Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Enishi por Tina Black

[Reviews - 2]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes y las historias originales no me pertencen.
One Piece creado por Eiichiro Oda

XXX Holic creado por CLAMP

Notas del capitulo:

Si, sé que dije que esto lo empezaría a trabajar después de ver reunidos a todos los mugiwaras, pero ya tenía hecha esta primera parte y también para que la vayan agendando en sus listas. un así, quedará pausada hasta nuevo aviso. Sin mas por el momento, espero les guste el capítulo :D

Estaba rodeado en una noche bastante oscura con unos árboles de cerezo dejando caer sus coloridas hojas. Vestía su pijama de un color rojo, no tenía idea de cómo había llegado a ese extraño lugar, una cálida voz hizo que saliera del trance -Sanji-san...

-Esa voz... -Miró a su alrededor para encontrar a la persona que lo estaba llamando -¿Será...? -En esos momentos un pequeño torbellino de mariposas hizo aparecer a la dueña de aquella voz. Cuando por fin se dejó ver su presencia, el cocinero se había sorprendido y dijo -Yuko... San... ¡Yuko-san, eres tú! -Se alegró de ver a su amiga y cuando quiso acercarse sus pies no respondían, era como si algo lo retuviera. Hizo el mayor esfuerzo por acercarse a la chica, pero fue inútil -¿Por qué mis piernas no responden...? Yuko-san... -Miró de nuevo a la bruja, y se percató que tenía un semblante que reflejaba una gran tristeza -¿Qué sucede...? ¿Acaso te hicieron daño...? Voy a ayudarte...

-Me temo que no puedes hacer nada por mí... Por ahora esto es un sueño... Pero será algo que ocurrirá dentro de poco... Vine para despedirme...

-¿Des-Despedirte...? ¿A dónde te irás...? –Una extraña sombra comenzó a invadir lentamente el cuerpo de la sacerdotisa –¡Yuko...!

-Esto... Es algo que dentro de poco se volverá realidad... El tiempo detenido pronto volverá a su curso... Yo... No debería existir... Tenía que haberme marchado hace mucho tiempo...

-... -Se quedó completamente petrificado al escuchar las palabras de la sacerdotisa -¿De qué estás hablando...?

-No soy más que un ser... Que cierta persona deseó que permaneciera viva... Su deseo fue tan fuerte que no pudo desaparecer... Con todo ese poder logró detener mi tiempo...

-...

-Mi tiempo en esta vida terminará... Justo ahora, ellos están por tomar una decisión... Y el tiempo comenzará a moverse una vez más... Y así yo también debo avanzar... –Con una mirada triste, Yuko se acercó lentamente a Sanji -Dentro de poco me iré... Tú fuiste de mis últimos clientes... Y has sido una persona muy increíble y muy lindo... Pero sobre todo un maravilloso hombre conmigo... -Llegó hasta donde estaba Sanji -Fue muy poco el tiempo que convivimos juntos, pero fue agradable... Me habría gustado habernos conocido antes... -Sonrió

-Yuko... Yuko-san... Yo, no entiendo nada de lo que me estás diciendo... -Estaba haciendo lo posible por no llorar, hacía todo por zafarse de la energía que le impedía mover sus pies -Esto debe ser una broma... No puedes irte... No eh podido darte las gracias debidamente, habíamos prometido que... –Intento forcejear -¿Mi voto no vale...? -Vio como lentamente la sombra absorbía a la peli negra  -Yuko-san... No... -No aguantó más y las lágrimas brotaron al fin de sus ojos –¡¿Acaso no puedo hacer nada por una amiga tan importante para mí...?!

-... –Sobre abrió los ojos y respondió –Me temo que no... Incluso antes de que tú nacieras... Ya estaba muerta...

(Música)

-¿Qué...? ¿De qué estás hablando...? Esto no puede estar pasando... –No digirió con claridad lo que su amiga le acababa de decir.

-... –Sonrió con tristeza.

-No puedes irte... Aun está en pie mi deseo... Hasta el día que nos volviéramos a ver... Te prometí que cuando nos volviéramos a ver te haría una gran comida y sobre todo... Por favor... Dime que esto no es verdad... –Bajó por un momento la mirada.

-No puedo mentirte... Perdóname...

-¿Y Kimihiro...?

-El estará bien... Ya no está solo...

-Pero... Pero... No te vayas... Me salvaste la vida... -La sombra invadía mas y mas las piernas de Yuko -¡Yuko-san...! ¡Por favor...! ¡Por favor, dime...! ¡Dime que es una pesadilla nada más...!

-Lamento que esto sea cierto...

-¡No te vayas...!

-Quisiera concederte ese deseo... Pero me es imposible ya...

-Pero... Mí querida... Mi querida Yuko-san... Yo no eh podido conceder tu deseo... Dije que lo haría... Lo prometí...

-En verdad eres una gran persona...

-...

 Mi deseo... Es que tú seas feliz...-Dijo aun conservando esa melancólica, pero bella y sincera sonrisa. Se acercó más al cocinero -Solo me queda muy poco poder para estar aquí... -Sostuvo con gran delicadeza el rostro del muchacho y pasó sus pulgares para secarle las lágrimas -Pensé que jamás me volvería a interesar en alguien... Sé que no fue nuestro destino estar juntos, pero quiero que lo sepas... Aun si fue corto el tiempo entre nosotros... –Justo acabando de decir esto, besó al cocinero en los labios. Aquel beso fue tan dulce que Sanjí no dudó en corresponder, sus brazos podían moverse así que  posó sus manos con gran ternura sobre el cuello de la peli negra. Fue su primer beso, fue la experiencia más bonita, aun si no fue con la persona que el en algún momento amó o mas bien aun sentía algo por el, estaba en verdad agradecido por recibir el afecto de alguien, pero al mismo tiempo se sentía culpable por no corresponder a los sentimientos de la mujer que lo ayudó, pero sobre todo ese enorme dolor era también porque iba a ser la última vez que se verían. Poco a poco deshicieron el beso. Se miraron a los ojos por un instante hasta que Yuko decidió hablar -No olvides quien eres... Y tampoco sigas guardando esto que sientes en tu corazón... -Dijo tocando el pecho del cocinero -Adiós... -Dijo sonriendo. La sombra ya había invadido gran parte de ella, lo único que apenas se podía ver eran sus brazos y del pecho a la cabeza

-¡Yuko-san! -Sus manos sostuvieron ahora el rostro de la chica y entre lágrimas dijo -Por... Por favor... -Lo único que quedaba de la presencia de Yuko fueron sus ojos y en ellos se pudo ver claramente una lágrima escapando. Y antes de decir más; desapareció -No... Yuko... San... No... -Estaba completamente devastado, se sentía una basura al no poder salvar a una dama, al no poder hacer que cambiara su destino aun sin saber el por qué. No era su culpa; sin embargo no evitó sentir ese remordimiento. El fuerte viento creó un gran torbellino de hojas de cerezo haciendo que lo rodearan.

-YUKO-SAN... -Despertó de golpe logrando despertar al resto de los okamas quienes estaban en las habitaciones vecinas, Sanji estaba sudando en frio y apenas logró captar lo que había presenciado en sus sueños. Colocó su mano en su frente para tratar de calmarse mejor -Fue una pesadilla... -Pero al recordar el beso, tocó con sus dedos sus labios y aun podía sentir el beso que la sacerdotisa le dio, ese calor, esos suaves labios -No... No fue un sueño... -Acercó sus rodillas a su pecho y tapó su rostro posándolo sobre estos. Lloró en silencio, nada fue un sueño.

Pero fue inútil guardarse aquel dolor. Salió de su habitación corriendo. Corrió por todos los pasillos hasta encontrar la salida. Llegó a la orilla del mar, cayó de rodillas sobre la arena mientras veía el nocturno horizonte con esa mirada... Esa triste y destrozada mirada llena de impotencia y dolor. Y sin más que hacer...

-¡¡¡¡¡YUUUUKKKOOOOO-SSSAAANNN...!!!!! –Gritó cerrando fuertemente sus ojos dejando escapar la gran cascada de lágrimas, cubrió su cara con sus manos para después posarla sobre sus rodillas en posición fetal. Nada ni nadie podía consolar al cocinero en esos momentos. Lo único que podía hacer era desahogar todo ese terrible dolor hasta cansarse.

(Fin de la música)

[//////////]

A la mañana siguiente, estaba preparando el desayuno. Después de que pasaron algunos minutos, Ivankov entró a la sala del comedor –Sanji-boy... ¿Qué fueron esos ruidos de anoche...? –Dijo con las intenciones de molestar como de costumbre a su huésped, pero no recibió respuesta alguna o al menos una rabieta de su alumno.

-Buenos días... –Dijo sin mirar al okama.

-Mmm... –Estaba un poco sorprendido por la respuesta del cocinero -¿Estás bien...?

-... –Volteó a ver a Ivankov con una sonrisa –Si, gracias... Espero que no les moleste que haga el desayuno... Preparé un poco de pescado y arroz y jugo de naranja...

-Si es por tus nakamas, ellos están bien...

-Lo sé... Son fuertes... –Volvió su vista a la estufa –Ellos están bien...

-Bien... Hoy haremos un poco de entrenamiento... ¿Estás listo para enfrentarnos, Sanji-boy...? –Se acercó al cocinero y lo sostuvo de la cadera para divertirse en verlo explotar del coraje, pero no pasó nada. Apenas y Sanji pudo verlo con esa sonrisa que escondía su dolor.

-Lo siento... Creo que no tengo ganas de entrenar hoy... –Deshizo el agarre con mucha calma –Disculpa...

-¡¿Eeehhh...?! –Estaba comenzando a asustarse más por el comportamiento del cocinero -¡Pero...!

-Ya está lista la comida... Debemos esperar al resto, sería una grosería empezar a comer sin ellos, ¿no lo crees?

-... –Antes de poder decirle algo, entró a la cocina Caroline y al ver a Sanji no dudó en molestarlo –¡Oooh...! ¡Mi querido Sanji-boy...! Escogí este vestido para ti en caso de que perdieras la batalla de hoy y...

-Es un lindo vestido... Gracias... –Dijo desanimado y aun mostrando esa sonrisa.

-¡¿QUUUUUUÉÉÉÉÉÉÉ...?! –Los dos jefes se sobresaltaron al escuchar la inesperada respuesta de Sanji.

-Pero... De verdad, no tengo ánimos para pelear, aun así gracias... Y discúlpame...

-¿Qué- Qué mosca te picó, eh...? –Ya desesperado, sostuvo a Sanji de los hombros para mirarlo a los ojos -¿Qué fue lo que pasó...?

-... –Agachó la cabeza –Bueno...

-¿Quién es Yuko...? –Caroline interrumpió haciendo que el cocinero reaccionara de golpe –Sería bueno que nos dijeras que pasó... Escuchamos lo que gritaste en la noche...

-Yo... No me creerían...

-¿De qué hablas...? Sea lo que sea que haya pasado, vamos a apoyarte... –Dijo esta vez Ivankov –Así que... ¿Podrías decirnos quien es Yuko...?

-Una amiga... Ya... No volveré a verla... –Dijo esto recordando la dura despedida.

-... -Aun no comprendía nada de lo que estaba pasando; se acercó para consolar al cocinero y una vez que quiso darle una palmada en la espalda fue grande su sorpresa al ver que este no lo rechazó -Ven, vamos a charlar en la sala...

-El combate puede esperar... Ahora lo importante es escucharte, Sanji-boy... –Caroline también posó su mano en el hombro del chico

-Gra-Gracias... -Dijo mostrándoles una sincera sonrisa pero llena de algunas lágrimas. Presenciaron que en la entrada de la cocina se encontraban el resto de los okamas queriendo saber y consolar al cocinero. Fue un gesto que Sanji apreció.

 

Después de un rato:

 

-BUUUUAAA...! ¡LO SENTIMOS MUCHO SANJI-CHAN...! -Gritaron desconsolados los okamas. Sanji les platicó brevemente la situación que tuvo con Zoro y del como conoció hasta lo que presenció en sus sueños a Yuko.

-En verdad... Lo siento mucho... -Dijo entre sollozos Ivankov -Es increíble lo que nos acabas de contar, pero te creo...

-No estén tristes... No fue mi intención hacerlos sentir mal... Es mi culpa... -Dijo con gran pena y tristeza el cocinero. -Gracias por haberme escuchado... En verdad yo no...

-Sanji-chan... Desahógate... Te acompañaremos... Está bien llorar... ¡En verdad es horrible...! -Dijo soltando una cascada de lágrimas esta vez.

-Ivankov... -Empezaba a notar que estas personas no eran tan desagradables después de todo. Ya no se sintió sólo y con una leve pero serena sonrisa dijo a todos: -Gracias... -El resto lo miró y lloraron aun mas.

-¡Sanji-chan! -Gritaron al unísono

-<<Kimihiro... En verdad lo lamento tanto...>>-Pensó mirando la ventana -<<Debes ser fuerte... En verdad es muy horrible perder a un ser querido... Será difícil, pero estarás bien... Además como ella dijo, no estás sólo... Yuko-san... Gracias por todo.>> -Sin quitar su vista a la ventana, cerró los ojos y sonrió ligeramente con una pequeña lágrima asomándose -<<Estoy seguro que nos volveremos a ver algún día.>>

//Esto... Fue algo que ocurrió hace dos años. Fue un mes después de nuestra separación, habíamos acordado vernos en mis sueños durante todas las noches hasta el día en que nos volviéramos a ver... Jamás pensé en el futuro que nos aguardaría, mucho menos en la situación en la que se encontraba ella; no olvidaré lo que hizo por mí; sin embargo, desde que partió sucedieron cosas muy extrañas, cosas que comenzaron a pasar una vez que me volví a encontrar con la tripulación...// –Nuestro cocinero se encontraba mirando unos árboles de cerezo que le hicieron recordar esa noche. Se encontraba en un sitio de desconocido paradero que tenía en su interior un bello jardín con un estanque, algunas luciérnagas iluminaban el lugar, pero sobre todo lo que destacaba de aquel lugar de reposo, era aquellos árboles. Estaba parado debajo de uno de los árboles mientras llevaba un vestuario completamente negro.

-Espero y ya estés listo... –En eso, una voz hizo que se rompiera ese momento de tranquilidad. Sanji volteó a ver al dueño de la voz con mala gana –¿Te recuerdo por qué estás aquí...?

-... –Lo ignoró por completo y decidió encender un cigarrillo.

-¡¿Me estás escuchando...?! ¡Tú, maldito niño rico...! –El sujeto estaba comenzando a perder poco a poco la paciencia -¡Será mejor que no hagas algún truco o si no...!

-Vete... –Dijo el cocinero con un gesto de desdén hacia el molesto sujeto –No sé qué te hace pensar que seas alguien importante... –Dicho esto le dio la espalda.

-¡Será mejor que no me retes más...! ¡El mismo gobierno me ha colocado en este puesto como uno de los mas grandes del...

-No me interesa... –Lo interrumpió con sorna –Si quieres mi opinión, solo te sabes escudar de ese sujeto... Me iré a descansar. –Se dio la vuelta para regresar a su habitación temporal, pasó junto a aquel quejumbroso tipo sin inmutarse ni nada –Pero algo si te advierto... Mas te vale no provocarme... –Le dijo en un susurro.

-¡Ja...! ¡No me dejaré intimidar por un estúpido pirata...!

-Si les pones una mano encima, te juro que conocerás a un verdadero asesino... –Respondió con un escalofriante tono de voz logrando hacer que el arrogante sujeto se callara al fin –No tendré piedad. –Con esto, Sanji se retiró del lugar dejando a su “compañero” pensando sobre la pequeña conversación que tuvieron. Sanji se adentró a un cuartel que tenía el aspecto de una casa ordinaria por fuera, en su interior estaba repleto de agentes pertenecientes del mas fuerte y cruel organización, al pasar por los pasillos del lugar, se encontró con alguien.

-Vaya, parece que estos años si te han vuelto un hombre... En verdad me sorprende que ese debilucho se haya convertido en lo que es ahora... –Comentó con burla el individuo mientras estaba recargado en la pared, Sanji por su parte se detuvo por un instante y lo vio de reojo –Recuerda que aquí no puedes hacer lo que te plazca la gana... Aun no puedo creer que ese idiota sea parte de esta organización... Parece un tipo bastante arrogante y cobarde...

-¿No te mordiste la lengua...? –Dijo el cocinero dándole la espalda y siguiendo su camino, pero antes de avanzar más, el hombre fue hacia él y lo tomó con brusquedad del hombro.

-Será mejor que no me retes, Sanji... Si sabes lo que te conviene...

-¿Crees que me preocupa...?

-Parece que te da igual lo que pase contigo, pero te recuerdo que tus amiguitos están metidos en esto... Y si quieres que los dejemos en paz, será mejor que cooperes de la mejor manera posible... –Sanji volteó a verlo mostrándole una mirada de ira –Así que se un buen hermanito y obedece. –Le dio una pequeña palmada en la mejilla al cocinero, este como respuesta retiró la mano del otro de un manotazo –Que dulce...

-Vete al diablo, Yonji...

-Jejejeje... –El mencionado agarró camino en otra dirección, pero antes le dijo –Cierto, en un rato vamos a cenar... Espero que te comportes.

-No es a mi a quien deberías decirle, y otra cosa mas... Es un milagro que al fin ya no se vistan como unos payasos.

-¡Deja de burlarte, maldito enano...!

-En un rato estaré con ustedes... –Dijo esto último fingiendo gusto y ambos dejaron el pasillo.

Notas finales:

¿Qué creen que esté sucediendo? No olviden dejar sus reviews y si quieren hacer sus teorias XDDDD Por el momento me despido para continuar con el fic de "Le Viol" Bye, bye!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: