Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Overtime por Nielie

[Reviews - 10]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Y he decido comenzar a publicar este nuevo proyecto c:
Quiero intentar todos los géneros posibles con esta pareja <3
Esté es un intento de historia con Fantasía~

Acoto que el Lemon es leve~

Notas del capitulo: Primer cap, espero les agrade (:
“Djame quedarme un poco ms de tiempo contigo, solo un poco ms…”

Changjo se despert con el rostro lleno de sudor fro, la respiracin agitada, y los ojos bien abiertos, tomo con fuerza las sbanas de su cama, esperando as tranquilizarse.

-Malditos sueos!

Exclam golpeando con fuerza ambos brazos sobre la cama, para luego cerrar los ojos y llevarse el antebrazo sobre ellos.
Haca tiempo que el joven sufra de extraos sueos, sueos que no entenda en absoluto, solo que siempre le causaban una opresin en el pecho, y le hacan despertar de esa manera.

An era temprano, las cuatro de la maana para ser exactos. Changjo se levant lentamente de su cama para ir a la cocina y tomar un poco de agua. Mientras lo haca trataba una vez ms de descifrar aquel tormentoso sueo, pero no poda, el que prcticamente viera todo de manera borrosa no ayudaba mucho, un lugar en el que nunca haba visto en su vida, el mismo sentado viendo hacia la nada, una mano sosteniendo la suya y aquella rara voz pidiendo quedarse con l.

-Absurdo.

Hubo una poca en la que crey que aquel sueo se podra volver realidad, dado que era lo nico que soaba desde hace mucho y se repeta cada noche, algo deba de significar, pero quin querra quedarse a su lado, nadie.

Las horas pasan lentas, y Changjo solo se queda mirando fijamente el techo recostado en su cama, tan solo recordando aquella frase una y otra vez. De pronto ve como la habitacin se ilumina de a poco, el amanecer hace presencia en su cuarto, suspira esperando comience la rutina de siempre.

Unos golpes resuenan por la habitacin, alguien est llamando a la puerta, luego de unos segundos esta se abre, adentrndose un pequeo cuerpo encorvado.

-Changjo! Levntate, ve a hacer las compras! No te quedes holgazaneando todo el da!

Reclama una voz mayor.

-S.

Responde con desgana Changjo mientras se levanta de su cama, y se dirige hacia su armario para cambiarse de ropa bajo la vigilancia de su abuelo. Aquel pequeo hombre ya en edad, pareciera tan frgil.

-Has soado con aquello de nuevo?

Pregunta el anciano, mientras se vuelve al lugar donde est su nieto cambindose, puede notar unas tenues bolsas negras bajo sus ojos, cierra los ojos sabiendo ya la respuesta.

-Hoy viene el maestro Jun, le comentare sobre tus sueos, no podemos dejar que aquello arruine el linaje de nuestra familia de alguna manera.

-Abuelo.

Se queja el joven, las ideas maniticas de su abuelo sobre sus sueos le molestan, lo haba llevado al mdico varias veces al haber pasado dos meses soando lo mismo, pero su estado de salud siempre era el mismo, solo la ltima vez que fueron algo cambio, el doctor le haba recomendado visitar a un psiquiatra, pero su abuelo se neg de inmediato alegando que aquello era solo para gente loca.

- Changjo ya tienes veinte aos, y aun eres un mocoso que no entiende lo importante que es aquello que posees, no puedes dejar que acabe aqu, nosotros somos la familia Choi, la familia que protege el tiempo del mundo, somos los guardianes del mundo.

Da una pisada con un poco de furia sobre el suelo tratando de hacer entrar en razn a su nieto, pero no lo logra.

-Sabes bien que pienso de aquello.

Responde con voz cansada el joven, mientras termina de alistarse y se peina el cabello.

-Eres un irresponsable! Tu padre volver el da que menos lo pensemos y debes de estar preparado para tomar su lugar!

-Y qu? Quin dijo que quera tomar su lugar? Abuelo estoy cansado de esta conversacin que siempre termina igual, mejor voy a por las compras.

Termino y abandono su habitacin, dejando a su abuelo reclamando. Camino apresuradamente por su hogar hasta salir de l. Ahora su camino era el pensar nuevamente sobre la segunda cosa que siempre lo atormentaba, el suceder a su padre. Siempre lo admiro, desde pequeo, le enseo Taekwondo, lo acompaaba a todas partes, siempre lo segua a donde fuera, tena una clida sonrisa que todos los das le regalaba, y para recompensarlo siempre era el mejor de su clase, ya que cuando le mostraba sus logros, aquellos premios de excelencia escolar, el haberse convertido en el lder del club de Taekwondo de su Instituto, ver la alegra en el rostro de su padre era suficiente para l. Pero todo se derrumb aquel da en el que su padre le cont sobre su partida, sobre su futuro, aun lo respetaba, pero aquello que le haba dicho lo hundi.


- Changjo, ven un momento, tengo que hablar contigo.

Deca su padre asomndose por su cuarto cuando este estaba estudiando arduamente. Sonri y sigui el paso de su padre. Ambos entraron a una habitacin que su padre usaba como su oficina, dentro estaba su abuelo.

-Padre quisiera hablar con Changjo a solas.

-Solo quiero refutar que no le dirs nada de ms ni de menos a mi nieto.

Su padre suspiro, y sigui su camino hasta su asiento. Hizo una seal para que el chico se sentara frente a l. El joven miro un poco disgustado a su abuelo, hace poco que haba llegado a la casa y no le agradaba mucho aun siendo su abuelo.

-Qu cosa es padre?

Pregunto de manera inocente, aun con diecisiete aos, cada cosa que su padre le contara era maravillosa para l.

-Antes, quiero que hagas algo.

-Claro, Qu debo de hacer?

Su padre saco un pequeo anillo de plata de su bolsillo, a Changjo le pareci familiar.

-No es tu anillo?

-S, pero ahora ya no lo es.

Antes de que formulara otra pregunta, su padre le tomo las manos, dndole a decir que no pregunte ms y solo lo deje hablar.

-Quiero que pares la trayectoria de este anillo hijo.

Los ojos del pequeo se abrieron levemente.

-Cmo?

-Concentrare en l, no le quites la mirada y solo piensa en detenerlo en el aire.

El joven pensaba que quizs su padre le estaba enseando algn truco de magia, as que decidi intentarlo, asinti con la cabeza y centro su vista en el anillo que su padre tena a una distancia prudente, este lo solt y el nio siguiendo las instrucciones, lo hizo, el anillo quedo flotando en el aire frente a su mirada, esttico.

-Muy bien hijo.

Su padre le dedico una tierna sonrisa y l se la devolvi, aunque no entenda bien por qu el anillo se detuvo y an segua esttico frente a l, el saber que lo hizo bien para su padre le bastaba.

-Ahora haz que vuelva a moverse.

El pequeo se concentr de nuevo y el anillo abandon su lugar para caer y ser atrapado por la mano de su padre.

-Eres muy bueno.

Con una mano su padre revolvi su cabello y el pequeo rea.

-Ahora, prstame atencin.

Changjo escucho y se puso recto esperando que tuvieran que decirle. Su padre puso el anillo en su palma ofrecindoselo.

-Este anillo ser tuyo.

El pequeo sonri ante el presente, mientras su padre se lo pona en el dedo medio de su mano derecha.

-Pero debes saber otra cosa, yo… me ir.

La sonrisa que tena aquel joven se borr.

-Porque? Dnde? Llvame contigo!

Deca algo alterado.

-No puedo, Changjo, t debes cuidar de nuestro hogar hasta mi regreso, cuidaras de tu abuelo, l te preparara.

Las lgrimas inundaron el rostro del joven mientras trataba de ser fuerte.

-Llvame contigo…

Dijo levemente entre lgrimas en un ruego.

-Lo siento.


En el camino de vuelta decidi pasar por otro lugar, hacer algo nuevo y distraerse de todo aquello que invada su mente casi todos los das. Un parque cerca de su hogar, uno que no haba visto antes, era pequeo, tena un estrecho pasillo con un asiento de cemento, alrededor estaba lleno de vegetacin, unos cinco rboles y varios arbustos, pareca un jardn grande, el parque estaba cerrado, la entrada tambin era la nica salida, al parecer nadie vena a menudo, pareca un sitio abandonado, pero mantena su escaza belleza. Se sent en uno de aquellos asientos largos del parque, y se entretuvo con una pequea ardilla que haba visto, no haba nadie, y gracias a las paredes que rodeaban en parque nadie podra verlo, as que poda seguir con su pequeo juego, hacindola detenerse cada tres segundos, sonriendo ante cada pose que tena aquella pequea criatura cada que la detena.

-Wow, Cmo haces eso?
Una voz hizo que saltara de su asiento y cayera en el suelo alterado.

-Estas bien? No fue mi intencin asustarte.

Un joven de cabello castao le hablo, era tan alto como l y de contextura delgada.

-No, lo siento, debo irme.

Dijo de inmediato, si aquel chico lo vio, deba de irse lo ms rpido posible.

-Espera!

Escucho al chico gritar pero no se dio la vuelta, sigui caminando rpidamente, hasta que sinti pasos correr hacia l.

Y lo hizo.

Detuvo todo lo que tena a su alrededor, se dio la vuelta para ver al chico en pose de estar corriendo, su cabello algo alborotado, su boca semi abierta, tena los labios gruesos.
Decidi esconderse entre los arboles del bosque para perderle de vista, volvi a correr el tiempo y vio como el chico corri un poco ms y paro, mirando su alrededor algo confundido, buscndolo, pudo escuchar algunas palabras de derrota, y lo vio siguiendo el posible camino que pudo tomar. Paso unos quince minutos detrs de un rbol sentado, esperando para poder salir, no era la primera vez que era descuidado y lo descubran usando su habilidad, pero saba cmo poder esquivar a aquellas personas, aunque la mayora eran pequeos nios, que solo lo olvidaban despus de un rato.

-Estuvo cerca.

Suspiro, mientras se pasaba las manos por el cabello, estar en aquella situacin lo frustraba, saba que la solucin era fcil, no usarlo, pero le era inevitable, lo relajaba de todo y poda tener leves momentos de alegra. Se levant de a poco, y al darse la vuelta se encontr con la sonriente cara de aquel chico que lo haba visto.

-Hola.

Saludo el chico, a lo que el otro volvi a parar el tiempo apenas lo vio, con una mano el en corazn por aquel susto, respiro hondo. Cmo supo que estaba ah?
Sinti ganas de tener un marcador negro en ese mismo instante y dibujarle cosas en la cara por haberle hecho pasar aquel susto, pero tan solo se alej lo suficiente y dejo corre el tiempo mientras corra lejos de aquel parque, mientras se dejaba una nota mental de no volver a aquel sitio.
Volvi a su hogar con las compras hechas e hizo las labores cotidianas del hogar. Pas el da y volvi a dormir y como siempre despert de mala manera por culpa de aquel sueo de siempre. Ya todo era cotidiano. Se visti como siempre y se dispuso a hacer los deberes hasta que se dio cuenta de la falta de algo en l.

-El anillo.

Dijo para s mismo, sus ojos se abrieron en pnico mientras buscaba por todas las partes de su pieza, sin mucha suerte.

-Maldicin Dnde est?

Se sent en el piso a hacer un repaso mental de lo que haba hecho hasta encontrar algo que le indicara donde haba dejado su anillo. No lograba dar con nada, sinti los pasos de su abuelo dirigirse hacia su recamara y decidi salir raudamente, si su abuelo se daba cuenta de que no tena el anillo iba a pegar el grito en el cielo.

-Dnde vas?

Pregunto el abuelo al verlo salir de su habitacin y yendo con paso rpido hacia la salida.

-A hacer un poco de ejercicio.

Minti para poder salir rpido de aquel lugar. Se alej lo ms que pudo de su hogar y volvi a pensar en donde pudo haber dejado el anillo. Al no dar con nada decidi hacer el mismo recorrido de ayer, quiz este por alguno de aquellos lugares, le tomara tiempo, pero eso era algo que le sobraba.
Recorri todos los lugares posibles, solo le faltaba uno, al que no quera volver, haba la posibilidad de que aquel chico pudiera estar ah de nuevo.

-Bueno, eso no importa.

Bufo, recordando que poda detener el tiempo antes de entrar al parque y buscarlo ms tranquilamente.
Cuando estuvo lo suficientemente cerca, hizo uso de su habilidad y entro al parque, y como pens, ah estaba sentado en la banquilla que el uso el da anterior, como si estuviera esperando algo o alguien, simplemente debe ser su lugar de relajacin o algo as, pens el pelinegro mientras entraba y buscaba por todos lados, el suelo, el rbol de ayer, solo faltaba aquella banquilla, se acerc a revisar alrededor de la banquilla y el chico, no lo encontr. De pronto se detuvo a ver el rostro de aquel chico, lo haba paralizado justo cuando se morda el labio inferior, al verlo detenidamente y fijaba su mirada directa en la de l sinti como si lo estuviera mirando con deseo por la manera en que se morda aquel labio, sacudi su cabeza ante aquella idea, y volvi a buscar su anillo, su mirada se qued quieta cuando vio su anillo, en el lugar menos esperado, estaba en la mano de aquel chico, se lo haba puesto, estuvo a punto de reclamarle cuando record que no lo escuchara.

-Al menos lo encontr.

Se dispuso a sacarle el anillo, pero cuando sus manos se tocaron algo que de verdad no se esperaba sucedi, algo que nunca haba pasado.
Notas finales: ¿Qué les pareció?
Me gustaría saber si opinión, los review's aunque no lo crean, animan mucho xD

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).