Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El cielo está en tus ojos por Zeny

[Reviews - 180]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Aclaración: Naruto está entre los 19-20, y Sasuke cerca de sus 13.

Se desarrolla en el universo de Naruto con algunos cambios.

Notas del capitulo:

Disclaimer: Dios sabe q Naruto no me pertenece xD

Capítulo 1

0-0-0-0

_ ¡Hola! He venido a traer un recado del Hokage a Uchiha Sasuke! – El que habló tenía una enorme sonrisa dibujada en su cara.

_ Soy yo. – contestó una voz monótona y llena de aburrimiento.

_Eh… - el que había hablado antes lo miró desconcertado -… ¿TÚ eres Uchiha Sasuke? – se había imaginado a otra persona, alguien más…

_Sí, soy yo, ¿tiene algún problema? –  cuestionó el otro algo ofendido. Lo hizo sentir subestimado y no le gustaba para nada ese sentimiento.

_No, no, ¡no hay problema! Eh… - sacó un papel de su bolsillo – Aquí tienes, dice que espera verte mañana en su despacho.

_Hn. –  sin agregar nada más cerró la puerta del salón de clases como si se tratara de la puerta de su casa.

_ ¡Eh! ¡Al menos da las gracias! – el chico no volvió para agradecerle, y con un pequeño berrinche, salió de los pasillos de la Academia Ninja y regresó hacia la Torre Hokage – Tsk, estos mocosos de hoy en día… - tuvo una venita a punto de reventarse en su frente durante todo el trayecto, pero se le pasó cuando se encontró con sus amigos y estos lo invitaron a cenar. ¡Comida!

0-0-0-0-0-0

Al otro día

Naruto entró al despacho del Hokage con una gran sonrisa, como quien entra muy feliz a su casa sin tener que pedir permiso.

_ ¡Hola, viejo! ¿Qué tal el día-tebayo?

El anciano en cuestión estaba algo atareado con una pequeña montaña de papeles que estaba precariamente sobre su escritorio. Aunque en ese momento estaba más ocupado atendiendo una asunto totalmente diferente.

_Buenas tardes, Naruto… ¿Qué se te ofrece?

_Ah, solo vine a saludarte-¡Heey!! ¡Eres tú! –  sin ningún rastro de discreción apuntó al chico que estaba sentado frente al Hokage.

El chico lo miró de reojo sin impresionarse, con una ceja ligeramente alzada.

_El mensajero, ¿eh? – dijo con voz algo, AAALGO burlona.

La venita reventó por fin en la frente de Naruto.

_No soy ningún mensajero, ¡¡Soy Uzumaki Naruto!! ¡Y tú deberías respetar a tus mayores, mocoso! – ya se había cabreado.

El pelinegro se levantó, enojado e indignado.

_ Más mocoso es aquel que se comporta como uno. – replicó con un tono que destilaba arrogancia.

_ Ah, sí, ¡pues acabas de decirte a ti mismo mocoso! ¡HAHAHAHA! – exclamó Naruto victorioso…Es que no captó la indirecta.

_ … ¿Es idiota o qué? – murmuró, atónito y con una venita también a punto de reventar.

El Hokage, quién lo había escuchado, alternaba su mirada entre la pequeña escena y su Monte de Papeleo .Una gotica resbaló por su sien y suspiró como respuesta. Eso es una pregunta retórica, ¿…verdad?

_ ¡¿Qué has dicho!? – Naruto se aproximó amenazadoramente hacia el chico de ojos oscuros, pero fue interrumpido por una voz seria y autoritaria.

_Bien, es suficiente. – la voz de Sarutobi los acalló a los dos. Estaba agotado, y no se creía capaz de soportar una riña infantil en esos momentos, ni siquiera para entretenerse. – Sasuke-kun, puedes retirarte. Naruto…tú también. Por favor, no armen jaleo dentro del establecimiento.

 

0-0-0-0-0

El rubio salió detrás del pelinegro y lo observó inquisitivamente, taladrando la espalda cubierta por una camiseta azul. Sasuke caminaba calmadamente –aunque  se sentía algo irritado – con las manos metidas en los bolsillos. Ambos fueron en silencio por respeto a la orden del Hokage hacia la salida de la torre, y justo cuando Sasuke iba a tomar otro camino, Naruto se le atravesó de frente.

_...

_...

_ ¿Qué quieres, idiota? – dijo con aburrimiento el pelinegro. Nótese que Naruto le llevaba una cabeza de más por lo que para Sasuke era un poco molesto tener que alzar la cabeza para ver a ese idiota. En cambio para Naruto, era motivo de orgullo y cierta prepotencia.

 _Heh, ¿eres un mocoso muy creído, verdad? – lo miró con su sonrisa Uzumaki.

_Y tú eres un ninja muy tonto, ¿verdad? – Continuaba impasible.

_ Hmp – resopló -  ¡Ya te enterarás de quién soy-!

_ ¡Naruto!! ¡No molestes a los niños!

_Ah, ¡Sakura-chan! Yo no lo molesto, solo trato de darle una lección a este-

_ ¿Quién eres tú para estar dando lecciones, eh? – la chica le propinó un zape en la cabeza. Entonces se giró hacia el niño en cuestión – ¿Estás bien, chico? –  preguntó con una sonrisa.

_Hn. –  Sasuke se dio la vuelta y tomó el camino a su casa. Los otros dos no pudieron ver el leve puchero que había hecho ante la aparición de la pelirosa.

 _Sakura-chan, ¡de verdad que no le estaba haciendo nada a ese niño!

_Hum, pues le preguntaré a él mismo para ver sí es cierto, ¡darte una buena paliza! – Comprendedla, acababa de encontrarse con Sai hacía unos minutos y este le hizo perder toda la paciencia que pudiese tener para ese día.

La chica se volteó y…

_Eh? ¿A dónde se fue?  - confundida, buscó con la mirada a su alrededor.

_ ¡Sakura-chan! ¡Por tu culpa se escapó!

¿Cómo qué por mi culpa?

A Naruto le pareció ver un aura oscura  proveniente de Inner Sakura.

_Eh…Nada, ¡¡nada-tebayo!! Olvida lo que dije, ¡hehe! ¡Yo mejor me voy! Iruka sensei me espera para dar un paseo, ¡¡Adiós!! – y se marchó con premura de ahí pues sabía que si decía una palabra más su vida correría gravísimo peligro. La pelirosa resopló enojada y se marchó de ahí farfullando algo sobre idiotas que no aprendían ni con golpes.

 

0-0-0-0-0

Después de una amena tarde con Iruka sensei, Naruto y dicho maestro comían en el restaurante favorito del rubio, quien ya llevaba tres tazones, para el lamento del pobre sensei y su cartera.

_Hum – sorbió con deleite los fideos – Nee, Iruka-sensei, ¿tú conoces a alguien llamado Uchiha Sasuke?

_Hmm... – su acompañante tragó y  miró con curiosidad al problemático chico, quién era como un hermano pequeño para él y que empezaba a verse cada vez más como un joven maduro y fuerte… a pesar de su irreverente lado infantil - ¿A qué viene eso tan de repente?

_Quiero saber-tebayo. – respondió como si le restara importancia.

El castaño lo miro inquisitivamente y después de sorber la sopa, coloco el tazón sobre la barra.

_Bueno Uchiha Sasuke es un chico de 12 años. Es un genin…

_... – aguzó sus oído y concentró toda su atención en escuchar a su sensei.

_...

_  ¿…Y…? – instó a que continuara.

_Y eso es todo lo que te voy a decir.

_Que-¿quééé?? ¡¿Solo eso!? ¡Tiene que haber más!

_Claro que hay, solo que no pienso decirte. No es asunto tuyo, Naruto. – dijo con severidad la última oración.

_Tsk – el rubio formó puchero infantil y obstinado en su boca, y mordió los fideos con resentimiento – Nunca me quieres decir nada-tebayo. – farfulló algo enfadado.

El de coleta suspiró y le miró a la vez que esbozaba una pequeña sonrisa.

_Sé que no te haré desistir de lo que sea que te esté pasando por la cabeza para que me vengas a preguntar por ese chico. – le dio una palmadita en la espalda, y su semblante entonces cambió a uno de más seriedad – Pero te advierto que te andes con cuidado. Ese chico no ha…tenido una vida fácil.

Naruto escuchó sus palabras y asintió.

 

0-0-0-0-0

Al otro día…

Sasuke se lavó calmadamente los dientes y después de vestirse, bajó a prepararse el  desayuno. Justo cuando se iba a sentar en la mesa para recibir la primera y más importante comida del día… llamaron a la puerta.

Extrañado, se levantó a ver quién era y se encontró con…

_Hola. – el auto-invitado sonrió amenamente.

_...

_ ¿Me vas a dejar pasar?

_… - con cara de tedio, el pelinegro se hizo a un lado y deja pasar al hombre.

_Oh, estabas desayunando, discúlpame por haberte interrumpido. – De todas formas se sentó en la otra silla y se sirvió una tostada con mantequilla y un vaso de jugo –  ¿Qué tal amaneciste, Sasuke?

_Bien. – dijo sin mirarlo y comió  en silencio.

_Hoy iremos a entrenar.

_Hn.

_Después, Yamanaka-san te hará una prueba de…

_No necesito que se metan en mi cabeza. Estoy bien.

_… Es una orden del Hokage.

_Tsk.

Esa cara le decía al peliplateado que había aceptado, pero a regañadientes.

Con una sonrisa escondida bajo una máscara que tapaba todo su rostro hasta la nariz, Kakashi terminó de desayunar.

_Buen chico.

Sasuke miró a su sensei con los ojos muy abiertos, contrariado y sorprendido.

…¿Cómo había logrado comer ese maldito sin quitarse la máscara!?

0-0-0-0-0

Naruto paseaba pensativo por el bosque, cómodo con la tranquilidad que le propiciaba la madre naturaleza… hasta que escucho un estruendo. ¿Qué fue eso?  Sintió fluctuaciones de chakra, y supuso que alguien estaba entrenando cerca. Iba a continuar por su camino, pero uno de los chakras le fue muy familiar, así que lo siguió dando saltos de rama en rama hasta llegar a un espacio abierto donde avistó un par de árboles medio muertos…O sea, con el tronco abollado.

_...¿Kakashi-sensei?

_ ¿Hm? – el aludido se giró, y sonrió de su característica manera –  Yoh, Naruto.

El rubio se acercó hacia el sensei de cabello grisáceo y correspondió su sonrisa con otra más grande.

_ ¡No lo he visto desde hace semanas!! Dónde estaba-tebayo?

_Ah…Ya sabes…salvando gatos…Perdido en el camino de la vida…

_Ya he terminado, Kakashi.

La tercera voz que se sumó a la conversación sorprendió a Naruto, quien se volteó para comprobar lo que sus oídos suponían. Era él.

_ ¡Hey, mocoso! – saludó animadamente.

_Hn… - lo cierto era que Sasuke no se esperaba encontrarse con ese idiota. Pero la verdadera razón de sentirse tan irritado era ver como el rubio-tonto convertía esa palabra en un despreciable mote. – Idiota.

_ ¿Cómo me llamaste?

Deja vu, pensó Sasuke con cierta ironía.

_ ¿Ustedes se conocen?– preguntó Kakashi desconcertado.

_Seeh…Conozco a este chiquillo-tebayo, hehe. – su atención se centró entonces en Sasuke completamente – Así que estabas entrenando, ¿eh? Me gustaría ver qué tan bueno eres. – una sonrisa retadora se posó sobre sus labios. Crujió los nudillos de cada una de sus manos y se acercó lentamente al chico pelinegro.

Sasuke, por su parte, sonrió de lado de forma altanera. En su interior se sentía algo divertido por la propuesta. Asumió una posición que le permitiría tanto atacar como defenderse y estrechó los ojos.

_Hn, no pareces muy poderoso, idiota.

_ ¡Hah! ¡Las apariencias pueden engañar, mocoso! – dijo de vuelta el rubio con cierta petulancia.

El peliplateado miró a uno y a otro alternativamente y soltó un suspiro de resignación.

_Bueno, si estás tan dispuesto, Naruto… Sasuke, esto será lo último que hagas por hoy. Si lo vences, no hay entre-

_Si lo venzo no iré a hacer esa estúpida prueba. – interrumpió el chico sin siquiera mirarlo, en voz alta.

_...Está bien. Trato hecho. – dijo Kakashi cautelosamente y sonrió a su manera. – Naruto, usa tu mejor jutsu.

Una venita se reventó en la frente del pelinegro. Con que así estaban las cosas, eh…

_Heh, ¡eso pensaba hacer desde el principio-tebayo! – dijo con voz ronca y alta. En sus ojos se podía leer lo emocionado que estaba.

La sonrisa zorruna se mostró en el rostro bronceado de Naruto. Ambos se prepararon para atacar. Sasuke esperó a que el rubio hiciera el primer movimiento, pues quería ver qué tan bueno era ese idiota. Kakashi tomó asiento calmadamente a la sombra de un árbol y sacó su amado libro. Escogió una página al azar y comienzo a leer, sin prestarle mucha atención a la pelea.

Naruto se lanzó al ataque. Sasuke, con los ojos entrecerrados, esperó la patada o puñetazo que vendría, pero en vez de eso, el rubio saltó bastante alto. Los ojos de Sasuke lo siguieron atentos. Y ese fue el error del pelinegro. Otro Naruto se aproximó con rapidez por la espalda del pelinegro con las intenciones de derribarlo, pero Sasuke brincó a tiempo y el rubio se quedó en el lugar que este antes había ocupado. Los dos Narutos rodearon como leones a su presa, al Uchiha, quien sonrió con sorna. No se sentía molesto, sino…excitado. Hacía tanto tiempo que no peleaba con alguien que hiciera que su sangre hirviera y corriera por sus venas de esa manera.

_Dos contra uno. Hm. Sabía que no podías hacer nada por ti solo, idiota.

_ ¡Esta es una prueba para ti, mocoso! – la sonrisa zorruna no desaparecía - Si no puedes con dos de mí cuando estoy peleando suave, ¡no podrás nunca con mi verdadero poder!

Naruto era experto en cabrear a sus rivales con un par de oraciones. Y eso fue lo que hizo. Sasuke se lanzó al ataque esta vez, y con un kunai atravesó el pecho del clon. Su sharingan estaba activado ahora.

El rubio protestó.

_Hey, ¡no se valen armas! ¡Es taijutsu!

_Tú usas ninjutsu al invocar un clon. Ahora estamos a mano.

_Hmph. Mocoso-sabelotodo. – refunfuñó.

_Idiota.

Velozmente Sasuke empezó a arrojar patadas en el aire directo a la cara de Naruto, pero éste se cubrió con sus antebrazos. Sasuke aterrizó de nuevo en el suelo, en cuclillas, y volvió a lanzarse, y esta vez lo tomó por sorpresa; usó el estilo de lucha de Lee, y derribó a Naruto de una patada en la mandíbula.

_ ¡Tsk! – el rubio se puso de pie con algo de dificultad, y miró al chico con un nuevo brillo en los ojos.

Sasuke sonreía de lado, un gesto de arrogancia y diversión. Una parte de Naruto se alegraba de ver a ese “chiquillo” sonreír, pues por lo que le había dicho Iruka, no creía que él volviera a esbozar ese gesto en sus labios. Aun así, no era una sonrisa verdadera, de eso se daba cuenta.

_Heh, qué suave pegas.

_Hn, y por eso te has caído. – replicó burlonamente el de ojos rojos.

_Tsk…Eres muy creído, ¿sabes? – se puso de nuevo en posición.

Sasuke no respondió y en cambio volvió a lanzarse hacia el rubio. Iba a darle un patada por el costado, pensado  que el rubio la esquivaría, y así darle un izquierdazo en la cara, pero lo que no anticipó fue que Naruto se diera cuenta de su plan – sehh, el rubio era listo, de una manera muy rara, pero lo era – y en vez de esquivar, lo agarrara de la pierna y lo lanzara al suelo. Sasuke rodó por la tierra cubriéndose la cabeza con los brazos. Le dolían ahora junto con su costado, pero comprobó que no era nada grave. Sofocado, se hincó en una rodilla y miró a Naruto con resentimiento.

_ Uno a uno, mocoso. ¿Quieres desempatar? – Naruto no dejaba de sonreír y eso enfurecía a Sasuke. Seguramente pensaba que por ser mayor que él era más poderoso, pero le demostraría lo contrario.

Kakashi sintió una presencia a su lado.

_ ¡Yoh, mi gran rival! ¿Qué haces desaprovechando la primavera de la vida en lecturas poco productivas?

_Hm…Oh, Guy, no te noté. ¿Decías algo?– lo saludó cordialmente y siguió leyendo.

Cascadas de lágrimas colmaron el rostro de Might Guy.

_ ¡Tan cool como siempre, Kakashi! – alzó su  juvenil puño, y entonces su cara cambió de repente – ¿No deberías estar entrenándolo tú? – señaló al par que se repartía golpes por doquier.

_ ¿Hn? Oh, es parte de su entrenamiento. – dijo sin levantar la vista de su libro.

_Hmmm… - el de leotardo verde se puso pensativo unos segundos, y sus ojos brillaron con la luz de una muy buena idea –  ¡Ya sé!  ¡Apostemos, Kakashi!

_¿Qué apostamos? – preguntó distraídamente.

_Apostemos a quién ganará esta ardiente batalla – señaló al par, que seguía…peleándose, para variar – Yo apuesto a que ganará…

Los chicos no podían escuchar lo que charlaban los mayores, y ni siquiera se habían dado cuenta de la presencia del ninja de extraordinarias cejas. Naruto dio un salto hacia atrás. Ahora los dos tenían la respiración descompasada.

_Heh, tengo que reconocer…Que eres bueno, mocoso.

A pesar de la sonrisa, Sasuke sabía que lo decía en serio.

_Hn. – sintió un pequeño calorcito de orgullo en su pecho. No le gustaba reconocerlo, pero era agradable escuchar esas cosas…y más de un idiota como él que lo subestimaba al principio.

_ ¡Pero…! ¡Vas a tener que prepararte para mi siguiente ataque!

Y el rubio formó un sello con las manos… ¡Maldición, Era un tramposo que no seguía las reglas!. Sasuke hizo un chasquido con la lengua y saltó varios metros hacia atrás, mirando a Naruto con cierto rencor.

_Eres un tramposo. – dijo algo… ¿ofendido?

_Heh, ¡una distracción no cuenta como ninjutsu!

¿Distracción?

PUFF!

_Hola, Sasuke~

El aludido contempló estupefacto, los ojos redondos de la sorpresa. Eso…eso era… ¿UNA CHICA?

_Hehehe, apuesto a que esto no te lo esperabas – dijo entre dientes el rubio sin fingir otra vez el tono de voz. Su Sexy no Jutsu siempre funcionaba con los hombres, comprobando su teoría de que todos eran unos pervertidos, pero…

¿Eh?

_... ¿Ese es el jutsu para el que tenía que prepararme?

Espera…¿¿QUÉ!?

Naruto contemplaba estupefacto el rostro inexpresivo del pelinegro. Eso…eso era…. ¡IMPOSIBLE!!

Ni sonrojo, ni siquiera una simple y pequeña muestra de verse afectado por el cuerpo desnudo de una mujer, ¿qué le pasaba a ese chico? ¿No tenía hormonas o qué?

_Hn, creo que es mi turno. – con el rostro neutral, Sasuke volvió a atacar.

_ ¡Esto es imposible-tebayo! – y Naruto volvió a su forma normal, para continuar luchando.

Cinco minutos después…

_Por qué… ¡por qué siempre sucede lo mismo!? ¡Mi cool rival siempre gana! ¡No importa, ganaré en la próxima!! – Guy salió corriendo con todo el furor de su juventud y lagrimones en su cara. Sasuke se acercó lentamente a Kakashi luciendo lo más tranquilo que podía con restos de suciedad en su ropa y algunos moretones superficiales en sus brazos y rostro.

_Hm…Tal como lo predije.

Sasuke no se veía muy satisfecho con su reciente victoria.

_Hn. Me voy a casa. – dijo dándole la espalda a las dos personas que estaban ahí. Kakashi no hizo nada por despegar su espalda del árbol en el que estaba recostado, sin embargo, miró a Naruto de reojo.

_¿Por qué lo dejaste ganar?

El rubio se sonrojó.

_¿Qué!? Yo no dejé ganar a ese mocoso.

_Naruto, te conozco desde que tenías 11 años. – relató con aburrimiento. – A mí no puedes engañarme.

El rubio suspiró y vio como el chico se marchaba…y sonrió.

_Hehe, es que con lo orgulloso y creído que es, me exigirá una revancha.

_... ¿Qué intenciones tienes con Sasuke? – preguntó el peliplateado con seriedad.

Naruto lo miró de forma extraña.

_Oye, ¡no lo digas como si fuera a hacerle algo malo! Es solo que… - volvió a suspirar, y torció un poco la boca en un gesto de desolación – Se ve tan solo…Y su mirada… - llevó sus ojos de nuevo hacia la figura del Uchiha, que se hacía más pequeña a cada paso – De alguna manera…me recuerda a la tristeza que yo una vez sentí.

Los ojos de Kakashi lo analizaron en silencio por unos segundos. El mayor entonces se encogió de hombros, y continuó leyendo.

_Bueno, mientras no le hagas daño, está bien.

_Sí, sí, ya Iruka-sensei me dijo que fuera “delicado”. – hizo comillas con las manos a la vez que ponía un mueca.

_… - “Eso sigue sonando de una manera diferente a lo que es”

El rubio se dio la vuelta para irse, no sin antes despedirse.

_Nos vemos, Kakashi-sensei! – y desapareció de un salto ninja.

Kakashi contempló el cielo con el libro abierto en sus manos. Deseaba que las nubes pudieran darle pistas del futuro, de cómo ayudar a sus pupilos…a su pupilo actual. Suspiró. Hoy especialmente, las nubes eran solo un tumulto sin forma, que anunciaba la probabilidad de lluvia.

“Tal vez…Naruto es justo lo que Sasuke necesita.”, se le ocurrió de repente. “Naruto…tiene el poder de cambiar el corazón de las personas.”

0-0-0-0

Continuará.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).