Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Nuestro Pacto

Autor: Nibrogu

[Reviews - 39]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:


jajaja, creo que ya lo habia dicho en otra historia que escribi, soy pesimo para los resumenes, pero espero le den una oportunidad.

Notas del capitulo:

Bueno chicos esta es una nueva historia que traigo para ustedes, espero que sea de su agrado, en lo personal a mi me va gustando mucho como se va desarrollando.

 

Esta nueva historia va a estar dividida en arcos, esta planeada para ser un poco mas larga de la mayoria de las historias que eh escrito, espero que como siempre me tengan paciencia.


                                                                                  *** Arco Sombra***

 

 

Inicio

 



Pilas y pilas de libros, papiros y pergaminos se extendian desde los estantes hasta la mesa, un gran desorden era lo que reinaba, era como si no hubiesen levantado ningun libro en años. Pero contrario a todo lo pensado, la realidad era que horas antes esa habitacion habia estado alzada



-¡Aqui esta!- dice emocionado mientras una cabellera rubia sale de entre la pila de libros de la mesa.- sabia que por aqui la tenia que haber dejado- asegura con una sonrisa en los labios, extendiendo el papiro, mientras una sonrisa zorruna iluminaba sus labios- espero que con esto Rasa-sama este satisfecho - comentaba mientras el sonido de la puerta llamaba su atencion.



- Naruto-san, se solicita su presencia frente el rey- se escuchaba una voz masculina, viendose ingresar segundos despues a un par de soldados.



-Justo a tiempo- decia contento mientras se levantaba de su "asiento" y caminaba a la sala real, donde el rey daba sus audiencias.




Naruto era su nombre y se especializaba en la traduccion e investigacion de textos antigüos, a su corta edad de 23 años, era todo un erudito en el campo de la investigacion. Desde muy temprana edad se habia interesado por las ruinas, esto de cierta forma le ayudaba a sentirse conectado con sus padres fallecidos.

 



No recordaba mucho de ellos, pero lo poco a mucho que llegaba a recordar, era que su madre lo arrullaba con una dulce cancion de cuna. Su padrino Jiraiya -o ero-sennin como tambien le decia-, era el responsable de contarle un poco hacerca de estos. Jiraiya habia sido un muy buen amigo de su padre y por lo que este le conto, habia sido quien le habia puesto el nombre. El hombre al enterarse de la muerte de su alumno y amigo, no dudo ni un solo segundo en hacerse cargo del pequeño rubio.

 


Jiraiya tambien era un reconocido investigador, de hecho el habia sido el responsable de despertar el amor por las ruinas en Naruto. Le enseño todo lo que sabia y cuando por fin Naruto pudo valerse por el mismo, no dudo ni un solo segundo en las capacidades del muchacho.



- Escribano, Naruto- anunciaban su llegada, viendose como el chico caminaba un poco mas moredado dentro de aquella sala de marmol blanco, sostenido por 12 pilares, viendose en el fondo el responsable que estuviese alli.


-Mi señor- saludo el pequeño rubio, mientra realizaba una reverencia.



-Naruto- saludo de forma educada su rey, mientras hacia una seña para que levantara el rostro- imagino que sabes a que te he llamado- comentaba.



Naruto sabia que desde hace un año, sucesos inexplicables habian pasado en el Pais del viento, desde extraños cambios en el clima, hasta asesinatos masivos. No es que su pais natal fuera un lugar sin nada de delicuencia, pero todo aquello no tenia explicacion, y para empeorar las cosas, las comunicaciones con los otros paises se habia vuelto casi nula.



-Si mi señor- dijo alzando la mirada- es sobre el trabajo sobre los antigüos pergaminos que me encargo revisar, ¿verdad?.


-¿Has descubierto algo?- indago


-Eh conseguido traducir el ultimo texto- aseguraba mientras alzaba el pergamino y con paso cuidadoso se lo entregaba a su rey- aparentemente habla sobre las bestias sagradas, la cuales junto con la llave podran el orden y equilibrio en el mundo.



Un suspiro nacio en los labios del soberano mientras veia el pergamino- solo eso- susurro.



-Lo lamento mi señor- pedia avergonzado al ser conciente de la excasa informacion que estaba proporcionando, siendo que ahora no estaba tan entusiasmado como lo habia estado en un inicio.



-Padre- se escucho la voz varonil de cierto pelirrojo de ojos aguamarina, que realizando una reverencia anuncio su llegada.



-Gaara hijo, pasa- pedia con una seña mientra volvia a dirigir una mirada al pequeño rubio- tenemos que conseguir mas informacion, todo este asunto no me gusta para nada, el desequilibrio del medio ambiente y el silencio de los otros paises no puede augurar nada bueno- decia pensante.


El chico pelirrojo ingreso regalando una sonrisa al rubio el cual inmediatamente se la correspondio- padre, hemos descubierto otras ruinas- comento



-¿Que?- pregunto el mayor viendolo fijamente- ¿donde?



El pelirrojo no puedo evitar que una sonrisa atravesara rapidamente en sus labios, al ver la mirada maravillada de su amigo de la infancia, al mencionar sobre aquellas ruinas- me lo imaginaba- un pensamiento llego a su mente por un momento para proseguir- En Tanigakure- contesta.



-El limite del pais- susurra Naruto .



-Eso esta a un dia de cabalgata- piensa un momento el mayor, mientras ve a Naruto, analizando detalladamente la situacion.



-Por favor su majestad, dejeme ir!- suplicaba el rubio. Unas nuevas ruinas era todo un hallazgo y el queria ser participe de eso- sabe que soy el mejor en esta area, sera muy oportuno si voy y lo veo con mis propios ojos-dattebayo!- aseguraba con conviccion usando aquella muletilla que escapaba de sus labios cada vez que este se encontraba emocionado.

 


Una sonrisa mas clara se vio en los labios del pelirrojo, al ver el entusiasmo del menor- por mi no hay problema su majestad, si Naruto desea venir conmigo.



El rey analizaba los pros y contras, tanto que no se percato de la sonrisa que el rubio dedico  a su hijo. Todo aquello podia ser contraproducente, despues de todo, Naruto en esos momentos, era el unico que podia traducir los pergaminos, a pesar de la corta edad del rubio, era el mejor. Exponerse a que una fuerza enemiga lo atacara, era algo que definitivaemnte lo perjuricaria; aunque tambien era de considerar que iba en compañia de su hijo menor, el cual era el claro candidato para convertirse en rey, debido a sus habilidades e inteligencia.



-De acuerdo- termino por dictaminar, ante una cara entusiasta del menor y una sonrisa de satisfaccion por parte del mayor.- Pero quiero que regresen sin premura con noticias, Tanigakure esta en los limites del Pais, y en este momento las fronteras no son muy seguras; inclusive desde hace cuatro meses no hemos tenido contacto con el pais de los rios.- aseguro serio- Gaara, cuento con tu cautela y tu habilidad, partiran mañana.



-Si señor-


-Si señor... muchas gracias, en verdad, muchas gracias dattebayo- decia una y otra vez el joven, mientras se retiraba de alli.



Una inmensa felicidad embargo el pecho del rubio, por fin podria salir y ver unas ruinas con sus propios ojos. Era verdad que era el mejor en su area, pero esta seria la primera vez que veria unas ruinas con sus propios ojos, que las sentiria y las palparia. Todo era tan nuevo, tan excitante y tan emocionante, que sentia que la felicidad que embargaba su pecho lo mataria. No encontraba la hora para ir con ero-sennin y contarle lo que el rey habia ordenado.



-No pensaras irte tan rapido, ¿ verdad, Naruto?- escucho una voz detras suyo.


-Gaara- giro su rostro para ver al pelirrojo detras de el, y sin poderlo evitar se lanzo a sus brazos en un calido abrazo- Gaara, muchas gracias, en verdad muchas gracias-dattebayo!- decia con entusiasmo, mientras el mayor lo sostenida de sus caderas.



- Bueno, bueno esta bien- dijo sonriendo- estaba a punto de reclamarte que no me habias agradecido el hecho de haber abogado por ti, pero con este agradecimiento, creo que es mas que suficiente- afirmaba bajandolo, mientras acariciaba con cariño su cabeza.


No es que Naruto fuera tan pequeño en comparacion de Gaara, pero claramente los diferenciaban unos 10 cm. en estatura -Es que esto es tan nuevo!, tan maravilloso!- volvia a decir con una sonrisa en sus labios- jamas, es decir, jamas pense que tu padre dejaria que fuera a una expedicion- asegura excitado- dime Gaara, ¿como son?... ¿cuando descubriste la ruinas?, ¿son grandes?, ¿estan bajo tierra?, dime algo- pedia hablando aceleradamente sin tomar en ningun mommento una bocanada de aire, provocando que su respiracion se acelerara.

 


-Esta bien, esta bien, veo que en verdad estas emocionado- decia sonriente a su amigo- algo que pocas personas podian presumir de ver- son muchos comentarios y de solo ver como hablas ya me cansaste- sonreia divertido ante la cara del menor- mañana podras ver todo lo que encontramos asi que tranquilizate Naruto, ya casi lo veras- afirmo- por lo mientras, ve a preparar tus cosas, partiremos en la noche, para que mañana temprano estemos entrando en la frontera y no nos llevemos ninguna sorpresa.


-Oh claro- afirmo sonriendo mientras salia de alli, ante la atenta mirada del pelirrojo.



- En verdad lo hice feliz- penso por un momento, girandose para el mismo arreglar las cosas.






                                                                                                    ***





Despues de caminar -correr- a su casa, entro por la puerta saltando de alegria- ¡Ero-sennin!- llamo con un grito desde la planta baja. La casa era humilde, hecha de pidras de rio, y de dos pisos, puertas de madera y habitaciones humildes; siendo una casa apenas para ellos dos.- Ero-sennin!- volvio a llamar con un grito.



-Cielos muchacho tu vas a matarme un dia de estos de un susto- aseguro el mayor mientras salia de lo que parecia ser su estudio, sosteniendo un telescopio.



-Ero-sennin, ¿que haces con mi telescopio?- pregunto el menor con una extraña idea de que era lo que hacia

 


-Ah.. bueno... veras... ya sabes investigacion- aseguraba sonriendo


-Viejo pervertido, seguramente estabas espiando a las muchachas en el rio- decia enojado


-¿Por quien me tomas? Muchacho tonto, todo un profesional como yo, jamas haria eso, y ya te dije que se llama investigacion- volvia a asegurar, sin creer del todo sus palabras- en todo caso, dime, ¿que era lo que me ibas a decir que te hace tan feliz?- pregunto.



-Ah, cierto!- volvia a sonreir, dejando el tema de las perversiones del mayor de lado- donde crees que me mando el rey rasa?- preguntaba sonriente- voy ir a mi primera expedicion ero-sennin- dijo contento.



- En serio, bueno eso me da mucho gusto muchacho- decia contento por su "hijo", sabia cuanto habia esperado por esto el rubio y ahora que le daban la oportunidad, no podia hacer menos que compartir su felicidad- ¿Cuando partiras?- pregunto

 


-Esta misma noche, vere a Gaara en la entrada del pueblo y de alli nos iremos- comentaba con una sonrisa en los labios.


- Bueno si vas con el joven principe eso sera aun mejor, estaras en buenas manos, solo trata de no estorbar muchacho.



-Si- dice sonriendo, mientras por un momento analiza sus palabras- oye!, quien dice que voy a estorbar?- pregunta indignado- yo... se comportarme ero-sennin- gruñia con molestia ante la risa divertida de su padrino.


 



                                                                                                    ***




Corrio lo mas rapido que pudo, aun emocionado por lo que le esperaba en aquella expedicion, un bolso en su costado con la correa atravesaba su pecho, era lo unico que llevaba, a pesar de que su padrino le habia insistido en que llevara un poco mas.



Lo cierto era que la emocion de su primera salida lo tenia realmente contento. Despues de correr un poco mas, pudo divisar a lo lejos a 3 personas mas con sus capas y caballos listos para montar. La cabellera rojiza de unos de los presentes, provoco que su sonrisa se anchara un poco mas.

 



-Gaara!- llamo alzando su mano, siendo su saludo correspondido de inmediato por el llamado.



- Veo que la emocion no ha pasado- dice al menor con una ligera sonrisa en sus labios.


 


Naruto vio a su alrededor, notando como las otras dos personas no eran otras sino Shikamaru Nara, un gran estratega y peleador del palacio, y Kiba Inuzuka, el mejor rastreador de la villa y con un olfato priviligiado.



- Veo que en serio estas emocionado Naruto- dijo con una sonrisa Inuzuka mientras le sonreia terminando de acomodar a su caballo



-Bueno supongo que es normal, despues de todo es la primera vez que sales de la villa, no es asi- dice con pesar Nara- aunque aun asi pienso que esto es problematico- bosteza aburrido.


- Esto es emocionante- aseguro Naruto sonriendo.



Un caballo de color cafe oscuro fue acercado a Naruto- toma Naruto, es mejor que vayamos andando para poder llegar a las ruinas- Naruto acaricio al animal- estas listo sora?- pregunto con cariño al corsel que desde que tenia memoria, Gaara habia destinado para el, basandose en el hecho en que "era docil y leal", el perfecto compañero, o eso habia asegurado el pelirrojo.




El inicio fue relativamente calmado, al ser de noche y no haber alguien cerca de ellos, facilito las cosas, en especial por que con ayuda de Kiba, este les avisaba si habia presencia de enemigos cercanos.  Todo gracias a la estrategia propuesta por Shikamaru.



Despues de cabalgar un par de horas mas, Naruto y Gaara iban en la retaguardia, mientras Kiba y Shikamaru iba unas cabezas mas adelante.

 


-¿Como vas?- pregunto Gaara al menor.


-Es la primera vez que las veo de esta forma- comento, mientras su mirada se alzaba al cielo, dejando ver aquel hermoso cielo lleno de estrellas- en la villa nunca se llegan a ver asi- afirmaba maravillado con la vista que tenia delante suyo.



-¿Las estrellas?- susurro mientras alzaba la mirada- es verdad, siempre se ven mejor lejos de las casas y de las luces de la cuidad- asegura compartiendo la vista con su amigo.


-Gracias- escucho la voz del menor.


-¿Por que?- pregunto sin entender

 


Una hermosa sonrisa adorno el rostro de Naruto, dirigiendo su mirada azulina a la aguamarina del principe- de no ser por ti, jamas hubiera podido ver esto- dijo sincero.



Aquella calidez que siempre llegaba a su cuerpo cuando estaba con el menor, no tardo en albergar por completo su cuerpo, provocando que correspondiera el gesto del menor- te lo has ganado Naru- dijo de forma cariñosa, sabiendo de antemano que los dos chicos que iban mas adelante no escuchaban la forma cariñosa que tenia el pelirrojo para referirse al rubio.



-Por fin llegamos- dijo la voz de Shikamaru, sacando tanto a Naruto como a Gaara de su momento "intimo".



Sin esperar mas bajaron del caballo al ver como los chicos tambien lo hacian.


-Acamparemos aqui- indico, mientras los otros chicos, prepararon una fogata y pusieron sus sacos de dormir, alrededor de esta.

 



Sabian que quedaban pocas horas de sueño, pero era mejor eso, a andar caminando sin rumbo por aquellas ruinas que no habian inspeccionado del todo.




Los primeros rayos de sol y el sonido de las ascuas de la fogata despertaron de su sueño al principe, abriendo lentamente sus ojos, con calma detecto la figura de sus dos compañeros, siendo delatados por la respiracion compansada que tenian que aun seguian durmiendo, recorrio un poco mas hacia la derecha su mirada, viendo como el tercer acompañante no estaba, de un salto se levanto, provocando un ligero mareo en su cabeza.-Las ruinas- penso, acomodando la ropa que llevaba y colocandose nuevamente el chaleco de cuero, junto con el cintillo, para ir en busqueda del rubio.



Justo como lo habia imaginado, delante de el, se encontraba Naruto viendo maravillado aquellas ruinas, tan embelesado estaba con aquellas escrituras antigüas, que ni siquiera se percato de su presencia- me pondre celoso- aseguro llegando a su lado.



-Mira Gaara, son maravillosas- dijo mientras tocaba y palpaba aquellos simbolos



-Logras comprenderlos?- pregunto curioso a su amigo mientras se colocaba a su costado.



-Solo algunas partes- aseguro mientras pasaba la mano por los jeroglificos - en esta parte hablar sobre sobre las bestias sagradas y el poder para controlarlos- susurra - pero que para lograr un control perfecto se necesita la sangre de aquellos hijos de las bestias... hijos de las bestias- repite la ultima palabras, casi como si estuviese tratando de comprender aquella frase.



- Liberame -



-Eh?- pregunto girando su rostro para ver a Gaara, el cual lo veia con duda- ¿que pasa?- pregunta preocupado el pelirrojo, viendo a su amigo.



-No... ¿que dijiste Gaara?- pregunta


-Yo no eh dicho nada Naruto- aseguro


Desvio su mirada nuevamente a la columna donde estaban las ruinas- Liberame - volvio a escuchar aquella voz, acercando inconcientemente su mano a la columna.



-Oigan ustedes dos, vamos a desayunar- llamaba Kiba con una sonrisa, mientras alzaba sus manos.


Aquella accion saco de su ensoñacion al rubio- ¿vamos Naruto?- pregunto Gaara mientras lo observaba.


-C-claro- sonrio para caminar con Gaara y desayunar con calma.





                                                                                                    ***

 





-Esto es aburrido- gruñia Kiba mientras jugaba sin preocupacion con un diente de leon, llevandolo de un lado a otro.



-Pues en ese caso ponte a hacer algo- decia Shikamau, mientras trataba de tomar una siesta. Despues del desayuno, Naruto no habia perdido el tiempo y se habia puesto manos a la obra, investigando sobre esas curiosas ruinas siendo el principe Gaara su guardaespaldas personal- "que problematico"- penso mientras veia al tonto de su compañero ajeno a la relacion tan extraña que tenia el principe con Naruto.- Bueno supongo que es mejor asi- susurro cerrando los ojos.


-De que hablas Shikamaru?- pregunto Kiba al escuchar el comentario de su amigo.


-Nada, nada- contesto restando importancia a su analizis- abriendo los ojos ante con sorpresa- Kiba!.

 



                                                                                                  ***



 


-Naruto, crees en serio que en un dia puedas terminar todo esto?- pregunta refiriendose a las ruinas que se alzaban delante de ellos.


- Claro que si- afirmo sonriendo- ademas ya casi lo comprendo- aseguro.



Sabia que cualquier cosa que dijera no haria cambiar de opinion al menor, y eso eran una de las cosas que le gustaban de su amigo de la infancia. Desde que era un niño, Naruto siempre habia sido un chico voluntarioso, tenaz que nunca se daba porvencido y siempre luchaba por lo que creia que era lo correcto.


Aun recordaba el momento en que se conocieron y como poco a poco se habia convertido en su primer y mejor amigo.



El destello del curioso collar de su amigo llamo su atencion- No puedo creer que lo hayas traido- aseguro con sorpresa, mientras llevaba su mano al colgante del chico, capatando de inmediato la atencion del chico- si se llega a perder que haras, no se supone que es tu unico recuerdo de tus padres?- interroga con curiosidad.



Una sonrisa adorno los labios de naruto, separandose por primera vez de aquel muro lleno de jeroglificos- es verdad- aseguro- pero no podia realizar mi primer viaje de esta indole y dejarlo atras- comento mientras tomaba la curiosa gema entre sus manos, poniendose erguido- estoy seguro que papa y mama estarian orgullosos de verme aqui y de esta forma, no se, me hace sentir  que estan conmigo- dice sonriendo.



Aquella sonrisa sincera, provoco que se contagiara a Gaara, adornando tambien una en su rostro- que curiosos pensamientos- dijo sincero, viendose los dos a los ojos, siendo despertados por el sonido de una explosion a los lejos.




Naruto por autoreflejo cerro sus ojos, sintiendo un fuerte golpe en su espalda- duele...- gimio con dolor, abriendo lentamente los ojos, siendo conciente por fin en la posicion que se encontraba. Un Gaara frente suyo, colocandolo contra la pared, mientras un brazo se extendia sobre su cabeza en su afan por protegerlo- Gaara...- llamo preocupado.



-¿Estas bien?- interrogo viendo a su amigo


-Yo... yo estoy bien pero y...- una nueva explosion volvio a provocar que guardara silencio, llevando su rostro al pecho de su amigo



- diablos- gruño- nos estan atacando- afirmo separandose de naruto mientras miraba al menor- quedate aqui Naruto- pidio, sabiendo que ese lugar tardarian en encontrarlo un poco mas, gracias aque seguramente Kiba y Shikamaru los distraerian- no te muevas.



-Pero Gaara, dejame ir...


-Es una orden- gruño al menor, sabiendo que si no hacia eso, el menor iria detras suyo, conocia a su amigo y era tan terco que tenia que usar el viejo truco de la jerarquia - truco que habia usado dos veces con anterioridad en el.- mantente vivo- susurro mientras muy a su pesar, le entregaba una navaja- solo usala si es necesario- ordeno, saliendo corriendo de alli, para perderse entre la malesa.



- Gaara!- llamo, pero ya era muy tarde, el chico, se habia ido de alli.



No sabia que hacer o que pensar, una parte de el queria ir detras de Gaara y ayudar a los chicos, despues de todo, quedarse alli lo hacia sentirse inutil, pero, pero la realidad es que si lo era. Un pensamiento logico paso por su mente, el no sabia mucho de lucha y menos de espadas, como bien le habian dicho antes, el era un herudito, no un guerrero, jamas habia pensado que algun dia podria salir de la villa, mucho menos del pais, y ahora, las consecuencias estaban, no sabia nada del uso de las espadas- No puedo ser de ayuda- penso con dolor, sabiendo que su amigo le habia ordenado quedarse alli, ya que solo estorbaria.



Gaara solo llegaba a usar su estatus en su contra, cuando  en verdad queria que hiciera algo- como en esa ocasion-. Maldito Gaara- gruño con fuerza apretando el puñal de la navaja.



-Aqui hay otro- escucho decir el menor, alzando la vista con miedo, notando como frente suyo cuatro hombres aparecian.



Tenian una peculiar apariencia, ya que vestian todos de negro, pero donde se suponia que debia verse la piel o cualquier faccion que detonara su " humanidad" se perdia. Negrura, era unicamente lo que podia ver. Sin poderlo evitar un miedo intenso se hizo presente en su cuerpo, sintiendose inmovil- corre - grito una voz en su interior, pero el miedo era mas grande, su cuerpo no le respondia- ¡Maldita sea, corre! - volvio a escuchar la voz en su interior, aun sin respuesta de su cuerpo,- mantente vivo - la suave voz de su amigo llego a su mente, siendo esta vez posible que la orden de correr llegara a sus musculos y por fin hechara a correr, trato de alejarse de alli, corriendo lo mas rapido que podian sus piernas, siendo perseguido por aquellas extrañas criaturas.



Una abertura dentro de las ruinas llamo a su atencion; aun no habia llegado a esa zona de exploracion, pero las ordenes de Gaara habian sido claras- mantente vivo - volvio a recordar, entrando  sin pensarlo mas. Por un momento llego a pensar que eso detendria a esas "cosas", pero no era asi, ya que lo seguian persiguiendo- demonios- gruño, mientras continuo su escape.



-Liberame



Volvio a escuchar esa voz que habia escuchado previamente mas temprano - ¿quien eres?- pregunto aun sin detener su escape.


-Liberame.



Nuevamente la voz insistia, y naruto seguia sin comprender a que se referia, al pisar una baldosa, sintio como literalmente todo su mundo se venia abajo, cayendo con el corazon agitado- duele....- susurro aturdido, sintiendo un fuerte palpitar en su zona trasera. Habia caido de "senton", pero afortunadamente, solo el dolor agudo de su zona baja era la unica repercusion en su cuerpo. Aquella sala, jamas habia visto nada igual, con un poco de trabajo se levanto y inhalo los ultimos rastros de polvo y arena que habia levantado con su "llegada" a ese sitio, observo a su alrededor y vio que era una camara, aunque para que se usaba era lo que debia averiguar. Su mirada se alzo, viendo como aquellos seres lo veian, y ahora buscaban la forma de poder llegar hasta el.


- Y ahora?- se pregunto viendo a su alrededor, recordando por fin por que habia llegado hasta ese lugar y dejando su curiosidad para despues. Aquella camara era nueva, definitivamente no la reconocia, nada de alli le parecia conocido, y sin buena iluminacion, no podia leer claramente los jeroglificos.



-Liberame.


Volvio a escuchar esa voz, mientras el sonido de unas pisadas llegaron a sus oidos, dejando ver nuevamente a esos seres que sin pensarlo mucho se abalanzaron en contra suyo. Sin poder si quiera analizar las cosas, Naruto uso la navaja, entrerrandola en el brazo de una de esas cosas- Yo... yo...- susurro Naruto caminando hacia atras, viendo como este se quitaba el punzocortante sin dolor o queja- pero... ¿pero que?- pregunto con horror, aquello no podia ser, pensaba, mientras, veia como se aproximaban mas y mas a el, sintiendo como choco contra la pared, notando que su via de escape se terminaba.



-No...- susurro sin saber muy bien que hacer.


-Liberame!...


Lo ultimo que pudo ver, fue como esos tres seres se abalanzaron en contra suyo, tomando lo primero que encontro, como si aquello fuera a protegerlo, mientras un solo pensamiento cruzaba por su mente- Gaara... ayudame-. Un fuerte resplandor lleno la habitacion y un sonido seco, provoco que poco a poco abriera sus ojos al darse cuenta que aquel sonido no habia sido provocado por el.



-tks... que molestos- gruño un chico de cabello azabache, mientras sacudia sus manos.- ¿que lugar es este?- escucho la voz del muchacho mientras giraba su rostro viendolo con curiosidad- tu me liberaste, ¿verdad?.



Delante suyo un muchacho de piel clara, cabello negro alzado de las puntas, mientras lo mas curioso estaba en sus ojos. No sabia si veia bien, pero sus ojos eran ¿escarlatas?.- ¿Quien eres?  - fue la pregunta que llego a su cabeza.

Notas finales:

Bueno como dije antes, espero me tengan paciencia y espero sus comentarios que como ya he dicho antes, son los que me motivan a seguir escribiendo.

 

Nos vemos en el siguiente capitulo

ja'ne

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: