Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Solo dime si me amas por angelicahouski

[Reviews - 10]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Tenia en mente un monton de historias pero primero queria escribir sobre las hijas de mis amadas protagonistas, ademas de que hay alguien quien enserio insistio que deberia escribir sobre ellas o bueno sobre todo

Espero disfruten leer esta historia 

En medio de la noche mientras la ciudad dormía se podían escuchar los pasos rápidos y las respiraciones agitadas de dos chicas que escapaban como si su vida dependiera de ello

-carajo ¡¡¡ - grito la rubia apurando su paso mientras giraba su rostro para ver a un par de hombres muy enojados que las seguían gritando toda clase de palabrotas en su contra

-por todos los dioses no quiero morir así – le dijo la pelinegra que corría a su lado con una enorme sonrisa mientras iba tirando de su maleta unas cuantas prendas de ropa junto con unas botellas de licor y unos cigarrillos

La distancia que separaba a aquellas chicas de sus perseguidores era enorme, no por nada esas dos eran las estrellas en el equipo de atletismo de su escuela, la pelinegra arrojaba todo el contenido de su maleta hasta que llego a la última botella de tequila realmente costoso el cual definitivamente quería mantener en su poder, cerro su mochila y le hizo una seña a su rubia compañera para que sin ningún problema saltaran un muro a su lado desapareciendo fácilmente de la vista de sus perseguidores.

-eso estuvo cerca- decía en medio de jadeos la rubia sin dejar de sonreír

-no por nada los idiotas del equipo son considerados veloces- la pelinegra que aguantaba su peso sobre sus rodillas se enderezo dejando ver una enorme sonrisa y sus hermosos ojos verdes- pero nunca más rápidos que nosotras

-a ver si con esto aprender a respetarnos un poco más- decía en medio de carcajadas la rubia recordando a sus compañeros que las seguían desnudos por las calles

En medio de risas emprendieron su camino a sus casas o en específico al hogar de la pelinegra ya que se suponía estaban pasando la noche juntas en una pijamada, las dos chicas caminaban en medio de risas rememorando lo sucedido, en cuanto llegaron a su casa sonrieron aliviadas al ver que todas las luces continuaban apagadas sin dar signos de que alguien se había enterado de su escape en medio de la noche, con el mismo cuidado dado por la experiencia las chicas saltaron la cerca del patio para después subir por el árbol que quedaba convenientemente cerca a la ventana del cuarto de la pelinegra, subieron sin problemas y de un salto entraron al cuarto, al momento de aterrizar se sonrieron y en medio de reverencias agradecían a un público imaginario por los aplausos, por lo mismo se aterrorizaron al escuchar un suave aplauso proveniente de la oscuridad

-al parecer ya son mejores en esto de escapar- las sonrisas se borraron del rostro de las chicas al escuchar la ya conocida voz

-e-espera deja que expliquemos un…- la pelinegra trataba de explicar, pero el interruptor de la luz la interrumpió y se sintió algo asustada al ver su reflejo en esos ojos verdes tan idénticos a los suyos mismos

-¿así que van a explicarme porque estaban en la calle a estas horas?- sonrió la ojiverde mayor mientras se inclinaba hacia adelante – me muero por escucharlo

-no es lo que parece tía uki – se intentaba defender una asustada rubia

-¿no lo es?- pregunto divertida Miyuki al ver a su hija y a su sobrina tan asustadas

-mama uki es que debíamos ejercer una venganza- se defendió la pelinegra mirándola directamente a los ojos- esos chicos se lo merecían

-¿Qué chicos?- pregunto más interesada la castaña mayor

-los idiotas del equipo de atletismo- la rubia se pensó un poco lo que diría, pero ellas nunca mantenían secretos con sus madres ni tías- ellos comenzaron a molestar a Kari y a Sumi mientras nosotras nos distraíamos- espeto molesta la oji azul

-les decían cosas y les coqueteaban los idiotas – dijo con más molestia la pelinegra- son como perros que persiguen un pedazo de carne ¡¡- se revolvió el cabello intentando contenerse un poco- no podemos permitir que se les acerquen

-eso me suena a celos- les respondió divertida Miyuki mientras se levantaba y les acariciaba la cabeza a las ahora sonrojadas chicas- sé que es un poco molesto que alguien se acerque a alguien que … aprecias muuuuuucho- alargo la palabra sonriendo mas ampliamente- pero no es bueno que vayan por la vida robando la ropa de esos chicos

-c-como supi…- iba a preguntar la rubia cuando fue interrumpida por una cálida sonrisa

-es un secreto- Miyuki camino hacia la puerta del cuarto abriéndola con cuidado de hacer ruido, quería que su amada Nao y su hermosa Kari continuaran durmiendo- pero la próxima vez que se escapen en medio de la noche considérense en serios problemas- aquellos ojos calidos se volvieron oscuros de repente logrando que una corriente fría atravesara los cuerpos de las dos jóvenes- hasta mañana- se despidió la castaña y salio del cuarto

-algunas veces enserio me asusta mama uki- decía la pelinegra arrojándose en la cama de espaldas dispuesta a descansar

-creo que nos conoce demasiado bien- sonrio la rubia acostándose a su lado- estoy segura que ella haría algo peor si alguien se acercara a tia Nao

-por todos los dioses no quiero ni imaginar al pobre idiota que se atreva- se rio suavemente la pelinegra dejándose llevar por el cansancio

-creo que…- bostezo la oji azul cerrando sus ojos- si alguien intentara robarme a Kari yo…

En medio de la oscuridad las dos chicas se quedaron dormidas disfrutando de los suaves brazos de Morfeo.

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

A la mañana siguiente se podían escuchar los pasos agitados de las dos jóvenes que como siempre se despertaron tarde para la escuela, en la parte baja de la casa una castaña y una pelinegra sonreían al escuchar tanta locura proveniente de la parte de arriba de la casa

-creo que esas chicas disfrutan mucho de correr- hablaba la pelinegra con una sonrisa en el rostro mientras disfrutaba del desayuno que su esposa preparo para ella en la mañana

-por algo son las campeonas del equipo de atletismo- respondia con voz suave y dulce la castaña que también disfrutaba de su desayuno junto a su madre- aunque supongo que lo que les sobra de rapidez les falta de memoria- se reia la joven al escuchar como corrian por las escaleras

-por tu culpa ya no podremos recoger a Sumi ¡¡¡-  gritaba Kuro mientras bajaba por las escaleras acomodándose la corbata al parecer sin nada de éxito ya que estaba hecha un desastre

-¿mi culpa?- pregunto ofendida la rubia empujando a Kuro al mismo tiempo que bajaba por las escaleras – yo soy la que esta sufriendo idiota no podre ver a Kari en pija …. – sonrojada la rubia detuvo sus palabras y sus pasos al ver a la castaña que le robaba mas que el aliento sentada en la mesa disfrutando de su desayuno mientras aun utilizaba ese pijama que hacia a esa pervertida rubia suspirar- K-Kari buenos días

-¿Por qué te detienes tonta?- pregunto Kuro después de chocar contra la espalda antes de ver sobre el hombro de Seki para encontrarse con los sonrientes rostros de su madre y su hermana- estoy algo confundida

-pues no lo estarías si prestaras mas atención a lo que dice la profesora en vez de a tus video juegos- le reprendio Kari – hoy se celebra el aniversario de la inauguración de la escuela por lo tanto entramos dos horas después- se levanto y dejo los platos en el fregadero para luego caminar hacia las dos confundidas muchachas- por ahora pueden desayunar mientras que yo me preparo para salir

Las dos chicas asintieron felices de tener dos horas libres, la pelinegra camino sonriente hacia la mesa para lanzarse sobre su mama y darle un par de besos en la mejilla mientras que la rubia se quedaba embobada por la sonrisa de aquella castaña que ahora subia lentamente las escaleras regalándole la mejor vista de sus hermosas piernas

-pervertida- grito la pelinegra mientras le arrojaba un zapato a la cabeza de la rubia sacándola de sus pensamientos

-aaaahh eso duele ¡¡¡ - grito Seki mientras le devolvía el zapato a la pelinegra de la misma forma en que ella se lo arrojo

-si no quieres que te golpee deja de ver con ojos pervertidos a mi hermana

-yo no hago eso – se defendió sonrojada la rubia mientras tomaba asiento en el comedor

-lo haces – corroboro Nao mientras bebia un poco de chocolate caliente

-t-tia ¡ - la rubia no cabía de vergüenza por lo que opto por defenderse un poco también- Kuro también hace lo mismo cuando Sumi sube las escaleras – señalo a la culpable- además ella gira su cabeza para poder ver su ropa interior

-Seki ¡ - grito una sonrojada pelinegra mientras se lanzaba sobre su amiga intentando acallarla con una tostada

-eso no se hace chicas- les reprendio suavemente Nao- imagínense lo que pensarían ellas si se enteraran que hacen esas cosas

-no lo haremos de nuevo- se rindieron las chicas ante la hermosa pelinegra que las miraba con amor

-por ahora disfruten su desayuno y luego pueden arreglar ese uniforme por que estoy segura que la camisa no se ve bien sobre la chaqueta del uniforme – se reia mientras veía como las chicas se miraban de arriba abajo con rostros palidos

Disfrutaron del tiempo con Nao contándole sobre la escuela, los diferentes eventos a los que asistían y sobre los idiotas que ahora empezaban a acosar a las hermosas Kari y Sumi, le contaban sobre las diferentes bromas que le hacían, pero ocultando claro lo de la noche anterior que fue provocado por que dos de esos perros se atrevieron a abrazar a las dos pequeñas.

Sin darse cuenta el tiempo había volado y ya era hora de que fueran hacia la escuela por lo que una Kari ya uniformada bajo por las escaleras lista para salir, las tres chicas se despidieron de la pelinegra mayor que también se preparaba para ir a visitar a Miyuki al trabajo como todos los días

Al salir de la casa la rubia corre hacia el auto que sus madres le regalaron para su cumpleaños numero 17 y galantemente abrió la puerta trasera del auto para que la castaña subiera, la hermosa oji azul le devolvió el gesto con un beso en la mejilla a la rubia dejándola en medio de un limbo del que no deseaba salir

Por otro lado la pelinegra cruzaba la calle sonriente ya que veria a aquella pelirroja que tanto le gustaba, toco la puerta y espero unos segundos para después ver como se abria la puerta por la cual salía una pequeña castaña que no alejaba sus ojos de aquel libro que cuidadosamente llevaba entre sus manos

-adelantaste la sonrisa- le reprendió Hiro sin siquiera voltear a verla- deberías dejar la cara de idiota solo para mi hermana

-o-oye no seas mala – le dijo Kuro sin siquiera poder enojarse con aquella pequeña

-¿Quién es mala?- pregunto una hermosa pelirroja mientras se aferraba al brazo de ahora una atontada pelinegra

-a-a Hiro… yo … el libro – Sumi sonreía al verla tan confundida – quiero decir que si ya estas preparada para irnos – dijo soltando un pequeño suspiro la ojiverde

-totalmente lista – dijo sonriendo Sumi mientas cerraba la puerta y caminaba arrastrando a Kuro hacia el auto

El camino a la escuela fue igual que siempre, peleas por parte de Kuro y Seki, Hiro atorada en un libro sin prestarle atención a nadie y las dos chicas en la parte trasera que disfrutaban de una tranquila charla.

-o carajo- espeto Seki por lo bajo mientras se acercaba al estacionamiento de la escuela

-¿Qué sucede?- pregunto también bajo Kuro intentando averiguar por qué iban mas lento de lo normal

-nuestros amigos de ayer – señalo algo preocupada mirando hacia el frente a los chicos que se agrupaban frente al lugar donde ella siempre estacionaba el auto quienes no apartaban la mirada de su hermoso auto

-por todos los dioses- se  lamento la pelinegra mientras se quitaba su chaqueta y subia las mangas de su camisa

-bueno ha sido un placer – le sonrio la rubia mientras estacionaba el auto

-hasta que el ultimo sobreviva- le respondio la pelinegra agarrando la mano de su amiga mientras la miraba a los ojos intentado decirle cuanto la apreciaba

-¿estan bien?- le pregunto Kari a Sumi mientras disfrutaban del espectáculo que les ofrecían las dos chicas

-es hora de partir- dijo la pelinegra abriendo la puerta y saliendo junto a Seki preparadas para matar o morir

-las estábamos esperando chicas ….

 

CONTINUARA …….

Notas finales:

espero lo hayan disfrutado ... nos leeremos despues 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: