Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Secuestrando al Hijo de un CEO

Autor: LittleAngelSixx

[Reviews - 5]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Otro fic que se me ocurrio xD tranquilas terminare los demas es solo que tengo muchas ideas para hacer fics y si no las hago, despues se me olvidan XDD eso :3 

Notas del capitulo:

Espero que les guste el capitulo :)!

“Secuestrando al Hijo de un CEO”

 

 

Capitulo 1: Rapto

 

 

 

No sabía cuántas tazas de café había bebido pero ya no le surgía efecto alguno, sus parpados lo amenazaban con cerrarse a cada rato y miro la hora en el reloj que había en su oficina, ya eran las 02:30 am, no sabía en qué momento la hora se paso tan rápido, por lo que termino de poner los últimos detalles en el informe y se lo mando al correo de su padre, por fin había terminado y podía irse a casa a dormir, era lo que más necesitaba en estos momentos, quedándose hasta tan tarde se ahorro el trabajo de hacerlo después y de esta manera tener más tiempo libre para descansar de todo el ajetreo de la oficina, sin lugar a dudas, ser hijo de un CEO no era nada fácil y más si vas a heredar la compañía de tu padre, gimió en su mente Seokjin, apagando el computador y tomando sus cosas para marcharse. Dio un gran bostezo mientras bajaba en el ascensor, no hallaba la hora de llegar a su casa y tumbarse en la cama, aunque le gusto el silencio que había a esta hora en todo el lugar; el timbre del ascensor sonó y le aviso que había llegado al piso -2, estremeciéndose levemente al sentir lo frio que estaba el estacionamiento, sin contar de que una de las cosas que odiaba era quedarse hasta tan tarde dado que el estacionamiento estaba más oscuro de lo normal y lo hacía imaginarse todas las malditas películas de terror que había visto justo en este momento!. Mientras se dirigía a su vehículo, le sorprendió de que había un auto negro no muy lejos del suyo, preguntándose quién podría quedarse hasta tan tarde como él, quizás era un trabajador que odiaba acumular trabajo como él y lo terminaba de una sola vez, aunque se quedase mas tarde en la oficina; Seokjin se encogió de hombros y abrió la puerta de su auto, colocando sus cosas en el asiento del copiloto y cuando se sentó e iba a poner el cinturón de seguridad, se le ocurrió mirar por el retrovisor y casi pego un grito al ver una silueta negra detrás, alcanzando a bajarse del auto o mejor dicho, a causa de que se cayó de espaldas, cuando el sujeto intento ponerle un paño blanco en la cara; sin pensarlo dos veces, Seokjin se levanto rápidamente al ver al sujeto de negro bajando de su auto y corrió de vuelta a la oficina lo más rápido que sus piernas podían, de inmediato apretó el botón del ascensor pero cambio de idea y corrió a las escaleras; su pánico aumentaba a medida que veía que el sujeto se acercaba cada vez más a él hasta que lo atrapo del tobillo, haciendo que cayese sobre los escalones, soltando un quejido de dolor pero rápidamente se dio la vuelta, empezando a tirarle patadas al hombre, el cual las esquivaba fácilmente y cuando vio la oportunidad, se abalanzo arriba de Seokjin, tratando de inmovilizarlo con su cuerpo a la vez que intentaba agarrarle las muñecas y en un descuido por parte del secuestrador, Jin puedo agarrarle el pasamontañas y se lo quito, dejándole el rostro al descubierto, cosa que dejo a ambos mirándose sorprendidos. Seokjin se imaginaba a un hombre más mayor o con cara de secuestrador como en las películas pero se trataba de un joven, quizás de su edad, tenía el cabello castaño y era bastante atractivo, nunca se imagino que el tipo que intentaba secuestrarlo seria así.

 

 

-Qué demonios estás haciendo V?!, dejaste que viera tu rostro?!- exclamo una voz escaleras arriba.

 

 

Ambos miraron hacia arriba para ver a otro sujeto de negro, este se quito furioso su pasamontañas y bajo las escaleras del mismo modo, sorprendiendo nuevamente a Jin al ver que se trataba de otro joven mas, acaso los secuestradores de hoy en día eran así?, se preguntaba en su mente el castaño al ver al muchacho de cabello negro e igualmente de atractivo que el otro, pero algo en su cabeza lo hizo despabilar a medida que veía al otro acercársele y ver que el chico llamado V estaba con la guardia baja, por lo que sin pensarlo más, aprovecho su distracción y lo empujo, a lo que el castaño tuvo que afirmarse del pasamanos para no caer de espaldas por las escaleras; Seokjin se puso rápidamente de pie y comenzó a bajar lo más rápido que podía mientras escuchaba a otros pasos apresurados tras de sí pero no llego muy lejos ya que al parecer el sujeto que venía detrás de él lo pudo alcanzar en un abrir y cerrar de ojos y lo estrello contra la pared, luchando por quitarse su mano de la cara cuando este empujo un paño contra su nariz y boca, Seokjin sentía que sus fuerzas le iban faltando rápidamente y sus ojos se cerraban a medida que sus brazos caían a sus costados al ya no poder aguantarlos.

 

 

-Shhh… tranquilo… es hora de dormir…- le dijo una voz suave en su oreja.

 

 

De no ser por el brazo envuelto firmemente alrededor de su cintura, su cuerpo se hubiese desplomado en el suelo cuando perdió la conciencia, lo último que recordaba antes de que su vista se hubiese ido completamente a negro, era que uno de ellos lo echo sobre su hombro y empezó a andar hacia algún lugar.

 

 

-------------

 

 

Unas voces se oían en la lejanía y cada vez estas se fueron haciendo más claras a medida que se recuperaba de su inconsciencia, pestañeo varias veces tratando de abrir sus ojos pero seguía viendo negro hasta que se dio cuenta que era por una venda que tenia sobre estos, también se dio cuenta que tenía otra en la boca y que se hallaba al parecer sentado en una silla con sus manos atadas por detrás del respaldo y sus piernas al parecer también estaban amarradas a las patas de la silla ya que no podía moverlas cuando intento removerse para estirar sus extremidades adormecidas. De pronto las voces se callaron y luego sintió unos pasos aproximarse, sobresaltándose cuando sintió que lo agarraron de la barbilla y lo hacían elevar el rostro.

 

 

-Veo que ya despertaste- dijo una de las voces que ya conocía, pestañeando varias veces cuando le quito la venda de los ojos -Dormiste bien princesa?-

 

 

Seokjin lo quedo mirando atentamente para memorizar todos sus rasgos una vez que pudiese escapar o que lo viniesen a rescatar y luego le entrecerró los ojos a lo que el castaño le sonrio divertido y por fin le soltó la barbilla, dándose la vuelta para salir de la habitación como si nada. Cuando salió, Jin paseo sus ojos por el lugar, fijándose que se trataba de una habitación sin ventanas y prácticamente se encontraba vacía sin contar la silla en la que se hallaba sentado y una mesa cercana que le hizo cruzar un escalofrió por su cuerpo al mirar que se encontraba llena de diferentes herramientas que parecían como de tortura, rezando en su mente de que por favor no fueran a ocupar aquellas cosas en el. Empezó a forcejear en contra de los amarres en sus muñecas con fuerza para ver si estos se soltaban pero era inútil, el nudo era bien firme tanto que hasta dudaba que su circulación seguía corriendo por sus venas.

 

 

-Es inútil-

 

 

Jin de inmediato se fijo en el pelinegro que estaba apoyado contra el marco de la puerta con los brazos cruzados mirándole, este al ver que tenia la atención del otro, comenzó a caminar hacia a él hasta que se detuvo frente a este.

 

 

-Antes de quitarte la venda y preguntar alguna duda, te aclarare la situación en la que te encuentras- hizo una pausa –Te hemos secuestrado obviamente para pedir dinero a cambio de ti, a tu padre no creo que le cueste juntar la cantidad que pedimos, después de todo es un CEO- le sonrio y luego le quito la venda de la boca –Alguna duda?-

 

-Ya me sé sus rostros, me encargare de que la policía los encuentre!- le grito enojado.

 

 

Ante ello el pelinegro sonrio y una risa vino desde la puerta, obteniendo la atención de Seokjin, se trataba del otro secuestrador que se acercaba a él sin parar de reír, cuando llego a su lado, lo agarro de la barbilla y lo miro con una sonrisa divertida en sus labios.

 

 

-No estás en posición de hacer amenazas princesa-

 

-No me llames princesa!, soy hombre!- le respondió Jin moviendo su rostro para quitar el agarre que V tenía en su barbilla.

 

-Para tener una cara tan bonita, no parece- se lamio el labio inferior.

 

-Basta V, además fue tu culpa de que viera nuestros rostros- le recrimino el pelinegro.

 

-No pensaba que se me iba a escapar!- respondió levantando sus manos –Además dónde estabas tú para ayudarme?-

 

-Alguien tenía que dejar el mensaje del rapto no?- bufo molesto –Menos mal que me he demorado poco o si no quizás se nos hubiese escapado-

 

 

Seokjin miraba con una ceja alzada como ambos discutían, eran como unos niños prácticamente echándose la culpa al otro, aun se negaba a creer como ellos pudieron haberlo secuestrado, bueno, quizás es porque eran dos y tenían fuerza, pensó el castaño fijándose en los músculos del pelinegro, ya que estaba usando una camiseta blanca, sintiéndose algo envidioso al ver cómo estaban en perfecta forma a comparación de él que quizás les ganaba por un par de años, bueno, el no tenía tiempo para ejercitar su cuerpo con tanto trabajo en la oficina y si estos chicos eran secuestradores, debían de tener la fuerza necesaria para someter a sus víctimas. De pronto el celular de Seokjin sonó y vio al pelinegro sacarlo del bolsillo y sonreír al mirar la pantalla, le hizo una seña a V y este se puso por detrás del mayor, tapándole la boca con una de sus manos mientras que el otro contestaba el celular, no sin antes ponerse un aparato cerca de la boca que al parecer era para cambiar la voz.

 

 

-Veo que ya vio el mensaje Sr. Kim- hizo una pausa y miro a Jin –Su hijo está bien, claro que no lo estará por mucho si usted no reúne la cantidad de dinero que pedimos, tiene exactamente 5 días, estamos siendo bondadosos con usted o recibirá a su hijos en partes- Seokjin comenzó a forcejear temeroso –Claro, aquí esta, habla- le ordeno poniéndole el celular al castaño.

 

-Papá?!- exclamo Seokjin cuando V quito su mano.

 

-Hijo!, gracias a dios que estas bien!-

 

-Suficiente- dijo el pelinegro y volvió a colocárselo en la oreja –Tiene 5 días- le corto sin más.

 

-Malditos, déjenme ir!- forcejeo contra sus amarres.

 

-No hasta que tengamos nuestro dinero- le sonrio V –Y bueno, aunque lo tengamos, no sé si tenga ganas de dejarte ir…- le susurro contra su oreja.

 

-Aléjate de mí!- Jin movió su cabeza para alejarlo.

 

-Tenemos que divertirnos de algún modo todo este tiempo, no?- dijo el pelinegro agarrando de la barbilla a Seokjin, sonriéndole –Siento que la pasaremos genial, de eso te lo aseguro-

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: