Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Nuestra primera cita

Autor: ScarlletParaise

[Reviews - 3]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Holis aqui les traigo la mini historia de Deathmask x Afrodita, hara lo mismo con la que subi de la parejita Aioria x Shaka, cada un día actualizo, hoy toca estreno.


Espero que les guste n.n

Parte 1


Su día era el más tranquilo desde que salió del colegio, parecía estar consciente de las cosas que ocurría en su colegio. Siempre se definía como una persona coqueta, inteligente, amante de las artes y sobre todo de las plantas, todas esas cosas lo definían.


Deja salir un suspiro, ya que estar solo en su cuarto, relajado, con sus cabellos celestes recogidos en una cola alta, su rostro al natural pero con una mascarilla de color rosa y dos rodajitas de pepino, uno en cada ojo, era la mejor idea que tenía para serenar su alma y liberar sus tenciones. En eso suena su celular, con aquel tono bastante típico de él, tener un padre que te dé con todos los gustos y caprichos, era algo que respetaba, pero lo que más acepta y respeta son los valores que le inculco.


 


- Ahora quien será – Se dice mientras se limpiaba los restos de la mascarilla y tomaba su celular, al ver que en la pantalla figuraba un número desconocido, pero al abrir el mensaje nota de quien se trataba - ¿Cómo consiguió mi número? – Esa era su pregunta y lo único que se limito era contestar aquel mensaje.


 


---- Mensajes de Texto ----


Death: Espero que te veas lindo para esta noche, porque las prendas que elegiste de seguro que te quedaran como anillo al dedo.


Afrodita: ¿Me vigilas siempre? Suenas como si me estuvieras acosando y eso no me gusta de un chico.


Death: No te vigilo siempre, es que no puedo conformarme con verte únicamente en el colegio y he decidido en buscarte, porque no hay persona más interesante que tú.


Afrodita: … Entonces, ¿Qué pasaría si la cita se estropeara?


Death: Mmm, no lo sé. No creo que la cita se estropeara por idioteces, sabiendo que solamente estaremos tú y yo a solas, sin que nadie nos moleste.


Afrodita: Pienso que tus respuestas parecen venir de un príncipe de los cuentos de hadas, algo que yo no creo y no soporto.


Death: Eso no importa, lo que deseaba decirte desde el principio, que te recojo a las siete de la tarde.


---- Fin de los Mensajes de Texto ----


Afrodita apaga su celular con una sonrisa en sus labios, estaba emocionado y sobre todo estar a solas con aquel chico que únicamente tenia ojos para él. Deja el aparato arriba de la cómoda para después buscar la ropa interior e irse a dar un baño, avanza por el pasillo del departamento rumbo al cuarto de baño cuando escucha una conversación donde la voz era la de su padre.


- No sé a qué te refieres con eso – Afrodita parecía estar algo curioso con respecto a su padre, jamás supo si tuvo una madre o tenía otro padre, algo ilógico para él, entendía que su progenitor era un hombre reservado, pero con él era distinto – Lugonis nada, a mí no me vengas con tus amenazas y tampoco soportare la bendita idea que deseas reclamar a tus hijos, porque estoy bien con ellos y tú no tienes derecho a reclamármelos – El joven de cabellos celestes se tapa la boca con tan solo escuchar las palabras dichas en un tono violento y viniendo de su padre, no quería pensar cosas que no lo eran y solamente se limita a irse al baño con el fin de centrarse en su cita.


 


Al terminar de bañarse sale del cuarto para toparse con la mirada tranquila de su padre, quien se le acerca para abrazarlo - ¿Qué sucede papi? – Le pregunta para recibir un beso en su cabeza y ver aquella sonrisa llena de cariño, el solamente sonríe para corresponderle el mensaje cariñoso, para ver como su padre se marcha de allí – “Es extraño todo” – Piensa mientras deja de observar el otro pasillo e ir a su cuarto para cambiarse de ropa, cuando llega de nueva cuenta su celular suena, pero esta vez era una llamada algo que lo alarmo muchísimo y era su cita - ¿Diga? – Pero lo más raro para él era escuchar los gritos del otro lado, le dio gracia al principio pero después lo que escucho era un simple “Más tarde te recojo” – Vaya idiota – No quería verse un chico caprichoso y menos con la actitud de un divo, como Albafica, dado que pensar en las palabras del chico de cabellos azules eran un poema para él, algo que si lo hace ver especial y eso le agradaba muchísimo.


 


Opta por bajar al recibidor ya que todo el tiempo que se tomó, en tomarse un baño relajante de otra media hora, elegir muy delicadamente las prendas que llevaría para la cita, maquillarse un poco y después hacerse la idea que bajar a la entrada del edificio era tomarse todo el tiempo. Lo bueno que quince minutos más ya debía estar puntal su cita, y para él la puntualidad es esencial para las citas, si es que preferían que fuera una de ensueño.

Notas finales:

Espero que les haya gustado y nos leemos mañana. n.n

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: