Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Waiting for u por Aquarius No Kari

[Reviews - 9]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

¡Hola!
Estuve pensando si dejarle este nombre porque originalmente lo habia publicado con otro, pero dado que es el nombre de la canción que usé para hacerlo y que habla un poco de la trama, finalmente me incliné por dejarlo y pues aquí está.
La historia cuenta con un one-shot precuela (Silent snowfall), cinco capítulos cortos y una secuela con dos finales; los primeros ya los tengo hechos, la secuela aún la estoy trabajando; lo aclaro porque sé que tengo un montón de fanfics sin terminar... y pues... iré publicando cada capitulo semanalmente mientras lo edito a mi gusto.

Aclaro que a diferencia de lo que he escrito estos últimos años esta trama es completamente triste, asi que espero sea de su agrado y gracias por la lectura!

Usé la canción de Silent Hill - I waiting for u porque el reto de la pareja era hacerlo con ella. Dejo el link de la canción por si gustan escucharla.

https://youtu.be/XF3xCifQ290

Waiting for u

 

1.- De Paris a Rusia

 

(Your gentle voice I hear,
Your words echo inside me,
You said you long for me,
That you love me,
And I want to see it too
Feels just like I'm falling,
Is there nothing I can do?
Wonder if you hear my calling?)

(…)

 

Te amo

 

— ¿Si amas, por qué…?  

 

No me hagas esto más difícil…

 

¿Difícil? ¿Para ti?

 

Lo es, aunque no quieras aceptarlo.

 

No es que no desee hacerlo, es que tú no entiendes que…

 

¡Camu! Tengo que matar a ese vampiro. Por ti, por mi familia… ¡por nuestros planes! Si queremos tener una vida plena, él debe morir.

 

¿Por qué?

 

Porque nunca podré olvidar lo que hizo, y aunque me quede contigo,  aparecerá cada noche dentro de mis sueños para recordarme que gracias a él, perdí lo que más amaba en el mundo…

 

(…)

 

Aunque el peso que siento sobre mis párpados aumenta los esfuerzos por mantener los ojos abiertos, el sonido de la locomotora y el dibujo oscuramente silencioso tras la ventana me ayudan a mantenerme despierto conforme el tren avanza.

 

No sé en qué momento de la noche el cansancio finalmente me venció, pero sé que he despertado con una manta de algodón encima.

 

Es de madrugada. Los pigmentos del cielo declaran que aunque Artemisa es la ganadora, Apolo no demorará en quitarle la victoria.

 

El clima es frío, pero a mí no me afecta tanto como al resto de las personas. Siempre he tenido una extraña inmunidad ante sus inclemencias, pues el invierno y yo parecemos más amigos íntimos de lo que jamás estaremos cerca de serlo, mi nueva pareja y yo.

 

Parece que le he invocado con el pensamiento cuando abre la puerta de nuestro compartimiento. Aún parezco somnoliento, y no me interesa que el crea lo contrario. Entre más dormido le parezca, menos conversación intentará entablar conmigo.

 

¿Soy frío? ¿Soy cruel? No lo amo, nunca lo amaré. Mi estadía a su lado es un peldaño en tu búsqueda, porque sin él, no habría sabido que Rusia es el mejor sitio para comenzar; aunque, si soy más honesto conmigo mismo, la verdad es que si le aprecio un poco. No puedo estar menos agradecido por todo lo que ha hecho por mí desde que tú te fuiste.

 

Mis ojos se mantienen fijos sobre el cristal que, como espejo, me muestra claramente como él toma un lugar no muy lejano al mío.

 

— ¿Cómo te sientes?— Me pregunta, cubriéndome con una segunda manta al temer que los grados invernales pudieran atravesarme la piel como seguramente lo hacen con la suya.

 

No importa que tan fuerte se crea, al final, el abrigo, la bufanda y el sombrero no le brindarán el mismo calor que el vaso de coñac que sostiene en su mano. 

 

A veces piensa que me engaña. Sé que le gusta beber demasiado para darse más valor del que siente, siendo un cazador.

 

Death Mask (como él mismo se proclama) no es un alma bendita, pero tampoco puedo compararlo con un demonio. Le preocupo. Es aguerrido, y sé que más de un vampiro ha caído bajo el peso de su astucia, pero… ya no estoy seguro si realmente pueda ayudarme a encontrarte.

 

Tal vez no lo creas, pero la única razón por la que elegí salir con este tipo hace más de dos años, fue porque leí que era el mejor en su rango. Limpió una casa completa atestada de chupa sangre.

 

Aquél día en la estación de tren, al mirarlo a la cara supe que algo en mí le había gustado… Y fue tan fácil conquistarlo que ahora me pesa haberlo hecho mi presa.

 

— ¿Camus?— El cristal me permite ver la misma mirada preocupada del invierno pasado, cuando él creyó que moriría.

 

Muevo los labios para asegurarme que la pesadez no me ha quitado el sentido del habla.

 

— Cansado…creo…— Últimamente ya no estoy seguro de nada, ni siquiera de mi propio cuerpo.

 

A pesar de afirmar que soy inmune al clima caprichoso, el año pasado estuve demasiadas semanas en cama como para no declararme vencido por el invierno. Ha sido tu recuerdo lo único que me ha mantenido con vida; ha sido tu voz a través de mis sueños lo que me ha impedido morir después de tantos años apartado cruelmente de ti.

 

¿Y tú… qué has hecho? ¿Qué ha sido de ti, de tus planes, de nuestros sueños, de tu venganza y de aquél vampiro por quien renunciaste a todo?

 

No puedo dejar de preguntármelo, ni de agradecer tener la manta sobre mi cuerpo o no habría podido tocar el camafeo que cuelga sobre mi pecho; el último obsequio de una promesa a punto de extinguirse.

 

— Deberías volver a dormir. Llegaremos en unas horas a la estación para tomar el siguiente tren—. Mi cabeza se inclina hacia delante mientras brota un suspiro de mis labios.

 

Death Mask conoce tu existencia porque tuve que hablarle de ti, aunque no sabe lo peligroso que puedes ser una vez que estemos frente a frente.

 

Recuerdo que una noche le conté de aquél mejor amigo que un día se convirtió en más que eso. Le hablé de nuestras aventuras y de los planes que habíamos hecho para pasar el resto de nuestra vida uno al lado del otro.

 

Le gustaban los hombres, y oírme hablar de ti fue el modo perfecto para envolverle y hacer que no tardara mucho en buscar al vampiro que asesinó a tus padres. Con sus contactos y experiencia, creí que no transcurría mucho tiempo antes que me diera noticias, pero pasaron los meses y mi paciencia se agotó.

 

Ya han transcurrido diez años desde la última vez que te vi montado en aquél tren. Tus rubios cabellos se teñían de un nevado color, tus ojos seguros y tan llenos de odio se desbordaban en lágrimas de dolor cuando la locomotora arrancó. La mano que besé esa noche entre las caricias del adiós, me dijo “hasta otra vez”... Y aquél sueño de verte de regresar, poco a poco fue enterrado por la neblina de Paris.

 

Y siempre creí que volverías. Acudí muchas veces a la estación en busca de ti -y así fue como conocí a Death Mask-. Nunca me cambié de lugar, incluso llegué a pensar que si te buscaba lejos de París, nos perderíamos aún más… y al cabo de un tiempo finalmente lo comprendí: Tú nunca vendrías a mí. Algo te detiene…

 

Sé que estás vivo… Lo siento en mi corazón.

 

Tal vez continúas tu incansable búsqueda, tu insaciable sed de venganza… No tengo la certeza, pero sé que algo mucho más fuerte te impide volver a mí. 

 

No importa con quien esté, nunca he renunciado a ti.

 

¿Me oyes?

 

La voz ardientemente silenciosa de mis sueños te proclamada; y puedo verte, puedo sentirte… Yo sé que estas ahí tan desesperado por encontrarte conmigo como lo estoy yo bajo esta apariencia serena, somnolienta y distante, que no hace más que disfrazar el más profundo de mis anhelos.

 

Mi amor es más fuerte, más intenso y más largo que mi propia vida… Nunca desistiré.

 

Aunque hayan pasado diez años yo te amo más que nunca.

 

El tren continúa su marcha entre las altas y nevadas montañas del norte. Los árboles nos despiden con las manos llenas de invierno, y el sol se asoma entre las nubes grisáceas del cielo alemán.

 

Death Mask toma su mapa, acostándolo sobre el asiento y marcándolo con una cruz roja. Saca su navaja plateada, un Cristo y la botella de agua bendita, a la que acompaña por otra menos pequeña y color marrón de coñac, whisky o agua miel. Murmura una serie de frases y aunque piensa que yo lo ignoro, bebe un trago de alcohol con el que pretende dormir todas sus dudas y sus temores, mientras yo cierro los ojos y me sumerjo en el calor de la manta…

 

Mi mano se aferra al camafeo y el cansancio finalmente me convierte en su presa.

 

— Milo…— Susurro, con la esperanza de encontrarte al menos en mis sueños.

Notas finales:

Pues ahí está.
Utilicé a Death Mask porque en mi fic vampirico Queen of the damned, él era un caza vampiros que estaba enamorado de Camus, además, me gusta un poco en universo alterno la pareja que hacen estos dos; y él es un elemento muy importante para poder encontrar a Milo.
Bueno, gracias nuevamente por la lectura y nos estamos leyendo.
saludos!

p.d. por si alguien no leyó la precuela cuando Milo se va de Paris tiene aprox 15 años y camus 16; a estas alturas tienen 25 y 26. Dato irrelevante que quería hacer notar.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).