Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Merry Christmas, love. por Shima_Suzuki

[Reviews - 12]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

hola hola <3
he vuelto bellezas xDDD <3

no se les olvide que pueden seguirme en mi pagina ;D

https://www.facebook.com/EscritoradeReituha/

si no pueden dar click aqui solo basta con ir a mi perfil de ficker ya hi aparece el link de mi web ;D <3

Notas del capitulo:

bueno beibis~ he vuelto a la contienda xDD <3

un regalito para todas por navidad xDD
aunque aun no es navidad :u

pero hay una personita especial que no podra leerlo en anvidad asiq ue lo publico desde ya XD
ademas de que sera un three shot este apenas es el primer capitulo xD
estoy trabajando en los otros dos :3

el dos ya casi lo acabo asi que puede lo suba mañana xDD

bueno, disfruten xDD <3

24 de diciembre. 4:35 pm.

Había ido a recoger los análisis que me practique hace ya un par de semanas me había practicado.

Hace 3 meses que me había sentido mal, muchos mareos y nauseas además de pequeñas punzadas en mi vientre.

Al principio lo atribuí al tipo de vida que llevaba, el hecho de ser el guitarrista principal de una de las bandas más representativas de Japón, hacía que todo el tiempo estuviera trabajando, sesiones de fotos, entrevistas, conciertos, giras, nuevas grabaciones de canciones, World tours…

La mala alimentación y la falta de sueño mantenían mi salud muy débil sumando el hecho de ser fumador activo, aunque no tanto como antes…

Pues bien, después de desmayarme en uno de los últimos ensayos para una presentación que haríamos a final de año, fui a hacerme los estudios y apenas hoy un día antes de navidad me los entregaron…

Me encontraba en el dúplex que desde hace un par de años compartía con Akira, mi mejor amigo de toda la vida, y no solo eso, mi pareja, el amor de mi vida…

Estaba sentado en la sala, ese día no se requería mi presencia en la compañía, pero si la de Akira y Yutaka, ellos tendrían una entrevistad e radio así que estaban viendo los detalles en la compañía.

Yo aproveche y fui por los análisis cuando me llamaron, estaba sentado en la sala, había una taza de chocolate caliente en la mesita de centro que había en medio de la sala, abrí el sobre con nerviosismo, las manos me estaban temblando.

¿Y si tenía una enfermedad terminal? ¿Me quedaría poco de vida?

Para cosas de doctor y hospitales siempre me imaginaba lo peor…

Saque los papeles y comencé a leer.

*

Los ojos del castaño se deslizaban rápidamente por las letras que mostraban esos papeles, los minutos que estaba tardando en leer todo el informe se sentían como horas al enterarse de todo… su cuerpo se tensó al llegar al final de las hojas…

14 semanas de embarazo…

Sumando las 2 que habían tardado los análisis…

16 semanas de embarazo.

Dios… ¿Qué?

¿Embarazado? ¿En serio?

Los papeles cayeron de las manos de Kouyou cuando logro asimilar lo que estaba pasando…

16 semanas…4 meses.

Septiembre… la segunda semana para ser especifico…

 

Akira aquí no…pidió el castaño tratando de separar a su pareja de su cuello, empujándolo por el pecho, pues ya lo tenía arrinconado contra una de las paredes de ese camerino, los chicos estaban afuera en el set de fotografía, apenas iban por Ruki, el fotógrafo pidió que fuera uno por uno que los demás no fueran arreglado por que el sudor por el calor del lugar arruinaría su maquillaje.

Así que ahí estaban, en el camerino, los dos solos ya que Aoi y Kai estaban de melosos en la sala de estar donde estaban tomando las fotografías.

Aki por favor…dijo en un jadeo, su camisa ya desabrochada ya iba por sus antebrazos, sus pantalones ya estaban por sus rodillas y la mano de su pareja dentro de su ropa interior, una masajeando con suavidad su miembro y la otra, buscando su entrada entre sus glúteos.

Cuanta determinación en la vozdijo el rubio con burla¿enserio quieres que pare?pregunto introduciendo dos de sus dedos en la entrada del castaño.

Un gemido salió en contra de su voluntad, sus piernas temblaron, apoyo entonces su cabeza en el hombro de su amado bajista, había sido tan repentino, estaba dando directo en su próstata.

A-Akira…gimió suavemente su nombre, directo a su oído, lo cual mando una corriente eléctrica por todo su cuerpo, su punto débil eran las orejas y el hecho de que su lindo castaño hiciera eso le prendía mucho.

Date la vuelta…ordeno con voz ronca, lo cual solo hizo gemir al castaño, cuando Akira se ponía así de dominante le encantaba. Obedeció sin rechistar, claro que gracias a esto Akira tuvo que sacar sus dedos y dejar de masturbarlo lo cual le hizo quejarse, pero no le dio tiempo, Akira volvió a meterlos de inmediato y no solo eso sino uno más lo cual le aguado los ojos, sus piernas estaban cediendo, pero Akira no lo dejo caer, apego bien su cuerpo al de su pareja a la pared al mismo tiempo que su brazo libre abrazaba su cintura.

Dilato con tanta paciencia, los gemidos de Kouyou salían en voz baja, aún era consciente de que estaban en un lugar público, la puerta estaba cerrada pero no por eso podía hacer escándalo, la gente pasaba por delante de esa puerta sin saber que pasaba ahí.

A-Aki ya~…pedía el castaño ya desesperado, si Akira seguí así se correría, y no quería correrse por unos dedos, quería el miembro de su pareja dentro de él…

Que impaciente bebe~…dijo con voz provocativa directo en su oído el cual no dudo en lamer, lo cual estremeció al castaño.

Kouyou sintió el vacío en su trasero, claro que después fue remplazado por algo mucho más grande y grueso, lo cual hizo que un gemido bastante alto saliera de su boca, y no fue cualquier gemido, si no que gimió el nombre de su amado al mismo tiempo que se daba la penetración, eso como lo prendía.

Oh bebe no sabes cómo me gusta eso…beso su cuello, Kouyou apenas estaba tratando de procesar lo que estaba pasando, claro que no pudo procesar mucho pues Akira comenzó a moverse. Kouyou no pudo permanecer con la boca cerrada, los gemidos salieron uno tras otro a cada envestida que su pareja daba.

Akira sabía que Kouyou no iba a callarse, así que cubrió su boca con una de sus manos, con la otra lo tenía abrazado de la cintura para mantenerlo en pie. El castaño no tardo nada en comenzar a lamer esa mano, Akira no perdió tiempo y metió sus dedos en su boca, jugando con su lengua, el castaño no se opuso a eso.

Hora y media más tarde salieron de ahí, ambos cansados, Kouyou algo adolorido de la cintura, al final no pudo aguantar más y Akira lo sostuvo de la cintura con uno de sus brazos.

Apenas iban en las fotos de Kai, Aoi ya había pasado Ruki estaba descansado ya, pronto seria su turno, Kouyou no se sentía capaz, pero al final todo termino bien.

Después de un rato de descanso, ya que Akira se ofreció a pasar primero, se recuperó y cuando Reita termino paso él.

Todo salió bien, las fotos fueron bien y de ahí se fueron a comer a algún lado…”

Oh si, ya se acordaba…

No podía creerlo...el… ni siquiera sabía que él podía concebir, se sabía que los hombres podían embarazarse pero no sabía que él era de ese índice, en el pasado jamás habían usado protección…y nunca había pasado nada.

¿Por qué ahora?

Estaba asustado, incluso había comenzado a sudar en frio…

¿Qué haría? ¿Cómo se lo diría? ¿Lo aceptaría?

Tenía muchas incógnitas e inseguridades…

Solo podía recurrir a alguien en momento así…

.

.

.

— ¿Hola? —contesto el batero y líder de la banda, estaban saliendo de la junta, Reita ya se había ido, alegando que extrañaba a su patito.

— ¡KAI! — el batero tuvo que alejar la bocina de su oído, el grito de Uruha había sido bastante ensordecedor. —Hola Shima ¿Qué pasa?

—Kai…yo…n-no sé qué hacer, no sabía a quién llamar…—dijo el castaño sollozando, se estaba enterando demasiado.

—Shima ¿Qué pasa? ¿Por qué estas así?...

..

.

El batero llego a su casa pálido… Aoi, el cual estaba en la sala le sonrió al verlo, pero esa sonrisa se fue al ver su rostro tan pálido y preocupado.

— ¿Amor?... —se levantó rápido para ir con él ya que el batero se había quedado parado en la entrada con la espalda apoyada en la puerta.

—Kouyou esta embarazado de Akira…

¿Qué?

 

~

 

—Amor~ ya llegue~—dijo Reita entrando por la puerta muy feliz, la entrevista seria en un par de días, navidad lo tendrían libre así como el resto de días, podía pasar tiempo a solas con su pato.

El dúplex estaba vacío, al menos la planta baja, supuso que estaría durmiendo o algo. Subió entonces, llevaban algo de tiempo sin intimar y por eso tanto entusiasmo.

Encontró a su lindo patito durmiendo y un bote de helado en velador además de una película reproduciéndose en la Tv.

Suspiro con una sonrisa, su chico podía ser tan tierno a veces, la postura en la que dormía lo hacía lucir tan tierno estaba hecho un ovillo en la cama, se acercó, apago la televisión y fue a llevar el bote de helado vacío abajo para botarlo.

Kouyou estaba profundamente dormido ¿y cómo no? si se la paso llorando mientras hablaba con Kai…

N-no sé qué hacer Yuta… ¿Qué pasara con la banda? Este bebe…yo…no sé qué hacer…

Kouyou cálmate no vayas a empezar con ideas estúpidas como abortarlo por favor.

P-Pero Kai…la banda… un bebe en este momento no es bueno. ¿Y si Akira no lo acepta?

¡Al diablo eso Takashima!le grito, el castaño se asunto así que se quedó callado para escuchar a Kai escúchame muy bien porque solo lo diré una vez, la banda puede esperar, al compañía no nos dirá nada ¿crees que despedirán a la banda que les da mayores ingresos? ¿No verdad? Eso no pasara así que por eso no te preocupes, Akira te ama, es un hombre sensible y créeme que lo que más quiere en este mundo es estar contigo por siempre, y que mejor que con un hijo propio, Akira amara a ese bebe tanto como te ama a ti, entiende que puedes dar vida Shima, eso es fantástico eres especial, tienes a un bebe en tu vientre que es fruto de tu amor por Akira.

Y calentura…

Sí, también calenturasonrióasí que ya deja de llorar y cálmate que ese pequeño que llevas en el vientre es lo mejor que te podrá pasar en la vida, ¡así que deja de pensar en estupideces y compórtate como el adulto maduro y responsable que eres!”

Esa había sido su discusión, Kai tenía razón, alejo esos pensamientos de su mente, pero aun así tenía miedo… ¿y si Akira no lo aceptaba? Kai le había dicho que Akira lo aceptaría que estaba seguro de ello… ¿pero y si no?

No podía decírselo aun… ¿mañana quizás? ¿En qué momento si tenían su cena?

Espera…no, de hecho era buena idea…

Dar la noticia en la cena de navidad con los chicos. Así estaría Kai y tendría apoyo, además de Aoi, Kai no se callaría semejante información, podía contar con el apoyo de Yuu, porque si Kai estaba de acuerdo Aoi también lo estaría…

Del enano de Ruki aún no sabía cómo reaccionaría pero eso no él preocupaba tanto… que sí, era su amigo, pero Akira era su pareja… y el padre del bebe.

Había distraído su mente con una película y un bote de helado, gracias a esto ya entendía sus repentinos antojos por cosas dulces aunque no era muy afecta a ellas desde niño…

En medio de su distracción el sueño comenzó a ganarle, el llorar durante un buen rato le había dejado cansado ye l hecho de estar calientito en su cama le había ganado el sueño.

Reita regreso a la habitación y se acostó a su lado, lo abrazo contra su cuerpo, quedando “en cucharita”, Kouyou despertó al sentir los brazos de su pareja rodear su cintura y vientre.

Comenzó a sentirse nervioso pero se obligó a clamarse… suspiro y mejor se giró quedando así frente a su pareja, se apegó a su pecho y se escondió ahí, abrazándolo, de este modo, las manos del rubio se quedaron en su espalda.

—Estoy en casa…—dijo el rubio besando su frente.

—Bienvenido…—dijo escondido en su cuello.

Reita sonrió y cerró los ojos, mantuvo a su castaño abrazado a él, se notaba que estaba cansado así que se guardó “sus ganas” para otro día, quizás después de la cena de navidad…

Estaba algo confundido, Kouyou estaba algo raro, o bueno, así lo sentía, por lo general nunca le había molestado dormir de cucharita pero ahora se mostró tenso y mejor se giró, sintió la tensión en su cuerpo cuando una de sus manso había tocado su vientre, el cual desde hace unos meses veía abultarse levemente, pero no podía culparlo, todos llevaban una alimentación de mierda por culpa del trabajo, se mantenían comiendo comida rápida, sería normal ganar algo de peso, claro que él se mantenía siempre en forma con sus rutinas de ejercicio, Kouyou siempre había sido un flojo así que no podía reprocharle nada.

En fin, que no le dio más vueltas al asunto y se entregó al sueño, mañana tendrían que ir a comprar el licor para la cena, Kai se los había encargado.

..

.

25 de diciembre. 6:20 am.

Despertó por el frio. Busco a tientas alado suyo para encontrarse con que su castaño novio no estaba…

Se sentó en la cama entonces, el sol no entraba por las ventanas puesto que aún no salía, miro el reloj… era demasiado temprano para levantarse en un día de descanso.

— ¿Amor?... —no lo veía en la cama, así que se levantó para ir a la puerta del baño, la luz sariá por debajo así que se acercó.

Iba a tocar, pero lo que escucho lo dejo quieto, su amado castaño estaba volviendo el estómago.

Sin pensarlo mucho abrió la puerta preocupado, Kouyou aún estaba arrodillado frente al retrete vomitando lo que se había comido en la tarde.

Akira se arrodillo a su lado, recogió su cabello y comenzó a acariciar su espalda…

— ¿Quieres que te prepare un té? —el castaño asintió levemente manteniendo su rostro cerca del retrete, no había parado el vómito.

Reita tomo una liga para el cabello del tocador del baño, amarro el cabello de su castaño novio en una coleta alta para evitar que su cabello se ensuciara.

Bajo a la cocina para prepararle un té a su pareja, también lavo y corto fruta, necesitaría con que llenar su estómago.

Mientras Akira preparaba todo, Kouyou ya estaba enjuagándose la boca, tiro de la cadena del baño para deshacerse de lo que consistió la cena de anoche.

“no te alarmes Kouyou es por el embarazo todo está bien…”

Fue lo que se repitió mentalmente varias veces, bajo a paso lento a la cocina, Reita al verlo fue con él para sujetarlo de la cintura y ayudarlo a caminar, llegaron al comedor, Reita le sirvió el té y la fruta, dejo un beso en su frente y se sentó a su lado, Uruha sonrió, adoraba que Reita fuera así con él, bebió su té y comió la fruta, su estómago estaba vacío y necesitaba comer.

Reita se quedó a su lado acariciando su espalda, cuando termino, el rubio dejo un beso más en su cabeza y recogió todo, cargo al castaño de regreso a la habitación.

—No era necesario que me cargaras…—dijo el castaño sonrojado.

—Me gusta hacerlo…—le sonrió y continuo su camino a la habitación, aún era temprano así que lo dejaría descansar un poco más, irían a comprar las cosas que Kai les había encargado para la cena.

Kouyou cayo rendido al sueño cuando toco la almohada, Reita lo arropo y se quedó a su lado sentado mirándolo dormir, acariciando su cabello con suavidad.

Estaba preocupado, Kouyou no era de los que vomitaban a menos que hubiera pasado una borrachera descomunal… tal vez algo de lo que comió estaba en mal estado, no se le ocurría otra razón por la cual su pareja vomitara, lo dejo dormir, él fue a recoger un poco la casa con todo lo que había pasado se le había quitado el sueño.

 

~

25 de diciembre 11:34am.

Abrió los ojos lentamente, ya no tenía más sueño, movió su mano, tentando a su lado, no estaba el cuerpo de Akira.

Se sentó en la cama entonces, buscándolo, en la habitación no estaba, miro el reloj entonces, casi las 12 del día, decidió mejor salir de la cama, se estiro un poco, llevaba un buen rato durmiendo.

Bajo las escaleras, encontró a Reita leyendo un libro mientras escuchaba música, la casa ya estaba limpia, Reita había hecho toda la limpieza mientras el dormida, sonrió, supuso que no tendría anda que hacer mientras él estaba dormido, Reita no era mucho de hacer la limpieza por voluntad propia.

Se acercó y se sentó a su lado, apoyando su cabeza en su hombro, Reita se quitó los audífonos y dejo el libro de lado, apoyo su cabeza en la del castaño.

— ¿Cómo te sientes amor?

—Ya mejor…—dijo con voz algo débil, le dolía la garganta por haber vomitado.

—En un rato vamos a comprar el licor para la cena ¿bien?

El castaño solo asintió, se recostó en el sillón, apoyando su cabeza en las piernas del rubio el cual comenzó a acariciar su cabello con suavidad. El castaño sonrió y cerró los ojos, se dejó consentir por su pareja, el cual no tenía ningún problema en hacerlo…

 

~

25 de diciembre, 12:23 pm residencia de Aoi y Kai.

El batero se encontraba comprando junto con el pelinegro que tenía por pareja, Aoi llevaba el carrito mientras él tenía la lista.

Compraban lo necesario para la cena de esa noche, sería un gran banquete, en especial por el estado del castaño, un hombre en gestación tenía que alimentarse con algo de todos los grupos alimenticios, productos lácteos, frutas, vegetales, pescado, carne, huevos, grasas e hidratos de carbono, de este modo mantendría los nutrientes necesarios para él y él bebe.

Aoi miraba muy emocionado a Kai con la noticia, que sí, cuando llego a casa lo vio hasta pálido, pero era por la sorpresa puesto que aún no digería el hecho de que uno de los integrantes de la banda, más que eso, uno de sus mejores amigos estuviera embarazado.

— ¿No es demasiado lo que estamos llevando? —dijo el pelinegro al ver el carrito casi lleno.

—Claro que no, siento que hasta nos falta—dijo el menor mirando el carrito.

—Yuta…

—Yuu sabes que Kou necesita alimentarse bien, está muy delgado para llevar cuatro meses de embarazo… me preocupa nuestro sobrino.

Aoi sonrió, su Kai era un amor…el pelinegro se acercó y lo abrazo, apegando sus cuerpos para poder besarlo, el batero no se negó, cerró los ojos, disfrutando el beso que su parea le daba.

— ¿Y eso por qué fue? —dijo levemente sonrojado cuando se separaron.

—Te venias tan tierno, simplemente me dieron ganas…—sonrió de medio lado, Kai suspiro, algo que le encantaba de ese hombre era esa seductora sonrisa que tenía.

Así lo atrapo, así lo enamoro.

En fin que continuaron con su compra, definitivamente sería un banquete…

 

~

3:23 pm

Uruha estaba en el pasillo de vodka, Reita en el de whisky.

Ambos tomaron dos botellas de la zona en la que estaban y fueron en busca del otro, Reita llevaba el carrito así que él puso sus botellas ahí y fue a buscar a su amor, Uruha dejo las botellas en el carrito una vez lo encontró y le sonrió, también compraron sake y ron…

Fueron a pagar, todas las botellas las colocaron en una caja que fue dejada en el asiento trasero del auto.

— ¿Cómo te sientes amor? —pregunto el rubio al ves a su pareja tan pálido…

—Algo mareado, además de hambriento…—dijo frotando suavemente su estómago, Reita lo miro y sonrió, subieron al auto, Akira podía notar ese abultado estomago que tenía su pareja, no le diría nada, podría enojarse si le decía gordo y eso no le convenía, al menos no en navidad…— ¿quieres ir a comer a algún lado?

—Quiero comida china…

—Oh, eso no es usual en ti…—dijo Reita conduciendo.

—Se me antoja—dijo el castaño encogiéndose de hombros.

—Está bien, recuerda no cargarte mucho del estómago, probablemente Kai prepare mucha comida.

—Espero que sea algo rico-dijo sonriendo.

—Si lo cocina Kai estará rico así que no te preocupes por eso…

Fueron a un restaurante de comida china que estaba cercano a la licorería, pidieron para llevar, no comerían ahí, podrían reconocerlos si se quedaban mucho tiempo.

~

4:16pm

Una vez en casa y con el estómago lleno Akira se metió a bañar, llegarían antes para ayudar a Kai a preparar la cena.

Uruha termino de envolver los papeles de los análisis en papel de regalo con un moño y lo metió junto con  los demás obsequios, se haría un pequeño intercambio después de la cena. Lo oculto bien, llevaban los regalos en una maleta así que lo oculto con una de las cajas grandes.

Akira salió del baño, el sentó en la cama fingiendo que nada pasaba.

—Tu turno amor—dijo mientras iba al armario para comenzar a vestirse.

El castaño no dijo anda simplemente entro al baño, Akira ya le había déjalo la tina preparada, su rubio era un amor…

Mientras Akira escogía la ropa de ambos él se relajó en la tina, se había quitado toda la ropa en un santiamén al ver la tina humeando.

Se sentía algo tenso, el agua caliente ayudaría…

Soltó un suspiro y acaricio su vientre, al cuarto mes tendría que estar más grande, pero por el estilo de vida que llevaba y por el hecho de que se acababa de enterar, no tenía una alimentación adecuada por lo cual su bebe no se estaba desarrollando bien, estaba preocupado, se quedó pensando mientras acariciaba su vientre con mucha suavidad.

Comenzó a imaginarse como sería su bebe, ¿a quién se parecería? ¿A Akira o a él? ¿Sería una combinación de ambos? No lo sabía, estaba emocionado, pero también preocupado…

Decidió mejor dejar de pensar en cosas malas y comenzó a bañarse, no tenía mucho tiempo.

~

Ruki ya estaba empacando en su auto los regalos, Koron ya iba en el asiento del copiloto, muy cómodo, también termino de empacar las tartaletas que le pido Kai para el postre, subió a su auto y partió a casa del batero y el segundo en guitarra, a un no era el momento exacto de la cena, pero todos terminarían de ayudar a prepararla.

Manejo con calma, no había prisa. Reita y Uruha probablemente llegarían en un rato así que había tiempo de sobra, conocía a ese par, en especial Akira, las tartaletas que llevaba eran de chocolate, si el rubio las veía antes de la cena no durarían.

 

~

— ¿Ya terminaste amor? —pregunto el rubio, Kouyou llevaba un rato ahí dentro.

El castaño estaba terminando de secarse, se envolvió con la toalla y abrió la puerta.

—Si ya casi—le sonrió.

—Tu ropa ya está en la cama, voy a dejar los regalos en el auto ¿bien?

—Está bien…—dijo dejando un beso en sus labios para después volver a cerrar la puerta del baño.

Reita sonrió y fue a hacer lo que dijo.

Uruha salió del baño cuando escucho los pasos de Akira bajar, se encamino en la cama donde un conjunto de ropa junto a su ropa interior estaban, se vistió rápido, agradeció que el abrigo que el rubio escogió le cubriera por completo, así nos e notaria, aunque claro, casi no se notaba…

Miro el reloj ya eran las 5 de la tarde, era mejor llegar con Kai pronto…

 

~

 

5:30 pm

Ruki ya estaba ahí, las tartaletas estaban a salvo en la cocina, su cachorro estaba corriendo por la casa.

Kai estaba en la cocina, Aoi terminando de arreglar la mesa.

El timbre sonó, Ruki fue quien abrió.

Reita y Uruha entraron con las botellas. Se puso ver el brillo en los ojos de Aoi al ver el licor, fueron a dejar las botellas en la cocina, Aoi se encargó de llevar una de cada una a la mesa  junto con el vino que habían comprado, las jarras de agua simple y de jugo de manzana y naranja.

No podían servir solo alcohol, el pato no podría tomarlo…

Los regalos fueron dejados todos debajo del bonito árbol que la pareja conformada por el baterista y segundo en guitarra tenían en su casa.

Los platillos para la cena aún se estaban cocinando así que se quedaron en el comedor de la cocina hablando sobre los nuevos proyectos para el año próximo.

Notaron al castaño algo raro ya que cuando Aoi salió a fumar un rato, no lo acompaño, tampoco cuando todos decidieron servirse una copa, el rechazo la oferta y bebió jugo de naranja.

Okey ¿Uruha rechazando alcohol y tabaco? ¿Sus dos delirios? Algo raro había…

Cuando la cena estuvo lista a todos se les hizo agua la boca, había de todo, literal, de todo lo que se pudieran imaginar en la mesa.

Después de una pequeña oración en la que deseaban que para la banda y sus vidas personales todo fuera bien, no perdieron el tiempo, atacaron con todo a los platillos de la mesa, el castaño guitarrista a veces hacia combinaciones raras de comida, pero lo dejaron ser, que sí, se veía raro, pero solo dos de los 4 restantes entendían ese comportamiento.

Ah~ los antojos raros del embarazo.

~

Ya eran las 9 de la noche, la cena concluyo dejando a todos más que satisfechos, solo fue Uruha el que un rato después fue a ver que podía volver a picar a la cocina, posiblemente una de las tartaletas que habían sobrado.

—Pato te pondrás gordo si sigues comiendo-comento Ruki al ver como Uruha volvía con una tartaleta y un vaso de jugo.

El castaño en cuestión lo miro mal, pero decidí ignorarlo, tenía hambre, o más bien, su bebe tenía hambre, no le negaría la comida.

—Creo que ya es hora de dar los regaños—dijo Kai emocionado, navidad era su festividad favorita.

—Es verdad—dijo Aoi levantándose para ir a prender la chimenea de la casa, ya hacia algo de frio, todos se reunieron ahí, cuando por fin el fuego avivo.

—Ruu has los honores—dijo el batero a lo cual el vocalista se levantó para buscar su regalo, entre los que estaban ahí, había 6 lo cual era algo raro pero no le dio importancia, tomo su regalo y se encamino a la persona a la que le había tocado darle.

—Aquí tienes Yuta—le sonrió, Kai también lo hizo, tomo la caja medianamente grande, quito el envoltorio con mucho cuidado y abrió la caja, 3 pares de guantes para evitar que sus manos se lastimasen cuando tocaba la batería estaban ahí, de diferentes diseños.

—Ruu, muchas gracias—dijo sinceramente.

—Dijiste que los tuyos ya estaban algo gastados así que te compre 3 pares—dijo encogiéndose de hombros.

—Ve amor te toca—dijo Aoi alentando a su pareja a seguir.

Yuta se levantó entonces dejando su regalo en uno de los sillones, tomo una caja y se la extendió al castaño guitarrista.

—Ten Kou—le sonrió.

El castaño tomo la caja entonces, le sonrió al batero, el al contrario que Kai, rompió el papel de regalo, abrió la caja, un nuevo juego de cuerdas para 3 guitarras más aparte un cuadernillo de partituras es lo que había dentro.

—Kai… ¿Cómo?

—Aoi me ayudo—confeso el batero, para las guitarras sí que no tenía conocimiento.

El castaño sonrió entonces-Muchas gracias muchachos.

—Es tu turno pato—dijo Aoi.

El castaño se levantó entonces y tomo una de las cajas, más pequeña que las demás, el sobre lo dejo ahí, seria para el final, le entrego la cajita a Aoi entonces, el pelinegro sonrió y rompió la envoltura.

El nombre de una de las tiendas de joyería favoritas del mayor apareció grabado en la caja plateada.

—No es cierto Kouyou. —dijo casi hiperventilando.

—Créeme, si es cierto—dijo muy feliz.

El pelinegro entonces abrió la caja casi con miedo, sintió que se desmayaba, el collar de edición limitada especial que había sacado la tienda estaba ahí.

—Dios, Kouyou eres el mejor—dijo emocionado cual niño.

—De nada, de nada. —dijo sonriendo sentándose de nuevo en su lugar.

—Es tu turno Yuu—dijo el vocalista.

—Ah sí…—dijo dejando su regalo en uno de los sillones, fue por una caja, era un poco más grande que la que Uruha le había dado, se acercó y se la tendió al rubio.

Reita entonces tomo la caja, rompió el papel de regalo, su marca favorita de perfume apareció, Reita sonrió con cierta lascivia, el castaño guitarrista se sonrojo.

—Aoi, eres un genio, gracias por esto…

—No me lo agradezcas—dijo sonriendo. Aoi bien sabía que esa colonia era de las favoritas de Reita porque el encantaba a Uruha y por lo general, gracias a ese agradable olor a madera, el castaño terminaba rendido  ante su rubio amor.

—Ya iguana luego fantaseas quiero mi regalo—dijo el vocal.

—Ah sí…—dijo el rubio dejando su regalo junto con el del castaño, se levantó, miro el sobre y su regalo para el menor, pero no el tomo importancia, tomo la caja y se la tendió a Ruki el cual lo abrió rápido.

Lentes de sol, Gucci para ser exactos, la última colección que había sacado.

—Akira, si no tuvieras novio creo que te besaría—dijo realmente feliz.

—Mantén te al margen enano—dijo el castaño, a lo cual el vocal solo asintió.

—Bueno, creo que eso fue todo—dijo Aoi.

—De hecho…—empezó el castaño guitarrista-aún tengo un regalo más que dar…—el castaño se levantó y tomo el sobre, regreso entonces, sentándose alado de Reita.

—Feliz navidad amor…—le sonrió.

—Oh, doble regalo para mí—dijo el rubio tomando el sobre y abriéndolo con cuidado, por la forma, se veía que era delicado.

— ¿Eso es justo? —pregunto el menor de todos.

—Calla Ruki—dijo Kai.

— ¿Qué es esto? —pregunto el rubio comenzado a leer los papeles que había sacado del sobre que estaba envuelto.

Nadie dijo anda, Reita siguió leyendo. A medida que sus ojos se deslizaban por las hojas los nervios de Kouyou aumentaban.

—Shima…—su voz se escuchaba cortada, buena señal, estaba a punto de llorar.

No se equivocó, cuando sus avellanados ojos se encontraron con los achocolatados, llenos de lágrimas, supo que eran de emoción, Reita mando a volar las hojas y se abalanzó contra su pareja para abrazarlo y llenarlo de besos.

— ¡La mejor noticia! ¡El mejor regalo!-dijo el rubio llenando de besos el rostro de su castaño, el cual estaba tumbado en la alfombra con Reita encima, dejándose querer.

Ruki era el único que no entendía así que se levantó y agarro los papeles, comenzando a leerlos…

Sus ojos pasaban rápidamente por las letras, Aoi y Kai veían contentos como la pareja se llenaba de mimos, se veían realmente felices por la noticia. Claro que todos se distrajeron cuando escucharon un golpe seco, voltearon a donde el vocal se encontraba, ahora inconsciente en el piso.

De la sorpresa se había desmayado.

Rápidamente todos se levantaron para poder ayudarlo, no creían que sería tan sensible.

Lo llevaron a la recámara y lo dejaron descansar, sin dudas había sido una noticita bastante fuerte…

Fin del capítulo 1.

Notas finales:

asdfghjkl <3
amo el Reituha :'u <3
lo escribo tan meloso y bonito UwU <3

ok ya XD

no se cuando vaya a subir el segundo cap pero ya llevo mas de la mitad xD

los otros dos caps vendria siendo un extra porque la parte de navidad (Almenso la principal) es esta xDD
auqnue tambein abra otra por el tiempo que tengo planeado manejar xDD

en fin nos vemos otro dia <3
byeeeeee ^^ <3

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: