Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Pet por sleeping god

[Reviews - 67]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes pertenecen a Tite Kubo.

Notas del capitulo:

No queriendo perder la costumbre subo una historia que llevo a la mitad pero sin correguír aún.

Espero les guste esta introducción.

“Toda mi vida me han gustado los animales, en especial los exóticos. Soy fanático de los grandes felinos y mamíferos extraños. Sin embargo es difícil conseguirlos y su cuidado es aún más complicado, además no me llena el saber que en este círculo de coleccionistas siempre habrá alguien que tenga el mismo o una más especial. Esa razón me llevó a escribirle para pedirle unas mascotas únicas que sé jamás nadie tendrá.”

Att: Aizen Sousuke

Respuesta:

“Me llena de alegría su preferencia. Con prontitud le estaré haciendo llegar a su domicilio los más recientes ejemplares aun cachorros para que los examine y elija.

Pido su discreción en todo momento.

Quedo a su servicio.”

Att: Veterinaria “Los Espada”

 

Duerme en el sillón café con blanco de una gran sala, disfrutando de la brisa de verano que se introduce por la ventana a la que está pegado el mueble. Se gira para estar más cómodo desde de llevar ya más de 3 hrs en esa posición.

-Grimmjow-abre un ojo para ver a su compañero ir a sentarse en el suelo-sabes que no debes subirte a los sillones.

-lo sé-contesta sin abrir los ojos-pero no tengo porque obedecerte, me bajaré antes de que llegue el amo.

El otro chico prefiere acostarse en la alfombra junto a la chimenea apagada, echando su cabello negro para atrás y disfrutar de la misma fresca brisa que les brinda vivir en una alta montaña.

Por fin se aburre de dormir, se levanta y sale al enorme jardín cubierto de pasto verde con un camino de adoquín rojo que lleva hasta un lago con peces de múltiples colores. Él prefiere irse a donde están plantadas las flores pues le agrada el aroma, toma una pelota y la rebota contra la pared de más de 4 metros de alto, corre tras ella y repite la operación hasta agotarse, entonces vuelve a dentro de la casa para ir al jardín delantero y recostarse bajo un árbol cercano a la entrada que también está amurallada.

-¿no quieres jugar?-le pregunta un hombre mayor, de cabello castaño un poco largo-vamos a jugar un rato.

-acabo de jugar.

-debiste decirme.

-dile a Ulquiorra, no ha hecho nada el bueno para nada.

Se va el castaño y le deja durmiendo hasta que escucha la puerta. Se levanta como resorte y se queda frente a la puerta, llegando sus otros 6 compañeros corriendo.

Abre la puerta un moreno con lentes que sonríe a los chicos que le devuelven el gesto, con abrazos y empujones entre ellos.

-basta, basta. Starrk te he dicho que no muerdas a los otros- pasa entre ellos y deja su maletín en la mesa del comedor que sólo tiene dos sillas.

-¿tienen hambre?

Todos afirman, algunos con más animosidad que otros.

-les traeré de comer pero primero déjenme ir al otro lado-nuevamente retira a algunos que desean algo de afecto para ir al jardín trasero y abre una puerta que da a una casa más pequeña que se encuentra del otro lado. Ahí un par de chicas lo reciben con aun más alegría que los jóvenes. Les acaricia el largo cabello rubio y verde.

-¿Cómo han estado?

-muy solas, los visitas más a ellos.

-lo sé. Pero no puedo juntarlos. Pronto les traeré a alguien.

Pasa a la cocina y sirve arroz en dos platos hondos, verduras y una pequeña porción de puerco cocido. Deja los trastos en el piso y ambas comen ahí.

-¿ha acabado tu regla, Nell?-cuestiona al castaño, sentándose y retirándose los lentes.

-no, pero la de Hallibel sí.

-así es-responde ella-hace una semana.

-entonces te traeré un candidato. Sé que te gustará, es un gran chico.

Ambas se quedan comiendo mientras el vuelve con los muchachos que se peleaban en la sala mientras esperaban el alimento que se dejó sobre la mesa.

-tranquilos, tranquilos-les pide y dejan de rodar por el piso. Les sirve a cada uno lo mismo que a las chicas y también comen donde mismo-Grimmjow, necesito hablar contigo-este afirma pero sin dejar de comer.

Al terminar va al cuarto de la planta alta donde el moreno le pide ir.

-¿Qué quería, amo?

-entra-así lo hace, quedándose de pie frente a la cama donde ese reposa-¿Qué edad tienes?

-13 años.

-estás en edad de procrear y además tienes buenos genes. Mañana te llevaré al otro lado pero para que sepas que tienes que hacer te pondré unos videos.

Afirma. Lo llevan a la sala de televisión, se sienta en la alfombra y observa durante 2 hrs un video pornográfico que lo deja excitado hasta caer dormido.

Temprano en la mañana se arregla y ve a sus mascotas dormidas en los futones en la habitación de un costado y al peliazul en la sala. Al bajar los escalones todos se despiertan y le siguen hasta la puerta.

-Starrk, Yammy y Ulquiorra vendrán conmigo.

-¿y yo?-cuestiona Grimmjow, girando la cabeza.

-necesitaré que tengas energía para más tarde-dicho aquello le dejan en la casa donde repiten la misma rutina de jugar y dormir.

Por la tarde, cuando regresan, sus compañeros están cansados, felices y golpeados. Por su parte el ojiazul es llevado al otro lado donde le sorprenden esos humanos diferentes, con más curvas y un rico aroma. Lo llevan con una rubia a un cuarto y los dejan dentro. Ella está nerviosa y finge que no teniendo sus brazos cruzados sobre los pechos aun pequeños.

-eres una mujer.

-y tu un hombre.

-soy Grimmjow.

-soy Hallibel.

-hueles muy bien. Me gusta-dice sonriendo y haciendo que la otra también sonría-entonces debo embarazarte.

-sí, pero no sé cómo.

-yo sí-dice mostrándose seguro. Va con ella y le retira la ropa, la pone en cuatro y prosigue haciendo lo que vio en el video,  haciéndole el amor aun con el llanto de la chica por ser su primera vez. Le embriaga tanto la sensación que al dejarla y salir para buscar a su amo encuentra a la otra muchacha e intenta lo mismo hasta que lo detiene Aizen y por fuerza de azotes lo saca de ahí y le deja castigado fuera toda la noche.

No se arrepiente, es más, se siente muy feliz de lo que hizo, una sensación tan placentera y nueva. Trata de recordarla sin que le moleste el frio clima, y se concentra en el cielo estrellado y la luna en cuarto menguante. Hasta que cierra los ojos.

 

Mira con emoción contenida la pelea de Ulquiorra con otro hombre, le sirve ser pequeño pero muy bueno en técnica y llaves. Desea meterse ya a la pelea y la mano de Aizen sobre su hombro le impide moverse un centímetro más. Acaba con su compañero victorioso y los gritos de la gente emocionada de la pelea.

-¡mi turno, mi turno!-dice con euforia y excitación en su voz.

-espera…-le dice el castaño mientras les abren paso al círculo de tierra escondido en un subterráneo.

Mira a su mejor peleador en excelente forma, mostrando su cuerpo de 16 años en un traje blanco que les hace usar a todos.

Entra un hombre enorme al ring y le sueltan, corre directo a atacar, recibiendo un golpe en la cara que como si no pasara nada regresa al estómago, riendo con su puño clavado en el cuerpo de su contrincante, lo retira seguro que pronto podrá atravesar a una persona con uno de esos puñetazos;  tira de una patada al rostro y golpea con una risa maniaca al otro sujeto en el rostro hasta destrozarle la cara, sin importarle que hace 20 golpes ya estuviera muerto o la mirada de terror de algunos presentes.

-Grimmjow-llama su amo y se regresa a su lado, aun jadeante y excitado-vuelvan al auto.

Ulquiorra y el peliazul vuelven a la parte trasera del auto a esperar a que el castaño cobre el dinero que ganaron sus mascotas.

-¿puedes calmarte?-le pregunta el de ojos verdes a al otro que se mueve de un lado a otro.

-no, estoy emocionado. No me dejaron desquitar todas mis energías.

-pídele al amo que te lleve con Hallibel.

-no puedo, dijo que por el momento estamos bien de niños. Además se molestó mucho cuando me cruce por mi cuenta.

-entonces siéntate y cálmate.

-pelea conmigo.

-no.

-no te lo pedí-se le lanza encima, obligándole al más bajo a responder a la agresión hasta escuchar un ruido de sirenas que les hizo detenerse.

Permanecen atentos al sonido acercándose cada vez más.

Una docena de autos de policía se detuvo, cercando el lugar de peleas callejeras. Ambos se quedaron mirando sin comprender que pasaba, finalmente salió corriendo Aizen pero fue agarrado por un par de uniformados.

-¡amo!-gritaron los dos bajando corriendo.

-¡no, vayan a casa! ¡Corran a casa!-ambos se miraron y fue el menor que agarro a Grimmjow de la mano y fue en dirección opuesta.

-deberíamos ayudarlo-alega el peliazul.

-nos dio una orden.

-pero no sabemos dónde está la casa.

-la encontraremos-dijo quitándose de enfrente a un policía que planeaba detenerlos.

Siguieron por entre los arboles hasta llegar a la autopista.

Estaba oscuro y por unos segundos se quedaron quietos y totalmente inconscientes al estruendo que aún se escuchaba.

-era para haya.

-¿seguro?

-no.

Bufo el peliazul pero aun así siguió la indicación del otro.

Caminaron por cerca de una hora hasta encontrar que el camino se dividía.

-¿y ahora?

-no lo sé.

-tú deberías saberlo.

-pues no lo sé-alega mirando de derecha y a la izquierda-tú ve a la izquierda y yo a la derecha. Si encuentro el camino volveré aquí por ti sino tu harás lo contrario.

-no parece un plan muy brillante-expone desanimado, bajando la cabeza y haciendo una mueca de desagrado-pero no se me ocurre uno mejor-emprende el camino le dijeron olvidando el problema.

Pasan varios autos por su costado, el primero pitándole para que se orille, cosa que comprende y sigue por esa parte hasta que un auto negro se detiene frente a él.

-oye, no quieres que te lleve-le dice un chico de cabello anaranjado.

Sin comprender muy bien se le queda viendo hasta que ese le abre la puerta, entonces sube.

-¿A dónde vas?

-a casa-dice curioseando el aromatizándote en forma de pino.

-bueno ¿y dónde es tu casa?-cuestiona sin perder detalle del joven vestido con un kimono modificado blanco y negro que muestra su abdomen marcado con una enorme cicatriz vertical cruzándolo.

-no lo sé.

-¿Cómo que no sabes?-se ríe un poco de la actitud tan calmada del peliazul-marca a tu casa y pregunta-le entrega su celular sin perder de vista el camino.

Grimmjow lo sujeta con ambas manos, examinándolo con curiosidad, presionando el 5 y sorprendiéndole que encienda, apretándole a más para ver que se llena la pantalla de números. Cuando se estaba divirtiendo suena, soltándolo de golpe y haciendo que el conductor se detenga de la sorprenda, tome el móvil y conteste.

-ya voy para casa, papá… sí… dame unos 15 minutos-cuelga y observa extrañado al pasajero-¿no sabes tú numero?

-no, tampoco.

-¿por aquí queda tu casa?

-no estoy seguro.

-¿Cómo es tu casa? ¿O por dónde queda?

-es grande y de piedra, está amurallada.

-suena a un castillo…-piensa un momento en la zona de clase alta que queda del otro lado, tomando la otra desviación-creo que vas en camino incorrecto.

-¡lo sabía! Ulquiorra siempre me deja lo peor-se enoja, cruzando los brazos y pateando el auto.

-descuida, te llevaré-da la vuelta y toma el otro camino-¿Cómo te llamas?

-Grimmjow.

-soy Ichigo, mucho gusto.

No responde pues no sabe a qué se refiera “mucho gusto”.

Para no quedar en un silencio incomodo continua platicando.

-¿Quién es Ulquiorra?

-es mi hermano.

-¿Cuántos hermanos tienes? Yo tengo dos hermanitas.

-también tengo dos hermanas, pero ellas viven aparte de nosotros. Vivo con 6 de mis hermanos.

-¿6?

-sí-huele al muchacho discretamente. También le gusta el aroma, recordándoles a las chicas que le llevan.

-¿a qué te dedicas?

-¿a qué me dedico?-cuestiona sin comprender, alzando una ceja para que el conductor sonria.

-sí, ¿Dónde estudias? ¿Qué haces?

-creo… peleo, sí, soy peleador.

-interesante ¿boxeas? ¿O que arte parcial practicas?

-… ninguna, sólo peleo.

Llega a la conclusión a que es pelea libre.

-¿eres bueno?

-el mejor.

Sonríe. Le agrada ese chico.

-ese es Ulquiorra-dice viendo al frente al murciélago y un poco más allá la enorme casa-y ahí vivo.

-bien-se coloca a un costado del pálido chico-dile que suba. Los llevo.

Saca la cabeza por la ventana y llama a su compañero.

-Ulquiorra, súbete.

El ojiverde mira con espanto a su hermano en un auto de un extraño. Abre la puerta y lo baja.

-seguiremos por nuestra cuenta-le dice a Ichigo, sin mostrarse enojado o asustado, con una voz y actitud neutral completamente.

-no hay problema.

-no, seguiremos solos-responde tajantemente.

-… está bien-dice algo molesto en está ocasión-nos vemos, Grimmjow.

-nos vemos, Ichigo-responde igual para ser jalado por el otro que le susurra al oído.

-sé que el amo jamás te lo dijo pero no debes hablar con desconocidos.

-pero sé su nombre.

Susurra una maldición y dice-saber su nombre no le hace un conocido.

-¿entonces que lo hace un conocido?

Razona un momento.

-cuando lo lleven a nuestra casa es un conocido-por fin llegan y esperan en la puerta. Se quedan dormidos fuera, acurrucados el uno contra el otro hasta el día siguiente que vuelve Sousuke y los mete, aliviado de que supieran volver.

 

Esa es la vida de una mascota que no conoce otra.

Notas finales:

Gracias por leer.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).