Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

pecado del corazón

Autor: paranormalinquisitor

[Reviews - 5]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

 es mi primera historia 

Notas del capitulo:

Este es mi primera historia larga de superbat


Si eres una persona con sensibilidad a lo religioso, no la leas ya que esta obra hablara y criticara a la religión tanto su paraíso como su infierno o como los conozcan.


Antes que nada quiero aclarar que no creo ni afirmo la existencia de dios o dioses, soy neutral en pocas palabras.


Espero que disfrutes de la lectura.

Estoy en una cueva en algún lugar de Nuevo México podría salir volando en cualquier momento pero no quiero, no quiero solo quiero revolcarme en mi dolor, mis hijos no están, fui extorsionado por un tal Lex y su dichosa organización, la estúpida liga de la justicia no me deja explicarme o tan siquiera buscar a mis hijo, superman no para de de hacerme preguntas yo no le contesto al fin y al cabo no tengo ganas de hablar solo quiero llorar solo quiero a mis hijos ¿Dónde están? No lose solo los quiero y los quiero con migo, me alejaron de mis hijos, lex se los llevo y yo aquí en mi propia prisión, el salió de cualquier problema legal gracias a sus abogados, dejándome aquí en una cueva obscura en una esquina obscura, en mi propia obscuridad, lo matare para llevarlo al infierno y romperle cada minuto el cuello.

¿Quieres saber como empezó la desgracia?

Vamos a ver, como inicio esta pequeña historia, déjenme pensar... mi nacimiento, mi primer vistazo a la crueldad del mundo, como luche por un mejor mundo o mi muerte... déjenme pensarlo.

Mph... creo que ya se por donde darle inicio a mi relato, desde donde mi vida cobro mas sentido en mi perspectiva, mi muerte, recuerdo haber despertado después de navegar en una obscuridad que parecía eterna, la luz me cegó cuando abrí los ojos, lo que me provoco parpadear, había voces por todos lados, recuerdo que al acostumbrarme al brillo me encontré rodeado de muchas personas y tal fue mi sorpresa al percatarme que poseían alas, blancas y brillantes alas, cada pluma parecía un alma resplandeciente y pura, como si el mal jamás la haya perturbado, levante la mano en dirección de una de las chicas que me rodeaban la mujer sostuvo mi mano y dijo " descuida, todo a cavado" me dijo con tal ternura que de inmediato me relaje mientras ella seguía agarrando mi mano empezando leves caricias, los demás empezaron a atraer cosas a el lugar donde estaba recostado, no tengo presencia de que era lo que arrimaban pero no me importaba estaba calmado después de haber salido de aquel hoyo cavado por mi, al cual llamaba mi vida.

Mis recuerdos posteriores de ese momento son que descubrí que estaba muerto, cosa que no me afecto y que me encontraba en el paraíso, que era un ángel, que estaba en servicio del señor, que ahora tenía que entrenar y mejorar mi forma de lucha uso de armas y demás.

Recuerdo que mis horas de práctica para aprender a usar mis alas, acostumbrarme al hecho de que si dejaba de agitarlas caería al suelo o el echo de que poseía dos 'extremidades' que me permitían despegarme del suelo, que en algún momento tendría que pelear contra los enemigos del bien y la justicia mientras no poseía el apoyo del suelo para impulsarme.

Cuando consideraron que estaba listo me mandaron al frente para luchar, la primera guerrilla en la que estuve vi morir a miles de seres vivos todo lo que quedaba en medio de la lucha, al parecer los ángeles son muy complicados de matar.

Llego un punto en que me destaque por mi manera tan 'sofisticada ' de combatir, así era como les gustaba llamarla, me ascendieron a capitán de mi brigada, mis peleas en contra los demonios y entes malignos siempre fueron de alguna manera satisfactorios, mis grandes logros no pasaron desapercibidos de los altos mandos del cielo, mi capacidad para hacer estrategias, deducciones, y mi efectividad a la hora de combate de mi tropa hiso que llegara a altos rangos de la jerarquía asta convertirme en un arcángel hiso que ganara el titulo de mítintsti, no falta en mi memoria conmemorar que la batalla siempre eran larga pero siempre ganábamos, todo era tan predecible.

Pero cuando llegaba a lo que podía llamar hogar, sentía una soledad muy grande, algo que me faltaba que necesitaba, un capricho que no salía de mi mente.

Esa soledad se aligero al conocer a Alfred un viejo ángel que era un mentor para novatos que conocí al mismo tiempo que mi crecimiento "social" en el cielo aumentaba aun esta presente en mi mente ese momento.

. – Disculpe pero su presencia en el campo incomoda un poco a mis estudiantes – me comento mientras yo solo veía la falta de dinámica en sus enseñanzas.

. – Mis disculpas pero veo que no hace lo que el piden

. – ¿A que se refiere señor?, los estoy entrenando tal y como me lo instruyeron – me contesto con un tono de duda en su voz.

. – Es simple dos de ellos miran constantemente a los lados otro lleva rato jugando con su manga y algunos empezaron a hacerle caras, ¿esta usted seguro de que esta calificado para entrenarlos?, no parece que le tengan respeto – le comente sin despegar mi vista del pequeño grupo que no en cuanto el viejo se retiro empezaron a hablar entre ellos – No son guerreros solo son un grupo de presuntuosos, sin provecho, morirán en el campo antes de que yo parpadeé –

. – Usted ve eso – hiso una pausa y miro sobre su hombro para ver a el grupo que empezó a relajarse – Pero ¿quiere saber que veo yo? – Me sonrió, pero fue momentánea y volvió a su mueca seria – Veo aun grupo de seres tan diferentes tanto física y mentalmente, individuos que pueden crear un gran y poderoso equipo si se concentran, trabajan, e incluso apoyarse para aprenden a trabajar en sus defectos, serán una fuerza que ni el mismo Satanás lograra destrozar-

. —Usted es alguien muy optimista ¿verdad?

. – No soy optimista, solo soy realista un hombre solo puede pelear contra un batallón, un equipo puede derrotar a un ejercito completo, si esta comprometido, si se tienen confianza son como... -

. – Una familia

. – Exacto, yo no entreno a un batallón yo entrene a una familia que esta dispuesta a pelear para que ningún integrante de esta caiga –

. – Usted es todo un optimista, me llamo Bruce, es un gusto- extendí mi mano esperando que me contestara.

. – El placer es todo mío, soy Alfred, es un gusto conocerle – respondió a mi saludo – ¿Quiere acompañarnos en el entrenamiento? –

. – No lo se

. – No sea tímido señor siempre se aprende algo nuevo – Empezó a caminar asta a el grupo que empezó a jugar entre los integrantes.

. – Dime Al, si eres un experto entrenando familias ¿por que esta no te escucha? – el solo sonrío y se adelanto.

. – Jóvenes si prestan atención- trato de llamar su atención, lo que no logro pero prosiguió - el señor Bruce nos acompañara en esta lección - Recuerdo haberme paralizado momentáneamente pero me encogí de hombros.

. – Wow ¿usted? ¿Usted es el capitán que derroto a Abaddona? - uno de los mas jóvenes del grupo me reconoció

Antes de que le contestara Alfred tomo la palabra – Si, lo es, pero también el será quien me sirva para enseñarles algunos movimientos básicos de combate – se voltio hacia mi y tomo mi muñeca y con gran precisión golpeo mi rodilla para que la doblara inconscientemente logrando poner mi muñeca en mi espalda tirándome boca abajo y evitando que me moviera – Esto es un claro ejemplo de que siempre tienen que estar concentrados –

. – Alfred eres bueno pero... - logre zafarme trate de pararme pero el se quito antes de que pudiera tocarlo y me propino un golpe en la cadera haciendo que mis pies se debilitaran cayendo nuevamente al piso

. – Jóvenes quiero que practiquen el primer movimiento - les indico, el grupo solo se quedo mirando como el logro tirarme en dos simples movimientos – Señores – los llamo – A practicar – todos se acomodaron rápidamente en pares para empezar con el movimiento de la muñeca.

. – ¿Dónde aprendiste a hacer eso? – le pregunte mientras me rodé quedando boca arriba

. – A mi edad a uno lo han golpeado de más de una forma

Después de ese día cree un laso con el, que creció al punto en que pude verlo como un amigo, casi un padre. Pero me faltaba más.

El fue el primero.

Una vez en una misión en contra del mismísimo demonio donde murieron miles de demonios, ángeles, e inclusive humanos, donde sus pueblos terminaron siendo campos de batalla, siendo liquidados por estar en fuego cruzado.

Familias enteras demacradas, gente aplastada por los escombros de las casa, o deslaves de montañas y ceros que eran perturbados por los poderosos golpes de los seres divinos en contra de los demontres, niños que quedaban huérfanos, madres y padres que lloraban la muerte de sus hijos y cónyuges.

Todas esas personas maldecían al cielo por sus desgracias por la guerra donde ellos no estaban implicados, para su mala suerte la tierra era un lugar intermedio donde los demonios y ángeles podían ejercer toda su fuerza, también era que los demonios no podían entrar al paraíso y los ángeles no podían entrar al averno, siendo por ello la tierra su lugar de combate.

Ahí en esa horrible guerra fue donde lo encontré, se refugio en una cueva, estaba en posición fetal, sus lagrimas escurrían por toda su cara mientras sus gemidos eran sofocados por su posición, sus pequeños y constantes temblores por el miedo de la guerra afuera de esa cueva, hiso que diera unos pasos hacia su dirección, causando que la graba bajo mis pies tronara a cada paso.

Levanto su cara que palideció más de lo que ya estaba si eso era posible, sus temblores aumentaron, dejo su posición para levantarse y salir corriendo al interior de la cueva mientras sus llantos se intensificaban, lo empecé a seguir, no corrí tras de el en primera instancia esperando a llegar a una zona donde el túnel estuviese bloqueado.

Pero no contaba que nos encontrábamos en un lugar que conectaba a una serie de túneles de agua corriente que conectaba a una cascada, el pequeño niño callo en uno de los canales de agua al escuchar el sonido de algo que cayó al agua desplegué rápidamente mis alas para ver como el niño luchaba para mantenerse a flote en la corriente que lo arrastraba.

. – Descuida te tengo - dije mientras me acercaba para sacarlo del agua pero solo obtuve un grito de respuesta –Estarás en buenas manos – el chico pareció confundido y antes de que pudiera agarrarlo entro a un desagüe que se conectaba al canal principal.

El desagüe era estrecho, era fácil deducir que el chico moriría ahogado si no lo sacaba de ahí rápido empecé a analizar la situación pero no me llegaban ideas ni soluciones, solo me entro la desesperación el humano solo puede sobre vivir bajo el agua como un minuto antes de ahogarse de repente algo se activo en mi.

De repente como si mi cuerpo se moviera solo empecé a romper la roca abriendo camino para llegar al pequeño – ¡Descuida ya voy! – pero al parecer mientras mas golpeaba la roca se hacia mas fuerte mi desesperación crecía y el tiempo se acababa.

El niño estaba por caer a el borde donde lo atrape cundo logre atravesar la roca haciendo que el desagüe se hiciera mas grande, enseguida note que el niño no respiraba, no sabia que hacer si que rápidamente busque un lugar donde acostarlo, aviste una saliente, me dirigí rápidamente al terreno plano y lo recosté, mire a todos lados esperando encontrar respuesta recuerdo que de repente empecé a oprimir su tórax y a darle aliento a sus pequeños pulmones así dure un rato pero al no recibir respuesta me levante y mire un rato el cuerpo estaba apunto de salir pero escuche un ruido.

. – ¿Quién erres tu?" Me voltee para ver al niño que tenia un ligero brillo a su alrededor... estaba muerto -¡¿Quien eres tu?!

. – ¿Estas bien?, ¿te duele algo? - pregunte mientras me acercaba para arrodillarme y quedar enfrente suyo.

. – ¿Qué ocurre?, ¿Por qué lloras?

*llorando* recuerdo como las lagrimas salían de mis ojos, no había llorado en años no desde que era niño.

. –Descuida te llevare a un lugar seguro-pero a donde llevas el alma de un niño, el cielo era un lugar obvio pero no era un gran lugar para que un niño estuviera, no seria feliz, con la guerra creciente contra el infierno lo entrarían al momento no seria un niño.

Un lugar vino a mi memoria mi antiguo hogar una vieja cueva lejos de la guerra.

. – hola, mi nombre es Bruce, ya no tienes de que preocuparte yo cuidare de ti... a parcito ¿Cuál es tu nombre? -.

. – Dick, Dick Grayson

El fue el segundo.

Después vino mi querido, loco y rebelde Jasón.

El vino de una familia disfuncional su padre solía gritarle a su madre, solo llegaba a la violencia cuando estaba ebrio.

Casi siempre hablaba de la guerra de los ángeles y demonios, diciendo que "esta no es nuestra maldita guerra, por que los malditos seres alados no se la llevan de este lugar... si de verdad nos cuidaran no aíran estas disparates".

Lo bueno era que la guerra aun no había llegado a su pueblo aunque solo era cuestión de tiempo antes de que eso ocurriera.

Su mujer solo le daba la razón, al parecer tampoco se defendía cuando la golpeaban o golpeaban a su hijo, la maldita solo miraba en silencio, mientras el marcaba a su hijo, Jasón tampoco comía bien su padre intercambiaba lo que su granja producía por bebidas embriagantes, mientras su madre parecía que no se preocupaba por lo que le pasara, mientras su esposo estuviera contento ella era feliz.

Un día las primeras guerrillas se hicieron presentes en las zonas cercanas, la casa de los todd's fue una de las primeras en ser victimas de esta incesante guerra.

. – Mami ¿Qué hacemos? - el pequeño no obtuvo respuesta la familia solo se dirigió a una pequeña posada que ofrecía cuartos para las familias que perdieron sus casas, por fortuna solo fueron 10 hogares los destruidos pero por 3 días fue lo único que ocurrió después de eso la paz no duro mas.

Un grupo de soldados celestiales llegaron al pueblo diciéndoles que abandonaran las tierras ya que no sobre vivirían pocos se quedaron, los demás obedecieron a los ángeles su familia no se fue se quedo por su padre que se excuso alegando que no creía en eso, no podía hacerlo, ya que las palabras venían de los que también eran verdugos en esta guerra.

Jasón vio como las tropas de seres alados llegaban para situarse en las montañas, relativamente lejos de los asentamientos humanos, también vio como las criaturas del averno llegaban a su pueblo y empezaban con la casería de humanos.

Sus padres lo abandonaron corrieron cuando tuvieron oportunidad dejando a Jasón al merced de un demonio que termino por hacer el trabajo golpeándolo con un gran fierro.

Yo le llegue por detrás matándolo al instante quedando enfrente de un niño que estaba llorando a lagrima viva, imploraba por su madre, queriendo que lo abrazara a su padre, pero ya no podía.

. –Ey no te preocupes yo te cuido, si ven conmigo"

. – No, tengo que esperar a que mis padres regresen – gimoteo

Recuerdo limpiar sus lágrimas – Yo... lamento decírtelo, pero ellos no regresaran -.

. – ¡Mientes!" me grito, salió corriendo y yo tras el – ¡Mami!, ¡papi!...por favor... regresen - se tropezó con un escombro cayendo al suelo donde continuo su lloriqueo, me agache y lo cargue el se retorcía tratando de zafarse. Lo abrace lo que lo calmo de golpe y me lo devolvió – descuida no estas solo yo estoy contigo – lo retire y lo mire a los ojos – ven conmigo tengo a alguien a quien quiero presentarte a alguien, el será tu nuevo hermano, y los dos se querrán mucho, será difícil acostumbrarse pero lo amaras y espero que también me tomes cariño - .

El asintió y salí volando a toda velocidad pero no note que alguien me vio salir de ahí.

El fue el tercero.

Mi pequeño pajarito rojo no tiene una historia tan triste.

Su familia era buena y de echo conoció a Dick y ha Jasón aun estando vivo ya que vivía en el pueblo cercas de ahí, jugaba con los chicos, cuando los otros niños lo veían jugar solo se asuntaban diciéndole a sus padres que un niño hablaba solo en el bosque sus padres los ignoraban ya que en esos momentos había cosas mas importantes en que concentrarse, Dick y Jasón amaban jugar con el, jugaban a las guerrillas, a perseguirse construían cosas, de todo esto me entere después pues un día llegue a la cueva y no estaban mis muchachos salí de inmediato de la cueva para encontrarlos jugando con el.

Desde ese momento cada que podía jugaba con ellos, descubrí que a Tim le encantaba investigar y hacer sus propias investigaciones, y formularse sus propias preguntas como, ¿Por qué el cielo es azul?, ¿Cómo hacen miel la abejas?, ¿Por qué los grillos hacen un agradable sonido?

Era un chico feliz sin muchas preocupaciones, mentiría si digiera que no me encariñe con el niño en ese lapso de tiempo.

Un día lo inevitable llego, la guerra se expandida como una plaga cobrando vidas cobrando la vida de los amorosos padres de mi pajarito, recuerdo que llego a la cueva cuando yo estaba con los muchachos que me pedían una y otra vez salir corriendo para buscar a su amigo pero Tim llego antes de que yo saliera en su búsqueda y al ver sus pequeñas alas en la espalda al igual que a mis otros dos niños que me miraron supimos que no ya no era un mortal.

. – Tim, se que esto será difícil pero lamento decirte... - antes de acabar el niño me abrazo y lloro Jasón y Dick se unieron al abrazo mientras que afuera se escuchaban los ruidos de la batalla incesante – Tim... - .

. – ¿Me vas a decir que todo esta bien?, ¿me dirás que no me preocupe verdad?, me darás palabras vacías

No le respondí solo me agache para abrazarlo mejor – jamás te diría palabras vacías, pero tampoco te diré que todo esta bien, solo que si ¿Quieres unírtenos?

. – Se que a usted le falta mucho del instinto paterno pero por el momento creo que son la mejor opción – rio sin gracia y sus ojos se llenaron de lagrimas - ¿Quiero á mis padres devuelta? –

. – Yo lo lamento Tim, quisiera concederte ese deseo pero... no puedo – lo acerque mas a mi pecho – pero espero que me consideres tu padre al igual que Dick o Jasón o alguien en quien confiar, no me importa como me llames solo que recuerda que no estas solo nosotros estamos contigo -.

El movió su cabeza en una afirmación.

El fue el cuarto.

Un año después de los acontecimientos llego el fin de la guerra con los ángeles se proclamaban victoriosos.

Por tal razón de una forma empezaron a sospechar, si ya algunos sospechaban cuando desaparecía de el combate, ahora cuando nadie me encontraba en el paraíso levante mas sospechas pero siempre me justificaba, el me seguía persiguiendo.

Y puedo decir que jamás note su presencia, siempre supo como ocultarla de mi, no era de extrañar el me conocía, el sabia como me movía, ¿que hacia? Ó ¿por que lo hacia? Que pensaba el me delato con mis superiores y ellos con el mismo dios.

Recuerdo que durante mi juicio me quitaron a mis niños cosa que me enojo empecé a soltar patadas y cuando lo vi entre los juicios recuerdo que le gritaba – sucio tramposo, ellos me los quitaran ellos no me los dejaran de llevaran a mis hijos – recuerdo que esa vez fue la primera vez que los llamaba así pero poco preste atención a mis palabras ya que en esos momentos quería matar a todo mundo pero Alfred siempre sabia que decir para calmarme.

Recuerdo que me ofrecieron un trato en la mitad de mi juicio ellos me ofrecieron que todo estaría bien siempre y cuando yo me arrepintiera de corazón por haber mantenido a estos niños conmigo en vez de llevarlos al paraíso.

Me negué rotundamente al principio pero solo obtuve un regaño de Alfred el cual me convenció en aceptar.

. – Yo el Arcángel Bruce Wayne me arrepiento de todo corazón por mi accionar- esas fueron mis palabras logrando convencer a todo el jurado que solo

Me dijeron – lo aceptamos – en coro.

El juicio termino y los niños me gritaban mientras yo veía al piso – Bruce, por favor no dejes que nos lleven, Bruce – escuchaba a Jasón gritar con voz ronca, de seguro estaba llorando.

. – Papá por favor – llamo Tim

. – ¿si eran palabras vacías no es así? - escuche de departe de Dick

Una ira salió de mi vientre saliendo como una bestia salvaje - ¡no!, no son palabras vacías, lo que dije en estos momentos si lo son yo no me arrepiento de nada, al contrario... estoy orgullosos de decir que no me arrepiento de mis acciones – mire con rabia a los que me juzgaban – no me arrepiento, de nada, ya que ellos son mi felicidad, mi única felicidad –

Todos me miraban con asombro y algunos con desprecio pero mí mirada solo estaba dirigida a los 3 niños que solo se soltaron de los desconcertados guardias y corrieron hasta donde me encontraba.

Los hombres en el podio solo me miraban, e intercambiaban miradas al mismo tiempo estaban incrédulos nadie jamás los había insultado de ese modo.

Después de un rato dieron su veredicto, - si usted así lo quiere este jurado lo declara culpable – los gritos de aclamación no tardaron en sonar – y su condena es caminar por la tierra acompañado de esos niños, además ya no podrá portar esas alas blancas –

. – ¿Por qué cosa las remplazaran?

. –Unas alas que muestran tu obscuro corazón – dijo el mas viejo

. – Jamás te dijimos como moriste, y no te lo diremos tampoco pero algo que si te podemos decir es que mataste gente mucha gente y el color rojo manchara tus ojos, tendrás cola y unos cuernos, mostrando que as pecado – grito el mas joven.

. – Además no pisaras al infierno ni el cielo – dijo un querubín

. – ahora eres un demonio atado a tres cadenas si algo les pasa tu alma lo sentirá, ahora vete fuera de nuestra vista

El piso se abrió y los niños se sujetaron a mi mientras caía sentía como mis plumas se quemaban dejando de ser subes a pasar a ser polvo rebelando un piel rugosa y flexible, sentía como de mía cráneo dos cuernos empezaban a formarse las orejas se hacían puntiagudas y me salía una cola negra.

Cuando choque contra el piso me senté en el cráter que cree y los niños que aun me abrazaban se retiraron para verme mi ropa tenia otros colores las alas ahora parecían las alas de un murciélago, mis cuernos y cola me daban un aspecto atemorizante.

. – Bueno podría ser peor – dijo Jasón mientras me revisaba por decima vez.

. – Así ¿Cómo? – pregunto Tim

. – no se pudieron mandarnos a todos derechito al infierno - le contesto

. – ¿Y ahora que? – me pregunto Dick, logrando que los otros me mirasen

. – Y ahora a caminar ese es nuestro castigo, vivir en la tierra-

. – ha no puede ser solo tuyo – se quejo Jasón

Alfred se nos unió un día después con la excusa de que lo mandaron para vigilarme.

Mi pequeño demonio llego cuando un grupo de hechiceros de magia negra me invocaron.

El jefe de todos ellos un tal Ra's me hechizo para tener que copular con su hija, para criar a un demonio capas de destruir todo a su paso para lograr hacerlo el supremo gobernante del mundo, no fue meses después de su nacimiento que me entere de que el había nacido.

Así que junto a mis otros tres chicos logramos sacarlo de ahí y Talía solo me lo entrego, no sin antes decirme

. – su nombre es Damián así que cuídalo cariño – ella dijo recito un hechizo y desapareció.

Damián se parecía a mi solo que sus ojos son de color verde jade al igual que su madre, tiene mis alas el color de mi cabello y según Alfred y Dick tiene mis mismas expresiones, sobretodo cuando pone una expresión seria.

Jasón dice que es irritante pero no engaña a nadie.

Tim solo lee historias y juega con el

. —Bien Damián bienvenido a la familia – le dije mientras le besaba la mejilla ganándome una risa de su parte.

El fue el quinto en llegar a mi vida pero no era el último.

-

  

 

Notas finales:

mítintsti:  significa en purepecha detective  

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: