Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

No es como un cuento de hadas... por minima

[Reviews - 21]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Tiene pareja hetero, asesinato, algo de angustia

Notas del capitulo: Se me antojo escribir un cuanto, termino en esto, empecé con una escena del final, y me salte a antes del principio de la historia principal, :3
Prologo.-

Tiene cadenas en sus tobillos, eslabones unidos por dos aros de metal que entorpecen su andar de sus dos extremidades inferiores. Sus ropas han sido desechadas, sus prendas de tela gruesa adecuadas para el clima de su tierra natal han sido sustituidas por una especie de tnica de verde color, una pieza larga que le llega por debajo de las rodillas, las mangas cubren hasta sus nudillos pero la medida de la ropa es lejos de ser perfecta, el cuello es demasiado ancho como para resbalar por sus hombros dejando expuesto su cuello, clavcula y parte de la espalda, donde an est a carne viva marcado con rojo escarlata su piel por los azotes de no hace mucho tiempo.

Es un prisionero, un mero trofeo, quizs hasta un lujoso y extico juguete para un coleccionista simplemente por permanecer en al menos en parte a una casta que se pens extinta.

Su nombre es Hiccup, desecho desde hace mucho tiempo su apellido, aquel que le ataba a su progenitor y conserva solo el nombre ya que es con el que su amada madre es por el cual le llamaba.

E Hiccup es un media sangre FAE.

La historia del joven encadenado es simple y a la vez maravillosa.

En un mundo en que la mayora de las diferentes especies mgicas han eliminado casi cualquier contacto con los seres mortales y barbaros, en consideracin de estas mismas, que son los humanos, hasta llegar hasta la conclusin de esta especie de seres fantsticos como hadas, trols, duendes, elfos son seres ya extintos o desaparecidos en su totalidad, un nio hibrido es en realidad una asombrosa casualidad, un milagro incluso.

Hiccup era uno de esos milagros, aunque jams se sinti como uno.


1.- El hada que se enamor del vikingo

La madre de Hiccup era una hermosa hada que tena cierta fascinacin por los humanos y el mundo de estos, abandonando de vez en vez en cuando el refugio de su hogar para explorar este y ver cmo era que convivan estos seres comprenda porque los suyos haban decidido crear sus refugios con barreras impenetrables para los humanos, tanto as que prcticamente vivan en mundos y dimensiones diferentes y a la vez estar tan cerca pero sin tocarse o toparse.

Los humanos eran barbaros, crueles, sanguinarios y tenan tantos defectos como el orgullo, codicia y odio, ciertamente las creaturas mgicas no eran exentas de esos defectos, pero en los humanos todo era tan crudo y cruel, atroz y aterrador, y era por eso que para ella era tan fascinante los momentos en que los humanos iban contra esa naturaleza tan brbara para mostrar episodios de admirable bondad y nobleza.

En uno de sus viajes ms largos llego a unas islas apartadas en los mares del norte, donde los inviernos son ms largos, donde an a pesar de los pocos das de verano que poda disfrutar ese lugar en las aguas de sus mares navegaban los grandes iceberg como islas de hielo.

Muchas de las islas que visito estaban desiertas de humanos, obviamente por las inclemencias de ese clima que podra amedrentar a cualquiera, pero haba algunos humanos, un poco ms tercos, testarudos y rudos que el promedio que decidieron asentarse en algunas islas del lugar, se hacan llamar vikingos.

Barbaros, fuertes y salvajes, y con un gusto particular por la poesa y contar las historias de sus pueblos en odiseas liricas con rimas y canto mientras se embriagaban con sus licores y coman hasta reventar, eran personas realmente curiosas.

Fue entonces cuando lo conoci.

Alto, fornido, y con abundante barba roja. Era uno ms de esos humanos, un vikingo, y por alguna razn le llamo ms la atencin que cualquier otro humano que haba conocido.

Era uno de los ms tercos, mas fornidos y testarudos humanos que haba conocido, y antes de que se hubiera dado cuenta se haba encariado con este, o si quizs, solo quizs, se estaba encariado demasiado, o peor, enamorando, pero pens que no sera tan malo.

A pesar de la barbarie del humano poda admitir admirar el coraje que siempre presentaba, claro, con sus piscas de embrutecida estupidez humana pero aun as coraje, coraje que le hiso ser merecedor del ttulo de lder de su pueblo de brutos humanos.

Con tal ttulo llegaba el orgullo y el peso de guiar y cuidar de su pueblo de la mejor manera que pudiera, apartaba egosmos propios y sus temores por el bien de su gente, no poda evitar admirar esa parte de aquel humano, su nombre era Stoick.

Un da se apareci en su aldea como una joven viajera de nombre Valka, su nombre en el mundo de los humanos, como seres con magia que eran su raza no haba problema con crear un disfraz para engaar a los mortales de la isla y hacerlos creer que era otro de su raza, haba pocos humanos con suficiente perspicacia para notar la magia cuando esta estaba delante de sus narices.

Paseo y vio alrededor del pueblo a los humanos, a las familias, a los animales que criaban para su alimentacin o para sus ropas, y se encontraron, Stoick y Valka, y ese fue el comienzo del fin para ella, aunque esta aun no lo supiera.

Stoick haba quedado cautivado con la extica belleza de la extraa mujer que paseaba por su aldea, que a la mayora de sus rarezas atribuyo a que era una extranjera en sus tierras, no a algo ms extrao o sorprendente, y como lo que sucede con la mayora de los hombres cuando encuentran algo que les llama la atencin, nico y valioso lo empiezan a desear y codiciar, pero como tambin ocurre muchas de esas veces la mayora no sabe apreciar lo que tienen cuando ya lo poseen.

Stoick no fue la excepcin.

Se propuso a conquistar a Valka, era hermosa, tena ese exotismo que le atraa, ella se presentaba como un reto, un reto que se propuso a dominar, no era como las dems mujeres de su aldea o cualquiera que hubiera conocido, y Valka al saberse deseada no se lo dejo muy fcil pero tampoco se lo dejo como una cuestin imposible de realizar.

As el juego de seduccin entre el hada disfrazada y el vikingo llego a su fin en una noche de encuentro carnal, y una vez que prob algo tan bueno como Valka Stoick la quera para l para siempre, as que las fiestas de nupcias no se hicieron esperar y Valka era la envidia de toda la poblacin femenina de la aldea, ella la extranjera, la extica belleza se haca de uno de los hombres ms poderosos del pueblo eliminando fcilmente a la competencia con un simple pestaeo y Stoick era el orgulloso esposo de algo que muchos hombres desearan poseer pero solo uno, solo l poda tener.

Oh si, este sera un bonito final para una historia de amor, lstima que esta no es una historia de amor verdadero y esto solo es el inicio de otra historia, como dicen, los finales son tambin comienzos.

Los primeros meses fueron como luna de miel, todo flua como aparentemente debera fluir, Valka se acostumbraba a una vida mortal aunque claro, utilizaba sus poderes cuando poda a escondidas de su esposo y la gente de la aldea, nadie saba quin era realmente ella, quizs la nica persona a sospechar algo de ella era Gotti, la anciana sabia de la aldea, pero ms que acosarla, tratar de descubrir que era en realidad o cosas malas, no, nada, solo ella la dejaba hacer y Valka tambin.

Y toda luna de miel tiene que terminar algn da.

Valka saba que algn da tena que decirle a su pareja sobre su “pequeo” secreto, y quizs ya lo estaba posponiendo demasiado tiempo, especialmente que meses despus de sus nupcias se dio cuenta que pronto su familia aumentara de numero dentro de poco.

As es, se encontraba embarazada, un pequeo creca dentro de sus entraas, lo poda sentir a cada momento, alimentndose dentro de sus entraas de su sangre y magia.

No importa el orden como dio las noticias, lo que importa es que Stoick no reacciono muy bien para enterarse de un da para otro que su mujer era un hada.

Hubo gritos, jarrones rotos, una hacha vol en algn momento y quedo incrustada en la puerta muy cerca de la cabeza de Stoick cortndole una generosa cantidad de cabellos en la barba, y cosas que no se debieron decir pero una vez dichas ya no haba vuelta atrs, no hay magia capaz de regresar el tiempo en esos momentos para evitar que la palabras que haban salido de sus bocas se dijeran.

Como ya se dijo antes, toda luna de miel llega a su fin.

Hubo cosas de las que se enteraron esa noche ambos, no solo Stoick al saber que Valka estaba embarazada y que era un hada.

Stoick no era tan fiel como haba jurado ser con sus votos nupciales, ni tampoco el amor que le profeso era tan puro o sincero.

Valka no era una delicada dama, menos una delicada hada, que por algo haba llegado tan lejos en sus viajes y sobrevivido las adversidades con las que se haba topado en esta vida ella sola.

Las hadas podan tener fama de tener aspecto delicado, asemejar tanto el tamao de un insecto o pjaro pequeo en algunos casos, o ser creaturas tmidas ya que no se dejan ver mucho ante los humanos, pero eso jams debe ser descifrado como si fueran creaturas dbiles e indefensas, ya que las hadas tenan magia poderosa y a pesar que su aspecto no era musculoso o aterrador en las mayoras de las ocasiones, haba una razn por las que en las historias de los humanos eran creaturas de temer.

Con sentimientos volubles ellas podan mostrar generosidad desinteresada a los seres humanos, pero tambin una crueldad desgarradora, una dualidad peligrosa para cualquiera que la tentara.

Esa noche aquel hombre fuerte y valiente experimento el miedo a primera mano al tener que enfrentar frente a frente a un ser mucho ms poderoso que su comprensin pudiera aceptar, aquella mujer a la que haba hecho su esposa, aquella que crea “dbil”, la cual ciertamente era exquisita pero se crea con el derecho de engaar con otras fminas de su aldea, le mostro el lado aterrador de un hada.

Esa noche Valka pudo haberlo matado fcilmente, un simple deseo y ese hombre terminara con el cuello roto o su corazn se parara por el miedo que le estaba infundiendo si se esforzaba un poco ms, pero no lo hiso, ya que ella si llego a enamorarse de ese humano.

Aquel sentimiento de amor seria su perdicin.

Le perdon la vida, a ese humano que esa misma noche le haba hecho tanto dao a su orgullo y corazn por su reaccin, que le haba dicho en un arranque de rabia que la haba engaado al saberse que era una hada y por su supuesta esposa con mujeres del pueblo que al buscar favores del jefe del pueblo entregaran sus cuerpos a ese hombre de barba roja.

Temblando y hasta llorando lo dejo en el suelo en el que una vez fue su casa, la casa de ellos dos, le prohibi decir su secreto, le ato la lengua con magia incluso, si alguna vez se le ocurriera decirle a la gente del pueblo que ella era un hada entonces lo nico que saldra seria el silencio o simples balbuceos sin sentido, y se fue al bosque donde lloro por lo que pudo ser y lo tonta que fue.

Estando embarazada no poda hacer un viaje largo a cualquier lugar, en esos momentos la mayor parte de su magia se canalizaba en su vientre para alimentar y cuidar a su beb, beb que solo seria de ella y de nadie ms, sangre de su sangre, no lo arriesgara ni por las ganas de salir de esa isla y estar lo ms alejada de ese hombre que no la supo valorar, este sera el nico tesoro y bien que le poda agradecer a ese hombre.

Curiosamente Gotti fue la que le brindo asilo en aquellos momentos cuando se calm y pens con la cabeza fra, si quera quedarse deba aparentar aun una fachada humana, al menos hasta el nacimiento de su beb, la anciana le brindara hospedaje en su humilde hogar por el tiempo que fuera necesario, mientras tanto los rumores ya correteaban de boca en boca por toda la aldea.

“Dicen que la hecho de la casa porque resulto ser una inepta como esposa” decan algunas malas lenguas.

“Yo escuche que est enferma, por eso esta con Gotti” comentaban algunos que tenan un pensamiento ms generoso.

“Descubri que se acostaba con tal y quien, y al enfrentarse l la golpeo hasta casi matarla, es por eso que no se deja ver” uno se atrevi a decir, siendo este quizs el ms acertado, pero a la vez tambin muy equivocado de los rumores hechos.

A Valka poco le importaban los chismes del pueblo, no todas las preocupaciones que le afectan a los humanos le pueden afectar a un hada, pero Stoick siendo el jefe y ahora la principal centro de atraccin del pueblo le haca hervir la sangre ms a menudo que nunca ser protagonista de estos chismes, algunos le favorecan, otros lo destrozaban como el villano, era la burla del pueblo y su orgullo le dola y no poda irse con Valka para desquitarse o vengarse porque realmente le tema a su mujer.

El que se haba enfrentado a berserkes, a romanos y a bestias salvajes, le tema a su mujer.

Varias de las fminas vieron su oportunidad de hacerse de Stoick en esos momentos, sin su esposa a su lado, dispuesto a aceptar el cario de cualquier mujer que generosamente se lo ofreciera, las codiciosas mentes de las mujeres de la isla pensaban en volverse la nueva seora del jefe de la aldea.

Los meses pasaron y Valka estara pronto a fin de su ltimo trimestre, como se la pasaba en el bosque o encerrada junto a Gotti, con la cual haba entablado una amistad, nadie se percat de su abultado vientre. Las amarguras que paso al saberse traicionada por su esposo fueron sustituidas por las dichas de la dulce espera de su beb, se imagin como seria, si fuera nio o nia, le haca ilusin saber cmo seran sus alas, cada ala de hada es nica, poda parecerse a otro par, como el de los padres, pero al final cada par de alas tena sus rasgos nicos, ya quera saber cmo seran las de su beb.

Stoick tambin haca tiempo que se tranquiliz, aun corran los rumores de la aldea por su aparente separacin con su mujer pero ya no eran tan insistentes. Adems de que haba encontrado un nuevo consuelo en una nueva mujer, una de las tantas que se le ofrecieron en esos meses, era agraciada y de una de las familias fundadoras de Berck, no le superaba en belleza o encantos a su legitima mujer, pero aun as era satisfactoria su compaa, adems de que no tena que preocuparse por herederos, ya que le haba dicho que ella misma estaba esperando por uno.

Si, esa era la solucin, un heredero verdadero y saludable en contentara su vida y la de los aldeanos ya que asegurara un buen lder para el futuro con un hijo de su propia sangre.

Tarde o temprano Valka se tendra que enterar, ms si la futura madre haba pedido ayuda a la misma Gotti para ayudar con el parto, era muy probable que era una treta de la mujer para que la misma hada se enterara y se sintiera ofendida y humillada, que huyera de la isla incluso por la vergenza, pero Valka no huyo, ni se sinti ofendida por este hecho, ya que ella sabia algo.

-Por qu no estas enojada?- un da le pregunto Gotti mientras preparaba ungentos y formulas con las mejores plantas, hiervas y races que la misma Valka le traa del bosque en muestra de generosidad por su hospitalidad, dichas plantas daban los mejores resultados siempre al prepararlas.

-Por qu habra de estarlo?- dijo distradamente mientras sobaba su abultado vientre, su beb se estaba retorcindose en su interior por el mimo, era una sensacin nica.

-Aquella mujer- no era necesario aclarar a quien se refera.

Ella solo neg con la cabeza y empez a tararear una cancin tan melodiosa que las aves tendran envidia al escucharla, un canto para su nene que le profesaba su amor y le prometa puras cosas buenas, lo cuidara y enseara todas las maravillas existentes y por existir.

Gotti dejo el tema por la paz, a veces Valka era difcil de comprender pero saba que no era mala, ya sabra qu es lo que pasara cuando nacieran los supuestos hijos de Stoick.

Y el da llego para la emocin de muchos, la mujer entro en labor inesperadamente temprano, supuestamente debera de haber esperado unos meses ms para el nacimiento pero esta no pareca muy preocupada por este hecho.

Entrada la noche naci una beb en la cabaa de Gotti, pequea, de mejillas sonrosadas y con apenas unos mechones de cabello rubio.

Stoick no iba a mentir, estaba algo decepcionado porque resulto ser una nia, pero era una linda nia y muy saludable, tal vez no sera tan fuerte como un hombre pero era sabido que las mujeres de su aldea tambin podan ser poderosas guerreras, pero no cargara con su ttulo de lder de la aldea, para eso tal vez en un futuro podra engendrar un varn, un hermanito menor para la beb.

Sumido en sus pensamientos y en la complementacin de la nueva beb no se dio cuenta cuanto alguien haba entrado a la choza de la anciana Gotti, la nueva madre yaca inconsciente en una cama gracias a unas medicinas y la beb igual, por lo que solo estaba ah Stoick, o eso crea l.

Fue cuando escucho a alguien mover algunos recipientes de medicina que alzo la mirada para observar quien era la otra persona en la habitacin.

-Valka…- su nombre ya le resultaba extrao a su lengua, no porque la hubiera olvidado, sino porque ya no senta que la conoca –no te acerques, no te acerques a mi hija- Stoick pens que el hada estara furiosa con l y se desquitara con la beb o la mujer que la llevo en el vientre, pero Valka no tena esos planes en mente.

Solt una risa, pero distaba mucho de las risas que le haba conocido a su mujer, no era cantarina y encantadora, no era dulce o amable, era una risa cruel y amarga, burlona y estrepita.

-Hahahaha Cul hija? Esa nia?- dijo con un tono de lo ms afilado y burln, con una sonrisa igual de filosa de quien sabe que dir algo que har dao y le da placer hacerlo.

-S, es mi hija, ser una verdadera vikinga algn da, y algn da tendr un hermano quien heredara mi puesto-

-Acaso no vez? Claro, si estabas tan ciego como para no ver lo que tenas en tus narices… igual yo- eso ultimo lo dijo en un susurro que si lo llego a escuchar Stoick seguramente se le olvido al instante.

-Qu quieres decir con eso?-

-Cabello rubio como su madre, si, en eso se parece, pero lo dems, ojos tan azules como glaciares, piel naturalmente tostada, nariz respingona, y esas facciones, no te recuerdan a alguien?, si, es hija, pero no tu hija-

Dio un nuevo vistazo a la infanta y la verdad lo golpeo en oleadas duras y fras, esa nia no era suya, no se pareca en nada a l, era claro como el agua, era idntica a los miembros de la familia Hofferson.

Las hadas tienen una vista aguda, un instinto muy acertado, algunas pueden conocer la magia para predecir el futuro, pero para enterarse de esa verdad no haba tenido que utilizar nada de eso, solo dio un paseo en el bosque como acostumbraba y ah vio a la mujer y a uno de los hombres de Hofferson en un encuentro apasionado, solo fue cuestin de darle un vistazo a la nia para saber su procedencia.

Con esta revelacin Stoick sali de la choza sintindose enfermo y traicionado, oh pero Stoick, cualquiera puede ser traicionado, t mismo lo pusiste en prctica, pero tena que salir de ese lugar o cometera asesinato contra la reciente madre.

En todo lo que poda pensar Stoick era en traicin y traicin, esa noche se emborracho y no quizo saber de nadie, ni de la beb ni de la puta que quiso hacerle creerle que la bastarda era hija suya, o de que aquel acto, las palabras de Valka esa noche, aunque crueles en su opinin, haba sido un acto de generosidad que le haba evitado vivir engaado por toda una vida, o hasta que sus ciegos ojos lo dejaran ver la verdad ante sus ojos.

Pudo haberlo dejado con el engao, pudo jams decirle sobre el verdadero origen de esa nia, esa sera una buena venganza, pero le dijo la verdad.

Para Valka haber hecho aquello le demostr que aun tenia sentimientos hacia l aparte del odio y la rabia, ciertamente parte de ella disfruto la expresin que vio en la cara del pelirrojo, igual de la mujer los das siguientes al enterarse que de alguna forma Stoick se haba enterado de su engao, y tambin otra parte envidio el momento en que apareci esa expresin en el rostro de Stoick cuando contemplo a su supuesta hija por primera vez.

Si las cosas hubieran sido diferente…, pero eso jams pasara.

Y como era de esperarse los rumores y cuchicheos en el pueblo volvieron a surgir al enterarse lo que haba hecho aquella mujer.

El hombre Hofferson con el que se haba acostado aquella mujer estaba igualmente o ms enojado que Stoick y no tuvo ningn miramiento en quitarle a su primognita, en una isla tan pequea las familias podan ser muy posesivas y celosas de sus hijos, ms si haban nacido muy saludable y prometan ser fuertes en un futuro, as que Hofferson estaba en todo su derecho de reclamar a la nia como suya y esta estara bajo el cuidado de su familia.

Stoick reprimiendo sus instintos asesinos dejo vivir a la mujer aun en la aldea, pero la ignoro en cualquier vano intento de explicacin o convencerle que aquella pequea bastarda era hija suya.

La vergenza callo sobre la mujer y sobre el honor de su familia, que por su osada y estupidez, que si bien admitan que lo que haba hecho era malo, que lo hubieran descubierto y expuesto frente a la aldea era an peor, la expulsaron de su casa y hasta negaron reconocerla como un miembro ms de la familia, as que jams podra usar el orgulloso apellido en el que anteriormente era poseedora.

Una mujer que traiciona y engaa no es bien vista en una comunidad en que la confianza de uno a los otros es importante, menos cuando se hace referencia a los hijos de uno, por lo que no solo fue ignorada por su familia sino tambin toda la aldea le dio la espalda de un da para otro.

Marginada, avergonzada y amargada ella empez a vivir en una pequea cabaa en una de las orillas ms alejadas de la aldea, donde su odio creca da con da en su enfermo corazn.

La furia de una mujer es algo que temer, y no estamos hablando de Valka, que por su pequeo ajuste de cuentas algo bondadoso, haba empezado a girar la rueda definitiva para su final, pero nos estamos adelantando, y es mejor regresar a un momento mucho ms agradable en la historia aunque tambin semiamargo.

No hubo fiestas o emociones en la aldea aquella noche, no hubo ojos chismosos o asistencia de cualquier curandero, solo ella, su magia, y uno de los rincones ms escondidos del bosque protegido por su magia.

Gotti se haba ofrecido cortsmente a ayudarle en el alumbramiento, pero Valka se haba negado, no que desconfiara de ella, a lo largo de esos meses haba demostrado ser una buena mujer, sabia y respetuosa, como ella haba obviamente pocas en su aldea, pero este momento tan ntimo y mgico no deba ser visto por cualquier riesgo por ojos mortales.

Como en cualquier creatura el momento del parto es uno de los momentos ms vulnerables tanto para la madre y l bebe, saba que no haba peligros como banshees o trolls, aun as no era la mujer ms querida del pueblo, y si cualquiera descubriera su verdadera naturaleza seguramente se aprovecharan en su momento de debilidad.

Aunque confiaba en Gotti hasta el punto de mostrarle su verdadera forma, cualquiera pudiera entrar en su choza en el momento del parto, el lugar ms seguro era el bosque, en su elemento en medio de la naturaleza.

Normalmente las hadas no dan a luz solas, lo hacen con la ayuda de su familia y su pareja, es un momento muy importante y apreciado, literalmente una explosin de magia, as como se deca que el bosque en donde naca un unicornio se volva mgico, lo mismo pasaba para el lugar en donde las hadas y algunas otras creaturas mgicas nacan, aun para un media sangre esto tambin pasaba.

El bosque entero no se volvera mgico, pero al menos este rincn s, el lugar donde nacera su beb.

El milagro de la vida no estaba exento de algo de sacrificio y dolor, aun as lo enfrento con valenta.

Un llanto es la primera muestra de vida, Valka no ha escuchado sonido tan hermoso en su vida.

Armada con un listn y navaja corta el cordn umbilical, utiliza magia para limpiar los restos de sangre y placenta del pequeo que terminan en el suelo, donde cae esos materiales empiezan a crecer flores y plantas, y es cuando por fin puede hacer un estudio minucioso de su pequeo hijo.

-Hola mi tesoro-

Es pequeo, tiene las mejillas rosadas y una nariz pequea como botoncito de flor, tiene dos bracitos y dos piernitas regordetas con sus respectivos pies y manos, uno, dos, tres, cuatro y cinco deditos en cada manita y piececito, aunque es un recin nacido tiene una abundante cabellera castaa con algunos destellos rojizos suave como la pelusa de los dientes de len, es cuando se calma al colocarlo contra su pecho para que pruebe su leche que abre aquellos pequeos ojitos que brillan de inocencia y adoracin, ya que saben que ella es su madre. Verde, verde vida le observa.

-Mi tesoro, te amo mi pequeo Hiccup- ese sera su nombre.

Su pequeo precioso, medio fae, tan perfecto para ella, a pesar que haba nacido sin alas.

Solo dejo que una lagrima amarga cayera de sus ojos al darse cuenta de aquello, todas las dems eran de inmensa felicidad aquella noche.

A veces ocurra, como una persona que nace con un color de ojos diferente, un ojo azul y otro castao; o un dedo de ms en alguna de las extremidades, seis en lugar de cinco; a veces un medio fae poda nacer sin alas.

Era una rareza, una extraeza al igual que en estos tiempos naciera un medio fae, pero esto le ocurri a su pequeo Hiccup.

La nica lagrima amarga solo reflejaba sus preocupaciones por el futuro de su hijo, que ahora no solo estara entre dos mundos por la sangre humana y mgica que posea en sus venas, sino porque jams podra experimentar la dicha del vuelo, y aunque la mayora de sus hadas de su hogar aceptaran a su hijo, algunas lo rechazaran an ms al saber que no tendra alas, era ms probable que pasara sin problemas en el mundo humano sin peligros que en el de las hadas por el momento, o al menos eso pens en el momento, un hada, aunque media hada, sin alas, tambin era una presa fcil.

Con ese pensamiento decidi que sus planes cambiaran de momento un poco.

-Valka?- Gotti miro asombrada y extraada a la hada entrar en su caza ms entrada la noche del siguiente da, no esperaba volver a verla, aunque no se lo haba dicho con palabras haba supuesto que una vez nacido el beb regresara a su hogar, fuera donde fuera este.

-Gotti, quiero presentarte a Hiccup- descubriendo la carita de su beb se inclin ante la seora frente a ella.

-Oh, Val, es un beb hermoso, igualito a ti, no te miento, Stoick haba sido un beb muy feo-

-Jajajaja gracias.., nosotros, podemos seguir quedndonos aqu por un tiempo ms?-

-Claro, por supuesto, tu compaa es de lo ms agradecida, pero…-

-Sin alas, crecer ms seguro en un pueblo humano que desconoce de hadas, al menos hasta que crezca ms-

-Oh, bien, bien, ustedes dos pueden quedarse conmigo cuanto tiempo sea necesario-

No tardo mucho tiempo para que la gente se enterara de que haba un beb en la cabaa de Gotti, tampoco quien era la madre y por supuesto el padre. Tal vez no tuviera muy buena fama Valka entre las mujeres en el pueblo, pero todos en el pueblo saban que ella jams haba engao a su marido con otro hombre, de por s que cuando estaba soltera al que se atrevi a tentar su mano para tocar de ms a Valka mientras haba estado soltera sin su consentimiento haba terminado con un tenedor enterrado en la carne de esa misma mano y un buen golpe en la cara por parte de ella.

Ese era el verdadero primognito de Stoick, pero que este no quiso ver, menos cuando se enter que era un beb muy pequeo y que a leguas se vea se notaba que sera un nio debilucho cuando creciera, quien sabe, quizs se muriera en su primera helada.

Pero contra su pronstico desfavorable el beb sobrevivi su primera helada y todas las dems que le siguieron ao tras ao.

Valka no se involucraba mucho en los asuntos del pueblo as mismo su nio tampoco, que a los ojos de los aldeanos les resultaba extrao y un extranjero ms en su patria a pesar de haber nacido en esa misma isla, Gotti con el tiempo se convirti en nana Gotti como le deca de cario Hiccup cuando empez a hablar, decir que la anciana estaba encantada con este hecho sera decir poco.

Hiccup era un nio muy tierno y dulce, lstima que pocos se enteraban de este hecho ya que la mayora decida ignorar tanto a la madre como al hijo, pero a eso a l no le importaba, tena a su madre y a nana y con eso era inmensamente feliz. Hiccup era un nio bien portado que gustaba ayudar a nana Gotti cuando poda y a su mami tambin, las obedeca en casi todo sin rechistar, cuando tena que comer hgado de oveja relleno de tripas se opona un poco.

Aunque sin alas segua teniendo encanto y magia de las hadas, era un nio muy bonito, y aunque no lo admitieran a voces abiertas algunas madres quisieran tener nios tan bonitos como l o nias iguales a l, Valka deca que eso era en parte encanto de las hadas, don de la belleza natural; con toda la paciencia y amor de su corazn le empez a ensear los secretos de las plantas y la tierra, a escuchar el susurro imperceptible de la naturaleza al que ya los humanos no podan escuchar, y el que pocas creaturas mgicas aun conservaban el privilegio.

Aunque joven aun mostraba ser un nio inteligente y que prometa tener grandes dones mgicos como su madre, o quizs ms, Valka quera ver que tan lejos poda llegar su poder cuando fuera grande su nio.

Los aos pasaron y vio crecer a su beb como un pequeo retoo, tena siete aos en ese entonces cuando la primavera llego a la isla.

La mayora del tiempo madre e hijo se encontraban en el bosque, siendo que ninguno de ellos no tenan muchas amistades en la aldea humana, preferan la compaa de la naturaleza y las creaturas que habitaban en ella, no era un secreto para nadie que la pequea familia pasaba sus tiempos ah, aparte de ellos haba pocos quienes decidieran por gusto propio pasar mucho tiempo en esos lugares de la isla, aparte para cazar o cortar lea.

Ese da en particular mientras Hiccup se alejaba para explorar con una familia de jabals, Valka se qued atrs reflexionando sobre su vida y su nio, haban pasado muchas cosas desde que dejo su hogar, algunas buenas, otras malas, pero no se arrepenta de sus decisiones ya que por ellas tenia ahora a su hijo.

Pero la vida le tena un ltimo golpe para Valka, que se confo, era un hada, un ser poderoso, por aos no tubo ningn enfrentamiento con la gente del pueblo aun as haba unos cuantos que no la apreciaban… haba alguien que la odiaba tanto hasta el punto de desear su muerte a pesar de los aos pasados.

Ese odio llego a su punto culminante ese da de primavera.

Con hacha en mano y una decisin determinante esta persona se introduzco al bosque como si fuera a cazar un animal, saba que deba ser ms que silencioso, ms que cuidadoso, y en ese momento tambin deba tener mucha suerte porque estaba entrando a un dominio que no era el suyo, aunque en esos momentos no era consciente de ello, solo que deba de matar a la fuente que consideraba de todas sus desgracias.

Valka estaba distrada y algo adormilada, le gustaba tomar pequeas siestas junto a su hijo dejando que los rayos del sol los baaran en un suave lecho de pasto y musgo.

Fue demasiado tarde cuando sinti un horrendo dolor en su espalda, justo donde sus alas nacan.

Ese es un punto demasiado sensible para cualquier creatura que vuele, y ser atacado en esa parte es fatal, el golpe no la mato al instante, pero lo saba, ese era su fin.

Alzo la vista para encontrar la figura desaliada y arruinada de una mujer rubia, a ella la conoca, claro que la conoca.

-Muere… MUERE MALDITA PERRA!, t y t maldito mocoso, sino hubieras llegado yo sera la mujer del jefe de la aldea… maldita, muere de una vez-

Oh, que sentimientos tan egostas pueden ser los humanos.

Ella era madre de la que ahora era la nia Astrid, la que trato de engaar a Stoick, otra que viva exiliada en su propia comunidad.

Algunas de las hadas no mueren como los humanos u otras creaturas, no hay un cuerpo que puedes encontrar una vez que una se muere, por eso algunos humanos creen que algunas de ellas pueden ser inmortales, pero la verdad es que cuando mueren su cuerpo se vuelve en un polvo fino y brillante para regresar lo ms rpido posible a la madre Gea; dicho polvo conserva su magia y donde cae la tierra se vuelve frtil y clida, los mares se vuelven prsperos y llenos de vida, algunos usuarios que saben de este hecho cazan las cazan para hacer los hechizos ms poderosos y pociones ms potentes.

Mientras caa sobre el suelo del bosque Valka se sinti tan triste por este hecho, si mora su nio estara solo y ni siquiera tendra un cuerpo para enterrar o llorar, su hijo no se mereca eso, se mereca ser feliz, pero esa mujer lo arruino todo, ella era la que debera morir.

Aun poda hacer algo, por toda la sangre de sus venas y la cual ya flua a travs de su cuerpo afuera de este haba magia, dentro de ella est poco a poco iba disminuyendo, pero an le quedaba un ltimo truco antes de morir.

Dejo su velo que esconda su verdadera forma, no haba necesidad de gastar energa en guardar apariencias, la atnita mirada de la mujer ante lo que vea fue de alguien desconcertado y ya rayando la locura.

-Qu?... Qu est pasando? No, esto no es posible-

-Cmo te atreves? Yo… jams te lo perdonare-

En una lengua antigua empez a cantar un conjuro oscuro, una maldicin de una muerte ms dolorosa que la suya y lenta tortura, torcera su cordura y atormentara su alma hasta el ltimo da de sus vidas.

Alzo la mano y sealo a la humana que ya no tena escapatoria, tal vez ella morira, pero no sin vengarse.

Aun as eso perda importancia, ya que su beb, su nio, ya no podra estar a su lado para cuidarlo, ensearle, protegerlo, no estara ah para verlo crecer, rezo con todas sus fuerzas, rezo por su que su Hiccup estuviera seguro, que fuera feliz, que alguien, quien fuera, lo cuidara y amara tanto como ella o ms, que alguien le brindara el amor que ella misma crey correspondido alguna vez, pero esta vez fuera verdadero para l.

La mujer grito y sollozo mientras corra del bosque, tratando de escapar de la visin de su crimen que se haba vuelto algo incomprensible para ella, mientras un dolor atravesaba su cuerpo sin piedad, balbuceaba cosas sin sentido espantando a la gente con la que se tropezaba pensando que haba al fin cado en la locura, ms tarde se encargaran de expulsarla.

Tambin ms tarde se hablara de la desaparicin de Valka, pero nadie hara realmente nada.

Dejo a Valka tendida en el lecho del bosque, mientras que su cuerpo se disolva en polvo de hadas hasta no dejar nada, solo quedo el hacha que las plantas envolvieron atrapndola en el mismo lugar donde Valka haba fallecido, esa era la nica prueba de aquel crimen que se cometi, el nico lugar en donde Hiccup hara crecer cada primavera de los siguientes aos las flores favoritos de su madre para recordarla.

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).