Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

A Prince In Love por EimmyAnnh

[Reviews - 74]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Death Note es propiedad de sus creadores. Lo único mío aquí es el fic que leerán más abajo... 

Notas del capitulo:

Mi primer fic, que emociooon!!! :DDD

*saltando de alegría* Kya, me siento suuuper!!!

Solo espero no sean crueles conmigo... no soy mas que una pobre fangirl tratando de convertir en palabras sus ideas yaoistas!!! XD

Sé que lo mas importante para alguien que escribe acá son los reviews así que.. por favooor escríbanme contándome qué les pareció el capi uwu

Quiero saber si esta idea le gusta a alguien... sino sigo leyendo y le dejo escribir fanfics a las verdaderas escritoras ;_;

Este es un cap. introductorio lo bueno vendrá después (?)

Que lo disfruten!!! :DDD

A Prince In Love

Chapter 1: Flight

Recostado en su cama, gozaba del tranquilizador sonido que hacían las olas al romper contra las rocas. Su cuarto, que estaba ubicado en la última planta del majestuoso palacio, contaba con privilegiada vista al mar desde la ventana. El sol se despedía descendiendo poco a poco hasta perderse en el océano, haciendo que el cielo se tiñera de diversos colores, mientras en sus aposentos las paredes se llenaban de sombras.

Sus pensamientos giraban alrededor del anuncio dado hace un par de días por su padre, consiguiendo que sus ojos de un bello y luminoso verde esmeralda se entrecerraran con pesadumbre. El estómago le dolía de sólo imaginar lo que se le vendría encima ahora que la noticia se había regado como pólvora por todo el reino, haciéndole sentir cada vez más seguro de esa idea que hace tiempo le rondaba en la cabeza. Lo único que podía hacer al respecto era negarse rotundamente a aceptar las exigencias de su padre, aun cuando eso significara tener que renunciar a su vida y hasta a su identidad como consecuencia.

Un tímido golpe en la puerta le sacó de sus pensamientos, a lo que respondió en tono aburrido con un simple “pase”. Enseguida entró a su cuarto un joven castaño de tersa piel acanelada y ojos avellana, haciendo una respetuosa reverencia al verle.

-Con su permiso, príncipe Mail. He venido a ayudarle a que se prepare para la fiesta que se celebrará esta noche en honor a su compromiso con la princesa Aleshka.-Le anunció.

A Mail le encantaba el tono de su voz; era suave, cordial y muy dulce. Casi como si se tratara de una bella melodía hecha sólo para calmarlo en momentos de tensión.

 -Infórmale a mi padre que puede irse bien a la mierda con su estúpida fiesta.-Le respondió, riendo para si mismo al notar la expresión traumada en el bonito rostro de su sirviente más leal.-¡No es cierto! Ya quita esa cara, Light… sólo estaba bromeando.

-Sabe que no es correcto faltarle el respeto de esa manera al rey, joven príncipe.-Lo regañó respetuosamente Light, todavía notándose ligeramente perturbado.-Si llegara a enterarse, sería ferozmente castigado por su insolencia.

-Sí, como sea.-Mail le quitó importancia, estirándose cuan largo era en su gigantezca cama y mirando burlón a su atractivo súbdito.-Por cierto; ¡tenemos la misma edad! ¿Hasta cuándo seguirás tratándome de usted?

-Es necesario hacerlo.-Suspiró el otro, sonrojándose un poco.-Usted y yo no somos iguales.

“-Agh, por favor.-Rezongó Mail, rodando con hastío sus ojos verdes.-Esas malditas reglas son una completa estupidez.

Light se quedó callado, sólo mirándolo. Al cabo de varios segundos, Mail volvió a hablar.

-Sí necesito que me ayudes, pero no precisamente a prepararme para la fiesta.

-Cuente conmigo para lo que sea.-La firmeza y lealtad fueron palpables en cada palabra.

El hijo mayor de los reyes sonrió satisfecho, ordenándole con un gesto de mano que se acercara, a lo que éste obedeció sin rechistar.

Me ayudarás a escapar de aquí y vendrás conmigo.-Sentenció, más serio que nunca.

La expresión de Light se convirtió en un poema. Los ojos se le abrieron como platos de la sorpresa y sus labios se apartaron como broche final para completar el conjunto. No le había gustado ni compartía para nada la idea, pero él no era más que un súbdito del obstinado y caprichoso adolescente que tenía al frente, por ende no podía ir en contra de lo que fuera que le pidiera hacer, sin importar qué tan descabellado o riesgoso le pareciera.

-¿Y cómo haremos eso?-Le preguntó, claramente en desacuerdo, aunque sin expresarlo.

Mail se incorporó en la cama, tomando de la mesita de noche su laptop.

-Ya hackeé mi cuenta bancaria y cambié la configuración de las cámaras de seguridad. Lo único que tenemos que hacer es desactivarlas, tomar mi jet privado y largarnos de aquí antes de la fiesta.-Explicó el príncipe, mostrándole a su sirviente un plano de la isla donde estaban ubicados.

-¿Se refiere a que dispondrá del dinero que le destinó su padre antes de sellar su compromiso?-Light se veía más y más abrumado a cada palabra que salía de la boca del adolescente de cabellos rojizos.

Ese compromiso es una mierda.-Escupió, arrugando el entrecejo.-Yo jamás me casaría con alguien sin sentir amor y mi padre debería saberlo mejor que nadie.-Se levantó, caminando hacia el gran ventanal con vista a la playa que estaba en una esquina del amplio cuarto.-Si esa es la condición para tomar mi lugar como príncipe y futuro rey de este reino, prefiero largarme lo más lejos que pueda para que nunca vuelvan a saber de mí.

Costa Paraíso era un grupo de islas ubicadas en las costas colindantes con Dubái. Gobernada por el rey Phillip Jeevas, quien estaba casado con la reina Scarlett Christiansen, se trataba de un lugar verdaderamente hermoso y pacífico. Mail, primogénito de los reyes y único hijo hombre, tenía el deber real de asumir a los dieciocho años el título oficial de Príncipe de la Corona, para lo cual la condición era comprometerse en nupcias con la princesa que sus padres escogieran. Según las leyes del reino, sucedería a su padre en el trono al cumplir los veinte años de edad, después de desposar a su prometida, exactamente el día siguiente de consumar el matrimonio.

Esto no complacía para nada al adolescente, quien pese a estar muy arraigado a sus raíces y ya haber mostrado vocación como rey, estaba en total desacuerdo con la condición que se le imponía, renuente a aceptar casarse con alguien que no conocía ni amaba. Para él lo principal en una relación era el amor, pero sabía que jamás lo experimentaría acatando las absurdas leyes que intentaban imponerle.

  -Contigo o sin ti, me iré de aquí de todas formas.-Le advirtió, sin dejar en ningún momento de mirar por la ventana.

-Mientras yo viva, usted jamás estará solo.-Aseguró Light, sonrojándose otra vez.

Mail sonrió complacido, volteándose a mirarlo. Sus esmeraldas reflejaban claramente la enorme gratitud que sentía para con aquel chico con el que prácticamente se había criado y que era en su vida mucho más que un simple sirviente. Light era su amigo, su mejor y único amigo, por lo que tener su apoyo en su decisión significaba mucho para él, aunque no lo dijera abiertamente.

-Gracias.-Le agradeció, expresando con sus ojos más de lo que podían decir las palabras.

Una dulce sonrisa se ganó por respuesta, junto a un suave “No hay de qué, mi Príncipe”.

~~~

Después de su plática, se apuraron a tomar todo lo necesario para ejecutar su plan. Enceres personales y objetos importantes, los empacaron en un par de mochilas para pasar lo más desapercibidos posible. Con el dinero que el joven príncipe había sacado de la cuenta bancaria a la que oficialmente tendría acceso sólo cuando se comprometiera, compraría todo lo que les hiciera falta allá donde fuera que decidieran ir.

 Tenemos exactamente treinta minutos antes de que las cámaras del hangar vuelvan a activarse.-Explicó Mail, caminando con Light hasta donde estaba su jet.-¿Crees poder pilotear tú?

-Claro, será un honor.-Respondió él.-Pero no entiendo por qué quiere que lo haga yo, siendo que usted es un excelente piloto.

 -El aprendiz jamás podrá igualar a su maestro.-Sonrió Mail, abriendo la puerta del costoso jet.

-El aprendiz fue incluso capaz de superar a su maestro.-Contradijo Light, sonriendo también.

Mail disimuló el rubor de su rostro bajo un par de mechones pelirrojos que caían por su frente, subiendo al avión en el asiento del copiloto y viendo como Light tomaba el lugar del conductor.

-Salgamos de aquí.-Ordenó determinado, mientras se cerraba la puerta y el castaño encendía el motor, luego de digitar en los controles las coordenadas pertinentes.

Acto seguido el jet se elevó en el aire, alejándose de allí tras un despegue magistral.

Notas finales:

Ahhh! No lo creo!! Al fin lo hice!!! Que felicidaaad!!!!! ;'DDD

Dejenme alg+un review diciéndome si les gustó o no, va? Mi corazoncito yaoista se los agradecerá mucho!!! ^---^


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).