Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Un futuro juntos.

Autor: AmelyKC

[Reviews - 1]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola, me siento completamente honrada de que ustedes se tomen la molestia de leer este humilde fanfic, espero sea de su agrado. Es si bien una mezcla de muchas parejas, algunas crack, claro. Espero que no tengan inconveniente con ello. Estoy abierta a buenas y malas críticas, sin más comencemos esta aventura.

Notas del capitulo:

Bueno, bienvenidos a nuestro primer capitulo. Espero lo disfruten.

Era un día completamente soleado, la luz llenaba aquel lugar con calidez, era de esos días perfectos en los cuales las parejas decidían tener una linda cita.

En esos momentos, pasando frente a un parque dos hombres tomaban sus manos con tranquilidad y dulzura, no eran tan jóvenes, pero tampoco eran viejos, uno de ellos tenía el cabello rubio como el sol y el otro negro como la noche.Aquellos hombres eran Fugaku Uchiha y Minato Namikaze. Actualmente eran hombres viudos, sus esposas habían muerto, y casualmente en el mismo accidente.

Él hombre de cabellos negros veía con cariño al rubio, tenía planeado algo especial para él en esos momentos, ambos habían estado un tiempo escondiendo su romance de sus familias, así que había decidido que tal vez era el momento de dejar el miedo atrás y contraer matrimonio.

Con lentitud lo dirigió hacia un lugar más oculto donde casi no había nadie, con suerte unas pequeñas ardillas pasaban por ahí, las flores de diferentes colores llenaban el lugar dando una vista hermosa. El moreno con tranquilidad se separó un poco del rubio y tomo aire para así sacar una pequeña caja negra de terciopelo. Seguido de eso se hinco frente a su pareja y abrió la caja dejando a la vista un hermoso y fino anillo con una piedra amarilla en el centro.

 

d77;— ¿Te casarías conmigo, Namikaze Minato? —d78;

 

Esas fueron sus suaves palabras, en su mirada se podía ver seriedad, aunque un poco de nervios dentro de ella, no estaba seguro de que su amado le respondería positivamente.

Mientras tanto, el hombre de cabellos dorados no decía nada, estaba más que impactado, realmente no esperaba ese tipo de preposición, llevaba saliendo con Fugaku Uchiha desde hacía unos 4 años y este nunca mostro interés en querer contraer matrimonio con él.

Lentamente sus hermosos ojos azules comenzaron a cristalizarse para luego dejar fluir finas lágrimas por sus mejillas.

 

d77;—Si… quiero casarme contigo, Fugaku—d78;

 

Esas palabras fueron las que le regresaron el alma al cuerpo al hombre de cabellos negros, incluso se había levantado abultadoramente y había rodeado a su ahora prometido entre brazos con una ligera y sincera sonrisa.

 

Mientras tanto, en un lugar no muy lejano un par de chicos de nombre Sasuke Uchiha y Naruto Namikaze corrían velozmente atreves de las canchas de un gran instituto, se encontraban en clases de actividad física deportiva con el profesor más energético de todos; Guy.

Varios chicos los seguían con cansancio mientras intentaban tomar aire, Sasuke y Naruto eran los que más rápido corrían, y esto era debido a una pequeña competencia, su rivalidad los hacía tomar fuerza para correr.

Aunque esta carrera termino en el mismo resultado que siempre, el prodigioso Sasuke Uchiha había terminado ganando de una manera refrescante y cool. Mientras tanto, el rubio apenas y podía con su alma, pero aun así tenia fuerza para poder levantarse y pedir una revancha.

 

— ¡Quiero la revancha!... —

 

— ¿Acaso tú no te rindes, fracasado? —

 

— ¿C-como me llamaste, desgra…?—

 

El rubio no pudo terminar su insulto debido a que el profesor rápidamente se paró entre ambos con energía.

 

—¡¡Ese es el poder de la juventud!!... pero lastimosamente la clase ha terminado—

 

Tras esas palabras del profesor todos gritaron con alegría y rápidamente fueron hacia las duchas, por fin iban a descansar de ese ejercicio extremo que los ponían a hacer.

Naruto, a regaña dientes también accedió a ir a las duchas pese a su enojo con aquel chico de cabellos negros.

 

Y así trascurrieron las clases con tranquilidad, habían algunos exámenes, así que le rubio no tuvo siquiera el tiempo de molestar a su rival con cualquier tontería trivial. Cuando el horario escolar término, el rubio había salido más que muerto de aquel lugar, apenas podía sostenerse en pie debido a la fatiga mental, incluso sus amigos tuvieron que cargarlo hasta una de las jardineras que se encontraban cerca.

 

—Creo… que estoy a punto de morir... —

 

—Y eso que aún no has visto tus calificaciones, eres un idiota, seguro no pasas ni un solo examen—

 

Esas fueron las palabras amistosas de su fiel y considerado amigo Shikamaru, este era bastante inteligente y flojo, para muchos era sorprendente que se llevara tan bien con una persona como Naruto al ser dos polos opuestos por completo, no tenían absolutamente nada en común.

 

—¡Que cruel eres! —

 

—Hmn, él tiene razón. Eres tan estúpido que no pasaras ni un solo examen. ¿Enserio puede existir gente tan idiota? —comento el chico de nombre Sasuke con arrogancia apareciendo de atrás de la jardinera.

 

Rápidamente el rubio se levantó y apretó los puños con fuerza, casi al punto de hacer sangrar sus manos.

 

—¡¿Acaso buscas pelea?! —

 

—Naruto… ignóralo, ya sabes que le gusta molestar —

 

Shikamaru intento tranquilizar a su amigo con una cara fastidiada, siempre era lo mismo, ¿acaso esos dos nunca se cansaban de hacer sus estúpidas escenas?.

 

—Shikamaru tiene razón, no le haré caso a este idiota—

 

Él rubio tomo sus cosas y se dio la vuelta con un suave mohín en los labios, debía controlarse, pero Sasuke siempre lograba sacarlo de quicio de una manera increíble, tal vez ellos estaban destinados a chocar siempre, después de todo, sus formas de ser y pensar no coincidía ni un poco.

 

Pasaron alrededor de 30 minutos y Naruto ya se encontraba en el calor de su hogar, preparaba algo de comer, pues su padre trabajaba duramente y él debía apoyar en el hogar. Tatareaba una canción mientras cortaba unas cuantas cebollas cuando escucho que la puerta se abrió y se cerró, con confusión dejo lo que estaba haciendo y fue a ver quién había sido la persona que había entrado y para su buena fortuna era su padre.

 

—Hoy llegaste temprano, eso es poco usual. —

 

—Lo sé, Naruto, tenemos que hablar. ¿Puedes sentarte? —

 

—… ¿Eh?... claro—

 

Naruto aun confundido se sentó en uno de los sillones de su pequeña sala de estar y se dispuso a escuchar lo que su padre tenía para decirle.

 

—Pienso volver a casarme…—

 

Esas fueron las palabras de su padre, a lo que Naruto respondió con una sonrisa alegre mientras se levantaba para abrazar con fuerza a su padre.

 

—¡¡Muchas felicidades!! Estoy tan feliz y sé que mamá también estaría feliz de que continúes tu vida. —

 

—Ufff~, me alegra que te lo tomaras tan bien, pensé que harías un gran drama acompañado de un berrinche, eres más maduro de lo que pensé, hijo— Minato sonrió con alegría al ver aquella respuesta tan positiva de su hijo.

 

—¿Y quién es la afortunada? —

 

—…afortunado—

 

-¿E-eh?... ¿un hombre?... ¡Bueno, eso no importa!, entonces, ¿Quién es el gran afortunado?-

 

—También te has tomado muy bien el hecho de que sea un hombre, estoy sorprendido—

 

— ¡Deja de dar vueltas y dilo! —comentó el menor cruzándose de brazos infantilmente.

 

—Es mi jefe en la empresa que trabajo—

 

—¡¡Waaa!! Incluso has agarrado un pez gordo, papá. —

 

Mientras tanto en una gran mansión se encontraba aquel hombre de nombre Fugaku en una gran sala acompañado de sus dos hijos, parecía bastante serio.

 

—Les aviso que acabo de comprometerme con uno de mis empleados—

 

Esas fueron las palabras secas que lanzo el hombre sin ningún tipo de titubeo en su voz. Sus hijos no dijeron nada solo asintieron con suavidad como si no les importara en lo más mínimo.

 

—Ustedes saben qué hace mucho tiempo que perdí a su madre y he pensado en mi futuro. Sé que ella estaría orgullosa de que siguiera adelante junto a alguien que se ha ganado mi corazón y mi alma con tan solo palabras y acciones. —

 

Nadie ahí lo podía negar, era cierto que Mikoto estaría feliz de que su amado continuara su vida y no viviera siempre en el pasado. Aunque claro, ahora la expresión de los hermanos había cambiado, algo en las palabras de su progenitor los había logrado impresionar, “ganado de mi corazón”, eso significaba que su padre no lo hacía por interés, si no por… amor.

 

—padre, te felicito de corazón, me alegro de que continúes con tu vida. Aunque tengo curiosidad, ¿Quién es aquel que ha ganado tu corazón? —preguntó el hijo mayor con duda.

 

—Él se llama Minato, Minato Namikaze…—

 

Él hijo menor levanto la vista y observo a su padre dudoso… ¿Namikaze?

Notas finales:

Espero le haya agradado este primer capitulo, me despidó. 

Gracias por leer.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: