Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Blue: Cruel intentions

Autor: ritsuka10

[Reviews - 85]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

 

Nota: Letra en negrita/cursiva son flashbacks

Nota: Letra entre paréntesis son explicaciones sobre el omegaverse universe

 

“El mundo se ve regido por las estratificación social, se divide en tres castas esenciales alfa, beta y omega. Cada clase posee diferencias muy particulares, que se les atribuye por su propia biología causando que automáticamente sean etiquetados.”

 

Los gemidos se expanden a lo largo de una habitación, el golpe de la cama contra la pared provocaba un eco sonoro, es de mañana, los rayos filtrados por la ventana daban constancia. Un hombre de cabellos negros separaba los muslo de su amante, las abre a tal grado de ver como entra  y sale por una sección de su blanco cuerpo, le excita de sobremanera la vista, la forma que los músculos se contraen por la invasión, levanta la mirada y observa el rostro sonrosado, cubierto por una capa de sudor, muerde el labio inferior tratando, vagamente de detener sus gemidos. Un intento absurdo y tonto por ello el mayor arremete con màs fuerza, desea escuchar su voz romperse en gritos, con la mirada le exige que diga su nombre, solo en esos momentos cargados de lujuria deja que lo llame.

 

—¡Ah! YongGuk, YongGuk…—Grita extasiado el menor tratando de morder su labio inferior pero unos dedos se lo prohíben, uno ingresa a la boca y es lamido con fuerza.— mmmh, mmm, màs por favor.

 

El chico de rizos rubios se aferra a la colcha, clava  las uñas y levanta las caderas para ser penetrado con más fuerza, los jadeos son intercambios de emociones enclaustradas en dos distintos corazones, que laten al mismo compás sin saberlo. Ambos cuerpos se sincronizan en una sola nota melódica, el hombre de cabellos negros golpea su pelvis contra esa entrepierna, suaves dedos se posaron en una erección, la acariciaron en toda su longitud causando que el menor se contrajera, espasmos llegaron como series consecutivas obligándolo a perder la noción del tiempo y realidad.

 

—Tu aroma me enloquece.— Una grave voz comentó, manos obligaron al chico de cabellos rubios a girarse para darle la espalda, levantó ese firme trasero para volver a embestir con potencia.—Simplemente tu ciclo de celo es mi perdición.

 

El hombre mayor con tatuajes en el pecho, brazos y espalda dirigió al punta de su lengua a la marca de dientes dibujadas en el cuello del chico, saliva corrió por esa piel color mármol, las embestidas se repetían con más fuerza, el morboso sonido de una pelvis golpeando uno trasero resonaba perdido en los gemidos de ambos amantes. La piernas del chico omega se debilitaban por los movimientos, un hilo de saliva bajaba por su barbilla, apretaba la almohada a causa por el dolor y el deseo lo agotaban. En teoría su misma naturaleza era sinónimo de placer sexual sin límite, fueron creado para eso los omega, satisfacer los deseos de las clases superiores a ellos.

 

“En la casta de los omegas, varones como hembras omegas, poseen aparatos reproductores femeninos (útero y ovarios), y son perfectamente capaces de concebir.  Tienen una característica muy importante, poseen un ciclo de celo el cual ocurren cada tres meses y dura tres días aproximadamente, en esta época los niveles hormonales se disparan y se ven firmemente necesitados de buscar un alfa para “aparearse”. Ahí es cuando el lado Omega se libera, necesitan del apareamiento y sus feromonas informan de esto a los alfa o beta cercanos, también es aquí donde su fertilidad aumenta. ”

 

El orgasmo arribó en ambos entes por medio de un grito lanzado al vacío, explotaron de emoción, de alegría, de plenitud, una droga que los envolvía en un sueño placentero.   Unos labios se posaron en la frente del rubio, que se enfrasco en las mojadas sabanas.

 

Foto de bang

 

Bang YongGuk es dueño del consorcio Yamazaki, un conglomerado dedicado al desarrollo de tecnologías vanguardistas en Asia, proviene de una estirpe de èlite, sus antecesores eran alfa  de sangre pura, su destino era el unirse con alguien de su nivel para preservar la calidad de su casta.

 

El hombre salió de la cama para dirigirse al baño, su cuerpo estaba pegajoso por el sudor  y el semen que el menor vacío en ambos vientres, era de mañana y debía ir a trabajar.  Cuando las gotas de agua fría golpearon su cabeza recargó la frente en los fríos azulejos de la pared, deseaba liberarse del hechizo de ese maldito demonio con piel de ángel, anhelaba tanto poder controlar su propia y  enferma naturaleza, obsesionada con un inferior.

ÉL era un alfa perteneciente a la cima de la pirámide jerárquica, uno de los elegidos a comandar el mundo, solo debía sentirse atraído hacia sus semejantes no enredarse con subalterno.



JunHong se envolvió en las cobijas tratando de calmarse un poco, odiaba su ciclo de celo, siempre detesto esa parte de su naturaleza, dio un respiro para reponer su fuerza, se puso una camisa para salir de la cama, entró al vestidor donde selecciono el atuendo que esa mañana usaría el el CEO.

 

YongGuk  trataba de elegir las prendas que usaría esa mañana, odiaba gastar tiempo en algo tan simple, en un inicio le pidió a su amo de llaves su apoyo pero el sujeto tenía una pésimo criterio de la moda, masajeo su cuello  sus ojos se clavaron en el chico de cabellos rubios. El omega estaba sentado en una esquina de la habitación abrazado a sus piernas, no hacía ruido, era como un muñeco gigante.

—¿Cual te gusta? .—Cuestionó el sujeto de gruesa voz captantanco la atención del tembloroso chico.— Contesta rápido.

El omega llamado Zelo levantó la barbilla, separó un poco los rizos rubios de su frente para observar fijamente las prendas, su voz escapó como un silbido que aumento de volumen al notar las facciones desesperadas del alfa.

 

—El saco azul pero debería cambiarse los zapatos.— Con un poco de más confianza se puso de pie para dirigirse al vestidor.— Aquellos.—Señaló tembloroso un par de zapatos color marrón .—Son tendencia la combinación.

 

El alfa junto las prendas comprobando que sería una selección novedosa y que le gustaba, se giró a mirar al chico que usaba ropa deportiva demasiado pequeña para su tamaño. Antes de ingresar al baño le dio la tarea de todas las mañanas ser el encargado de elegir el outfit que usaría todos los días, además de darle un efectivo para que fuera a comprar ropa de su tamaño. Por primera vez el omega tuvo la sensación de ser útil para algo más que ser “una ramera de calidad” despertaba una dulce sensación en la boca. Cuando alguien te voltea a mirar y dejas de ser invisible, es entonces el instante que te sientes real.  ”

 

El castaño se apresuró a recoger un poco la desordenada habitación, el hombre deseaba ver rastro de prendas en el piso, u objetos con los cuales jugó una noche anterior. Sus piernas flaquearon por ello volvió a meterse en las cobijas observó el momento que el alfa salió del cuarto de baño envuelto en vapor, miró fijamente el traje seleccionado y dio su aprobación.   JunHong nuevamente tuvo una cálida sensación en su vientre como la primera vez, no le quito la vista ni un solo segundo le agradaba verlo vestirse en total silencio.

YongGuk tomó asiento al borde de la cama mientras sacaba unas mancuernillas del buró, eran la réplica perfecta de una orquídea, las acarició con la yema de los dedos, una sonrisa se dibujó en su rostro.

 

—¿Haz tomado las pastillas? .—Le cuestiono fríamente el chico contrayendo sus gestos, Jun asintió tímido al descubrir el cambio de actitud.— ¿Seguro? tu aroma es diferente este ciclo.

 

—He tratado de calmarlo con inhibidores. —Agregó el menor suplicando sonar tranquilo, se recargo en la base de la cama admirando al mayor terminar de arreglarse el cabello.— Me gusta tu nuevo corte.

 

Bang ignoró el comentario para continuar con su arreglo personal, con una mueca de frialdad el mayor finalizó los detalles de su aseo personal, se acercó al teléfono mòvil al sentirlo vibrar su cara se iluminó por una infinita alegría al leer el mensaje arribado, tomo su saco y salio de la habitación sin despedirse. Un hueco se formó en el pecho del omega,  el hombre había cambiado su actitud, no entendía la razón.



foto de Jun

 

JunHong es un omega, nacido en un humilde hogar, fue vendido en un burdel de quinta por su padre  cuando tenía 14 años,  con el dinero pagó deudas acumuladas por la adicción a las drogas. El chico poseía una angelical belleza por ello fue reservado a clientes de alto estatus pero su alma rebelde lo mandó a pasar la mayor parte del tiempo encerrado en calabozos recibiendo castigo por sus malas acciones, era un rebelde inato.

 

Al verse solo JunHong se envolvió en las cobijas debía estar acostumbrado, su destino es complacer mas nunca ser amado, su propia naturaleza solo le grita que lo importante en su vida es darle placer a todos aquellos que puedan comprarlo.  Llevó sus dedos a la marca detrás de su nunca en el cuello, solo son fantasías que le cuentan a los niños antes de dormir, el amor predestinado no existe.

 

“La cálida voz de una mujer calla los ruidos provenientes de la calle, por las viejas ventanas rayos provenientes de anuncios de neón ingresan, un niño de cabellos castaños, con pequeñas pecas en sus mejillas corre por la desgastada sala, mueve sus manos al ritmo de una vieja canción. El infante de cinco años es atrapado por un par de delgados brazos.

—Mamá cuéntame la historia sobre los lazos rojo .—Ese par de enormes ojos se reflejan pequeños brillos, ansioso hace un puchero.—Solo una vez más.

— Hay un hilo rojo directo del corazón, que conecta a los amores eternos, los profundos, esos que simbolizan el antes y por lo que no hay un después.—Madre e hijo se acuestan sobre la mullida alfombra.—Desde tu nacimiento  llevas contigo un lazo rojo que te acompañará te llevará a encontrar  tu pareja predestinada.—Acomodó los cabellos revueltos.—,  El  sello de su unión será cuando muerde tu cuello, significa que esa persona te ha elegido solo a ti.—La mujer acarició la nuca de su hijo  que la mira fascinado.—El lazo es como un hilo rojo que se puede enredar, contraer y estirar, como a menudo sucede, pero nunca se podrá romper. “

 

El castaño joven se contrajo contra su abdomen, era mentira, no existía tal lazo. Los omegas no merecían ser amados, eran animales sucios y pecadores. Fueron marcados para atraer desgracias a quienes los traen al mundo,  él mismo fue el verdugo de su madre, una alfa que deshonró el nombre de su familia.

 

“Existen lazos, se crean cuando un alfa muerde a un omega/beta en el cuello hasta dejar una marca. Aquella cicatriz significa que el omega/beta ha sido reclamado y está incondicionalmente unido al alfa. La conexión puede ser anulada cuando el alfa lo desee, es una forma de marcar a su presa marcada y que otros cazadores no la toquen. Es una etiqueta de pertenencia y posesión. ”




Un sujeto de cabellos violeta mordía el labio inferior de un pelinegro que trataba de huir de las caricias salvajes,  manos se posaron en los firmes traseros del atacado, lo acariciaron sin pudor, arrugaron el pantalón negro de vestir. Una risa escapó del hombre mayor que nuevamente atrapaba unos delgados labios rosas, con la punta de la nariz trataba de evocar risas del rígido cuerpo de su amante. La enorme habitación era plagada de balbuceos de una dulce voz.

 

—Por favor DaeHyun voy tarde a la reunión.—El sujeto de cuerpo más delgado se separó de su pulpo para caminar hacia el espejo y ponerse un saco negro.—Comeré fuera así que no me esperes.

 

DaeHyun caminó hacia el chico de traje para acomodar la corbata y volver a besar esos labios, las mejillas se pintaron rojas, ser espectador del efecto causado por sus caricias era uno de sus más íntimos  placeres.  Presionó un poco ese cabello como si tratara de que ningún cabello saliera de su cauce, adoraba ver al dueño de sus pensamientos lucir tan elegante, era la réplica perfecta de un muñeco puesto sobre un pastel de bodas.   

 

—Entonces prepararé algo para cenar. —Comentó con una sonrisa, sus dedos se entrelazaron con los del menor, llevó a su boca la mano para dejar un suave beso. —Buena suerte en tu trabajo cariño.



foto Jae

 

YoungJae Bang, era el recién estrenado nuevo Director del centro comercial más importante de Seúl, el más pequeño de los Bang era un alfa pura, hermoso como su madre, una artista perteneciente a la casta superior que murió en un accidente automovilístico cuando solo tenía 6 años. La universidad la estudió en el extranjero donde obtuvo las mejores calificaciones, gracias a su educación de élite era visto como un prospecto perfecto para muchas Familias.  

 

DaeHyun dejó escapar un reprimido suspiro, miro sus manos que temblaban por ansiedad, cada día que pasaba le era más difícil dejar ir a su pareja, su interacción sufrió muchos cambios desde que Jae asumió la dirección, su tiempo en casa se vio limitado. YoungJae se volvió una figura pública por ello no podían salir a lugares donde lo reconocieran, también guardaban apariencias en esa casa, era casi imposible mantener estable su relación cuando debían ocultarse.

 

foto de Dae

 

Jung DaeHyun era “oficialmente” el jardinero de la mansión Bang, pertenecía a la clase beta, con sus capacidades podría estar laborando en alguna empresa con un rango alto pero decidió dejar todo atrás para enclaustrarse en esa enorme casa, era el asistente personal, chef, entrenador, amante escondido de uno de los hijos del magnífico Seung Hyun Bang.



“Las casta de Betas son básicamente igual a los humanos comunes. Los hombres tienen los órganos reproductores masculinos y las mujeres los femeninos, por lo que solo ellas pueden quedar embarazadas. No poseen un ciclo de celo pero si se ven atraídos por los del omega.”



El chico de cabellos violeta al verse solo se dispuso a cambiar de prendas y arreglo un poco la habitación, cuando salió por el pasillo se encontró a su compañero de “prisión”, a quien le dedicó un cantarino saludo. JunHong bajo las escaleras escuchando la misma historia de todas las mañanas, la mil una razones para entender por qué ese beta vivía en ese sitio alejado de todos. .Ambos eran queridos por las personas de servicio, los trataban amablemente y tenían consideraciones con ellos, pero estas buenas acciones eran reprendidas por el mayordomo.

 

BaekHyun era el encargado del cuerpo de servicio en la mansión, pertenecía a la casta beta, desde pequeño fue obligado a estudiar para servir a los descendientes del Clan Bang, era mano derecha de YongGuk, cómplice y a veces fungió el papel de consejero. Ambos crecieron juntos y compartieron las diferentes etapas de su vida.

 

JunHong daba un sorbo a su chocolate  mientras miraba de reojo la cara de alegría que su compañero portaba, como todas las mañanas, era increíble la fuerza espiritual que contaba, su esencia se basaba total y completamente en la existencia del menor de los Bang, era más que claro su lealtad y fidelidad. Muchas veces se cuestionó cómo alguien tan lleno de amor estaba atado a un personaje tan calculador como YoungJae, raras veces sonría, no era amable y se notaba a kilómetros la soberbia saliendo por cada uno de sus poros.

 

—Haz cambiado tanto en estos meses. —Comentó DaeHyun, regalando una torcida sonrisa, entrecerró un ojo.—Al inicio eras un ratón tembloroso que no salía de la habitación si YongGuk no lo ordenaba.

 

El chico de cabellos castaños asintió con ligereza, su vida dio un giro de 360 grados cuando ese alfa lo mordió en un arranque de deseo, lo compró al dueño del burdel y lo llevó a esa enorme mansión. Durante esos seis meses recobró poco a poco la confianza en sí mismo, disfruto las delicias de sentirse “libre”,  era impresionante lo que un poco de piedad y cariño le habían hecho en su persona. Zelo agradecia a ese chico y al resto del cuerpo de servicio, omitiendo a BaekHyun, su paciencia, amistad, en esos seis meses fueron sus profesores, recobró las ganas de vivir que aquella prisión con olor a sexo, alcohol y humo le arrebataron. En esa casa fue capaz de volver a mirar las estrellas brillar, soñó con día acariciarlas, imaginó volcandose sobre las nubes como una ave viajando hacia su libertad.

 

—¿Qué pasaría si decidiera escapar? .—Cuestionó de golpe el castaño sorprendiendo al beta que entrecerró los ojos.— ¿Hay una manera de escapar de esta prisión?  

 

—No puedes.— El chico de cabellos violetas dejó la taza de café sobre la mesa, la sonrisa desapareció para mirar seriamente al menos.— Ningún inhibidor podrá controlar tu ciclo sería peligroso para ti.

 

El menor acomodo su mejilla sobre la mesa de madera, serio y bastante deprimido, el vivir en aquella casa con privilegios,  seguridad es el sueño material de cualquier omega. Ese sitio era mil veces mejor al burdel donde tantos años estuvo encadenado,  no más golpes, más vejaciones por pertenecer a un grupo, que muchos califican como “esclavos sexuales”, ahora tenía 3 comidas al día, una cálida cama donde descansar, era simplemente perfecto pero él deseaba huir.

 

—Si junto lo suficiente puedo irme a Jeju, comprar una casa y ser libre.— Murmuró con tono triste, trataba de sonreír.— Le he dicho al Sr Bang que deseo seguir estudiando, me ha dado mucho dinero para cubrir los gastos.

 

DaeHyun dejó a un lado los cubiertos para dedicar su total atención en ese castaño que se erguía para jugar con sus dedos y miraba a distintos puntos en la cocina, sus palabras no eran un juego como las veces anteriores donde prometía escapar de la mansión para ser libre, comprendía que YongGuk era un personaje bastante difícil, bueno era increíblemente nefasto y cruel pero respetaba a Jun, cumplía con su deber como protector, la vida del menor era cómoda e envidiable hasta Baek dejó de molestarlo después del incidente la piscina. ¿Por qué deseaba tanto huir?

 

—Él te mordió, tienes una marca en el cuello y hasta que él no lo deshaga no podrás ser libre.— El chico de cabellos brillantes no deseaba que su compañero se fuera debido a que era el único en entenderlo.—Este sitio es lo mejor para tu casta.

 

JunHong asintió para regalarle una sonrisa, era verdad, del ángulo que evaluará su situación ser la “prostituta personal” del Señor Bang era más factible que volver a ser el baño público en un burdel de mala muerte, le tenía tanta gratitud a CEO, él fue su héroe, el príncipe cabalgando sobre un corcel blanco para rescatarlo de las garras de infernales brujas que devoraban su corazón, fue un verdadero cuento de hadas pero sin el dulce final.

 

Ambos personajes se pusieron de pie y pasaron el resto del día en el jardín, se encargaban de esas tareas, un par de veces Baek trato de armar peleas con el favorito del dueño pero DaeHyun le recordaba que el Sr. Bang dejó muy claro su posición en esa mansión. Con el paso de las horas JunHong se animó a cocinar. DaeHyun era un experto chef que lograba crear piezas de arte debido a que tomó un riguroso curso para satisfacer los exquisitos gustos de su alfa.

Los dos amigos  se propusieron a hornear un delicioso pastel para su respectiva pareja, la tarde la pasaron metidos en la cocina tratando de matar el tiempo y las ansias de ver a los miembros de la Familia Bang. Cuando el reloj marcó las 7 de la tarde el primero en arribar fue YoungJae, como todas las tardes el orgulloso sujeto solicitó que su cena fuera servida en la terraza de su habitación.

 

Zelo observó la peculiar alegría dibujada en el rostro de DaeHyun cuando preparo todo para subir los alimentos a la habitación del dueño de su mundo, es como si ese beta besara el piso donde cruzaba al alfa, adoraba cada uno de sus gestos, la existencia misma del chico parecía ser basada en el descendiente de los Bang.

 

El castaño omega miró desde el jardín, escondido entre los arbustos como su compañero de “cárcel” hacía mil y una gracia para hacer feliz a un pelinegro, que de vez en cuando emitía una mueca de complacencia, era sumamente conmovedor el imaginar que YoungJae fuera capaz de dibujar una cálida sonrisa en su frío rostro. Cuando Zelo  puso un pie en esa casa fue de los primeros en oponerse “La historia del lazo es una total mentira”, Bang lo calló, le dijo que en ese casa se haría lo él ordenaba,  si él aceptó la presencia del beta entonces su hermano debía soportar la del omega.

 

La Familia Bang era rígida por un patriarca, SeungHyun Bang, amo y señor de las empresas TS Corp, un hombre implacable, disfrutaba de la poligamia gracias a su alto rango, amantes saltaban en cada esquina. Un hombre de carácter implacable, cruel con sus enemigos, misógino, sexista y discriminatorio hacia las castas inferiores. Llevaba con orgullo la carga de ser un alfa, tuvo muchos bastardos pero solo escogió como legales a 5 alfas, nacidos de distintos vientres pero provenientes de la casta superior.

 

http://cdn.koreaboo.com/wp-content/uploads/2017/05/natasha-bang01.jpg

 

Su primogénita Natasha, una artista reconocida mundialmente que radica en Praga, una fuerte pelea la distanció de su padre, ella escogió comprometerse con un beta, el Sr Bang nunca perdonó su traición por ello la desterró de Corea donde no podía entrar debido a un conflicto legal que su propio progenitor creo.

 

https://pbs.twimg.com/media/BsUrpyGCEAAXw0H.png

 

YoungWoon era el segundo en la lista, era uno de los más grandes orgullos del patriarca quien para su gusto, era su perfecto heredero. Formaba parte del banco nacional de Asia, radica en HongKong donde era un reconocido hombre de negocios además de comprometerse con una alfa heredera de un consorcio farmacéutico .

 

http://pm1.narvii.com/6053/508475e20eaf61c33310088fda53350288ae5bd8_hq.jpg

 

YongNam, era el gemelo mayor de YongGuk, desde muy chico decidió irse a Estados Unidos donde se volvió Comandante General en el ejército Estadounidense, el patriarca también se sentía orgulloso de él aunque el militar hubiera cortado lazos con la Familia muchos años atrás, una vez por año se comunicaba para mantener un escuálido diálogo.

 

YongGuk y YoungJae eran los más pequeños, empresarios que se abrían paso para continuar enriqueciendo el apellido Bang, el cual gracias a su padre ahora era respetado en Asia, a la vez que también temido.






Las horas pasaron con bastante lentitud, el omega decido guardar el pastel de chocolate en el refrigerador y caminó hacia su habitación, miró por una ventana la luna brillando en lo más alto del cielo,  era media noche por ello se metió a la cama, no sin antes dejar abierta la ventana para permitir que la luz ingresará, dentro de las cobijas se sentó recargando la espalda en la base. Era una hermosa jaula de oro, un palacio a su disposición, quizá porque sabía que era una prisión sus ganas por escapar cobraban más fuerza, llevó las manos a su vientre, ya no quería ser un esclavo, no ser más un reo temeroso de su futuro, ese no era su hogar por más que rogara, ese no era el lugar al que pertenecía.





La oscuridad inundaba el interior de un penthouse,  un camino de ropa fue dejado en el pasillo hasta llegar a la puerta de un dormitorio, detrás un hombre de cabellos negros se encontraba sentado en el piso mirando fijamente el cuerpo esbelto de un chico descansando sobre la cama. La mirada del sujeto se enfocó en la respiración, el pecho que se levantaba y bajaba, cabellos casi blancos golpeaban la frente, el extraño se giró por tercera vez para deshacerse de las sabanas, estaba desnudo, un liquido blanco bajaba por sus muslos.

 

El hombre en el piso también se encontraba sin ninguna prenda cubriendo su cuerpo, llevó ambas palmas abiertas hacia su cara, se cuestionaba una y otra vez, ¿Qué habia hecho? ,  solo recordaba haber estado ahogado en alcohol, eligió al primero que vio, deseaba tanto la venganza, quería desquitarse con un “sucio” omega, descubrir porque su prometido formó un lazo con uno de ellos.

 

foto de Kim

 

Kim HimChan era el director general de una marca de ropa de alta costura llamada Blue, era un diseñador visionario proveniente de un Familia de sangre pura, un alfa,  estaba destinado a ser la “madre” de algún hijo de sangre pura. Lagrimas bajaron por el rostro del hombre, esa noche descubrió su verdadera naturaleza, siempre vivió en una burbuja rosa, hace un par de días el asistente personal de YoungJae le dijo  la cruel verdad. Su prometido creó una conexión con un omega encontrado en un burdel de cuarta.

 

“El alfa, sea varón o mujer, tiene la capacidad de fecundar a un omega macho o hembra, debido a que cuentan con órganos sexuales masculinos, internos (en el caso de las alfa mujeres) o externos en los hombres alfa, es decir, el normal en ellos). También poseen un ciclo de celo cada tres meses que solo dura 24 horas. Exist un mito de que hay una pequeña porción de alfa capaces de concebir como los omega. ”



HimChan golpeó la superficie del suelo, conocía del cruel corazón de su prometido, su frialdad en cada una de sus decisiones personales pero nunca lo creyó caer tan bajo para engañarlo con un omega, ¿Que buscaba en la sepa sucia de un ser tan inferior? ¿Por qué no cortaba el lazo? ¿Por qué lo mordió? ellos tenían un futuro idealizado. Los dos amantes formaban parte de casta superior encargada de llevar las riendas del mundo. Alcanzó las mancuernillas en forma de orquídea, ambos prometidos tenían un par similar.

 

Un quejido por parte del omega dormido en la cama captó nuevamente la atención del alfa. Ese chico tenía el nickname de “Moon”, no conocía su nombre, edad, origen simplemente el comprador se lo día con una nota que sustentaba la venta oficial.  Esa casta inferior se vendían como animales exóticos.

 

Notas finales:

ESPERO les guste este fic, es el primero que lo relaciono con omegaverse. GRACIAS POR LEER MIS HISTORIAS, muchas gracias

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: