Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

KOKUYO SCHOOL por LEGNAEL

[Reviews - 232]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Bueno, me quise sacar la espinita de escribir algo sobre KHR!, como ya saben los personajes son de la grandiosa Akira Amano. (En serio adoro a esa mujer, por cierto ya vieron Psycho Pass, si no la han visto la recomiendo en especial por que Akira Amano-sensei se encargo del diseño de personajes).

Paring: 6927

Un poco de universo alterno.

Mpreg.

Tal vez un par de horrores de ortografía (si los ven avisenme plis).

Sin más que decir, Gracias por leer (En serio alguien lee las notas).

 

 

Notas del capitulo:

No tiene mucho que lei un libro, y en verdad me encanto la dedicatoria que escribio el autor:

"Dedico este libro a todos los que amo. Aunque no les guste"


La verdad esa dedicaria me encanto, aunque mi Fagmilia, no sabe que amo el yaoi XD.

¡Gracias por leer!

 

Capítulo I: ¡Asistirás a la secundaria de Kokuyo!

La pequeña familia Sawada era una familia común y corriente o al menos eso parecía por la superficie, contaba por tres integrantes:

Primero tenemos a  él siempre trabajador padre Iemitsu Sawada, un hombre alto de cabello rubio y ojos de color café, el cual profesaba que su profesión, era ser minero, el típico padre que siempre se la pasaba viajando al rededor del todo mundo, y cual por cierto casi nunca estaba en casa, solo ocasionalmente llamaba a su esposa por teléfono. Y aunque siempre sonriera como idiota, su verdadero trabajo era un tanto o muchísimo más distante de ser un simple minero, su verdadero oficio ere ser asesor externo de la familia Vongola, siendo el actual líder de la organización conocida como CEDEF, aunque este pequeño detalle no lo sabían su esposa ni mucho menos su hijo.

El segundo miembro de la familia es Nana Sawada, una mujer castaña de ojos del mismo color de cuerpo menudo y frágil, una mujer sumamente alegre y positiva. Una gran cocinera, además de poseer un  gran instinto maternal a pesar de ser la mayor parte del tiempo despreocupada.

 

 El tercer miembro el único hijo de los Sawada, Tsunayoshi Sawada, el cual prácticamente era la viva imagen de su madre, solo que en versión masculina. Tsuna, o más bien conocido en la cuidad de Namimori como dame-Tsuna, a pesar de ser amable y de buen corazón siempre era demasiado torpe e ingenuo, sus calificaciones eran bajas, sin mencionar que debido a los factores antes mencionado Tsuna era blanco predilecto de los abusivos de la clase.

 

Regresando al presente:

 

Nos encontramos con Sawada Tsunayoshi mirando los resultados las listas de aceptados la cual se encontraba en la pizarra de la escuela, era la octava vez que era había reprobado el examen en otra escuela secundaria, ¿Qué demonios se supone que debía hacer para entrar en alguna escuela de educación media?, prácticamente las ideas comenzaban a agotarse, lo había intentado en la secundaria en casi todas las secundarias de la cuidad de Namimori. Estaba a punto de sufrir un colapso nervioso. Suspiro frustrado, ahora tendría que regresar a casa, y decírselo a su madre, era duro cuando su madre le preguntaba de manera entusiasta como le había ido en los exámenes, ahora suspiraba sin saber cómo le diría la verdad a su madre.

 

Curiosamente cuando llego a casa, su madre estaba prácticamente empacando  todo, entro en pánico, « — Imposible… —Pensó en aquel momento al ver las cajas amontonadas en el recibidor— me echarán de la casa— sus piernas se volvieron frágiles y comenzó a tambalearse como gelatina.»

 

 

 

—      Tsu-kun, que bueno que regresaste. —Dijo alegremente la castaña al ver a su único y adorado hijo en la entrada de su casa.

 

—      Mamá, ¿para qué son todas estas caja? —pregunto el castaño a su madre.

 

—      Nos mudamos. —Dijo la mujer mientras sonreía— papá, encontró la secundaria perfecta para ti…

 

—      ¿Papá? —pregunto confundido el menor— no se supone que está desaparecido o muerto. —Dijo el castaño sin entender nada.

 

—      Ara, ¿Por qué piensas es Tsu-kun?

 

—      Porque tu dijiste que papá, se fue con las estrellas o algo así hace años.

 

—      No, papá está trabajando duramente, en su trabajo de minero. —Dijo felizmente la mujer— además, quien crees que se encarga de todos los gastos.

 

—      ¿Pero no es necesario que solo nos mudemos por una escuela? —replico el menor.

 

—      No te preocupes Tsu-kun, dicen que la cuidad de Kokuyo, es un lugar hermoso para vivir.

 

—      Hiiiiiiiiiiiiiiiiiiii… —Se escuchó el grito del menor por toda la manzana.

 

—      Es bueno, que estés tan emocionado como yo, Tsu-kun. Además, por lo que dijo papá, la casa es más grande. —Dijo completamente entusiasmada la mujer.

 

—      Pero mamá… Un momento dijiste Kokuyo, no es acaso… ¿No me digas que?

 

—      Si, Tsu-kun, haz sido aceptado en la secundaria de Kokuyo.

La mujer sonrió alegremente al comunicarle al menor la feliz noticia, mientras su hijo Tsunayoshi se encontraba aterrado ante la solo mención de la secundaria Kokuyo, puesto que era bien sabido que la secundaria de Kokuyo, era una de la escuelas secundaria con el peor índice de vandalismo entre las escuelas de educación media.

 

Ahora, sin duda su futuro no se veía para nada alentador, después de todo por su apodo, el cual preferiría no mencionar, solo significaba algo… Problemas, así había sido siempre, los niños no se acercaban a jugar con él, por lo general era intimidado por los buscapleitos. Suspiro, no era nada agradable imaginar lo desastrosa que sería su vida en Kokuyo.

—      Tsu-kun, estas tan feliz que no puedes hablar de la emoción. —Dijo alegremente su madre.

—      Sí. —Dijo sin más el menor, no quería preocupar a su madre, y si en la Secundaria de Kokuyo era la única secundaria que ya sea para su buena o mala suerte, el asistiría, solo esperaba vivir para contarlo.

 

La mudanza de la familia Sawada, fue tranquila y sin inconvenientes, la nueva casa era más grande que la anterior, y ciertamente el lugar parecía tranquilo, a lo mejor solo eran rumores de lo terrible que era Kokuyo.

 

Los días comenzaron a pasar de manera rápida, y finalmente era el día en el que tendría que presentarse a la ceremonia de inicio de cursos de su nueva secundaria, suspiro una vez más mientras terminaba de abotonar el uniforme color verde de Kokuyo. Cuando salió de su habitación, se dirigió hacia el comedor, ciertamente no había podido dormir bien en toda la noche, y no era precisamente por la emoción, era más bien por el pánico que sentía de ir a Kokuyo.

 

En el comedor ya se encontraba su madre, la cual servía el desayuno.

—      Buenos días. —Dijo Tsuna.

—      Ara, te despertaste temprano Tsu-kun, por fin estas creciendo. —Dijo felizmente Nana.  — Ya se, estas muy emocionado de que es tu primer día en la escuela media de Kokuyo.

 

El desayuno paso sin contra tiempos, ahora debía enfrentar su primer día de clases, solo esperaba salir vivo de aquella secundaria, sabía que sería difícil, pero el solo podía desear pasar desapercibido por sus compañeros, vivir una vida normal. Lástima que las cosas nunca salen como uno espera. Es mas incluso el mundo parece conspirar en tu contra y te abofetea en la cara.

 

*** *** ***

 

Por otra parte tenemos a Mukuro Rokudo, el actual terror de Kokuyo o mejor bien dicho el gobernante de aquella secundaria, Mukuro había tomado el control por la fuerza desde su primer año en la secundaria, los que se opusieron fueron aplastados de manera cruel y sin piedad, muchas cosas cambiaron cuando Mukuro Rokudo se hizo del control total de la escuela, había pasado un año desde ese incidente, y se suponía que hoy ingresaban nuevos alumnos. Para Mukuro eso solo significaba una cosa, “nuevos juguetes a su disposición”. Ahora, solo sonreía de manera infantil y malvada… Sin duda alguna este año sería divertido, comenzó a reír con sus características risas kufufu, mientras caminaba por los pasillos de su territorio, cuando chocó contra alguien.

 

La apariencia de Mukuro, podía ser engañosa, mientras sonreía de manera amable, bajo aquella máscara era una persona completamente distinta, sus cabellos de color índigo peinado con forma de piña, y por su pero sin duda lo que más destacaba de él, era la aparente heterocromía de sus ojos, su ojos derecho de color rojo mientras que su ojo izquierdo era de color azul. 

 

Rokudo Mukuro, bajo su mirada él heterocromático y la dirigió al dichoso importuno, que había tenido la osadía de estrellarse contra él, observo al  sujeto de apariencia menuda y frágil desde el punto de vista  del chico de ojos heterocromáticos no valía la pena ni el esfuerzo enfocarse en alguien como aquel sujeto, no le tomo mucha importancia por que debería perder el tiempo con alguien sin relevancia alguna, después de todo el sujeto en cuestión parecía débil. Suspiro, y sin más haría su buena acción del día y lo dejaría pasar.

 

 

 

—      Perdón. —Se disculpó con su voz suave— El chico sin apartar su mirada del suelo.

 

—      Fíjate por donde caminas. —Dijo el otro— A la próxima no seré flexible. —Dijo mientras se alejaba.

 

Sawada Tsunayoshi suspiro ante su primer encuentro en la secundaria de Kokuyo, casi se le salía el corazón del pecho después de haber chocado contra aquel individuo, del cual lo único que puedo notar de él era su cabello azul, sin prestarle más atención a este evento Tsuna, siguió  por los pasillos de la escuela media de Kokuyo. Se había sentido intimidado por el chico con el que había tropezado, suspiraba mientras seguía su camino. Ahora solo tenía algo en la mente…   SOBREVIVIR.

 

Cuando Tsuna entro al salón de clases, se encontró con rostros poco amigables, así que tratando de pasar desapercibido se sentó de manera rápida en uno de los asientos que se encontraban vacíos. Sin embargo su estrategia no había funcionado también como el esperaba, ya que al instante se encontraba rodeado de un par de alumnos los cuales lo miraban de manera malvada.

 

—      Hola, ¿en qué puedo ayudarlos? —Preguntó completamente nervioso Tsuna.

 

—      Tú, nunca te había visto en el pueblo de Kokuyo.

 

—      Apenas me mude. —Dijo Tsuna.

 

Ese fue el primer error de Tsuna, después de todo si vas a un lugar peligroso, uno debería actuar como si fueras de ahí. 

—      Con que nuevo. —Dijo el otro.

 

—      Tenemos un trabajo para ti. —Dijo el otro sujeto.

 

—      Ve por nuestro almuerzo. —Dijo sin más.

 

—      Pero, pero… —Dijo Tsuna mientras tartamudeaba nerviosamente.

 

—      Que acaso te quieres negar, a tus nuevos amigos, y como acto de tu buena fe, deberías cómpralo todo con tu dinero.

 

Tsuna, no dijo más y salió corriendo directo a la cafetería, todo esto ocurría bajo la atenta mirada de un hombre que usaba una fedora, al ver como se comportaba el castaño, no pudo evitar decir: — Chaos, el futuro líder de la Famiglia Vongola es un Dame… —Dijo mientras volvía a acomodar su fedora mostrando una sonrisa totalmente sádica.

 

 

Notas finales:

Bueno, este es el primer capítulo. Espero que a alguien lo haya gustado...

See you!!!!!!!!!!!


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).