Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Deseo Malsano por yue-sama

[Reviews - 35]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola, soy yue y espero que esta historia guste aún que sea un poquitín, si me conoces hola! Que gusto verte dando una vuelta por aquí, pero si es tu primera vez leyéndome, mucho gusto, me haces muy feliz al leer esta historia.

Advertencia!

Habrá mención de GaaNaru -lo pongo porque es mejor decirles a que después quieran lincharme.

Bienvenido a un nuevo omegaverse!

Notas del capitulo:

esta historia es completamente dedicada a  Kisa1997

 

ULTIMAS NOTICIAS!

-El famoso y multimillonario Sasuke Uchiha fue encontrado sin vida en su departamento, estamos en el lugar de los hechos y queremos conseguir información.

La reportera se acercó a las puertas del edifico donde se aglomeraban muchas más personas queriendo saber qué es lo que había pasado.

La policía custodiaba las puertas pero todo se alteró cuando por ellas trataban de salir dos personas, todos comenzaron a tomar fotos y gritar pidiendo información, era un omega que estaba esposado siendo llevado a un auto patrulla para llevárselo de ahí.

La imagen había sido chocante e insólita, un omega embarrado completamente de sangre.

¿Qué tan rota debe estar la personas para cometer un acto similar?

Eso… solo el silencio lo sabría.

 

 

 

 

 

 

 

El cuarto oscuro sólo era iluminado por un foco de tenue luz que colgaba del techo, la fría mesa enfrente suyo lo ponía nervioso, más aún al saber que estaba esposado a ella. Quería irse de allí, quería desaparecer y llorar, después de todo, si alguien le hubiera dicho que un Omega como él terminaría en la comisaría después de un asesinato, nunca lo habría creído.

 

 

Estaba sin aire y muy alterado, sólo deseaba llorar, su Omega interno estaba desesperado y casi al borde del colapso mientras en su cabeza se repetía una, y otra, y otra vez lo que había sucedido esa fatídica noche.

 

 

Se sobresaltó por el ruido de la puerta siendo abierta, estaba seguro de que el chirrido que dio esa pesada puerta de metal al moverse, se quedaría grabado para siempre en su mente.

 

 

Ni siquiera tuvo el valor de voltear a ver quién había entrado, en su lugar, miró de reojo la gran ventana polarizada que tenía enfrente, después de todo, había visto demasiados programas y películas de policías como para no saber que, del otro lado de ella, estaban viéndolo y juzgando cada una de las palabras que serían dichas por su boca. Estaba ahí para declarar…

 

 

El fuerte aroma a Alfa le puso los pelos de punta, y pronto, ante su mirada apareció un agente. Pudo ver en sus ojos la decepción y la brutal frialdad, quizás ese agente pensaba que él era el asesino, y no era para menos, pues estaba totalmente lleno de sangre, y no precisamente suya…

 

 

Cuando la puerta fue abierta nuevamente pudo escuchar una voz cantarina y burlesca.

 

 

—¡El gran Sasuke Uchiha está muerto!

 

 

Él se sobresaltó de nueva cuenta, era como una pesadilla, quería despertar de inmediato.

 

 

—Bien, señor ¿Naruto Uzumaki? —dijo el policía y el pequeño Omega asintió—. Sabe usted porque está aquí, ¿no es así?

 

 

—E-eso creo —dijo con la voz apagada.

 

 

—Bien, entonces, describa los hechos, por favor.

 

 

Naruto siempre había sido un chico normal, con una vida excelente, sobresaliente en el colegio y con papás que lo querían mucho. Estaba en su tercer año de carrera universitaria buscando convertirse en un buen pediatra y no sabía cómo todo eso se había arruinado en tan sólo una noche, ahora simplemente era tratado como un criminal.

 

 

Su boca se secó y no quiso hablar, decirlo sería hacerlo realidad, una realidad que no quería que fuera verdad.

 

 

—¡Habla, Omega! —dijo agresivamente el policía que había entrado después, y el Omega tembló.

 

 

—Cálmate —dijo enojado el primer oficial—. No nos hemos presentado. Soy el oficial a cargo de este caso, Neji Hyuuga, y él mi compañero, Kakashi Hatake. Ahora, es mejor que comience a hablar si no quiere que las cosas empeoren.

 

 

—Todas las pruebas apuntan directo a usted, señor Uzumaki —dijo Kakashi—. ¿Usted mató a Sasuke Uchiha?

 

 

—No —dijo lloroso—. ¡No lo maté! Yo… ¡no lo maté, por Dios!

 

 

—Eso no fue lo que pude ver —dijo Kakashi cansado—. Cuando entré a la mansión, lo primero que vi fue a usted sosteniendo el arma homicida mientras le apuntaba al señor Uchiha. Si eso no es un hecho incriminatorio, dígame entonces, ¿qué es?

 

 

—No fui yo, él se suicidó. Yo nunca podría dispararle —el pequeño rubio comenzaba a hiperventilar, sus lágrimas se acumularon en sus bellos ojos azules mientras pedía piedad.

 

 

Los policías se miraron entre sí, entonces Neji suspiró mientras Kakashi bufaba, el Alfa peliblanco tomó asiento al otro lado de la mesa con su compañero y miró fijamente al Omega que se deshacía en hipidos profundos.

 

 

—Aquí hay agua —dijo Neji.

 

 

El rubio apenas pudo verlo gracias a las lágrimas, luego agarró la botellita de agua que le habían ofrecido. Neji era un buen Alfa, le resultaba triste ver a Omegas como ese que tenía enfrente, condenándose a la cárcel por matar a un Alfa, su instinto le dictaba protegerlos cuando estaban tan vulnerables, pero no debía olvidar que, al final del día, siempre eran criminales.

 

 

—Bien —dijo Kakashi sacando una libreta—. ¿Qué relación tenía usted con Sasuke Uchiha?

 

 

El rubio se tomó su tiempo para calmarse hasta que al fin pudo hablar, apretó sus manos en un puño y miró con temor a los dos imponentes Alfas.

 

 

—Fue mi pareja… Habíamos terminado hace una semana.

 

 

—¿Cómo era el señor Uchiha con usted?

 

 

¿Por qué le preguntaban aquello? ¿Acaso querían ver si había sido un Omega maltratado que mató a su Alfa abusivo?

 

Tragó un poco y se dijo a sí mismo que tenía que contar todo.

 

 

Había conocido a Sasuke desde que él iba en preparatoria, en ese entonces Sasuke ya era un chico de universidad, estudiante de administración de empresas con una familia exitosas y bastantes empresas a su cargo.

 

 

Era todo un chico rudo, que había entrado a su vida modelando una costosa y masculina chaqueta de cuero, una moto negra y su hermoso rostro. Sí, aun recordaba todo muy bien…

 

“Había salido de la escuela escuchando a todo volumen la canción Kiwi de Harry, y Dios… el ritmo le había quedado tan bien al andar del alfa, que se quedó boquiabierto. Parecía de película.

 

Sin querer, se había quedado prendado de él, y claro que no pasó desapercibido para el joven Alfa, que le había guiñado un ojo mientras recibía a otro Omega entre sus brazos. Eso lo había desilusionado mucho, así que sólo los vio montarse en la moto e irse.

 

 

Cuando su cabeza fue golpeada bruscamente tuvo que quitarse los audífonos y ver mal a su mejor amigo.

 

 

—¿Se te cae la baba? —preguntó divertido—. Succiónala, no quiero tener un amigo baboso.

 

—Oh, por favor. Cállate —dijo el pequeño rubio caminando rápidamente, deteniéndose a los pocos pasos para mirar de reojo a su amigo—. Kiba, ¿¡viste que guapo!?

 

 

Kiba chistó y asintió, sabía que eso pasaría, conocía muy bien a su mejor amigo, así que ambos fueron hablando todo el camino del asombroso Alfa…

 

 

Por supuesto que fue una gran sorpresa ver al mismo Alfa esperando sobre su moto a la misma hora el siguiente día.

 

 

Todos ahí hablaban de él, y, aunque Naruto no se dio cuenta ya que iba muy pendiente de sus notas y escuchando rock a todo volumen, fue casi instintivo su actuar cuando sintió una caricia en su hombro —como pequeños golpecitos—, por lo que estiró el brazo para pegarle a “su mejor amigo”, y, cuando se volteó con una cara de total triunfo, se congeló al ver que aquel apuesto Alfa estaba parado tras él sobándose la nariz.

 

 

Pudo ver a Kiba matándose de la risa muy cerca de allí, así que, se prometió que se encargaría de asesinarlo más tarde, luego se sonrojó mucho y se arrancó los audífonos de inmediato, escuchando unos pequeños quejidos del Alfa.

 

 

—¡Y-yo lo siento mucho! —dijo Naruto avergonzado.

 

 

Entonces, el Alfa levantó un poco la cara mirándolo a los ojos y dejándolo deslumbrado con tanta belleza para luego sonreírle galantemente.

 

 

—Bien, te perdono si sales conmigo a cenar… Me parece que eso sería lo justo.

 

 

—Ahh… —se quedó sin palabras.

 

 

—Tomaré eso como un sí —dijo el Alfa quitándole el celular de las manos y marcando un número para luego llamarse a sí mismo mientras Naruto lo miraba sorprendido—. Así tengo tu número… Nos vemos.”

 

 

Quizás en ese tiempo fue la envidia de muchos al saber que un chico de universidad se había fijado en él, y hay que decir que continuaron una larga relación en la que ambos dieron lo mejor de sí mismos.

 

 

Hubo planes de boda y de un futuro lazo. Fueron muy felices, pero, toda felicidad se puede acabar en un dos por tres, y fue exactamente lo que pasó entre los dos…

 

 

Los problemas comenzaron a llegar demasiado rápido, todo era tan confuso, tan oscuro y perverso. Sasuke y sus celos posesivos, su agresividad y sus enojos.

 

 

Todo se convirtió en un deseo malsano que terminó por envenenar lo poco que quedaba de su relación.

 

 

Dejándolos con un futuro truncado…

 

 

—Yo lo amaba —hipo Naruto mirando a los policías.

 

 

—Si lo amaba, ¿por qué lo mató?

 

Notas finales:

Este fic será actualizado cada lunes.

Espero le den una oportunidad a esta historia, muchas gracias.

Y también espero  saber que les pareció.

Nos vemos:3

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: