Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Scarecrow por BollitoLadyy

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Bueno, ¡hola!

Me he trasladado de Wattpad para aquí, y creo que es bueno empezar por este fanfic que a mí, en lo personal, me hace mucha ilusión. 

De verdad espero que para todos ustedes sea de buen agrado y le den una oportunidad. 

Desde ya, les doy las gracias por darse el tiempo de leerlo.

¡Saludos!

Jeje <3

Prólogo

 

 

 

Cuando tienes dinero crees tener el mundo a tus pies.

En la actualidad, todo se rige por dinero. Entre más tienes, mayor será tu rango de importancia. Nadie podrá contradecirte, porque tú, ya lo tienes todo.

¿Acaso hay algo que no se compre con dinero?

Muchos responderán que nada, algunos se convencerán diciendo que el dinero no lo es todo para ser feliz, y tienen razón. Otros dirán que son felices con lo poco que tienen, pero... ¿será cierto?

No podemos negar que el dinero mueve hasta la más mínima piedra, pero hay algo que no se puede comprar con dinero: libertad.

—Las cosas deben quedar claras, hijo. Tú no sabes lo que te conviene. —dijo su madre con el ceño fruncido, notablemente molesta por la actitud rebelde de su hijo menor.

—¿Lo que me conviene? —bufo y rodó los ojos. —¿Qué es lo que me conviene según tú, mamá? —preguntó entre dientes.

—Una buena educación, una esposa, hijos. Una familia. Tenemos un estatus que defender, no puedes hacer travesuras de niñitos, ya tienes 21 años. —respondió, intentando no elevar su voz. —Compórtate como un adulto.

—¿Travesuras, dices? —apretó los puños. —No me conoces, mamá. Todos estos años no te has acercado a hablar conmigo sobre mi futuro, porque no te importa. Tú ya tienes arreglado todo para mí, tal como lo hiciste con mi hermano. ¡No me interesa tu maldito estatus social!

—¡Así no será tu futuro!

Libertad de cumplir y disfrutar tus sueños, de sentirte capaz de realizarlos, sin ayuda de nadie. De demostrar tu talento, ganarte las cosas por él y no por tu importante apellido.

—¡No, madre, ya basta! —no dejo que la mujer siguiera hablando y tomó su bolso con rapidez. —No quiero nada de esto, conseguiré mi propio dinero y seré quién yo decida ser.

—Nada es tan fácil. —se puso de pie y miro atentamente los movimientos de su hijo.

—Te diré que no es fácil, madre. —refutó antes de abrir la puerta y marcharse. —Ser parte de esta estúpida familia.

Tal vez no todos estén de acuerdo con este punto de vista, ya que todos tenemos distintas opiniones y nadie debe juzgarlas.

Por eso, cuando se marchó de su casa, supo que a partir de ese día debía olvidarse de su apellido por siempre, o hasta que sea capaz de demostrarle a su propia madre cuánto valía sin él.

--

La señora sentó al pequeño niño en sus piernas y una vez que el pequeño se acomodó, abrió un libro que debía tener más de 300 hojas.

—Mi pequeño, no sé cómo no logras aburrirte de este libro. Ya te lo he leído demasiadas veces, que ni siquiera pueden ser contadas. —le habló con cariño, dando un pequeño toque en la nariz de su nieto.

—Porque es bonito, abuela. —respondió con simpleza. —¿No es bonito saber que tu vida ya está destinada con alguien?

La mujer río ante las palabras de su nieto y asintió. Abrió el libro que llevaba como título “almas gemelas”, simple y claro de lo que se trataba, mientras se reclinaba en la silla.

El alma gemela es una persona con la que experimentamos una conexión especial, una intimidad espiritual. Dios creó un todo y lo llenó de vida; luego lo dividió en dos y cada una de esas partes reencarnó en dos seres diferentes. Debería evolucionar cada una de ellas a través de vidas separadas. Así nacieron las almas gemelas, ese es el concepto de su existencia y la razón del por qué están separadas. ­—leyó en voz alta, bajo la atenta mirada del menor.

—Abuela, ¿cómo voy a reconocerla? —preguntó antes de que la mujer volviera a su lectura.

—¿Reconocerlas?

—¿Cómo reconociste al abuelo? ¿Cómo reconoció mamá a papá?

—Ah… Hay distintas formas de reconocer a tu alma gemela, JiMinnie. —contestó, esta vez cerrando el libro que mantenía en sus manos, para acercas una de estas hasta el cabello de su adorado nieto y acariciarlo. —Cada persona es diferente, no sabemos qué es lo que pueda pasar. Incluso… Podemos no conocer nunca a nuestra alma gemela, hasta otra vida.

—Tú… ¿El abuelo era tu alma?

—Afortunadamente sí. —sonrió, con un deje de nostalgia, sin apartar su vista de los ojos del contrario. —Fue ¿alucinante? Cuando lo toqué, pude revivir el mejor día de su vida. —el menor abrió su boca sorprendido. —Es un secreto, no puedes decirle.

—Entonces, ¿no sabes cómo el abuelo logró reconocerte? —la mujer negó con la cabeza.

—Es algo que atesoro. Cada vez que le miro, lo recuerdo y créeme, JiMin, que es el recuerdo más hermoso que he visto.

—Yo también quiero ver algo así, abuela. —realizó un puchero al escucharla.

—Todo a su tiempo, mi niño. Hay diferentes formas de reconocer a tu alma gemela y algunas son dolorosas. —explicó, soltando un suspiro al final. —Al igual que hay familias que están en contra de que encuentres a tu alma, por el miedo de que no sea la persona indicada.

—¿Tú no tienes miedo, abuela?

—No. Nadie debería temer del amor. —sonrió y abrazó a su nieto. —Nadie, bebé.

Notas finales:

Bueno, de esta forma damos el inicio a esta historia. 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: