu vida por sobre todo…además no es la primera vez que es así la paciente, no por nada tienen tantas advertencias.

 

-Deberé estudiar mas sobre ella…no puedo permitirme otra escenita de estas delante de mis compañeros.

 

-Como quieras, pero la próxima vez que debas ir a su habitación, ten la mente fría.

 

-Lo intentare, por ahora solo quiero abrazarte por un tiempo más.

 

 

------Alexia-------

 

En toda la noche, no pude dormir, continuamente soñaba con el ataque que me había hecho Karlha, supuse que oprimí demasiado sus sentimientos para obtener alguna respuesta que no se había obtenido jamás en ninguna otra sesión, mi error fue ser exigente, entrometida, termine cegándome y no me di cuenta los claros indicios en el comportamiento del paciente n°3.676.

 

Termine despertándome incluso antes que Lauren, la observe por unos minutos, nunca pude entender como alguien como ella pudiera tener tanta paciencia para soportar el estilo de vida que conllevaba, a veces caía en el error de desquitarme con ella también, el estrés de los pacientes terminaba pegándose a mi conducta. Sentía como día a día me aproximaba cada vez más a mi propia habitación en el psiquiátrico. Incluso podía leer claramente la placa de la habitación “1.090”  con mi nombre y el respectivo número contiguo.

 

Fui al baño para poder bañarme y prepararme para este día, no quería volver a caer en el error de ayer, así que me mentalice de tal forma, que nada lograría perturbarme.

 

Me despedí de Lauren, esta solo me respondió con un gruñido somnoliento, tome la mochila y salí del departamento.

El edificio donde se encontraba nuestro departamento se encontraba casi al lado del psiquiátrico, así que me demoraba menos de diez minutos en llegar a mi destino.

 

Al entrar me encontré con Roberto, mi mano derecha y también el encargado de manipular las agujas al momento de descontrolarse todo.

 

-Vaya, no creí que volvería a verte con vida.

 

-No seas ridículo, tendrá que hacer más si quiere que deje de molestarle.

 

-Esperemos que estas no seas tus últimas palabras jajaja.

 

-Basta Roberto.

                                                                                                                                       

 

Luís, Romina, Javiera, Sergio y el resto del equipo estaban cambiándose a su uniforme, debíamos comenzar con las habitaciones 103, 234, 345 y al final la 560, todos sabíamos que lo peor de la jornada estaba en la habitación 560.

El equipo entero me subió el ánimo, aseguraban de que hoy seria mejor, que nada me pasaría y que ellos estarían ahí al momento de sacarme, decían que lamentablemente debía generar un lazo positivo con ella, ya que al resto del equipo ya lo había visto como amenaza.

 

-Alexia, puede que ella este loca, pero tampoco es una imbécil, sabe con quien comportarse y con quien no, a nosotros no nos dará nada nuevo, esta es tu única oportunidad de hacerlo sola, sino resulta bien, las siguientes sesiones tendrás acompañantes.

 

-Es cierto, y lamentamos decirte, que ya te escogió como su siguiente victima.

 

-Ya basta Roberto, otra vez me estas jodiendo el humor.

 

-Jajajaja.

 

-Debes taparte el chupón, o sino otra vez te molestara por ello.

 

-Descuida Romina, si me lo tapo me molestara por ello, prefiero dejarlo así.

 

-Ok equipo, hora de comenzar la jornada.

 

Todos agarramos nuestros instrumentos y comenzamos por analizar al primer paciente, habitación Nº 103

 

-----------------------------------------------------

 

-Diablos, ahora viene la hora de la verdad…..flores azules, ¿cierto? ¿O prefieres rojas? Ya sabes, cuidare bien de Lauren tras tu pérdida.

 

-Roberto, sigue así y serás tu quien entre….y pobre de ti si deseas ponerle los dedos encima a Lauren, ella es mía.

 

-Jajajaja ya basta ustedes dos, preparen los analgésicos en caso de emergencia, Alexia, cualquier cosa….CUALQUIER COSA, nos avisas rápidamente, ¿ok?

 

-Si Sergio, tenlo seguro que lo haré.

 

 

Abrí la puerta con lentitud e ingrese a la habitación 560, ahí estaba ella, la maldita tipeja agresiva, estaba sentada de espaldas hacia mi mirando por la ventana, las manos las tenia apoyadas en la mesa que se encontraba delante de ella.

 

-Hola señorita Karlha.

 

-Vaya, no creí que volvería a escucharla, supuse que la deje de los nervios ayer.

 

-Pues si, no puedo negarlo.

 

Se levanto de golpe empujando la mesa hacia la pared y provocando un chillido tan agudo que me dolieron los oídos, la silla la puso en su sitio, bajo la mesa. Estiro su cuerpo, Karlha media 1,87 cm., era muy alta como para enfrentarme físicamente a ella con mis propias manos, me sobrepasaba por 20 centímetros, y también supuse que por fuerza.

Al voltearse pude verle unos moretones en su rostro.

 

-Ahh tiene curiosidad por esto, ¿no? –Señalo las marcas- no puedo evitar analizarla señorita Alexia, ese es mi error, aunque a todo esto, debería decirle ¿señora o señorita?

 

-¿Qué te paso en el rostro?

 

-No debería ser directa Alexia, usted sabe que me cabreo rápidamente.

 

-Lo se, pero también se que no tiene un motivo aparente.

 

-Quizás si, quizás no, supongo que su pareja se molesto al verle las marcas.

 

Acorto la distancia entre ambas cuando decidió recostarse en la cama, tome la silla que dejo en su sitio sin antes preguntarle.

 

-¿Puedo sacarla de su lugar?

 

-¿Para que?

 

-Para sentarme a su lado, claro, si me lo permites.

 

-Adelante, sácala, pero siéntate a una distancia prudente de mi, no vaya a ser que me de las ganas de ahorcarte otra vez jajajaja.

 

Encaje la silla a las baldosas del piso, a unos metros lejos de la cama, lo suficiente para ver todas las reacciones corporales de la paciente.

 

-No te preocupes Karlha, tratare de ser bastante franca contigo, se que fue mi culpa ayer, te presione en puras…

 

-¿Estupideces?

 

-Pues si.

 

-Esas estupideces me costaron caro señora Alexia……

 

Los músculos de la mandíbula se tensaron un poco, un leve movimiento de los pies delato que se pararía prontamente si no hacia algo.

 

-Karlha…en serio lo siento, no fue mi intención.

 

Sus penetrantes ojos azules destruyeron la poca valentía que tenia, un frió recorrió mi columna seguido de una electricidad alarmante, como cuando sabes que algo peligroso esta a punto de pasar.

 

-Alexia, tu no sabes cuantas ganas tengo de demostrarte las atrocidades que hacen aquí los guardias….

 

-¿A que te refieres?

 

-Si deseas que te feliciten por un buen trabajo de la paciente 3.676 deberías anotar en tu libreta las estupideces sin sentido que digo, ¿no?

 

Mi frente estaba empapada, trague saliva, no sabia si podía confiar en ella, debía agachar mi vista para escribir, lo malo es que en ese momento ella podría abalanzarse sobre mi, lo otro, ¿Cómo diablos sabe que ella era la paciente número 3.676?

 

-Anota esto Alexia, “Paciente 3.676 actúa de manera extraña, conoce su número tanto de paciente como de habitación, dice que sabe estos datos ya que ella escucha a través de la puerta todo lo que dicen….por ende sabe la existencia de Lauren…..upsss…” eso ultimo no debe anotarlo, supongo jajajaja.

 

Mi pulso bajo casi a cero, sentía que la palidez gobernada mi rostro de forma dramática e instantánea, estaba atrapada con ella, comencé a sentirme mareada, lamentablemente, aunque deseara mucho irme de la habitación, no podía, tenia que enfrentarme a ese tema de conversación, o sino, seria presa fácil por segunda vez.

 

-Ohh, no te lo esperabas ¿no? Lamentablemente, ahora se de su existencia.

 

-Me estabas comentando respecto a las atrocidades de aquí y acabas de desviarte a un tema sin importancia.

 

-Señora, ¿ha usted les gustan las flores azules o rojas? ¿Por qué no le he hecho daño hoy? Supuse que me daría mas información del exterior, ¿Esta tan mal la sociedad como para encerrar jóvenes en manicomios por haber realizado acciones que a su sano juicio, perdón por decir sano pero para mi es sano, son las correctas?

 

-¿Qué quiere decir con eso?

 

-Vamos, no te hagas la entupida, ya me estas hartando con todo esto.

 

-Es en serio Karlha, explícate mejor si deseas de mi cooperación.

 

-¿Rojas o azules?

 

-Y aquí vamos con las flores otra vez…

 

-Jajajaja solo quiero saber el color que le gusta, quizás sea mi mejor amiga o la peor enemiga.

 

-¿Con un color? ¿Tanto puedes saber por un color?

 

-Pues solo se lo justo y necesario señora Alexia, pues le explico si no entiende…-Se levanto de la cama lentamente y se acerco a un metro lejos de mi, se agacho lo suficiente para verme en línea recta a los ojos-  el rojo demuestra de que estas hecho, el azul, lo que puedes llegar a ser…. ¿Rojo o azul?

 

-…………

-¿Qué desea, un moretón o sangre? ¡Escoja! ¿ROJO O AZUL?

 

Le temía, realmente comenzaba a temerle, vi hacia la puerta, no alcanzaba a empujarla y huir, si gritaba, ella podría romperme la cara sin ningún problema, temblé en mi sitio, solo podía rendirme a ver que tal me iba.

Alcance a ver un rayo de esperanza en la pequeña ventanilla de la puerta, era Sergio mirándome con temor.

 

-O le dices que todo esta bien, o lo próximo que verán será tu cara traspasando la ventanilla de atrás, tú escoges señora Alexia.

 

Estaba a su merced, me había encerrado en esa misma habitación con ese monstruo por mi propia voluntad, y lo que mas rabia me daba, era que no podía volver a salir sin que ella terminara violentándome.

Alce mi pulgar en señal de aprobación para que Sergio supiera que todo iba de maravilla….como odiaba ser tan cobarde.

 

-Muy bien Alexia, eso lo mantendrá satisfecho por unos 10 minutos más ¿no?, podemos seguir nuestra charla tranquilamente por unos minutos más.

 

-Por favor Karlha vuelve a sentarte para seguir hablando entonces.

 

-¿Rojo o azul?

 

-……

 

-Responda o me veré forzada a sacarle las palabras a golpes.

 

-Azul….

 

-¿Qué color?

 

-Azul….prefiero el azul…

 

-Jajajajaja vaya, no creí que contestara, normalmente no lo hacen por temor a mis represalias, me gusta tu actitud.

 

Volvió a echar su pesado cuerpo en la cama, por fin pude volver a respirar en paz, suspire casi con temor de que me escuchara.

 

-¿Podemos continuar?

 

-Si usted desea, ¿Qué más necesita completar en esa libreta para que me dejes en paz?

 

-No puedo ser directa contigo Karlha, temo tus acciones.

 

-Oh vamos Alexia, tu tampoco has sido buena conmigo, no te quejes, ni si quiera me has querido contar algo de ti.

 

-No lo haré tampoco.

 

-¿Por qué no?

 

-Eres bastante insistente.

 

-Si, lo se.

 

-Y un tanto dispersa.

 

-Lo se también señora.

 

-¿Por qué me dices señora?

 

-Tienes una pareja, vives con ella, ya eres una señora.

 

-Sacas conclusiones muy rápido, pero eso no significa que sea cierto.

 

-Ahh ¿con que no? Pues, ese chupón tiene un día, eso quiere decir que la viste ayer o te quedaste en la noche con ella.

 

-Basta, eso no tiene importancia.

 

-Pues para mi si.

 

Volvió a acercarse de manera violenta hacia mí, con rapidez tomo el cuello de mi blusa haciéndome parar de un brinco, cayó el cuaderno y el lápiz al piso, le mire con algo mas que solo miedo, ella solo me miraba expectante, escondió su nariz en el borde de mi cuello, un calor golpeo mi piel, estaba exhalando con gran fuerza el borde de la blusa, su voz petrifico mi cuerpo.

 

-Hoy hueles diferente, ayer olías a ella, toda esta habitación olía a ella….aunque me niegues diciendo que era la vestimenta de trabajo…lamento decirte que hoy portas la misma que ayer, pero ahora hueles a frutilla….

 

-………….suéltame por favor.

 

-¿Qué se siente ser lesbiana?

 

-Karlha…por favor, seamos razonables.

 

-Responde si no quieres que lo averigüe por las malas.

 

-Suéltame y te lo diré.

 

-Bien, tú ganas.

 

Al soltarme de golpe, sentí como la presión de mi cuerpo volvía a la normalidad, Karlha Racors, era el ser que más odiaba y a la vez temía en estos precisos momentos.

Notas finales:

Espero que les haya generado aunque sea...un poco de intriga, con eso mi trabajo estaria casi hecho.

 

Rk5.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: