Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El beso gay

Autor: zandaleesol

[Reviews - 4]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

El Beso Gay

Londres, lunes 26 de enero del 2008.

Hora 8:30 a.m.



Pese a que comenzaba una semana de arduo trabajo, no tenía ninguna prisa por levantarse. Las grabaciones para su personaje serían por la tarde, a eso de las tres. Lo prefería así, había menos gente en el plató, pues casi todos se iban a comer; sólo quedaba la gente directamente implicada en el trabajo, que en realidad era bastante.


Se dio la vuelta en la cama para dormir otra vez, pero fue imposible había dejado su móvil en la modalidad de vibrador, pero aún así le resultaba molesto y simplemente no pudo ignorarlo. De mala gana y peor humor alargó su brazo para tomarlo de la mesa de noche.


—Hola, ¿quién habla? —respondió con tono brusco y los ojos cerrados.

—¿Tommy, aún duermes?


De inmediato reconoció la voz de su amigo Joshua, que interpretaba a Gregory Goyle en la saga.


—¡Te he dicho miles de veces que no me llames Tommy!

—Hmm… Tenía entendido que tu nombre es Thomas.

—Muy gracioso.

—¿Qué tal las cosas con Jade?

—¿Por qué preguntas si sabes que ya no estoy saliendo con ella?

—Nada, sólo curiosidad.

—¿Me llamaste tan temprano sólo para preguntarme por Jade?

—En realidad no, era por otro asunto, pero como aún no has dicho nada supongo que no te has enterado del último escándalo que dio Dan.

—¿Cuál Dan? ¿De qué hablas?

—Tommy, sabes que cual Dan te hablo.

—Joshua, nos vemos en la tarde en el plató sí, ahora déjame dormir —respondió Tom, decidido a terminar la conversación como hacía siempre que el nombre de Daniel Radcliffe salía a relucir.

—Si me dices eso es porque no te has enterado de lo sucedido anoche.


Tom arrugó el ceño y aunque Joshua no podía verlo a través del teléfono, su gesto adoptó un aire de preocupación. Se quedó en silencio esperando que su amigo continuara hablando.


—Ah, ahora sí que estás interesado. Esta mañana Dan está en todos los noticiarios y programas…

—Tremenda novedad. Siempre está en todas partes —interrumpió Tom —. Siempre se las arregla para llamar la atención.


Joshua rió a través del teléfono.


—Lo dices por su actuación en “Eqqus”, yo creo que fue muy valiente y demostró que es “tremendo” actor —respondió Joshua con tono ladino.


Tom se limitó a bufar. Sabía que connotación le daba Joshua a la palabra “tremendo”. No tenía muy claro que le molestaba más, si saber que Dan había aceptado el papel para esa obra de teatro sólo por la controversia que provocaría o porque todos los “mirones” se habían regodeado la vista con las partes privadas de su compañero.


—La verdad no sé si esta vez lo hizo a propósito, pero el escándalo es total.

—¿Qué hizo ahora?

—Él no hizo nada, mas bien se lo hicieron.


Tom se sentó en la cama, ahora sí que estaba preocupado.


—¿Qué pasa? , déjate de rodeos y habla de una vez.

— Anoche en la ceremonia del “Theatergoer’s Choise Awards”, ya sabes que Dan estaba nominado por la obra…

—Sí, ya me lo imagino —interrumpió Tom molesto —, ganó todos los premios, ¿y qué más?

—Tienes razón recibió un premio. Pero eso pasó a segundo plano porque cuando lo nombraron y se acercaba al micrófono para agradecer, James Corden, más emocionado que novia en el día de su boda, le dio a Dan un beso que estoy seguro hizo saltar a todas esas que escriben historias sobre Dan enrollándose con otros hombres.


Tom se quedó sin habla por algunos segundos.


—¿Estás bromeando cierto?

—No Tommy, no es broma. Lo han pasado por la televisión unas cincuenta veces ya. Y lo más impactante de todo fue que Dan le respondió el beso —soltó Joshua con una risotada estridente.

—¿Cómo dices? —creyendo haber oído mal.

—Dan le respondió el beso a James Corden.

—No es cierto.

—Sí Tommy, es cierto.

—¿Dan se dejó besar por ese imbécil delante de todo el mundo? —preguntó Tom sin poder creérselo.

—Sí, se dejó… Yo diría que le gustó. Ahora todos están poniendo en entredicho la tendencia sexual de Dan, ¿qué te parece?

—No me extrañaría que fuera gay —respondió Tom con sequedad.

—Pero tú no eres homofóbico, ¿o sí?

—¿Para eso me despertaste tan temprano, para preguntarme si soy homofóbico?

—No Tommy, sólo quería…

—Nos vemos por la tarde Joshua, ahora quiero dormir.


Tom le cortó el teléfono a su amigo y para asegurarse que no volviera a llamarle lo apagó. Pero no volvió a dormir, no podría volver a dormir nunca más.


No podía dejar de pensar en todo lo dicho por Joshua. No podía creer que la necesidad compulsiva que tenía Dan por llamar la atención llegara a ese extremo, dejarse besar por un imbécil de ese modo que había descrito su amigo.


No soportó más quedarse sin ver exactamente que era lo que había sucedido así que prendió la televisión. Pasó varios canales hasta que dio con uno que precisamente en ese momento mostraba la que era la imagen del día. Su mandíbula se desencajó. Ahí estaba la escena, era de antología ver a Daniel en semejante situación.


No pudo explicarse muy bien porque sintió una profunda ira contra James Corden, ese imbécil besaba a Daniel como si fuese su novia. Pero lo más insoportable para él era ver como Daniel en vez de rechazarlo, le respondió, si por lo menos se hubiera mostrado sorprendido o avergonzado ya hubiese sido algo, pero no, nada de eso, como había dicho Joshua, tal parecía que le había gustado el maldito beso.


Esa situación sería muy incomoda para él. Cada vez que se encontrara con Dan vendría a él esa imagen. Se revolvió el cabello y cerró los ojos. Hacía cuatro semanas que había terminado su relación con Jade, aún gustaba de ella, pero la cosa no funcionó como había deseado. Se habían divertido juntos, el sexo podía catalogarlo de satisfactorio, pero no había pasado de ahí.


Jade trabajaba en la producción de la película que se filmaba en ese momento y eso les había permitido pasar bastante tiempo juntos. Todos les habían felicitado al saber que eran novios, inclusive David, el director. Se había esforzado con esa relación, de verdad lo había hecho, sin embargo el maldito cosquilleo que se apoderaba de su estómago cada vez que aparecía frente a él Daniel, había terminado por convencerlo de que su relación con Jade no iba a ninguna parte.


Ahora que Joshua le había sembrado esa terrible duda sería mil veces peor. Para aumentar su infortunio ese día debía comenzar a grabar sus escenas con Dan, lo tendría pegado a los talones. Todos decían que Dan era muy profesional, para él obsesivo, cada vez que debía filmar una escena la conversaba una y mil veces con el compañero de reparto y siempre estaba pidiendo opiniones. En ese sentido era un tanto inseguro, nadie lo creería siendo la “estrella”. Estaba seguro que mientras estuviera aquella tarde frente a Dan escuchándole desglosar con todo detalle su libreto, él estaría recordando la escena que mostró la televisión.


Ese no sería un día fácil, no, definitivamente no lo sería.


**********


Hacía quince minutos que había regresado de la sala de maquillaje y ahora le daba una repasada a su libreto. Con aquella puntualidad inglesa de la que gustaba hacer gala, había llegado al plató antes de las tres. Las conversaciones naturalmente giraban en torno a lo sucedido con Dan la pasada noche. Estaba harto de todo eso, así que con disimulo mientras era maquillado se puso los audífonos para no tener que oír más sobre el asunto.


No se había topado con Dan en la sala de maquillaje, pero no había querido preguntar si ya había llegado pues temía que quisieran contarle la historia del beso, que ya conocía de memoria.


Se ocultó en su camerino. Parecía increíble, pero era cierto, se estaba ocultando de su compañero. Prefería verle lo estrictamente necesario, o sea cuando tuviesen que grabar la escena del expreso de Hogwarts. Era detestable, justo tenía que ser esa escena donde “Draco Malfoy” tenía ese encuentro con “Harry Potter”. Su personaje debía hechizar al héroe y darle de golpes. En cuanto a él, Tom, no tenía ni el más mínimo deseo de hacer eso, estaba un poco arto de ser el malo de la historia.


La puerta de su camerino se abrió de golpe. Era Dan quien entraba sin ninguna ceremonia, siempre era lo mismo, demasiado espontáneo para su gusto.


—Hola… Siempre eres puntual, pero ahora llegaste media hora antes —dijo el muchacho de pelo negro con una sonrisa mientras no esperaba invitación para desparramarse en el sofá.

—Sí —respondió, no sabía que más decir y mucho menos se atrevía a mirar a Dan, porque sabía que de inmediato vendrían a él las imágenes de ese beso que, muy a pesar suyo, aún le tenía descompuesto el ánimo.


Dan desde el sofá le miraba de una forma extraña, parecía medio nervioso.


—¿Todo bien? —preguntó Dan mientras movía los apuntes de su libreto.

—Sí.

—Estas extraño hoy —dijo Dan con tono preocupado.


Tom decidió levantar la vista para mirar al muchacho.


—Estoy igual que siempre.

—No es cierto. Hoy todo el mundo está extraño, pero supongo que se debe a lo sucedido anoche con James Corden.

—Hmm.


Dan movió la cabeza no gesto de negación.


—Todos están fingiendo, no esperaba que tú también lo hicieras.

—Disculpa —dijo Tom, mirando a Dan con aire molesto.

—Sé que estás enterado de lo sucedido con ese beso, estoy en la primera plana del “The Sun”.

—Hmm… No será la primera vez.

—Es cierto, pero es la primera vez que están preguntando si soy gay.

—Si no lo eres no creo que debas preocuparte mucho.


Hubo un silencio que Tom no supo como interpretar, pero como era muy incómodo prefirió seguir hablando.


—Mira, no dejes que te afecte en unos días lo olvidarán.

—Sí supongo —respondió Dan no muy convencido.

—De seguro que tu padre te aconsejará que salgas con una chica a algún sitio público, así se terminará cualquier rumor.

—Sí, pero la verdad no me importa lo que digan de mí.

—Debería, eres el protagonista de una saga de películas para niños.

—Soy Daniel Radcliffe no Harry Potter.

—Y yo soy Tom Felton y no “Draco Malfoy”, pero la gente confunde la ficción con la realidad. Por donde ando las chicas me gritan “Draco”.

—¿Jade también te confunde con Draco?


Tom arrugó el ceño.


—Esa es una pregunta absurda.

—Lo siento —se disculpó Dan.

—De todos modos no tiene importancia, ya no estoy con Jade.

—Sí, lo supe —se apresuró a responder Dan.


Extrañamente Ton volvió a experimentar esa sensación de tener mariposas revoloteando en su estómago.


—Jade es bonita y muy agradable.

—Es cierto —concordó Tom.

—Pero no estabas enamorado de ella.

—¿Es una pregunta o una afirmación?

—No sé… bueno se veían muy bien juntos… pero…


Tom sentía que la conversación se estaba tornando muy extraña.


—¿Pero qué?

—Bueno… creo que… No, olvídalo.

—Parece que el “beso” ese te dejó bastante mal.


Dan levantó la vista sorprendido, pero enseguida la bajó.


—Yo no lo busqué.

—Pero tuve la impresión de que te gustó igual, no lucías sorprendido ni avergonzado como le hubiese sucedido a cualquier otro.

—¿Te sentirías avergonzado si otro hombre te besara? —preguntó Dan mirando muy fijamente a Tom.

—Depende.

—¿Depende de qué?

—La circunstancia. Si me hubiese pasado así como a ti, sí estaría avergonzado.

—¿Dejarías que un hombre te besara en circunstancias más íntimas?


Tom miró al muchacho sin estar muy seguro que responder.


—Bueno… no sé… es raro pensarlo. Pero creo que dependería mucho de las circunstancias y de quien me besara.

—Ah... —fue todo lo que respondió Dan mientras mantenía los ojos pegados a su libreto.


El silencio volvió.


—No voy a mentir el beso me agradó —soltó de pronto Dan —, pero se hubiese sentido mejor si el que me besara hubieses sido tú.


Tom arrugó el ceño por un instante.


—Todo pasó muy rápido, pero mientras sucedía cerré los ojos para imaginar que eras tú quien me estaba besando —se apresuró a explicar Dan, mientras sus mejillas se tornaban rojas.

—Yo… —balbuceó Tom sin poder creerlo.


Dan se levantó del sofá de golpe, avergonzado, definitivamente acababa de meter la pata con su compañero.


—Discúlpame… No debí decir eso… por favor olvídalo… Lo siento —dijo Dan.


Tom se había quedado paralizado. Pero al ver la actitud avergonzada de Daniel reaccionó.


—Será un poco difícil olvidarlo, en realidad muy difícil. Esta mañana cuando te vi en la televisión yo… Me sentí mal, en realidad muy molesto de ver como ese idiota te besaba y tú le respondiste. Debo aceptar que me sentí celoso, muy celoso.


Daniel despegó la vista del suelo y miró con asombro a Tom.


—¡Celoso! Eso significa que yo…

—Me gustas Dan, más de lo que te puedas imaginar —confesó Tom.


Pasaron un par de segundos antes de que los dos avanzaran hacia un encuentro que habían estado anhelado secretamente por mucho tiempo. Después de mirarse a los ojos con fascinación e incredulidad, fue Dan quien acercó lentamente sus labios a los de Tom. Cuando finalmente pudieron sentirse ambos gimieron, y a pesar de ser el primer beso gay de Tom, éste no tuvo problemas en responder fogosamente, después de todo lo cierto era que desde hacía mucho soñaba con los labios de Dan.


De pronto sonaron unos golpes y una voz al otro lado de la puerta.


—¡Chicos dense prisa empezamos en cinco minutos!


Se miraron y sonrieron.


—¿Estás listo? Esta vez Draco va a patearle el trasero a Harry Potter —dijo Tom con una sonrisa.

—Completamente preparado —respondió Dan mientras volvía a besar los labios del muchacho.


Luego de un minuto se apartaron.


—Vamos de una vez, sino pensaran que me estás besando —dijo Tom.

—Y eso es imposible que suceda, Harry y Draco son enemigos y los enemigos no se besan —señaló Dan con tono medio travieso.

—No estoy tan seguro de eso. Hay por ahí gente muy imaginativa que escribe sobre Draco y Harry liados… ya sabes.

—Ah sí he sabido de eso. Muy curioso no.

—Hmm… mucho.


Dan pareció pensar por un segundo y luego hablo:


—Oye Tom, que te parece si luego vamos por unas cervezas.

—Esta bien, pero yo invito.

—Genial, después podríamos darnos una vuelta por la Web y leemos un poco lo escriben sobre nosotros, o sea quiero decir sobre Harry y Draco. ¿Has oído sobre ello cierto?

—Sí estoy enterado y me parece buena idea… Tal vez encontramos inspiración para nuestros personajes —respondió Tom mientras le giñaba un ojo a Dan.



FIN

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: