Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El primer amor por Sora Hatake

[Reviews - 4]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Un hombre caminaba tranquilamente por los pasillos, vestía un traje negro a la medida, la gente que estaba a su alrededor volteaba a verlo cuando pasaba a su lado, era demasiado apuesto, su lunar bajo su labio del lado izquierdo. Su cabello color plata parecía que terminaba en punta se encontraba despeinado, unos cuantos mechones de este cubrían su ojo izquierdo. Al salir del edificio levanto la mirada para soltar un suspiro, acababa de firmar su divorcio; Eso no era algo que él quisiera, pero era lo mejor tanto para su ex esposo, como para su hijo y él, los amaba y es por eso que había accedido a firmar.

Se dirigió hacia su auto, aun pensaba como le explicaría a su hijo que de momento viviría solo con él de una forma que lo tomara bien. Condujo hasta su trabajo para estacionarse frente al lugar donde laboraba, era una escuela, él era el profesor de literatura. Entro al lugar y fue rumbo a la sala de maestros, necesitaba un café con urgencia.

-Buenos días Kakashi-saludo su compañero de piel morena-llegas tarde

-Tuve que ir a ocuparme de algo antes de venir-respondió mientras se preparaba su bebida

-Siempre te ocurre algo antes de venir-contesto su compañero quien se encontraba recargado en la ventana fumando un cigarrillo

-Esta vez es enserio…bueno-pensó un poco lo que había dicho-más que las otras veces, fui a firmar el divorcio

-Oh, entonces finalmente se terminó el amor, que mal

-Iruka dijo que esto ya no iba a seguir funcionando y era mejor terminar-decía mientras movía la cuchara para revolver el azúcar de su café

-¿Y quién se quedara con Naruto?-pregunto mientras daba leves golpes con su dedo en su cigarro para tirar la ceniza

-Eso lo debe decidir él, aunque de momento decidimos que se quedaría conmigo-respondió desanimado para dar un sorbo

-Te toco la parte difícil

-Difícil será si me lo quita-respondió girándose a ver a su compañero-¿Qué tal te va con Kurenai?

-Bien, aunque me dijo que quizá ya es momento de que tengamos un hijo

-Ya se estaban tardando, ¿qué piensas tú?

-Me agrada la idea, pronto empezaremos a planificarlo

-Me alegro por ustedes, espero que su magia no se acabe nunca

-Vamos, no te deprimas por esto, ya llegara alguien más-dijo Asuma acercándose para darle unas palmaditas en el hombro

-No quiero a alguien más, no ahora-respondió totalmente seguro cuando alguien entro por la puerta

-Hola, lamento entrar sin avisar pero estoy algo perdido, ¿me podrían indicar dónde está la dirección?-dijo un castaño apenado cuando vio a Kakashi y cambio su expresión a una de sorpresa-¿Kakashi-senpai, eres tú?

-¿Tenzō?-respondió el peli plata

-Me llamo Yamato, no creí encontrarlo aquí-dijo con una sonrisa

-Parece que se conocen bien, te toca llevarlo a la dirección-comento Asuma

-Está bien, vamos Tenzō-Kakashi salió del salón seguido del castaño

-Le dije que me llamo Yamato

-Si, si, andando, es por aquí

-Lo sigo-respondió Yamato yendo a su lado

-¿Qué haces aquí?

-Me informaron que había una vacante para profesor en arquitectura así que vengo a dejar mi solicitud, me imagino que usted trabaja aquí

-Sí, soy profesor de literatura

-Entiendo, si me quedo con el trabajo, ¿podría mostrarme el lugar?-pregunto sonriendo

-Claro, de seguro te quedaras con el puesto

-Gracias por los ánimos senpai

-Mira, esa puerta de allá es-dijo Kakashi señalando al fondo

-De nuevo gracias senpai, si me contratan lo buscare de nuevo –dijo dando un par de golpes a la puerta

-Ya sabes dónde encontrarme en los descansos-Kakashi hizo un gesto de despedida con la mano para regresar a la sala de maestros

-Ese chico se me hace conocido, ¿quién es? Parece que tú lo conoces bien-dijo Asuma viendo fijamente a Kakashi

-Es un chico que iba con nosotros en la secundaria, era unos años menor

-¿Solo un “chico”?  Por la forma en la que te veía no parecía  solo un “chico”-dijo Asuma insinuativamente

-Está bien, fue mi novio, pero su padre era una persona muy conservadora así que cuando se enteró de lo nuestro lo cambio de escuela y se mudaron lejos

-Pobre de ti, parece que estas condenado a tener problemas en el amor, vayamos por unos tragos después para ahogar las penas

-No creo poder, tengo que ir por mis cosas, el departamento era de Iruka así que se quedó con el

-Espero nunca divorciarme o Kurenai me quitara todo-dijo el pelinegro cuando la campana sonó anunciando el inicio de clases

-Te dije que debías casarte por bienes separados

-Tú lo hiciste y ahora debes buscar otra casa

Kakashi soltó un bufido-al menos me quede mi auto-dijo tomando sus cosas

-Pues vive en él entonces-contesto Asuma en tono burlón antes de salir

Kakashi continuo con su rutina habitual, solo que ese día estaba algo irritado, por lo general iba por la vida despreocupado, pero era fácil de percibir cuando se encontraba preocupado por algo y molesto, en especial porque en todo el día no había sacado aquel libro verde con el que se le veía siempre.

Tras terminar sus clases fue el apartamento que compartía con su ahora ex pareja, sus cosas estaban tiradas afuera en cajas, las de su hijo estaban bien acomodadas en maletas, soltó un largo suspiro y tomo las cosas para intentar meterlas todas en el auto. Se paró frente a la puerta y pensó en tocar, pero estaba seguro que no sería bien recibido, no por nada había firmado el acta del divorcio en un horario diferente al de su ex cónyuge. Fue hacia su auto para subir y sacar su celular,  tenía un mensaje de su hijo avisándole que lo fuera a recoger a la casa de su amigo así que se puso en marcha hacia el lugar.

Se estaciono frente a la casa y fue a tocar la puerta siendo recibido por un pelinegro.

-Kakashi-san, es un placer verlo por aquí, en un momento llamo a Naruto

-Gracias Itachi, lindos pupilentes-dijo señalando los ojos rojos del joven

-¿Le gustan? Es un producto nuevo que acabamos de lanzar

-Sí, quizá compre unos luego

-Hágalo, no se va a arrepentir, voy por Naruto-dijo el joven para entrar a la casa

Kakashi le echo un vistazo a la enorme casa, la mansión Uchiha no estaba nada mal, aunque tener una casa así sería demasiado para dos gatitos solitarios como lo eran su hijo y él.

Un rubio salió emocionado del lugar-Debiste traerme un abrigo papá

-¿Eh? ¿Por qué?

-Llegaste temprano por mí, de seguro lloverá más tarde-dijo bromeando

-Que gracioso, vamos al auto

Naruto subió al asiento del copiloto para ver las cosas en la parte trasera-¿qué es todo esto?-pregunto confundido

-Te lo platico mientras comemos, ¿quieres ir por ramen?

El chico se estiro un poco para abrir una de la maleta-son mis cosas, ¿por qué traes mis cosas en maletas?

-Sí, vamos por ramen-contesto Kakashi para comenzar a manejar

-No es divertido papá, ¿qué paso?

-Que tenemos que buscar una casa nueva, hoy dormiremos en un hotel, ¿has dormido en un hotel antes?

-No-respondió el chico confundido

-Siempre hay una primera vez para todo

-Si esta es una broma o algo para un video de tik tok quiero que termine ahora-dijo Naruto seriamente

-Ya te dije que no lo es

-¿Entonces por qué están mis cosas aquí? ¿Me regresaras al orfanato?

-Nunca haría eso hijo, solo espera a que lleguemos al puesto de ramen y te cuento todo

-Está bien papá

El resto del camino fue un silencio incomodo, Naruto estaba muy confundido y Kakashi iba pensativo, no quería afectar a Naruto, pero por cómo estaba reaccionando es obvio que ya le estaba afectando.

Cuando llegaron al local de comida eligieron una mesa para dos, donde pudieran verse frente a frente, Naruto estaba muy serio cosa que no era nada común en él.

-Pide lo que quieras-dijo Kakashi

-Primero dime que está pasando

-Seré directo contigo, Iruka y yo nos divorciamos

-Pero… ¿por qué?

-porque últimamente solo discutíamos y no llegábamos a ningún punto, consideramos que lo mejor era separarnos

-¿Es por mi culpa verdad?-dijo el rubio en un tono triste

-No, no, no, tú no tienes la culpa de nuestros problemas

-Claro que sí, papá y tú discutían porque siempre les doy problemas y ahora se van a separar por eso

-No hijo, tú no tienes nada de culpa en esto, es algo entre tu papá y yo únicamente. Escucha Naruto, lamento que estés pasando por esto, pero tú vas a decidir con quién quedarte, si decides quedarte con Iruka está completamente bien, igual si quieres quedarte conmigo-Kakashi lo soltó todo de golpe, veía a Naruto esperando su reacción, el chico se quedó completamente callado, probablemente lo estaba procesando

El encargado del local puso el ramen frente a ellos, pero Naruto seguía pasmado sin decir nada.

-Sé que esto puede parecerte muy conflictivo ahora, pero debes saber que sin importar la decisión que tomes yo te voy a seguir amando y apoyando hijo

El rubio solo asintió y comenzó a comer tranquilamente, Kakashi no creía que en algún momento vería a Naruto comer su plato favorito con la mirada triste, ahora se sentía mal, como un completo idiota, debió esforzarse más en seguir con su relación para no dañar a su hijo, sin embargo el daño ya estaba hecho y ahora no podía dar vuelta atrás.

El resto de la comida fue silenciosa, tras eso se dirigieron a un hotel, el chico fue directo a recostarse en una de las dos camas que había en la habitación, el mayor se puso a buscar casas o departamentos en renta cerca, apunto varios lugares que revisaría al día siguiente y cuando la noche llego se recostó para pensar en todo lo que había hecho mal para que las cosas terminaran así.

Como si de una película se tratase, los recuerdos de su relación comenzaron a visualizarse en su mente. Había conocido a Iruka en la universidad, era un par de años menor que él, pero congeniaban realmente bien. Cuando Kakashi estaba en último año decidió declararle su amor y fue correspondido por el joven. Después de graduarse tomo la decisión de dar el siguiente pasó y le propuso matrimonio, de nuevo fue correspondido, entonces comenzaron una vida juntos, el peli plata hizo todo lo posible para apoyarlo, aunque quizá no fue suficiente. Su relación iba realmente bien, ahora el apoyo era mutuo, cada paso lo daban juntos, contemplaron la idea de adoptar un hijo y al estar ambos de acuerdo empezaron tan pronto como pudieron los trámites de adopción, no fue fácil y en el camino estaban a punto de desistir, pero al final  lo lograron, ahora el pequeño rubio de ojos azules formo parte de su familia. Todo siguió bien por unos años, hasta que las peleas comenzaron, a Iruka no le agradaba que pasara poco tiempo en casa, los reclamos comenzaron porque el trabajo de Kakashi lo absorbía mucho, las cosas fueron escalando y lo siguiente fue una sospecha de infidelidad, Iruka ya no confiaba en él, a pesar de que era un malentendido y todo fue aclarado el problema no se detenía. Naruto tenía problemas en la escuela, el castaño lo culpo por no pasar suficiente tiempo con él. Siempre prometía que iba a mejorar, se esforzaba en hacerlo pero no había cambios, a Iruka le molestaba lo sereno que estaba en las peleas lo veía como indiferencia, definitivamente las cosas estaban ya mal y era mejor terminarlas. No importaba si intentaba cambiar, ya nada de lo que hiciera cambiaba la opinión del menor, parecía cansado de él. 10 años de relación se fueron a la basura en cuestión de meses.

Y ahora estaba en un cuarto de hotel, viendo al techo pensando que desde un inicio debió esforzarse más, ¿eso hubiera cambiado las cosas? Aún si supiera la respuesta, ya era demasiado tarde para actuar. Ahora como la persona adulta y madura que era debía de aceptar sus errores, pero… ¿por qué eso dolía tanto?

-Papá, ¿estás despierto?-pregunto Naruto en voz baja

-Si

-¿Por qué no me preguntaron antes de hacerlo?

-Hijo, ya te dije que tú no tenías nada que ver en nuestros problemas

-¿Entonces por qué me está afectando?

-Yo…lo lamento

-¿Realmente lo haces?-pregunto Naruto sin obtener respuesta-por eso papá se cansó de ti, nunca le demostraste que realmente lo hacías

Incluso Naruto se había dado cuenta de eso, era un idiota que ahora se sentía insuficiente también, por no demostrarle a aquel que consideraba el amor de su vida que quería seguir con él. La noche paso tan rápido que ni siquiera pudo dormir, llevo al rubio a la escuela, se veía molesto y lo entendía.

-Vengo a recogerte cuando salgas, iremos a ver casas para que elijamos una donde vivir

-¿por qué tengo que ir?-pregunto molesto sin dirigirle la mirada

-Pues porque en caso de que quedes a mi cuidado quiero que te sientas cómodo en el lugar donde vivamos

-¿Ahora sí importa mi opinión? –dijo para salir del auto

-Hijo…

-Nos vemos después-el chico comenzó a caminar

-Que tengas un lindo día

-Lo arruinaste desde ayer

El Hatake lo vio irse, en otro momento lo hubiera regañado por comportarse de esa manera con él, pero comprendía que estaba dolido y molesto por lo que hicieron, era cuestión de darle tiempo y espacio, una terapia también le ayudaría, él también necesitaba una.

Manejo hasta la universidad y fue, de nuevo estaba algo irritado, no quería toparse con nadie, fue a la sala de maestros por su café y ahí estaba el idiota de Ebisu.

-Kakashi, te ves horrible-dijo en tono burlón acomodando sus gafas negras

-No tanto como tú-respondió sonriendo de mala gana mientras se dirigía hacia la maquina

-Oh, lo lamento, olvide que estas algo sentimental por lo de Iruka, pero no pensé que tanto, aunque sí que eres un idiota por dejar ir a alguien como él, no es fácil encontrar a alguien “rarito” con los mismos gustos que tú

Kakashi fingía no escucharlo, sabía bien a que se refería, Ebisu era uno de esos idiotas de mente cerrada que aún veían mal la relación entre dos personas del mismo género, ese tipo de cosas era lo último que quería escuchar, y él no era precisamente alguien con quien quisiera hablar en ese momento.

-No entiendo como alguien como tú que tiene tantas chicas detrás eligió a un chico, pero bueno, cada quien-dijo levantando los hombros

-Esas son demasiadas palabras para decir que estás celoso-respondió Kakashi caminando hacia la salida

-¿Eh? Yo nunca estaría celoso de alguien como tú

-A la próxima intenta disimularlo mejor-dijo antes de salir para dirigirse hacia su aula.

En la hora de descanso salió a tomar un poco de aire, la falta de sueño comenzaba a molestarlo así que camino hacia uno de los jardines de la universidad, se sentó en el pasto y se recargo sobre un árbol. Intento relajarse, separarse de Iruka le dolía, sí, pero debía seguir adelante por Naruto. No podía permitirse sentirse mal, su hijo lo necesitaba bien, así que se concentró en eso. Poco a poco cayó en un profundo sueño.

Abrió los ojos, se encontraba en casa, podía oler la comida desde la entrada.

-Bienvenido a casa-escucho la amable voz de su esposo, así que se dirigió hacia esta. En el comedor estaban Naruto e Iruka, esperándolo para comer como todas las tardes, no pudo evitar sonreír cuando escucho como alguien más se acercaba.

-Senpai-giro la cabeza hacia donde  provenía la voz, ahí estaba Yamato, ahora se encontraba confundido, ¿qué hacia él ahí? Se giró hacia Iruka pero había desaparecido. Todo se estaba poniendo extraño, Naruto tampoco estaba, comenzó a buscar en la casa pero no había nadie, ni nada, estaba vacía. Un sentimiento de soledad lo golpeo fuerte, no quería quedarse solo ahí, no quería estar solo otra vez. Escucho un estruendo fuerte, el sonido de un arma detonarse y de pronto se sentía tan pequeño, como un niño, uno asustado, no quería estar solo como esa vez. Llevo las manos a sus oídos y cerró los ojos apretándolos con fuerza, no le gustaba eso, quería que terminara.

-Senpai-se escuchó de nuevo, sintió una mano en su hombro que lo movía suavemente-senpai, ¿estás bien?

Abrió los ojos de golpe, frente a él estaba alguien que conocía bien, pero aun así estaba sorprendido y alegre de verlo, por alguna razón, el que fuera esa persona y no alguien más lo tranquilizaba.

Notas finales:

Holaaa, soy yo otra vez con otra historia de mi shipp fav uwu 

La historia sera algo corta por lo que los capítulos serán largos como este, o al menos eso tengo en mente 

Gracias por darle una oportunidad, espero que les guste <3


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).