Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Hope por Akatsuki3333

[Reviews - 9]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Hola a todos, soy Akatsuki333 o mejor dicho Akatsuki3333. Tuve un problema con mi cuenta y no puedo acceder a ella, me da un error en la base de datos, he intentado ponerme en contacto con los administradores, pero aun no obtengo respuesta. A pesar de todo prometí que no abandonaría mis fics así que los voy a volver a subir en esta cuenta y los terminare si el sitio me lo permite. He elegido un nombre similar para que mis lectores me reconozcan y no piensen que es un plagio. Primero subiré Hope y luego Amor accidental, ya que a este último quiero darle una revisada antes de subirlo. Por favor si alguien sabe cómo resolver el problema con mi cuenta por favor hágamelo saber. Espero que disculpen las molestias causadas y que los que aún siguen mis historias las puedan leer aquí.

Los personajes son propiedad de Oda sensei

Por qué?

Esa era la única cosa clara que le venía a la mente, y quien podría culparlo después de la noche tan "agitada" que había tenido. Por qué estaba en esa cama otra vez, por que a su lado descansaba ese cuerpo desnudo y cubierto de tatuajes que tan bien conocía. Por qué era incapaz de cambiar su situación.

Como?

Como podía ser tan débil, si tan solo fuera el Roronoa Zoro de hace 5 años la historia sería diferente. No pudo evitar que en su rostro se dibujara una tenue sonrisa al recordar esos años, misma que desapareció en un instante al recordar como había terminado todo.

Esta será la última vez!

Gritó en su mente, tratando de convencerse a sí mismo, pero en el fondo sabía que era imposible, que por mucho que se resistiera no podría evitar regresar a esa casa, que por mucho que lo deseara no volvería a ser el mismo, el Zoro del pasado murió el mismo día en que lo hizo aquella persona, así que solo quedaba resignarse a vivir como la sombra de lo que un día fue y pasearse como un zombi que solo sabía sonreír falsamente y aceptar de la vida lo que le ponga en frente.

No supo en que momento se durmió solo sabía que la alarma en la mesa de noche no paraba de recordarle que ya amanecía. Sintió el olor a café recién hecho y un poco de humo, de seguro Law trataba de hacer el desayuno como gesto romántico por su decimonovena reconciliación. Decidió ir a la cocina antes de que el médico quemara el apartamento.

- Buenos días - lo saludó desde la cocina mientras apartaba una silla para que el peliverde tomara asiento, y ponía unas tostadas chamuscadas con tocino de color negro y unos huevos de los cuales es mejor no comentar. - En mi defensa, el café está delicioso, las tostadas se pueden comer, el tocino esta crujiente y los huevos no tienen trozos de cascarón. Además, es la primera vez que el departamento de bomberos no viene de visita, hace unos instantes llamaron para saber si habíamos muerto calcinados o si por fin me habías dejado para siempre.

No pudo hacer más que sonreír. No es que no amara a su nuevamente novio, muy por el contrario, estaba loco por él, Trafalgar D. Water Law era un hombre increíblemente guapo con unos ojos grises muy profundos, de tez morena y un cuerpo delgado pero musculoso. Para colmo no era solo una cara bonita a pesar de su juventud era uno de los mejores cirujanos de la ciudad. Sus cuerpos eran extremadamente compatibles y de más está decir que el médico sabía como volverlo loco. Sería perfecto si no fuera por esa manía del ojeroso de serle infiel hasta con la anciana que vendía flores en la esquina, bueno tampoco hay que exagerar pero el moreno era uno de esos hombres que no se podía resistir cuando alguien le gustaba, dígase hombre o mujer, y al ser tan encantador mayormente sus objetivos terminaban en su cama. Se podría pensar que bajo estas condiciones Law sería una persona muy liberal con su novio pero nada estaba más lejos de la realidad, el ojeroso se volvía una bestia celosa cada vez que Zoro era demasiado amigable según él con cualquiera. Para el peliverde era un misterio como podía ser tan liberal cuando de él se trataba y sin embargo monopolizarlo a esa magnitud, en su diccionario eso no tenía otro nombre más que hipocresía, pero Law lo veía como algo muy natural.

Su teléfono comenzó a vibrar y se sorprendió al ver quien lo llamaba.

- Luffy cuanto tiempo.- Saludó emocionado.

- Hola Zoro, shishishi lo siento he estado ocupado. Pero estoy de vuelta en la ciudad y me preguntaba si querías almorzar conmigo.

Zoro dudo por un segundo, pero enseguida sonrió y quedó con Luffy a las 11 en el Baratie, el restaurante donde Sanji trabajaba. Colgó y dio un largo suspiro, sus pensamientos fueron interrumpidos por la voz de Law.

- No tienes q ir si no quieres.

Había olvidado que su novio estaba ahí - Sabes cómo es, si no voy vendrá a buscarme y me sacará a rastras. – Le contesto.

- Tengo una cirugía importante a las 10, si quieres puedo tratar de escaparme y acompañarte.

A veces olvidaba que tan protector podía ser el ojeroso. Se levantó y le dio un suave beso en los labios que suavizo la expresión de Law instantáneamente. - Estaré bien, no puedes encerrarme en casa para siempre.

- Puedo intentarlo- Sonrió malicioso el ojigris.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Eran las 12:30 y Zoro aún no llegaba

- Lo siento Luffy, pero creo que no vendrá - Un rubio con una ceja con forma de espiral se había acercado a su amigo al percatarse de la expresión triste en el rostro del azabache.

El pequeño iba a responder cuando el ruido de la puerta los hizo girarse a ambos encontrándose con un sofocado Zoro, que sudaba y respiraba con dificultad debido a la carrera que había emprendido cuando dieron las 12 y no estaba ni cerca del lugar del encuentro.

-ZOROOOO! - Grito Luffy y se lanzó sobre este, que no tuvo tiempo de reaccionar y cayó al suelo con su amigo agarrado como un koala a su pecho.

Yo también te extrañe Luffy pensó para sí, pero solo atino a sonreír y a corresponder al abraso del otro. El momento habría sido más largo si no llega a ser por el comentario de cierto rubio.

- Marimo idiota, de seguro te perdiste.

El peliverde apartó al monito y se puso de pie para encarar a Sanji.

- Yo no me pierdo, es que las calles se mueven.

Siguieron insultándose por un rato mientras Luffy los miraba y sonreía, extrañaba hasta las peleas de esos dos. Luego de la discusión que no llegó a ningún lado Sanji regreso a la cocina, mientras Zoro y Luffy se sentaban en la mesa.

-  Cuando regresaste - el peliverde rompió el hielo

- Ayer

- Cuanto tiempo planeas quedarte?

- Que dirías, si te digo que no pienso volver a irme.- Zoro sonrió.

- Que me encantaría recuperar a mi mejor amigo.

Ambos se miraron cómplices y no pudieron evitar sonreír.

-Y que pasa con tu trabajo, no me dijiste que la compañía estaba encantada con tus ideas para el próximo juego.

- Así es pero aunque la sede este en New York, tienen una sucursal aquí me presentaré el lunes y retomaré los proyectos de cuando estaba allá.

- Valla debes de ser realmente bueno cuando se toman tantas molestias por ti.

- Shishishi que te pensabas desarrollar videojuegos no es tan sencillo, además el presidente Brook dice que donde encontrara alguien más que entienda la mente de los niños.

Y por fin todo tuvo sentido en la mente de Zoro, Luffy trabajaba para una empresa fabricante de juguetes, principalmente en la parte de los videojuegos, de hecho su última idea, un juego de piratas, era el más famoso en esos días, quien diría que esa actitud infantil de su amigo fuera a servir de algo.

- Y tú, en que escuela estas trabajando?

El silencio fue toda la respuesta que Luffy necesitó.

- Por qué? Ya han pasado 5 años es hora de que sigas adelante y vuelvas a hacer lo que amas.

- Lo intento, dijo frustrado, pero dime que colegio querría a un profesor de matemáticas que parece más un ex convicto que un maestro.

Luffy lo miro con dolor- Eso nunca te detuvo antes.

- Antes no tenía esto- dijo tocando su ojo izquierdo y su pecho.

- Sabes que no pueden negarse a contratarte por esas razones.

- Lo sé pero solo la expresión de sus caras me dice que no soy bienvenido.- Respondió con la mirada perdida.

- Lo siento, no quería presionarte yo solo.…- Luffy bajo la mirada, no había duda de que sentía mal, Zoro puso una de sus manos sobre la de su amigo y trato de animarlo detestaba la expresión de lastima que había en su cara.

No te preocupes todo va a mejorar, además le doy clases privadas a Lamy y ...

Luffy aparto la mano y lo miro molesto.

- Que más también limpias la casa y le preparas la cena como una buena esposa.

Zoro lo miro confundido, sabía que Law no era santo de la devoción de Luffy pero tampoco era para tanto.

- Luffy, es mi novio solo trata de ayudarme.- Le dijo tratando de calmar a su amigo.

- Ayudarte a que, a ser cada vez más dependiente de él, no te das cuenta que te trata como algo de su propiedad. Me imagino que deba estar feliz de que tu único contacto con el exterior sea con su hermana pequeña.

Zoro no se esperaba esa reacción de parte de Luffy pero no deseaba pasar un segundo más en ese lugar. - Creo que fue un error haber venido, nos vemos.- Se dispuso a levantarse pero una mano le sujeto con fuerza y la cara suplicante de Luffy lo hizo detenerse.

- Perdona, es que es difícil verte con él. Te mereces a alguien que te trate mucho mejor alguien...

- El ya no está Luffy, y nunca regresará.

El ambiente triste fue interrumpido cuando Sanji trajo una cantidad excesiva de carne para Luffy y una hamburguesa para Zoro. Ambos comenzaron a comer en silencio hasta que fue el peli negro el que volvió a hablar.

-Sabes mi abuelo es ahora director del colegio al que asistimos. Sé que puede ser un poco difícil para ti pero tiene una vacante en el departamento de matemáticas y me dijo que le pasara tu número.

- El colegio "One Piece" acaso el director no era el viejo Shirohigue? - preguntó el peliverde.

- Si, pero se retiró este año, ahora el abuelo está a cargo.

- No quiero un trabajo por compasión Luffy.

- No es así, el abuelo sabe que tan bueno eres y te juro que yo no tuve nada que ver. Ni siquiera sabía que estabas desempleado.

- No estoy desempleado, soy maestro particular.

- Y esclavo doméstico de Torao.

La mirada que le lanzo Zoro lo hizo estremecer. - vale lo siento, pero prométeme que lo pensaras.

- Lo pensaré, otro abrazo no se hizo esperar. Pero esta vez Zoro solo podía pensar en la oferta de trabajo que había recibido y aunque 5 años atrás hubiera sido un sueño hecho realidad ahora no estaba tan seguro. Tal vez Luffy tenía razón y ya era hora de un cambio en su monótona vida.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).