Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Fenómeno por Liss83

[Reviews - 2]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

esta historia participa en el SamBuckyWeeks de la Pagina SamBucky-Español de Facebook SamBucky - Español

Ser omega era complicado. Se tenía cambios de humor, la gente vivía con la impresión de que por tener celos una vez cada tres meses  se era una débil florecita del campo, Aunque tuviese un cuerpo súper trabajado que hiciera sentir envidia hasta a un alfa premier. Y si a eso le aumentaba la prótesis de vibranio que llevaba desde niño… James Buchanan "Bucky" Barnes definitivamente era un fenómeno que jamás encontraría al alfa de sus sueños.

 

 

 

Había sido durante su adolescencia. Estaba en el equipo de futbol americano en el colegio, lo había tacleado durante un entrenamiento y cayó mal. Todo había sido culpa de idiota de Zemo que no había aceptado un “no” como respuesta a una invitación al cine. Había insistido por semanas, y cuando finalmente había entendido que no conseguiría nada, lo había empujado provocándole un accidente que lo había convertido en ese “omega fenómeno”. Sin embargo, había sido precisamente ese el catalizador para que se forjara una amistad a prueba de todo con uno de sus vecinos de toda la vida, Steve Rogers

 

 

 

Su familia le había dado la espalda tras el accidente, alegando que sería solo una carga, ya que ningún alfa pudiente se fijaría en un omega con el brazo lisiado. Joseph Rogers, padre de su mejor amigo, lo había acogido como otro hijo más en su casa con tan solo dieciséis años, con la única condición que estudiase, ya que debía demostrar de que estaban hechos los omegas. Ese día, Bucky entre lágrimas se había abrazado al hombre, jurándole que nunca se arrepentiría de la oportunidad que le estaba dando

 

 

 

De eso ya hacían mucho tiempo. A sus treinta y cinco años, Bucky era un hombre hecho y derecho. Se había graduado como periodista especializado en farándula y se había convertido en uno de los mejores entrevistadores de Nueva York. Aunque claro siendo Omega y teniendo un brazo de vibranio muchos habían querido pasar sobre él. Pobres almas. Nunca sabían que los embestía hasta que sus secretos más recónditos salían en primera plana de El Clarín

 

 

 

-          Buenos días señorita – dijo Bucky al teléfono – soy James Buchanan Barnes del diario… – y escucho lo que le decían del otro lado de la línea – solo quiero que el señor… – volvió escuchar en silencio – lo comprendo. Pero negándose a dar una entrevista solo aviva esos supuesto rumores – se escuchó un golpe al otro lado de la lunes – muchas gracias – dijo mirando hacia la bocina de su teléfono antes de colgar

-          ¿Sin éxito? – dijo Natasha, un alfa pelirroja con la que había hecho una buena amistad

-          Se niega a darme la entrevista – dijo Bucky exhalando – pero ni que sueñe que me daré por vencido

-          ¿Vienes a comer con nosotros? – pregunto la alfa

-          Claro – dijo Bucky pasándose la manos por la cara – después de todo que más me puede pasar hoy

-          ¡Mapache! – dijo una voz emocionada desde el otro lado de la puerta – ¡arañita!

-          ¡Creo que hablaste demasiado pronto! – susurro Natasha sonriendo

-          ¿Por qué a mí? – gimió Barnes dejando caer su rostro en su cara

-          ¿Cuándo regresaste Stark? – dijo la mujer

-          Anoche… creo – dijo este – ¿tienes algún cojín? necesito sentarme

-          ¿cojín? – dijo Bucky intrigado

-          Ya sabes – dijo Tony – los omegas marcados a veces jugamos un poco rudo… con nuestros alfas por la noches y… – los otros dos hicieron gestos de repugnancia

-          Te puedes guardar para ti tus intimidades – dijo Bucky apretando los dientes – gracias

-          Un pajarito me conto que quieres hacerle una entrevista al diseñador de aviones “Falcón” – dijo Tony mirándose las uñas – que por cierto estará hospedándose este fin de semana en el resort “Asgard” de Los Ángeles, que es de un amigo que tenemos en común, que me debe un favor

-          ¿Un favor? – dijo Bucky – ¿y tú que quieres a cambio de cobrar ese “favor” para mí? no le voy a hablar bien a papá de ti a esta altura – sentencio –, ya te conocen de sobra

-          Me ofendes, cuñado – dijo Tony – sabes de sobra que a Joseph se le infla el pecho al decir que soy omega de su hijo y Sarah sueña con el momento en que me convierta oficialmente en su yerno y tu cuñado favorito

-          Idiota, no tengo más hermanos – siseo Bucky

-          Súper – dijo Tony emocionado – siempre seré el único en tu vida – Bucky cerró los ojos y exhalo – ¿entonces qué? ¿quieres la entrevista o no? – Bucky miro a Natasha, quien encogió los hombros

-          Muy bien ¿Qué tengo que hacer? – y un escalofrío recorrió el cuerpo del reportero al ver la sonrisa depravadora del castaño

 

 

 

________________

 

 

 

Era viernes por la noche cuando el avión aterrizó en Los Ángeles. Un taxi lo esperaba para llevarlo a las afuera de la ciudad. Un enorme resort compuesto de cabañas de lujo individuales con absolutamente todos los privilegios de un pen House

Lo llevaron a su cabaña en un jeeps Willy negro bastante imponente. El viaje no duro más de cinco minutos en los que pudo apreciar los alrededores del lugar. Sin lugar a duda era bastante impresionante la belleza del paisaje. Un pequeño bosque con cabañas de aspecto rustico pero que cada una contaba con piscina, cancha de tenis, garaje e internet

 

 

 

Bajo del jeep mientras metían en la cabaña sus cosas. No le pasó desapercibido el Lamborghini blanco que estaba estacionado en la cabaña del lado. “Vaya, sí que debe ser caro este lugar” pensó. La cabaña era espaciosa, una sala, cocina, aunque era para una pareja o persona sola, ya que contaba con un solo dormitorio con yacusi. Todo con acabado lujoso. Sin lugar a duda Tony había cobrado un favor enorme por él. Casi casi se sentía tentado a decirle a Joseph que el castaño era el omega ideal para su hermano, pero entonces recordó la vez que Tony sedujo a Steve durante las últimas vacaciones de navidad y terminaron teniendo sexo en su recamara, y opto por no decirle nada a su padre. Aunque si hablaría con Sarah, ella se encargaría de todo

 

 

 

Acomodó sus cosas en el closet y decidió darse un baño de burbujas en el yacusi. Si todo eso era para él por dos días ¿Por qué no disfrutarlo? Se quitó la ropa y entro en la tina. Era la gloria, pero no alcanzaba aun para que le hablase bien a su padre sobre Stark. Echó la cabeza hacia atrás y cerrando los ojos se dejó ir. Al salir de ese lugar volvería a ser un esclavo del trabajo, así que decidió disfrutar ese tiempo al máximo.

 

 

 

Se empezaba a quedar dormido cuando decidió que ya era hora de salir de la tina. Así lo hizo sin importarle que la toalla para envolverse hubiese quedado lejos, y todo el suelo se empapara. Cuando estaba a dos pasos de llegar a esta, la puerta se abrió sorpresivamente, mostrando a un elegante hombre moreno de aproximadamente 1,78 metros, que vestía un traje azul marino, camisa blanca y corbata color vino. Por un segundo Bucky se quedó inmóvil sin saber qué hacer, hasta que el hombre sonrió de lado levantando una ceja mientras lo miraba de pies a cabeza.

Como pudo Bucky corrió hasta la toalla y el tomo desesperadamente para colocársela delante de su entrepierna

 

 

 

-          ¿Quién te crees para entrar así, imbécil? – grito el omega

-          Eh, bueno… – dijo el moreno sonriendo sin apartar la vista del cuerpo ajeno – este… esta es mi habitación

-          No, no, no – dijo Bucky con tanta vehemencia que por poco se le cae la toalla haciendo que el moreno se lama los labios antes de mirar hacia otro lado – esta es ¡mi habitación! Así que sal de aquí ahora mismo.

-          El botone me trajo hasta la sala – dijo el hombre volviendo a mirar al periodista

-          De… de… bio e… equi…vocarse de… de… par… partamento – dijo Bucky intentando cubrirse mejor – definitivamente debió ser eso. Lla… llamare a recepción y lo solucionaran al instante. Te llevaran… a tu… a tu habitación… y… ¡ya deja de mirarme así, depravado!

-          ¿Y por qué no puedes ser tú, a quien colocaron en la habitación incorrecta? – pregunto el moreno dijo tranquilamente

-          Bu… bueno… – dijo Bucky

-          Voy a llamar – dijo el hombre saliendo

-          Maldición – dijo el periodista intentando cubrirse nuevamente y siguió al desconocido hasta la habitación principal

-          Buenos días – dijo el moreno por el auricular – llamo desde el departamento M2020 – escucha un momento – hay un hombre en mi departamento y dice que se lo rentaron a él – volvió a escuchar en silencio – Samuel Thomas Wilson

-          ¿Eres Sam Wilson? – pregunto atónito Bucky – ¿Sa… Sam Wilson, el presidente de industrias Falcón?

-          Me siento en desventaja – dijo Sam admirando el cuerpo contrario descaradamente – ¿con quién tengo el… placer?

-          Bucky – dijo este –, James Buchanan "Bucky" Barnes

-          Te conozco – dijo Sam – eres periodista de farándula – y Bucky sonrió nervioso –, el más temido. Espero que no estés aquí para intentar entrevistarme

-          Quizás… – dijo Bucky sonrió más nervioso – yo…

-          Dime – interrumpió Sam – ¿siempre esperas a tus entrevistados desnudo en sus baños?

-          Eres un… – siseo Bucky queriendo lanzarse hacia el moreno pero el peligro  de que la toalla cayese nuevamente lo detuvo en seco – ¡respeta insolente!

-          Un omega que no se respeta y exige respeto – dijo Sam – interesante

-          Sal de aquí ahora – siseo Bucky lanzándole todo cuanto encontró a su mano sin importarle que su toalla volviese a caer

 

 

 

Quince minutos después ambos hombre estaban en la sala del departamento escuchando la absurda explicación del gerente. Al parecer había ocurrido un error  en el sistema y ambos hombres fueron asignados al mismo departamento. El verdadero problema consistía en que una tormenta tropical se acercaba y el resort estaba al tope de su capacidad, por lo que ni los podían mover de habitación ni podían abandonar el hotel

 

 

 

-          A ver si entendí – dijo Sam –, nos está diciendo que por culpa de un fallo en el sistema, en el que no tenemos nada que ver, tenemos que pasar todo el fin de semana en la misma cabaña de una sola recamara

-          Mil perdón, señor – dijo Philip Coulson, el gerente  del lugar – estamos tratando de solucionarlo, pero por ahora, no hay manera de mover a ninguno. Lo siento

-          Esto es una pesadilla – dijo Bucky pasándose las manos por la cara

-          Sé que es una situación incómoda… – dijo Coulson

-          Por supuesto que es una situación incómoda – dijo Sam – es un omega y yo un alfa ¿no lo ha notado?

-          ¿Perdón? – dijo Bucky indignado –  ¿Qué quiso decir con eso de es un omega y yo un alfa?

-          Solo intento hacer notar nuestras castas – aseguro el moreno

-          Como si una valiera más que la otra – siseo Bucky

-          No dije eso – dijo Sam

-          Por supuesto que lo hizo – señalo el periodista

-          Me refería a que se puede prestar a malos entendidos – dijo el moreno intentando ser paciente

-          Y de paso diciendo entre líneas que puede violarme – dijo Bucky

-          ¿Qué cosa? – dijo el diseñador alarmado mientras el bipper del encargado sonaba – por supuesto que ni se me ocurrió eso. ¿Quién cree que soy?

-          No sé – dijo Bucky – dígame quien es usted

-          Señores – interrumpió el encargado – lamento este inconveniente, pero por ahora no podemos hacer nada. Mil disculpa. En cuanto haya a algo disponible moveremos a alguno

-          ¡A él! – dijeron ambos huéspedes

-          Permiso – dijo Coulson y salió del lugar

-          Yo me quedare en la recamara – dijo Sam

-          Yo soy el omega – recalco Bucky – me corresponde la habitación

-          Hasta donde recuerdo – dijo Sam – detestas que te traten como el omega indefenso

-          ¿Acaso me has investigado? – pregunto Bucky levantando una ceja

-          Ya quisieras – escupió el diseñador y se fue rumbo a la recamara

-          Te dije que era mi habitación – dijo Bucky corriendo hacia el mismo lugar para forcejar ambos intentando entrar al lugar

 

 

 

Definitivamente iba a ser muy largo fin de semana

 

 

 

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).