Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

THAT DAY

Autor: Sarek-Shiroyama

[Reviews - 11]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Solamente tu voz se escucha tan fuerte para mí

Y ya no puedo escuchar nada más

Solamente tus ojos se ven tan grandes para mí


¿Acaso me estoy volviendo loco?

Todo el día me la paso pensando sólo en ti

Tal vez haga algo dañado dentro de mi cabeza

 

||10 CM|| MY Eyes ||

CAPITULO I 

No había chico más guapo en la escuela que Shiroyama Yuu todas las chicas estaban hasta el piso por él y porque no decir algunos chicos también, incluido yo aunque odiaba la idea que esto fuera real , su aspecto de chico rudo lo hacía irresistible al igual que sus amigos , eran los reyes de la secundaria o eso se decía a voz baja a su paso por los pasillos de los casilleros, patio y aulas de clases, cada día verles llegar despertaba las voces en una escuela medio sonaba por el sueño y la flojera matutina, eran como un despertador o peor aún como una maldita droga necesaria para llevar un buen día . Lo odiaba , lo extrañaba los fines de semana y lo repudiaba los lunes que compartíamos la clase de gimnasio , mientras él se destacaba en todos los malditos deportes yo solo destacaba por caer , golpear y revolcarme de dolor cada final de hora , Akira mi mejor amigo me daba ánimos para continuar pero él era tan popular como Kai o Takanori los dos amigos de Yuu , yo era un cero a la izquierda, las chicas sabían mi nombre solo porque era el mejor amigo de Akira y porque era quien podía pasar el numero telefónico a las manos de Akira quien se deleitaba con ‘escoger’ cada fin de semana a una de ellas para ‘pasear ‘ en su Mustang ; A veces también lo odiaba pero era como mi hermano , cualquier cosa de mi vida Akira lo sabía y también sabia como mejorar mi ánimo como hacerme sonreír o como hacerme enojar y eso mismo pasaba conmigo en su vida pero había algo que aún no le contaba Akira y aunque algunas veces me sentía traidor de ese voto de ‘hermandad’ que hicimos a la edad 5 años sentía que contarlo podría acabar todas las cosas que vivimos ‘Mis gustos’ desde los 12 no eran los mismos que él y aunque tuve una novia recién entrando a la secundaria no era más que una simple distracción o más bien confirmación de que las chicas ‘No eran lo mío’ 

Lunes 30 de agosto : Leía en mi calendario mientras ajustaba mi corbata del uniforme escolar, preparado para otro ‘pésimo y fatídico’ día escolar, un día más de o menos de los que faltaba para la graduación y eso aún faltaban más de 7 meses para concluir ‘ Que podría ser peor’ murmuraba mientras tragaba el primer bocado de desayuno y pasaba mis débil ganas de caminar allí con un sorbo de café tibio , la casa tan vacía como mis expectativas de vida académica, luego de escuchar el silbido de Akira dos casas antes apresure mis pasos, tome la mochila y la chaqueta del uniforme cual acomode mientras cerraba la puerta de la casa , tres golpes en la espalda era su manera de dar los ‘buenos días’ normalmente espera a cruzar la calle para empezar a contarme de sus aventuras el fin de semana , normalmente le escuchaba mientras sonreía y aunque a veces hablaba esa en monosílabos, el sabía que era lo máximo que podía conseguir de mi por lo que no se empeñaba en conseguir más, solo se limitaba a hablar , tras cruzar la reja el saludaba con su mano a un grupo de chicas que le esperaban en el mismo sitio , eso ocurría desde hacía 2 años atrás , con ninguna había salido pero les llamaba ‘El club de Fans’ recibía todo tipo de dulces y obsequios los cuales terminaban en manos de chicas de otras escuelas o usaba si los accesorios combinaban con su ropa , luego se desviaba dando dos golpes más de ‘’despedida’ y se reunía con el equipo de futbol del que era Capitán , yo continuaba mis pasos envidiando las ‘aventuras’ de Akira , maldecía la escuela y juraba alguna vez escaparme de casa para no regresar allí pero en cuanto estaba frente al casillero , esos pensamientos desaparecían, me preocupaba entonces por el debes de biología y los algoritmo que no entendía de matemática, el ‘escritura’ estaba en mi día y si el aseo debía ser liderado por algún chico o chica de mi grupo , estúpidamente tardaba cerca de 5 minutos organizando mis libros pero no por desorden , ellos estaban organizados por horas, perdía 5 minutos desordenando y ordenando mi casillero para esperar a que el entrara , con sus manos en los bolsillos, la corbata aun lado , en su hombro derecho para ser exacto , la camisa con tres botones sin cerrar y en vez del calzado brillante de cuero sus zapatillas deportivas, cada día bebía agua de la fuente a tres casilleros del mío a su llegada y si pasaba alguna chica que consideraba ‘aceptable’ sonreía jugueteando con su aro de labio , continuaba sacando la chaqueta del casillero, perfumaba esta para quitar el olor a cigarrillos de su cuerpo y manos y vaya que ese maldito olor me seguía hasta en mis sueños , luego dejaba reposar su espalda en el casillero de Takanori mientras entraba en ‘el día’ para las clases , entonces perdía su rastro total , cerraba mi casillero con la combinación dada a principio de año, caminaba abrazando mis libros con gesto de odiar al mundo , entraba a mi aula y me sentaba en mi escritorio , Akira ya yacía sentado a mi lado con el libro abierto y el móvil en la mano y riendo de lo que leía yo suspiraba , suspiraba aquel perfume que quedaba impregnado en el aire y más vivo en mi nariz, suspiraba de verle cada mañana con tontos y aburridos movimientos repetitivos tantos que los he aprendido con perfección , tan tontos y tan aburridos que me resultaba repugnantemente perfectos viniendo de él , Amaba con locura y odio a Yuu Shiroyama y eso jamás nadie lo sabría , acomode mis lentes una vez el maestro cerraba la puerta para dar inicio a la clase y tras sentarme luego del saludo matutino desviaba mi mirada al patio de receso el cual me daba una segunda oportunidad de verle en acción , el cual me permitía observarle , cada movimiento mientras jugaba al baloncesto , mientras jugaba con sus amigos o simplemente discutía por la cantidad de masa muscular que había ganado alzando pesas que a decir verdad era la misma, pero aquel narcisismo había roto en mí una grieta en la lógica de mis conocimientos que simplemente me daba el placer de ser común por el tiempo que duraba el receso y admirar aquel inexistente musculo y admirarme de los mismos pases largos y cortos incluso de sus encestadas y aun más ,desear ver un poco más de lo que sus botones en el pecho permitían o lo que con cada salto su camisa escolar permitía ver su abdomen . 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: