Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Odio mi empleo... pero lo necesito (En proceso de edición) por Princesa de los Saiyajin

[Reviews - 86]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Personajes son propiedad de Akira Toriyama.

Historia:
Goku seme x Vegeta uke

Notas del capitulo:

Capítulo 1.

¡Espero que les guste!

1

El peor trabajo

 

Todo se remonta a hace 2 años, cuando Vegeta era un joven adolescente de 19 años, un chico común con grandes aspiraciones para el futuro. Estudiante ejemplar, con altas calificaciones y un desempeño impecable, sin errores y sin problemas. Simplemente una maravilla de persona.

     No obstante, cuando todo parecía estar perfecto en su vida, una tragedia llegó. Fue como si la vida quisiera arrebatarle cada una de sus ilusiones y esperanzas. Su familia, sus padres y su hermano, tomaron el coche y viajaron para nunca volver. El auto se volcó tras un impacto con otro automóvil, miles de cristales salieron volando, los cuerpos quedaron impactados contra el vidrio, mientras que el menor de tan sólo 5 años terminó bajo el asiento.

     Pero como una pequeña luz de esperanza, cuando los paramédicos encontraron el auto, el pequeño Tarble todavía presentaba signos vitales. Con urgencia lo llevaron al hospital, y pudieron salvar una vida de las 5 que participaron en aquel incidente. Para Vegeta fue un impacto muy fuerte enterarse de que se encontraría sólo a partir de ese momento.

     Ya no habría alguien que lo recibiera en casa, alguien que lo esperara con una sonrisa y le dijera lo orgulloso que estaba de él. Mamá y papá ya no estarían ahí para apoyarlo en sus batallas, era hora de convertirse en hombre y lucharlas solo. Y no sólo por él, sino también por Tarble: la única persona que le quedaba en ese mundo.

     El seguro de vida de sus padres fue directo hacia el menor, para poder atenderlo médicamente desde el momento donde estaba en estado crítico, así como también en todos los tratamientos posteriores para las secuelas que tendría. Pero la vida no era conformista, le gustaba torturar lentamente a sus víctimas por un largo tiempo. Los gastos diarios seguían ahí, y él siendo un estudiante desempleado no podría saldarlos.

     En un momento de desesperación y por desagradable coincidencia se encontró con un antiguo vecino y amigo de quien hace años había perdido contacto. Llevado por la inquietud y el temor de su situación se vio obligado a pedir un préstamo, el cual Broly se ofreció a conceder. Pero la realidad tras ello no era tan bella como parecía: Broly era dueño de un burdel y obligó a Vegeta a trabajar para él a modo de paga.

     El Saiyan maldijo muchas veces haber caído en aquel fraude, ¿qué clase de persona, por más bondadosa que fuera, le prestaría dinero sin dudar? Pero, ligeramente atraído a la paga que un empleado de ese tipo recibía, además de que siendo estudiante todavía no titulado era imposible obtener un buen empleo, accedió a trabajar con él.

     Al principio fue difícil acostumbrarse a una vida nocturna, por lo que después de unas semanas dejó la escuela debido al agotamiento físico y emocional al que estaba sometido. Mas no podía renunciar, todavía le quedaba un ser querido consigo y se sentía dispuesto a hacer cualquier cosa por él. Tarble era lo último que le quedaba de sus padres.

     Sexo salvaje con desconocidos, orales, personas con fetiches raros… Toda clase de situaciones en las que se vio envuelto. Y toda clase de depravados con los que se encontró. Cada día que pasaba ansiaba con esperanzas que todo quedara saldado y poder renunciar a su doble vida. Pero el tiempo pasaba, y parecía que sus deseos estaban cada vez más lejos.

 

En el presente sábado por la noche veía a su hermanito ya dormido desde el marco de la puerta. Soltó un suspiro, estaba agotado y quería acompañar al menor en su descanso. Pero no podía dormir, era un día muy común para trabajar y tendría que salir tan sólo recibiera la dirección a donde debía ir.

     Miró su celular y leyó el mensaje que recién llegaba. Bla bla bla… cliente exigente, que no se le ocurra defraudarlo… bla bla bla… que ni se le ocurra faltar… bla bla bla…

     —¡Demonios!, hubiera preferido evitar a este sujeto—murmuró leyendo aquel nombre.

    

Notas finales:

¿Debo continuarlo?

Sin más, me despido.

~~~Insectos~~~

(Mi firma ^ no se ofendan, es con cariño ^·^)

 

Nota de 07/05/2021:

Primera edición: 15/09/2015

Segunda edición: 14/01/2020

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).