Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Nuestro Camino por Momoka Yuuki 92

[Reviews - 4]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

¡Hola! 


Espero que les guste esta historia que estuve pensando para este mes, solo que también espero que mis deberes escolares y laborales me dejen seguir el cronograma que se tiene establecido en el calendario diario.


El omegaverse que manejo es un poco más distinto que el que se conoce comúnmente, en el transcurso del fic estaré dando pequeños detalles, pero por el tiempo me disculpo por no ser más explicita en este sentido, pero en cuanto tenga un tiempo subo la guía que hice para mí del como manejo y clasifico las casta en mis fic omegaverse.


Este fic fue inspirado por la temática de la página de Facebook "ES DE FANFICS", por si quieren visitarla y ver la temática, además de que sube contenidos muy divertidos con el mundo del fanfiction.


Y por último, esta historia también la voy a subir en mi cuenta de Wattpad, esta bajo el nombre de "Momoka Yuuki" (Momoka_Yuuki12) y si quieres ver más de mis trabajos en esta plataforma están bajo el seudonimo que esta negritas o con el mismo que este pero sin el 92 :v


¡Gracias por leer!

Notas del capitulo:

¡Hola de nuevo!


Los títulos de cada capítulo van a ir de acuerdo a la temática del omegacember, pero tampoco esperen algo bien intenso al inicio, ya que quiero enfocarme en algo más lindo.


Los capítulos van a estar bajo el punto de vista de Sasuke o de Naruto, espero lograr esa atmosfera de sentimientos c:


Creo que no tengo más que añadir, solo las advertencias de siempre:


- Descargo la responsabilidad, los personajes son de Masashi Kishimoto, solo la historia es de mi autoría.


- Posibles faltas de ortografía y redacción.


- Por lo general tardo más de una semana en editar y corregir lo de la advertencia de arriba, así que si sale algo medio raro, una media disculpa.


Sin más por añadir, los dejo leer!!


 

Capítulo 01. Voz

Desde que se tiene uso de razón, además de los constantes chequeos a los que le sometía su familia, Sasuke Uchiha no necesitaba esperase a cumplir los doce años para saber que se iba a presentar como omega, además de que tenía ciertas características en su cuerpo (aunque muy discretas) que hacían que fuese ello lo más obvio.

Pero no por ya estar tanto él como su familia el 99.9% seguros lo iba a estar divulgando en el colegio, al contrario, entre menos supieran que pertenecía a esta casta mejor para él, ya que los omegas eran en su mayoría tratados con delicadeza y consideración, algo que no iba a permitir porque, aunque fuera omega, tenía espíritu de un intrépido alfa, algo que la mayoría de sus compañeras de clase creían que era.

No era tampoco por ser vanidoso, pero se sabía bello y una persona sumamente atractiva, algo que caracteriza al clan Uchiha y que lograba que tuviera seguidores en todos lados, por ello, aunque molesto, ya se había acostumbrado a tener a su séquito de admiradoras tras de él.

— Muy bien chicos, el día de hoy después de los análisis y estudios a los que fueron sometidos semana atrás, se les va a ser entrega del resultado de los mismos, ya serán ustedes los que decidan si decirles a sus compañeros el género secundario al que pertenecen, pero recuerden que deben empezar a tomar las precauciones necesarias — comenzó diciendo el profesor de la primera hora de clase, Iruka Umino, un omega amable que tenía una infinita paciencia con niños de 12 años cumplidos y que estaban entrando en su proceso de pubertad — además recuerden que los resultados ya fueron enviados a sus padres por parte del laboratorio.

Con calma el profesor fue pasando los sobres cerrados de cada uno de sus alumnos de aquella clase. Sasuke ya se daba una idea a que género podían pertenecer la mayoría de sus compañeros, por lo que no presto atención a las exclamaciones de sorpresa o decepción de cada uno de ellos, guardando su sobre en su mochila, no queriendo revelar su casta, además de que tampoco estaba de humor para contestar las preguntas ante eso.

— ¿Por qué no abres el sobre como todos los demás Sasuke? — se acercó preguntando una de las niñas que se declaraba su fan número uno y que no paraba de acosarlo junto a su amiga de cabellos rubios, aquella niña respondía al nombre de Sakura Haruno — ¿acaso no te da curiosidad?

Sasuke no le respondió, ya que es lo que quería evitar, que las niñas se acercaran a su persona, pero para Sakura a pesar de ser siempre rechazada e ignorada por él no dejaba de seguirlo y hablarle como si nada.

La niña del color de cabello del tono como su nombre lo indica ya acostumbrada a los desplazamientos de su amor platónico se dispuso a abrir sus resultados delante de la mesa del azabache, mostrando sorpresa en su mirada para después mostrarse afligida. A Sasuke le dio curiosidad aquella reacción, pero no estaba dispuesto a ser el soporte emocional de Sakura, estando seguro que su casta resultó ser una que ella no esperaba.

Uchiha tenía la costumbre de tomar asiento hasta e fondo del aula, ya que le permitía tener un panorama de la mayoría de sus compañeros de clase, además de que con ello pudo ver como el profesor Iruka veía atento a cada uno de sus alumnos mientras dejaba que convivieran entre ellos, y su mirada se desvió hacia la persona que ya le extrañaba no hubiera hecho un escandalo al saber que era un alfa.

Naruto estaba platicando animadamente con su circulo más cercano de amigos, siendo Kiba Inuzuka, Chouji Akimichi y Shikamaru Nara, divertido al ver cada una de las reacciones al abrir cada uno de sus sobres.

A pesar de ser alfas, betas u omegas, estas castas estaban divididas por niveles, mismos que los colocaban en una base inferior o superior dependiendo el nivel de tu género secundario, ya que sin importar que fueras alfa de clase tres, tenías los mismos privilegios que un beta de clase uno y dos, mientras que si eras un omega de clase uno, tenías los mismos privilegios que un alfa de clase uno y dos.

Los alfas y omegas de clase uno eran extraños, ya que estos solo nacían entre parejas de alfas de clase dos o uno, además de que aquello tampoco garantizaba que las crías fueran a ser alguien de clase uno.

El profesor solo dio veinte minutos de su clase para que los alumnos vieran sus resultados y los compartieran con sus compañeros, por lo que después de ese tiempo empezaron con el repaso de la clase anterior, pero para Sasuke era extraño que su mejor amigo no se acercará a él a preguntarle sobre lo que estaba sucediendo o cualquier otra cosa o que al menos hiciera alarde de su ser.

En el transcurso del día Sasuke se fue dando cuenta del género al que pertenecían sus compañeros de clases y se aplaudió a si mismo al haber acertado en todos aquellos en los que aposto mentalmente.

Sakura era una alfa de clase dos, algo increíble al ser sus padres un alfa de clase tres y su madre una beta de clase uno, mientras que Kiba también era un alfa de clase dos, junto a Chouji y Shikamaru. Todos ellos eran los representantes de su clan, así que por historia y antecedentes familiares era lo obvio.

Así como Ino la mejor amiga de Sakura era una omega de clase dos, Hinata una chica tímida y que se veía completamente enamorada de su mejor amigo, era una omega de clase uno y pues de sus demás compañeros no le interesó demasiado, ya que si con ellos había apostado internamente, era porque era con los que más convivía en su día a día.

Afortunadamente como la entrega de resultados fue a nivel general en el colegio, estuvo libre de sus “fans”, pero por extraño que pareciera Naruto no se había acercado a él como de costumbre, algo que le extrañó en demasía y que sin querer reconocerlo lo hizo sentir un poco solo.

— ¡Sasuke! — fue el gritó que escuchó cuando iba cruzando la puerta del colegio para dirigirse a su casa, por lo general siempre lo hacia a lado de Naruto, pero como tuvo la osadía de ignorarlo en todo el día, pues había planeado irse solo, más nunca pensó que fuera él quien lo buscará en ese momento — ¿cómo es que planeas irte sin esperarme?

El joven Uchiha le ignoró, mirándolo de reojo para después seguir su camino, sabiendo que el rubio correría para alcanzarlo y hacer un escándalo por eso.

— Perdóname por no haberte acompañado en todo el día — Naruto abrazó fuertemente a Sasuke por la espalda, obligando a detenerse — pero no quería compartir mis resultados con alguien que no fueras tú, además de que sé que tampoco querías que todos se enterarán a que casta perteneces, así que nada mejor que divertirse con los demás y hacer que fijen mi atención en mí que en ti.

Aquellas palabras las susurró Naruto Namikaze en el oído del Uchiha, mismo que no sabía cuando pasó, pero aquella voz aguda y chillona con la que contaba su compañero de juegos poco a poco iba adquiriendo tintes más roncos y oscuros, dejando a un lado aquel tono infantil, aunque a sus doce años aún era muy pronto para eso, pero eso no quitaba que aquella voz hiciera vibrar su cuerpo de una forma agradable, además de el rubio tomará en cuenta sus deseos era un plus para provocar aquellas sensaciones.

— Eres un dobe — fue lo único que dijo Sasuke, sacudiéndose levemente para indicarle al rubio que lo soltara, él era unos centímetros más alto que Naruto, pero sabía que con el pasar de los años probablemente Namikaze lo terminara superando en altura.

— ¡Vamos! No te enojes teme — Naruto hizo un puchero, colocándose a un lado de su compañero para caminar hombro a hombro hacia sus hogares, mismos que quedaban cerca — mejor vamos al lugar de siempre para apostar sobre si le atinamos a nuestras suposiciones.

El lugar del que hablaba Naruto era en un área verde rodeada de arboles en el parque central, muy poca gente pasaba por ahí debido a la lejanía con la entrada del lugar, además de que la inmensa cantidad de árboles daba la sensación de perderte en un inmenso bosque.

Uchiha asintió, sonriendo socarronamente, ya que en las apuestas siempre le ganaba a su amigo, sonrisa que logró que Naruto se pusiera más que contento y empezará a relatarle de todo lo que se enteró mientras estaba con todos sus conocidos y conociendo más personas.

Pero Sasuke no prestaba atención a lo que Naruto decía entre todas esas frases, él estaba más concentrado en la melodía de su voz, en el timbre de la misma y del como pensó en que jamás se cansaría de escucharla. Y así, llegaron a esa zona del parque, tomando asiento debajo del árbol de siempre y claro, no sin antes Naruto extender su chaqueta sobre el pasto para que Sasuke se sentara sobre ella.

— Yo apuesto a que eres un omega — dijo entusiasmado el blondo, componiendo una sonrisa ilusionada y alegre — pero no cualquier omega, uno de clase uno.

— ¿Y cómo estas tan seguro? — rebatió divertido el azabache — recordemos que mamá es una omega de clase dos y papá un alfa de clase uno, según las estadísticas es poco probable.

— Pero tampoco imposible — Naruto se mostró confiado, sonriendo ampliamente y mostrando sus colmillos, mismos que ya se empezaban a notar.

— Bien, pero antes de abrir mis resultados, yo apuesto a que eres un alfa de clase uno — con tono divertido le dijo Uchiha al rubio, viendo como este componía una sonrisa que no supo identificar pero que le resultó atrayente, distrayendo su atención mejor a su mochila para sacar el mentado sobre.

— Pero antes de abrir esto — Naruto levantó su propio sobre — el que gane puede pedir lo que sea.

— ¿Pero si hay empate? — pregunto divertido el azabache, siendo solo con Naruto con quien mostraba ese lado más abierto y alegre.

— Nada que un duelo de piedra, papel o tijeras no pueda resolver — dijo como si nada el menor de los dos por meses.

Para hacer más divertido eso, ambos intercambiaron sus sobres, siendo Naruto el más hiperactivo, abriendo de inmediato los resultados de Uchiha y sonreír ampliamente al verlos.

Sasuke con más calma los abrió, mostrándose satisfecho por lo que leía en esas hojas.

— Ambos ganamos — declaró Namikaze, acercándose a Sasuke y recargando su cabeza sobre su hombro — y ¿cómo estabas tan seguro de que soy un alfa de clase uno?

— Porque toda familia esta compuesta en su mayoría por alfas  de clase uno y los pocos omegas que hay también son de la misma clase, además tus padres son ambos alfas de alta categoría, dudaba que fueras a ser un alfa de menor categoría dobe — dijo Sasuke como si fuera lo más obvio el universo, sabiendo y sin necesidad de ver a  su amigo que este estaba  componiendo un puchero con los labios — y dime ¿por qué estabas tan seguro que era un omega de clase uno?

— Es un secreto — dijo en un susurró Namikaze, siendo empujado por Sasuke que le miraba de mala manera, mirada que provocó una risa escandalosa en el rubio.

— Ahora como castigo por reírte de mí y querer tomarme el pelo me vas a decir … — no fue capaz de terminar su amenaza Sasuke, ya que Naruto de un impulso se levantó y acorraló a Uchiha entre el árbol, mirándolo fijamente.

— Cuando eso suceda, juro decirte todo lo que quieras — le miró fijamente, para después bajar su cabeza y descansarla sobre el hombro del mayor — pero por lo mientras déjame ser feliz al saber que en verdad le atiné a la clase a la que perteneces — Naruto susurró aquellas palabras, sintiendo por primera vez aquel estremecimiento en el cuerpo de su amigo, dejando que sus manos antes puestas sobre la corteza del tronco rodearan el cuerpo de su azabache amigo y le envolviera en un abrazo que terminó cuando el sonido de una notificación de celular los sacó de esa burbuja que empezaba a  formarse entre ellos.

Y ambos levantándose de ahí, se dirigieron a sus respectivos hogares en un silencio por demás extraño entre ello pero lejos de ser incomodo.

— Nos vemos mañana dobe — en aquel cruce empezó despidiéndose Sasuke, pero no fue capaz ni de dar media vuelta cuando otra vez se vio envuelto en aquellos brazos.

— Nos vemos mañana Sasuke — susurró juguetonamente en su oído, atreviéndose a hacer algo de lo que sabe jamás se va a arrepentir en sus cortos doce años ni en lo que resta de vida, así que antes de romper aquel contacto y separándose un poco le dio un beso en la mejilla al que llamaba mejor amigo, para después sonreírle y despedirse sin dedicarle un “hasta luego”.

Sasuke se quedó parado hasta que vio la espalada del rubio desaparecer entre las calles, llevándose su mano derecha hacia su mejilla, misma que cosquilleaba por el contacto y que sentía cálida, para después caer en la realidad de su nuevo descubrimiento.

No solo le gustaba y llamaba la atención la voz de Naruto, si no también su cálido tacto. Con el corazón latiendo a mil, y componiendo su máscara de indiferencia se dirigió hacia su domicilio, tenía una ardua tarea para investigar más sobre los alfas, betas y omegas, ya que estaba experimentando cosas que aun no les enseñaban en el colegio.

 

 

Notas finales:

¡Muchas gracias por leer!


Espero que les haya gustado este capítulo y nos vemos en el siguiente.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).