Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Accidentalmente. por Artemisa El Britannia

[Reviews - 15]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Espero que disfuten en leerlo como yo al escribirlo.

Capítulo 1.

 

-      Perdón, creo que no le entendí bien, ¿me podría repetir lo que dijo? – el abogado rodo los ojos, por tercera vez le pedía que repitiera la información, pero no lo culpaba le había soltado una bomba de la nada, pero no era culpa de él, su mejor cliente había hecho todo eso desde el día que había nacido su hijo y perdido a su esposa.

-      Cómo le mencionaba, el señor Namikaze Minato dejo estipulado en su testamento que usted Hatake Kakashi fuera el tutor legal de su hijo Namikaze Naruto, también dejo un fondo del cual pueden vivir ustedes dos hasta que su hijo cumpla los 21 años y después de ese lapso de tiempo recibirá una cantidad de dinero por los servicios prestados, además de que le dejó un departamento cerca de la universidad a usted – el abogado volvió a leer los términos y ahora iban las condiciones – para aceptar tiene que pasar a vivir al departamento del señor Namikaze en un lapso no mayor a un mes, no debe dejar que la abuela del menor tome custodia del mismo y en caso de que tenga planes de casarse antes de que el menor cumpla la mayoría de edad la mujer u hombre debe pasar por un proceso de análisis psicológico para confirmar que puede convivir con el menor – mostro nuevamente los papeles del testamento de su cliente y le dio una pluma al chico de cabello platinado, el cual apenas había cumplido los 21 años y aún se encontraba estudiando la universidad, la verdad no se sentía muy seguro de dejar al niño en manos de él, pero no podía desafiar la última voluntad del difunto Minato.

-      ¿No hay un tiempo de prórroga para decidir si acepto o no? – el abogado ya se quería ir, llevaba aproximadamente dos horas ahí hablando de lo mismo y no veía un tiempo estimado para que reaccionara su cerebro.

-      Si usted no acepta el menor pasara al sistema de adopciones, el señor Minato prohibió por completo que su hijo fuera cuidado por algún familiar – Kakashi volteo a ver la mata de pelo rubia que había estado llorando amargamente en un rincón mientras el abogado hablaba y le decía todo lo que había pasado con su amado profesor, aun no entendía por qué había dejado a su hijo a su cuidado y la verdad no se sentía listo para hacerlo, pero tampoco era tan maldito como para dejarlo a su suerte en un hogar adoptivo, sabía lo que significaba y no quería que el menor sufriera.

-      Supongo que no tengo opción – empezó a firmar los papeles y el abogado por fin pudo terminar su trabajo, le dio una copia de todo lo que le había dicho y le dijo que cuando todo estuviera en orden podría pasar a vivir al departamento que quedaba cerca de la universidad.

-      Lo veré nuevamente dentro de 5 días, todos los papeles necesarios para la adopción legal del menor los traeré también, por cierto, tiene permiso escolar para faltar a clases por la siguiente semana – los señalo a ambos – así que puede quedarse tranquilo por el momento, estaré en contacto – y así como llegó se fue, la única diferencia es que dejó al niño en su actual casa, ¿y ahora que hacía él con un niño de 6 años en su vida?

 

Se sentó a leer todo lo que le había dejado el abogado mientras el niño seguía llorando en la esquina, no parecía que fuera a parar pronto, pero tampoco podía decirle que no llorara, por Dios su padre había muerto apenas unas horas atrás y resultaba que no viviría con su familia, sino con un completo desconocido.

 

-      Bien… Naruto ¿verdad? – el menor volteo a verlo con los enormes ojos azules herencia de su maestro, prácticamente era un mini Minato – mi nombre es Kakashi, sé que no me conoces, pero soy un alumno de tu papá, conocí a tu mamá también, así que podría decirse que no soy un desconocido – el niño seguía hipando, pero al parecer lo había calmado saber que también conocía a su mamá – a partir de hoy vamos a estar bastante tiempo juntos, así que vamos a llevarnos bien – le extendió la mano y el menor la tomó, así Kakashi lo guío al sofá y cuando lo sentó escucho como su estómago rugía de hambre – bueno, creo que ya es algo tarde, te haré algo de comer.

 

Al revisar la despensa se dio cuenta de que no tenía nada decente para un niño, sólo había comida chatarra, él comía en la universidad y lo poco que llegaba a consumir en casa era comida bastante barata para evitar malgastar su dinero, no ganaba la millonada como para poder darse el lujo de cenar carne a diario, vio unos botes de ramen y pensó que su maestro lo iba a maldecir desde el cielo, ya que siempre lo había regañado por comer mal y ahora le iba a dar lo mismo a su pequeño retoño.

 

-      Lamento no tener algo mejor, pero ya mañana podremos ir a buscar algo más acorde a tu edad – le dio el bote de ramen cerrado y le explico brevemente como se debía de comer, jamás se imaginó que al momento de que el niño probara el alimento se volvería adicto.

 

Durante la tarde estuvo revisando todas las cosas del menor y también estuvo verificando la escuela a la que iba, los horarios que le había dejado el abogado eran bastante estrictos, al parecer su maestro tenía muy bien cuidado a su pequeño hijo, al voltear a ver al mini Minato lo vio recostado a punto de quedar dormido sobre el sofá, abrazando lo que parecía un conejo de peluche, así que lo cargó y como no había otro lugar donde dormir lo dejó en su cama, después de todo por el momento tendrían que dormir juntos, más que nada porque el sofá era terriblemente incómodo y solo había una cama en su departamento, esperaba que el niño pudiera controlar sus esfínteres o sino tendría muchos problemas.

 

Se recostó sobre el sofá pensando nuevamente en por qué su maestro dejaría a su hijo con él, si era honesto no conocía a su familia, había conocido a Kushina porque en una asesoría personal que le había dado antes de ingresar a la maestría ella había aparecido en la oficina y le había regalado comida, era una mujer muy amable y se notaba a kilómetros que la energía le sobraba, también pudo comprobar su gran carácter, ya que lo regañó por comer ramen en lugar de algo saludable, en otra de las veces que la vio fue a su casa a comer, literalmente lo había secuestrado y le había enseñado con peras y manzanas todos los grupos de comida que debía de tener su plato de comida.

Las veces que había convivido con ella siempre había demostrado mucha seguridad, gran carácter, mucha energía para cualquier actividad que hiciera y un increíble don para leer los pensamientos de las personas, ella podía ver los corazones de aquellos con los que hablaba, era muy diferente a su maestro en ese sentido, él podía resolver cualquier problema con lógica o matemáticas, pero no tenía un pleno entendimiento de las personas.

Vio el reloj y se dio cuenta que ya era bastante tarde así que decidió ir a dormir, le mandó mensaje a su buen amigo Itachi y también a Temari, para que supieran de su ausencia, no quería tenerlos asechando su departamento, ya que él no faltaba a la escuela a menos de que lo partiera un rayo.

 

“Hola chicos, tengo permiso escolar para faltar una semana a clases, tengo ciertos problemas que atender, les cuento cuando regrese. Con amor mamá”

 

Se río por su mensaje, ya que siempre que quería restarle importancia a lo que pasaba ponía esa frase y con eso demostraba que todo iba bien, solo que necesitaba tiempo, además así también evitaría que lo acosaran con mensajes.

 

Continuara…

Notas finales:

Dicen que nadie muere por dejar un RW.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).