Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

La peor traición por minima

[Reviews - 134]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Después de leer un fic de esta serie animada, un Tom x Marco cabe comentar, me entro curiosidad por la serie y la vi, y aunque realmente si me gusto esa pareja de TomxMarco se me antojo hacer algo diferente y decidi hacer un intento de un ToffeexMarco

“La peor traicin”

~El mal aparece en diferentes formas, no siempre es el rostro feo de la historia~

Cuando Star llego a la vida de Marco Daz supo que su vida dejara de ser tan tranquila, no solo por su efusiva personalidad sino tambin por el hecho de que su nueva amiga era poseedora de magia muy poderosa en forma de una varita y que tena monstruos villanos yendo tras ella para hacerse de su poder.

Pero nunca se detuvo a pensar realmente hasta qu punto su nueva amistad afectara su vida.

Aventuras, monstruo, magia y viajar a otros mundos es lo que poda esperar y estar medio preparado para ello.

Del tiempo que conoca a Star haba aprendido muchas cosas de ella (algunas realmente extraas y perturbadoras como su adolescencia) as como cosas de su mundo. Saba que era una princesa, una diferente a los estndares de la realeza convencional y conservadora, le gustaba pelear contra monstruos, ir de aventura, explorar nuevos lugares, era inocente en muchos aspectos a la vez de imprudente.

A veces sus caracteres podan chocar, Star muchas veces era terca y no escuchaba razones, poda ser muy infantil y testaruda, adems no tener realmente mucho inters de aprender cmo funcionaban las cosas en la tierra (para ella la mayora de las cosas que no tenan una explicacin sencilla como por ejemplo cmo funcionaba el inodora tenan como respuesta “magia” sencillamente). Aun as eran muy buenos amigos, ya prcticamente la consideraba como una hermana y Marco pensaba que as lo consideraba Star igual.

De su mundo no saba mucho a excepcin que tena lugares muy peligrosos como sus bosques, haba magia, vivan en lo que el comparaba en una especie de edad media con magia de verdad, y que en su historia hubo una colonizacin que le pareci un poco sospechosa, trato de estudiar el libro de su amiga un poco ms pero solo exaltaba exageradamente el triunfo de los habitantes de Mewni, en el fondo senta que faltaban varios pedazos de esa historia, adems que no pudo evitar sentir algo de lastima por los monstruos retratados en esas historias.

Sus padres le haban inculcado historia de su pas natal, a pesar de que l haba nacido en E.U.A. su familia era de ascendencia latina, especficamente de Mxico, y saba que muchas veces la historia era muy injusta con los perdedores. Grandes civilizaciones y conocimientos perdidos por la conquista a los pueblos indgenas, pensar que remotamente aquellos monstruos llegaron a pasar por algo parecido le pareca un poco irnicamente coincidente as como triste.

Pero eso era pasado, cientos de aos de los acontecimientos que ocurrieron un da a lo que viva en la actualidad.

Ahora tena otras cosas las cuales deba preocuparse, como por el hecho de que haba terminado secuestrado por los secuaces de Ludo y un hombre lagarto. El cual demostraba ser mucho ms listo que Ludo y sus anteriores intentos de quitarle la varita a Star.

Simplemente verlo con su traje elegante de abogado le daba mala espina.

Solo fue cuestin de tiempo para que Star llegara para rescatarlo atacando a todo los monstruos a su alrededor. Adentro de su celda de paredes de cristal miro a su amiga atacar a diestra y siniestra lanzando hechizos apartando e inhabilitando a sus contrincantes a la vez que lanzaba potentes hechizos destructivos contra su celda, que aunque pareca hecha de un material frgil era ms dura que cualquier cosa que hubiera conocido.

Otra cosa que le sorprendi era verla junto a Sapo Toro como su aliado, o al menos eso pareca, ya que este golpeaba a sus mismos compaeros y ayudaba a Star cubrindole la espalda.

Era un da de sorpresas. Pero esta no sera la ms grande.

Hubo un punto en que Star se puso seria, ninguno de sus ataques anteriores haba logrado ni siquiera hacer algn rasguo en la celda de Marco. Era frustrante, en parte por no haber sacado a Marco y por otra que su magia no funcionara contra aquellas paredes que no se doblegaban ante ninguno de sus hechizos.

Ocurri algo extrao cuando se concentr en su ltimo ataque, sus corazones en sus mejillas y sus ojos brillaron as como la estrella de su varita. Hubo un momento de silencio mientras todo el mundo observaba aquel cambio en Star.

Marco apenas y tuvo tiempo de agacharse cuando un nuevo rayo de magia choco contras las paredes de su prisin, esta vez teniendo xito.

Esto pareca ser el final, ahora solo tenan que escapar de ah y… Star lo haba tirado al suelo de la emocin.

-Lo siento. Estaba emocionada. Vamos! Tenemos que salir de aqu- La rubia extendi su mano para ayudar a su amigo a pararse, pero ninguno se percat como las paredes crecan nuevamente hasta que fue demasiado tarde.

El brazo del chico quedo atrapado en la pared en un apretn de muerte que lo insto a jalarlo antes de que ese cristal o lo que sea lo terminara cercenando. Marco segua atrapado dentro de la celda.

Star gruo molesta lista para dar un con un nuevo hechizo o intentar ese ltimo, sea lo que haba hecho antes haba logrado romper esa cosa, si lograba hacerlo de nuevo la rompera, pero no estaba segura que era lo que haba hecho. Antes de que volviera a intentarlo uno de los monstruos la logro capturar abrazndola por la espalda y de reojo vio a Sapo Toro en el suelo, aunque la situacin se mostraba desfavorable no se rendira.

-Detente-

Pero ella no tendra que patear o repartir golpes, ya que ese tal Toffee que haba echado a Ludo de su propio castillo haba detenido a su ahora secuas, el cual la haba soltado con el gesto de aquel lagarto.

-Esa no es la forma de tratar a nuestra invitada de honor- Toffee se levantaba del suelo y se recargaba en la mesa a su lado.

Saba que la princesa de Mewni era impulsiva pero al menos llego a pensar a que llegara con un mejor plan que entrar gritando y lanzando hechizos, uno de estos hechizos literalmente lo haba golpeado de frente y volado uno de sus brazos, nada que sus poderes regenerativos pudieran solucionar, solo deba concentrarse un poco y en cuestin de segundos tena un nuevo brazo.

El dolor era un pequeo sacrificio capaz de aceptar con tal de cumplir su objetivo, haba sido paciente por tanto tiempo.

…l no era como Ludo o como cualquiera de los villanos a los que Star y Marco haban enfrentado. Agarro el control sobre la mesa y lo aplasto, al instante la celda que contena al humano empez a descender al suelo, tomando en cuenta que este an estaba adentro esto significaba una muerte por aplastamiento quedando como papilla.

-No, no, no, no, no!- Esto no era justo, haba estado tan cerca. Star en un momento de desesperacin trato de parar con sus propias manos el movimiento de la celda, lo cual era absolutamente intil -Detente, detente, detente, detente!- recordando que an tena la varita en mano se posiciono de nuevo para lanzar un hechizo, pero la suave y calmada voz de Toffee la detuvo.

-Eso no funcionar de nuevo- Toffe se quit la corbata y la coloco en su maniqu, luego se sent en la mesa –ese cristal es ahora dos veces ms fuerte- le informo tranquilamente a la princesa mientras dejaba que el hombre gallina acomodara su asiento y le dedicaba una mirada mordaz a la mosca gigante al tratar de nuevo de colocar esos ridculos cojines en su asiento.

-No te preocupes Star. Creo que lo tengo- Marco estaba igual o ms desesperado que su amiga, pero aun as trataba de conservar la calma y en un pequeo intento calmar a su amiga con sus palabras igual.

Poda intentar con todas sus fuerzas pero esas paredes seguan bajando ms y ms.

No era un monstruo, no tena ni sper fuerza ni magia, era un simple humano, y en este momento como ultima revelacin le pesaba casi tanto como el peso de aquel techo que lo intentaba aplastar hasta morir, pero eso no quera decir que se rendira.

Star salto a la mesa y miro directamente a los fros y reptilineos ojos de ese monstruo, hara lo posible por salvar a Marco, era su culpa al fin de cuentas que este hubiera terminado atrapado aqu.

Si l quera la varita de su familia, pues la tendra. Aunque en el fondo pensaba con esperanza y cierto calculo que las cosas saldran bien, una vez que dejara de aplastar a Marco y lo dejara salir ella se encargara de patearle el trasero escamoso a Toffee y recuperara su varita, salvara el da y regresara a su vida en la Tierra junto a su amigo y familia.

Una victoria ms para Star Butterfly contra su lucha contra los malos. Siendo la herona una vez ms. Creyendo hacer lo correcto.

-De acuerdo. Tmala- solt la varita sobre aquel plato frente a su enemigo. Tal vez haba ganado esta vez pero no dejara mostrarse derrumbada, perdida o derrotada, tena orgullo despus de todo –ahora deja salir a Marco-

En un pequeo lapso pudo ver a Ludo tratando de saltar sobre la mesa para arrebatar la varita desprotegida, pero tan rpido como ocurri el hombre pollo lo tomo dentro de su pico como un pequeo gusano.

-Crees que soy como Ludo?- pregunto el hombre reptil dedicndole una mirada ligeramente irritada ante la sola idea de tal comparacin con aquel pattico villano –Trgatelo- ordeno al hombre gallina que en un par de movimientos termino de tragar a su ex – jefe.

Estiro su mano derecha pero no toco aquella varita, solo empujo el plato delante los pies de una sorprendida Star.

Qu era lo que estaba pasando? Era la pregunta que ms de uno se preguntaba en esa sala.

-No quiero tu varita. Destryela- explico con calma Toffee, por fin revelando su verdadero objetivo.

-Qu?- Marco y Star tuvieron la misma reaccin.

Esto era algo completamente inesperado, impensable, Star casi retrocede ante la sola mencin de destruir la varita de su familia, el objeto ms valioso de la familia real, el cual haba permanecido por generaciones y generaciones a cada princesa y reina de su familia.

-Sorpresa!- por primera vez dejo que sus emociones fluyeran sinceramente en sus expresiones, Toffee no pudo evitar sonrer con todos sus dientes afilados y su afilada mirada con solo ver la desconcertada y perdida mirada de la princesa Mewnideana. Eso de por si se deja permitir sentir como un logro. Pero suficientes de sonrisas, regreso a sus facciones serias para continuar con su trato con la princesa.

-No puedo. Ni siquiera s cmo-

-S, si lo sabes. Es el primer hechizo que tu madre te enseo- despus de eso Toffee pudo apreciar una expresin algo desolada en el rostro de la rubia frente a l.

-El hechizo del susurro-

-Exacto… Marco est esperando-

Star giro su cabeza para ver a su amigo aun luchando contra el techo ya prcticamente aplastndolo contra el suelo, tena una mirada asombrada y desesperada, Star jams haba visto una mirada as antes, o tal vez s, pero no de alguien a quien le importara.

-Star?- susurro Marco a su amiga.

Marco saba que lo que le estaban pidiendo a Star era demasiado duro, un sacrificio de lo ms difcil. …l se senta culpable, si hubiera estado ms alerta estos monstruos no lo hubieran capturado y Star no tuviera que renunciar a su varita.

Los ojos de la chica se cristalizaron por las lgrimas que estaban a punto de salir. Cay de rodillas frente a su varita y la tomo entre sus manos.

-Lo lamento- gimi mientras un par de lgrimas corran por sus mejillas –lo lamento Marco, no puedo-

-Star?!- con esas palabras algo dentro de Marco se rompi, quizs un par de huesos por estar comprimido contra el suelo, pero tambin profundo dentro de l, en su pecho, no las costillas, se desgarro.

Miro directo a su amiga incrdulo con esa decisin, realmente ella… lo dejara morir por su varita?

-Decepcionante- el nico no sorprendido con aquella decisin era Toffee, no solo haba sido paciente para llegar a este punto de su plan, sino que tambin se haba preparado mentalmente en dado caso que esto hubiera ocurrido.

Sinceramente hubiera estado encantado con resultados ms favorables. La princesa arrinconada y derrotada haciendo lo que se le pide, diciendo el nico hechizo capaz de matar, literalmente, la magia de su varita en un acto noble para salvar a su preciado amigo, tambin sabia de las consecuencias de esto, una reaccin en cadena al matar la magia de la varita provocara una increble explosin aniquilando todo a kilmetros a la redonda, por eso escoger el castillo de Ludo y sus secuaces haba sido lo mejor, a su alrededor no haba nada y estos buenos para nada a nadie los extraara, poda ser un villano en esta historia pero sacrificios innecesarios no estaban en sus clculos, no como otras personas.

Pero eso era esperar demasiado de alguien de la realeza de Mewni, por momentos pens que la princesa Star sera diferente, pero obviamente era del mismo rbol podrido incrustado de joyas que su familia.

Bueno, era una persona altamente preparada, as que si tena un plan B no era sorpresa, si no poda orillar a la princesita a eliminar su varita, tendra que recurrir a mtodos ms drsticos, eliminar a la portadora de esta. Eliminar la ltima descendiente de esta en realidad era el C, capturarla y hacer que la reina dijera el hechizo del susurro era el B, pero no estaba de humor en ese momento de lidiar con todo un ejrcito y a una reina obviamente mucho ms testaruda que su propia hija por lo que sera mucho ms difcil orillarla a matar la magia de la varita y aun con su hija amenazada de muerte no dara su brazo a torcer tan facilmente.

Matar a la princesa traera muchos problemas, pero egostamente tambin le traeran cierto alivio, sin ms descendientes esa maldita estirpe ya no tendran portadores de la realeza para cagar con esa varita mgica, matar a la hijita del rey y la reina sera una buena venganza tambin.

-Bueno, dile adis a Marco- ofreci el hombre reptil para que mirara de nuevo a su amigo.

Star volvi a ver a su amigo que la miro fijamente, ya sus ojos no eran de desesperacin sino tambin de dolor, no solo fsico sino emocional, se miraba traicionado, triste, como si sus ojos se volvieran dos pozos oscuros y profundos sin brillo.

-No!- aparto la mirada y abrazo la varita, esto no deba terminar as –sultalo ahora!- exigi la joven princesa.

-Ya te dije mis condiciones seorita Butterfly- espero un segundo, quizs esta princesa caprichosa hara lo que quera o quizs no, estudio de nuevo su cara, ese era el rostro de alguien que hara algo muy imprudente.

Desde cundo Star Butterfly dejaba que sus enemigos le dijeran que hacer? o cualquier otra persona?

En un rpido movimiento disparo nuevamente contra ese tal Toffee, le demostrara lo fuerte que era, lo derrotara y podra rescatar a Marco, tena que actuar rpido, o si no…

Se movi rpidamente esquivando fcilmente aquel rayo narval, esta nia deba aprender un par de cosas, volc la mesa arrojando a la rubia al otro lado de la habitacin pero gracias a los rpidos reflejos de la joven no sufri un gran dao.

-Ughh!- un quejido de dolor se escuchaba al fondo.

Marco ya no poda respirar, la presin sobre su cuerpo era cada vez peor, no poda evitar soltar lgrimas de dolor, frustracin y tristeza. Este sera su final?

Toffee miro al humano, sus ojos le recordaban a muchos aos atrs, en un triste pasado donde cientos de creaturas sufrieron la crueldad de tiranos sin corazn. Bueno, en este punto poda admitir que no era mucho mejor que ellos, pero al menos no lo negaba o aparentaba ser mejor u otra cosa con pomposos vestidos o brillos engaosos.

Podra ser considerado ser una vctima ingenua de lo que aparentaba ser la realeza de Mewni como muchas otras antes que l.

Giro un poco ms la cabeza y ah encontr al primer y nico verdadero estorbo que se encontr en ese castillo, Sapo Toro, pero no le sorprenda encontrarlo ah, pero si lo que llevaba encima.

-Que… interesante sorpresa mi ex – colega- dio un pequeo paso acercndose a uno de esos pequeos renacuajos luminiscentes, cerca de una docena haba si miraba bien –acaso es el da de llevar los hijos al trabajo?-

-Aljate de mis bebs!- gruo amenazadoramente el monstruo con cara de sapo y cuernos en la cabeza, era sabido que la especie de este monstruo tena unos fuertes instintos protectores paternos.

El ex mejor hombre de Ludo estiro sus brazos y recogi a sus renacuajos lanzndole miradas de muerte al lagarto que desde un principio jams le inspiro confianza.

A Toffee jams le agrado este sujeto igualmente, en parte porque poda admitir que era una amenaza potencial en sus planes, sino tambin por su sincera devocin y lealtad a alguien tan patito como Ludo en su momento.

-Te sugiero que te marches, o tus bebs podran salir seriamente lastimados. Un campo de batalla no es lugar para traer a tus hijos- le dijo ms por cortesa a los nios que por algn atisbo de aprecio por esa bolsa de basura andante.

-Grrrr-

Tomo el control en su mano, el mismo que haba provocado esta agona en el humano y aplasto un pequeo botn a su lado.

-Hablo en serio, el campo de batalla puede ser explosivo- hiso una pequea mueca que pasara por una sonrisa pequea, el control en su mano empez a pitar y brillar.

-Star corre!- grito a la chica cuando noto lo que realmente tena en manos Toffee, una bomba, luego de eso se puso a correr, deba llevar a un lugar seguro a sus hijos.

-Sapo Toro?- Star tardo en comprender lo que pasaba, por qu su aliado huia asi -Bomba!-

No solo miro alarmado a Toffee, sino tambin todos los secuaces monstruo a su alrededor, esto es parte del plan?

-Caballeros, fue un placer- las palabras del de escamas grises azuladas sonaban como despedida, lo cual puso en alerta a todo el mundo al igual que ese pitido.

Deban salir de ah inmediatamente o no volveran a vivir un nuevo dia para beber otro batido en su vida.

Mientras monstruos salan huyendo, gritos se escuchaban, Star miraba la oscura sonrisa que se formaba en el rostro de Toffee mientras que el aparato empezaba a brillar en sus manos.

Una potente luz inundo el lugar y una fuerte explosin ocurri. Lo siguiente que se Star supo es que estaba rodeada de escombros, polvo y cenizas. Por auto reflejo la princesa haba utilizado su varita y creado un escudo para protegerla de la destruccin.

Cenizas, polvo y escombros era lo que la rodeaba, los monstruos secuaces haban huido, Sapo Toro con sus renacuajos tambin, Toffee se haba quedado a ver el show por lo que el probablemente era parte de todas esas cenizas que le rodeaban, ahora estaba sola y…

-MARCO!- corri a donde haba estado la celda de su amigo.

Solo haba cuatro cristales los cuales se haban encontrad en las esquinas de la celda de Marco, y un piso hecho de ese cristal aparentemente irrompible, pero ningn rastro del castao.

-Marco! No, no, no, no!- empez a golpear con desesperacin aquel piso, antes techo, de cristal.

Esto no estaba pasando, definitivamente no debera estar pasando.

Marco no estaba, no debera estar, si tan solo…

Si tan solo hubiera hecho lo que esa cara de lagarto quera Marco estara junto a ella en esos momentos, pero no era as, y Marco estaba… estaba sobre Marco o… lo que quedaba de l?

Ante la grotesca idea se levant del lugar y miro con horror el lugar que haba estado golpeando.

-No, esto no puede ser verdad. Oh Marco, lo siento, lo siento mucho- Star se derrumb y lloro como jams en la vida haba llorado. No escucho el relinchar de los caballos o el galope de los cascos de los unicornios y caballos acercndose, tampoco escucho aquellas voces llamndola por su nombre hasta que su padre desmonto y se acerc a ella y la agarro de los hombros.

-Star? Cario que pasa?!-

-Pap? Qu haces aqu?- todo pareca tan irreal, apenas acababa de procesar todo lo que estaba pasando y ah estaba su padre delante de ella, Cundo haba llegado?

-Los seores Daz me llamaron usando tu espejo- le explico su padre, su hija pareca estar en shock, esto ya lo haba visto en guerreros despus de una traumante y agotadora batalla, el mismo lo vivi en alguna de sus primeras aventuras.

-Los seores Daz!-

Oh no, no, no, los seores Daz, ellos que haban sido tan buenos con ella desde el primer da, Cmo se los dira?

-Star, querida Dnde est Marco?- uno de los caballeros pregunto montado en un unicornio de guerra, tena una voz muy familiar –Soy yo querida, la seora Daz- dijo el jinete quitndose el casco y mirando con preocupacin a Star.

A su lado un caballero tambin removi su casco demostrando ser su pareja y padre de Marco.

Al ver sus rostros la culpa la inundo en todo su pecho y el peso de sus acciones le recordaban que tan grandes haban sido las consecuencias de sus acciones, no aguantando ms la princesa de Mewni se puso a llorar mientras abrazaba fuertemente a su padre.

Por su culpa ella haba perdido a su mejor amigo, y por su culpa los seores Daz haban perdido a su amado hijo.

*+*+*

~La bondad y la comprensin a veces se encuentran en los lugares ms inesperados~

Le dola todo el cuerpo y la cabeza, cuando abri los ojos se encontr en un lugar oscuro apenas iluminado por una tenue luz.

Dnde estaba? Qu haba pasado?

Miro al lado de su cama, la cual realmente no se senta como su cama y vio una lmpara de lava muy extraa. Enfoco mejor la vista y lo que realmente vio no era una lmpara de lava si no un frasco con una figura similar lleno de pequeos insectos parecidos a lucirnagas, eso no lo tena al lado de su cama.

Se incorpor a pesar que su cuerpo gritaba de dolor que siguiera acostado y dejara de moverse, pero no poda seguir ah, donde quiera que fuera ese lugar.

En este punto era claro que esta no era su casa, y muy probablemente tampoco su dimensin si los insectos le daban cierta pista.

Cuando encontr una puerta por un momento temi que esta estuviera cerrada con seguro, pero al girar el pomo esta se abri al primer intento, al salir no se encontr con ninguna mazmorra o prisin, sino con una sencilla casa de madera con algunos muebles rsticos pero a la vez elegantes, las ventanas filtraban una luz tenue del exterior.

Llegando a la puerta de entrada, o lo que supona la puerta principal de la casa.

-Definitivamente no estoy en mi mundo-

Frente a l pudo ver un porche que serva como pequeo muelle, cosa practica y muy til si tomabas en cuenta en donde la casa se encontraba, pues este lugar pareca ser un pantano como en los que aparecan en los documentales de vida salvaje o en las pelculas donde los protagonistas eran atacados por cocodrilos gigantes. Pero este no era un pantano de la tierra, el agua era de un color diferente, las plantas aunque con cierto aire parecido con algunas plantas terrcolas muchas de estas tenan colores diferentes y tamaos mucho ms grandes.

Era un poco escalofriante como el bosque de Mewni, pero tambin con las luces del atardecer, aquellos insectos como lucirnagas volando de un lado a otro, tena un aspecto algo bello.

-Buenas tardes. No esperaba que te levantaras tan pronto-

Giro rpidamente su cuerpo para encontrar de nuevo al hombre lagarto que le haba capturado.

-T!-

Toffee se encontraba sentado en una silla recargada en la pared de la cabaa del pantano, al lado una pequea mesa con una botella de cristal llena de un lquido turbio con un pequeo baso para servirse dicha bebida, un poco de agua de pantano del oeste de Mewni era refrescante despus de un da agotador.

Pudo dejar al humano morir en esa celda, aplastado por el techo irrompible de su prisin, en lugar de eso lo haba sacado en el momento justo antes de que la bomba hubiera explotado y trado con l a uno de sus escondites. Ya haba mencionado con anterioridad hacer victimas innecesarias de sus planes, la muerte de este humano no le traera ningn beneficio a sus planes, aparte de una carga de culpa y tortura emocional a la princesa de Mewni, pero igual pasaba por la momentnea desaparicin de este.

Vio al chico tratar de ponerse en posicin de combate pero rpidamente tubo que agarrar su abdomen con gesto de dolor.

-Te sugiero que te relajes, no todos los das eres aplastado por un techo-

-Por qu debera calmarme teniendo a mi secuestrador frente a m?-

-Debo informarte que ya no te tengo en calidad de rehn, cumpliste ya ese papel y ya ambos nos dimos cuenta que no funciono. Star Butterfly lo dejo muy en claro con su decisin-

El recuerdo de su amiga… no, los amigos no te dejan morir as, bueno, estaba vivo, pero en ese momento sinti que Star lo haba dejado morir, ella haba tomado una decisin y esta no era l, claro que no, haba escogido conservar su barita, su magia mientras l haba sido aplastado lentamente hasta su posible muerte, recordar eso dola mucho ms que las posibles heridas fsicas que tena en el cuerpo en esos momentos.

Todos los buenos momentos, los felices, los divertidos, las aventuras o los fastidiosos fueron opacados por esa ltima decisin de Star.

Una parte de l trataba de ser comprensible como en las mayoras de las veces con Star, pero esto no era como las veces en que su falta de comprensin de la cultura terrcola o su imprudencia los metan en problemas, esto se haba tratado de su vida. Poda decirse que esa haba sido una difcil eleccin, la varita haba sido una reliquia familiar, tena magia poderosa, y obviamente haba crecido muy apegada a utilizarla hasta el punto de que haba das en que no haca nada sin utilizar su magia para hacerlo.

Pero haba escogido sobre la vida de su “mejor amigo” por conservar la magia de su varita.

Se senta tan triste, tan mal, tan decepcionado, tan… Cmo poda llamar a esto?

-Si te sirve un poco de consuelo humano, no eres el nico que fue traicionado o daado por la realeza Mewni- comento el reptil al ver como el mar de tristes y desastrosas emociones saliendo fcilmente a travs de las facciones del joven humano.

-Qu?-

O si, esa es la palabra que buscaba, traicionado, as se senta. Haba confiado en Star, haba hecho muchas cosas con y por ella, se preocupaba tanto por su seguridad tanto como la suya propia o quizs un poco ms.

Cuando la conoci pens que era una chica extraa, mucho ms que todos los estudiantes de intercambio que alguna vez tuvieron que vivir en su casa, tambin que era problemtica, pero luego decidi que no sera tan malo, incluso se tomaba muy en serio ayudarla a adaptarse en su tiempo en la Tierra.

Se senta tan perdido, triste, dio unos pasos a la orilla de ese pequeo muelle y se sent en el borde. No miraba la apacible vista del pantano o las lucirnagas a su alrededor, su mirada sin brillo no miraba nada, repasaba una y otra vez lo ocurrido en su mente.

Toffee observ al humano, poda sentir un atisbo de lastima y hasta una pisca de empata por el muchacho, pero nada ms, a pesar que el muchacho en ese momento aunque jams lo admitiera en voz alta le recordaba un poco a l mismo de joven, pero muchos aos de eso, ahora deba dedicarse a planificar una nueva estrategia, ahora con la cabeza un poco ms fra poda admitir que volar el castillo fue un poco precipitado, con la magia de la varita era obvio que la princesa se salvara fcilmente, al menos con esto haba ganado algo de tiempo haciendo creer a sus enemigos que haba muerto, bueno, hasta que el humano regresara a su mundo y contara que segua vivo.

Tomo otro buen sorbo de agua de pantano fermentada, por su grado de toxicidad poda ser considerado como alguna bebida con alcohol para algunas creaturas.

Los resultados haban sido decepcionantes pero no se senta realmente derrotado, solo haba esperado demasiado de una princesa caprichosa y egosta, Qu ms se poda esperar de la autoproclamada realeza de Mewni?

Por un momento pens que Star sera un poco diferente a sus ancestros.

Se par y se adentr a la casa, dejara al muchacho con suficiente libertad como para que intentara escapar, eso realmente no le importaba, si era lo suficientemente listo, cosa que con su tiempo observando a Star en la Tierra y su refugio era obvio que contaba con algn grado de inteligencia, encontrara la forma de salir del pantano hasta a uno de los asentamientos humanoides donde podra pedir algo de ayuda o conseguir una forma de regresar a su mundo, ahora deba pensar en cules seran sus siguientes jugadas.

Se tom su tiempo adentro de la cabaa repasando viejas anotaciones, algunos esquemas de posibles planes viables de acuerdo a las condiciones del momento. Que alguien de la realeza, especialmente la princesa actual portadora de la varita, hubiera dejado el castillo para habitar en otro mundo con tan pocas defensas haban sido unas de las condiciones ms favorables hasta el momento en aos, en siglos en realidad.

Despus de su ltimo plan tendra que ver cual seran las reacciones del rey y la reina y actuar de acuerdo a esto, estos podran decidir dejar a su hija aun en la Tierra, podan decidir trasladarla a otro reino, tambin podran escoger regresarla a su hogar o incluso haba la posibilidad de enviarla hasta el reformatorio para princesas caprichosas Santa Olga.

Cerca de la media noche decidi tomar algo de aire fresco de pantano, no se esperaba que se encontrara al humano ah afuera, en la misma posicin y lugar en que lo haba dejado. En este momento ya lo pensaba en los lmites del pantano con algunos rasguos.

Se acerc al humano, estaba planteando ofrecerle en un gesto cortes devolverlo a su dimensin, estando a su lado pudo ver su rostro, por la ligera humedad en sus mejillas poda decir que estuvo llorando y por su mirada era obvio que an segua afectado por lo vivido.

-Desde cundo habas planeado esto?- pregunto Marco antes de que Toffee hablara.

La pregunta le sorprendi un poco, no esperaba que le preguntara sobre sus planes en este momento.

-Los ltimos intentos de Ludo parecan ms pensados que su habituales intentos de ataque contra Star, era por ti verdad?-

Saba que el chico era listo pero no esperaba que fuera igualmente observador, tanto para llegar a esa conclusin por s solo.

Marco haba estado unas buenas horas pensando, solo pensando, tanto que no le import cuando oscureci o el aire del pantano se volvi algo frio. Pens no solo en lo que le hiso Star si no tambin en todo el tiempo que convivio con ella as como los atentados de Ludo contra Star.

-Qu fue lo que te hicieron la familia Butterfly?-

No era Por qu no queras la varita? O Por qu queras destruirla? Esta pregunta iba directo al origen del problema. Este chico le sorprenda un poco.

Tena la opcin de no responder, no le deba nada a ese chico, pero decidi contarle algo de historia, historia verdica y no llena de mentiras como en los libros abundaban.

-Cuando los supuestos primeros habitantes de Mewni llegaron a estas tierras creyndose con el derecho de llamarla suya la encontraron ya habitada por otros seres muy diferentes a ellos. Ellos los consideraron creaturas inferiores, barbaros, sin cerebro, ciertamente haba algunos que encajaban con esas caractersticas, pero haba otros que claramente eran de una capacidad intelectual similar e incluso superior, pero eran diferentes, tenan garras en lugar de dedos, colmillos en lugar de dientes, no eran agradables a la vista de los nobles conquistadores, eran monstruos-

Marco observ al hombre lagarto a su lado, este no le devolva la mirada, miraba el pantano como l lo haba estado haciendo hace unos momentos. En realidad haba tenido sus sospechas desde que Star los hiso interpretar el da de independencia de Mewni, el sujeto a su lado se las estaba confirmando.

-Haba una reina con su corte y su pueblo de campesinos desembarcando y establecindose en los las tierras ms frtiles, en las menos hostiles tambin, pero obviamente deban expulsar a las “pestes”, como empezaron a llamar a los habitantes originarios de esos lugares, pequeos pueblos, tribus y familias de creaturas que por no estar mejores adaptados a los otros entornes habitaban esos prados y bosques menos peligrosos, obviamente plantaron lucha pero superados en nmero y amenazados con armas de acero y metal, cosa que antes no haban visto, la mayora fueron asesinados y obligados a huir. De los sobrevivientes de estos pueblos los dems monstruos se enteraron de esta hostil invasin, se empezaron a preguntar si sus bosques seran los siguientes, si sus familias tambin sufriran la misma suerte. Algunos debatan en ir directo a la batalla y expulsar a los invasores o enviar a alguien a cuestionar sus intenciones. Mientras tanto los colonizadores hacan sus casas y castillos sobre las tierras que haban robado a sus antiguos propietarios-

Marco ya poda concluir por el tono frio de voz y una mirada afilada que ese relato lo estaba tomando muy personal para su narrador. Era comprensible, estaba hablando de la historia de su gente, de su mundo, cuando hablaban de la conquista, de los europeos llegando a Amrica, no haciendo cosas muy diferentes a lo que Toffee le estaba narrando, l tambin se sinti triste y dolorido por esa clase de pasado.

-Hubo peleas, hubo intentos de negociacin, pero para ellos seguamos siendo simples monstruos, no tenamos los mismos derechos solo porque ellos lo decidieron. Hubo tantas muertes en ambos bandos que era ms la perdida que la ganancia. Ambos bandos empezaron a reflexionar que si esto no se detena pronto no habra nadie quien habitara Mewni, se decidi que ambas partes se encontraran en los lmites de un bosque, un lugar neutro para negociar, la reina haba perdido a ms de la mitad de su ejrcito, por lo que trajo para escoltarla a ms de la mitad de los campesinos que la acompaaron en su colonizacin como parte de su escolta, por lo que por la parte de los monstruos decidieron ser justos y no traer armas sabiendo que estaban enfrentando civiles, y liderando a su grupo escogieron a los ms sabios y fuertes, estos se encargaran de negociar con estos invasores para detener toda esta matanza. Pero sorpresa, todo haba sido una trampa, se saba que la reina tenia magia, pero no que tan fuerte era o que alcance tenia, por lo que nadie espero que convirtiera a sus campesinos en fuertes soldados de su ejrcito en cuestin de segundos fuertemente blindados y armados de pies a cabeza, la balanza rpidamente estaba inclinado del lado de la reina y sus nuevos soldados frente a un grupo de sorprendidos y desprotegidos monstruos. Tal vez ya hayas escogido de ese da, ellos la conocen como el da de independencia de Mewni, nosotros la conocemos como el da de la masacre de los monstruos, literalmente eso fue lo que ocurri. As que la reina gano, los monstruos sobrevivientes tuvieron que lidiar con la derrota y tratar de sobrevivir en su propia tierra tratados con desprecios por los invasores, siempre en una delgada tensin latente en la que si un da estos recordaran sus das de gloria obviamente trataran de volver a recuperar sus tierras, tal vez por eso llevaron a la actual princesa a la tierra, sus constantes tratos hostiles contra los monstruos estaban provocando lo que generaciones de reinas haban tratado de evitar que ocurriera de nuevo, una sangrienta guerra, pero esta vez son tiempos ms modernos, obviamente sus aliados con otras dimensiones veran con malos ojos que volvieran a repetir ese tipo de historia-

-Era por eso?- pregunto el humano sorprendido por el relato y que este hubiera hablado tanto, con esto le llegaron muchas respuestas al igual que dudas, cuando recibi la mirada fra de su interlocutor supo que su pregunta haba sonado como si escuchar la masacre de toda una civilizacin no era importante, lo cual si era –Digo, s que es horrible lo que paso, incluso en la Tierra cosas muy parecidas pasaron, no entre monstruos y humanos, o sea lo que sean Star y su gente, sino entre humanos, civilizaciones ms avanzadas dominando a los indgenas de las tierras conquistadas, pero de eso han pasado siglos seguramente, vengarte de la realeza por algo que paso por un ancestro suyo es cargar un rencor y odio demasiado pesado-

-Ciertamente han sido siglos muy largos, pero siendo que yo mismo viv esa historia no puedo olvidarla-

Eso quizs era lo ms sorprendente que le haba dicho esa noche Toffee, si es que deca la verdad entonces el hombre lagarto a su lado quizs tendra mil aos o ms.

-Cunta edad tienes?-

-Los suficientes para saber los hechos reales de la historia de Mewni. Mi padre fue quien liderara las negociaciones entre los monstruos y la reina, en su lugar fue el primero en morir en esa masacre-

Ahora le quedaba ms claro porque tanta dedicacin en su venganza. Tanto para observar lo suficiente como para secuestrarlo y suponer que podra ser una debilidad de Star, tanto como esperar aos en busca de una retribucin por lo que le paso a l y su familia.

Era triste, pero tambin comprensible, no es lo mismo pensar en lo que paso hace aos sin relacin a algo que viviste en carne propia.

-Yo… lo siento-

Qu tanto poda expresar con ese simple lo siento? Un lo siento por la prdida de su padre, por haber tenido que sufrir una clara injusticia y una masacre hacia su gente, por aos de dolor. Un simple lo siento quizs no podra expresar todo eso, pero aun as lo senta.

No esperaba escuchar esas palabras del chico que haba secuestrado y amenazado con aplastar hasta morir, al parecer aun poda recibir un par de sorpresas en su vida.

Se quedaron en silencio despus de aquello, observando el pantano iluminado por el par de lunas de Mewni y las lucirnagas. Ambos tenan mucho que pensar.

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).