Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

OJOS DE NEBULOSA por Alphonse Zero

[Reviews - 33]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Aqui el segundo cap

espero les guste y comenten OuO

“Hace mucho tiempo en algún lugar lejano existió un reino en el espacio, donde las nebulosas formaban castillos y las estrellas senderos. El crucero espacial viajaba por la inmensidad del universo albergando en su interior a un número considerable de 4 mil pasajeros, su última parada seria en la luna próxima a llegar dentro de un mes.

Nunca supieron que se enamorarían en tan corto tiempo justo después de su encuentro. El tocaba la ocarina mientras la brisa nebulosa le empapaba el rostro, y ella le miraba a escondidas creyendo que no sabía de su existencia, hasta que sus miradas se cruzaron y el tiempo se detuvo”

Había leído las primeras páginas del comic y observado sus ilustraciones, si bien la historia tenía un escenario interesante y buenas imágenes la parte del romance solo hizo que se sintiera mal. Dejo de leer e hizo a un lado el comic para irse a dormir. Su mente aun estaba perdida pensando en Helen y su nuevo novio, estaba arto, no quería sufrir por algo como eso, el sabía bien que las rupturas son algo común, pero no se imagino que le dolería tanto.

Ya habían pasado casi dos semanas desde entonces, intentaba concentrarse al cien en su trabajo y distraerse saliendo con Rose y sus viejos amigos de la preparatoria. Todos lo apoyaron e intentaron todo lo posible para animarlo, al inicio era inútil pero los últimos días estaba de mejor humor. Ese día a él y Rose les toco el turno de la tarde.

-Ed, necesito un favor- El sabía perfectamente de que se trataba. –Dime Rose.

-Es que hoy llegan mis primos de visita a casa y necesito irme temprano, ¿Podrías cerrar la tienda por mi?- Le miro con ojos de cachorro triste, ella sabía que no hacía falta pero eso hizo reír a Ed. –Está bien, tu tranquila yo me encargo- Rose lo abrazo y agradeció, le entrego las llaves y se despidió de él.

La tienda cierra a las 8 de la noche y no faltaba más de una hora para ello, todo estaba tranquilo pues casi nadie visitaba la tienda tan tarde. Se tomo un tiempo para escuchar música con sus auriculares de orejeras, la música inundaba sus oídos y lo alejaron de la realidad unos minutos, por poco no notaba al pequeño albino que entro despacio y sin hacer mucho ruido en la tienda, lo noto como a un espectro parado en la esquina inferior de la tienda. Por poco da un salto del miedo pero se contuvo al notar quien era, algo en el le provoco levantarse de su asiento e ir muy silenciosamente a ver qué estaba haciendo. Se asomo de entre una rueda de ropa donde se escondía y noto que el pequeño miraba un suéter negro con estampado de nebulosa azul y estrellas que estaba colgado en la parte más alta de la tienda. El albino estaba a punto de irse cuando Ed saco una mano de entre la ropa de la rueda y lo detuvo del hombro haciendo que este se sobre exaltara.

-AHHHHH!!!- El chico se tiro al suelo cubriendo su rostro. Ed iba a disculparse pero no pudo evitar reírse muy fuerte.

-HAHAHA!! Hombre lo siento, no pude evitarlo, ¿Estás bien? – El albino lo voltio a ver sorprendido y algo molesto por la broma que le jugó. –Casi me matas de un infarto- exhalo fuerte mientras ponía una mano en su pecho, casi sentía que el corazón se le saldría del cuerpo.

-Lo sé, perdón pero tú también me asustaste hace rato entrando sin hacer ruido- le ayudo a levantarse y le dio unas palmaditas en la espalda. –Estabas viendo ese suéter de allá ¿no? ¿Lo quieres?- El albino suspiro y desvió la mirada ante su pregunta. –Quisiera, pero aun me falta dinero para comprarlo.

-Te gustan las cosas del espacio y todo eso ¿verdad? Como el comic que leías el otro día- El chico se sorprendió por lo que dijo Ed pero luego volvió a suspirar y respondió. –Sí, me gusta mucho- Se sonrojo ligeramente cuando lo dijo pero se notaba perfectamente porque su piel era casi tan clara y blanca como su cabello. Ed noto eso y no pudo evitar sentir ternura por el chico.

-¿Quieres probártelo?- Pregunto Ed a lo que el albino voltio a verlo animado. -¿Podría? Es que aun no puedo comprarlo.

-No te preocupes, solo te lo probaras, además que caso tiene ahorrar si al final no te gusta cómo te queda- Era verdad, no tenia caso si no sabía si realmente le gustaba, así que accedió a probárselo, Ed lo bajo y se lo entrego, era el ultimo que quedaba así que ni se molestaron en ver la talla. –Bien aquí tienes, puedes medírtelo aquí pero también está el vestidor si quieres.

-Quisiera medírmelo en el vestidor- Ed le mostro donde quedaba y el más chico entro para medírselo. –Bueno a todo esto ¿Cómo te llamas niño?- hubo un momento de silencio antes de que respondiera por detrás de la puerta. –Owen- Dijo en voz casi inaudible. –Yo soy Edgar pero todos me dicen Ed.

Owen no respondía, todo estaba muy silencioso. -¿Owen, todo bien?- Pregunto Ed al notar el largo silencio, toco a la puerta y esta se abrió lentamente. –Me queda muy grande- Era verdad, al abrirse la puerta se mostro  un pequeño Owen con un suéter que le quedaba casi a las rodillas y las mangas cubrían por completo sus manos, se miraba….”Completamente adorable” Ed sintió como si su corazón emanara algo frio desde dentro que le recorrió todo el cuerpo. Intento disimularlo y solo se volteo un poco pero involuntariamente sus ojos buscaban de reojo al albino.

-Me veo ridículo ¿verdad?- Owen agacho la mirada algo triste. Ed lo tomo del hombro y le sonrió lo más normal que pudo. –A mi me parece que se ve bien, además piénsalo, cuando crezcas podrás seguir usándolo. Tal vez no era el mejor consuelo pero si para Owen que sonrió dulcemente ante la idea. –Es verdad, gracias Ed ahora ahorrare con más ganas, no me falta mucho.

Ed le revolvió el cabello a Owen, no sabía que tenía ese niño, pero sus expresiones lo enternecían. Owen se cambio de ropa para irse a casa ya que era un poco tarde y Ed le aparto el suéter para que nadie más se lo llevara, así se lo entregaría en cuanto juntase el dinero que le faltaba.

-Nos vemos Ed!- Dijo Owen al salir de la tienda no sin antes darse la vuelta para verlo por última vez, Ed no entendía que era eso que sintió al ver a Owen. -¿Qué me pasa? Esta sensación- Para él no era la primera vez que lo sentía pero nunca antes fue tan intensa. Estaba algo confundido, tanto que por un momento casi olvida que tenía que cerrar la tienda.

Cuando llego a casa se tumbo en el sofá y se saco la chaqueta. Su cabeza daba vueltas, no sabía porque pero estaba feliz, hace tanto tiempo que no se sentía así, sin darse cuenta se quedo dormido en el sofá.

“El sonar de la ocarina resonó en sus oídos y al abrir los ojos vio la figura de lo que parecía un joven vestido con estrellas y el negro profundo del espacio, cuando se giro y sus miradas se cruzaron el azul profundo de sus ojos los inundo en el océano y las estrellas nadaron alrededor del joven hasta hacerse muchas y cegarlo”

En eso Ed callo del sofá, todo había sido un sueño, todas esas estrellas y nebulosa, solo había leído la introducción del comic y ya soñaba con el espacio, pero lo más raro fue el joven que vio en su sueño. No le dio tanta importancia y se fue a acostar a su cama donde por fin pude descansar toda la noche.

Al día siguiente en el trabajo Ed estaba distraído, había colocado mal la mercancía y puesto los letreros de oferta donde no iban, incluso su camisa estaba al revés. -¿Qué te ocurre Ed? Has estado en las nubes toda la mañana- Rose siempre era amable con Ed pero no por eso no le regañaba cuando hacia las cosas mal. –Lo siento Rose, no sé qué me pasa- Se rasco la cabeza y soltó un pequeño suspiro. Rose se imagino de inmediato que tenia pero prefería que él lo descubriese por sí mismo. –Como sea Ed, esta noche habrá una fiesta en casa de Víctor, deberías venir, ya sabes para distraerte- No era mala idea, tal vez el estar con amigos y divertirse un rato lo regresarían al mundo normal. –Está bien, iré un rato.

-Excelente, y dime, ¿Paso algo ayer después de que me fui?- Rose usaba ese tono de voz medio sarcástico como si ya supiera que algo si paso. -¿Eh? Pues, no…no realmente- Ni el mismo sabía lo que había pasado, aun no entendía por qué, pero después de que Owen se fue su mente estaba en otra parte.

-Si claro, nada. ¡Anda Ed! Sé que algo paso, es obvio llevas todo el día suspirando y mirando a la nada.

-¡Claro que no! No exageres Rose, se que hoy estoy muy distraído pero no es como que sea a causa de algo en especial- Obviamente Rose no le creyó nada, pero aun no era importante saber que pasaba, lo que sí lo era es que su amigo estaba de mejor humor y eso le alegraba.

 

Notas finales:

Que sera eso que le pasa a Ed?

Lo descubriremos más adelante XD (si me apuro a actualizar claro esta)

Espero que les haya gustado, comentenme que les parecio. 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).