Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

La peor traición por minima

[Reviews - 134]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo: Pues los invito a leer mis otros fics y a ver algunos videos que e empezado (lo que quiere decir que no son muy buenos) en youtube con el nombre de iranea barrera, tal vez puedan sugerirme algunas cosas también.
~3~

Despus de despedir a su invitado inesperado se qued un momento ms reflexionando en su porche, normalmente no era tan comunicativo con extraos, mucho menos dando indicios de su pasado o de los motivos que impulsaban sus acciones, poda culpar a su leve grado de intoxicacin y embriagues por haber bebido medio botella de agua de pantano fermentada, lo cual haba soltado un poco su lengua, pero la verdad era que ese pequeo terrano le haba provocado quiralo o no cierto nivel de empata por as decirlo.

Cosa difcil de hacer tomando en cuenta que haba endurecido su corazn desde haca aos.

Incluso con los de su propia gente o especie no haba experimentado esa clase de emocin en mucho, pero realmente mucho tiempo.

La que alguna vez fue una prospera sociedad estaba en decadencia, lo que pudo haber sido fue brutalmente borrado por la codicia de fros invasores, la mayora de los monstruos eran un atisbo de la orgullosa especie que eran, pocos podan conservar la gloria de lo que alguna vez fueron antes de su invasin, ahora muchos eran como Ludo y tu pandilla de inadaptados.

La mayora viva inconforme con su situacin pero nadie hacia realmente nada para cambiarla, tenan pocas opciones para desarrollarse y muchos haban terminado siendo orillados a ser “los malos” para sobrevivir, como robar, ser de los que contratas para un trabajo sucio, estafar, dedicarse a negocios poco bien vistos, denigrarse, etc.

Pocos tenan exitosas vidas en esta que era su dimensin natal, su planeta nativo, por lo que no solo matanzas tuvo que sufrir la poblacin de creaturas monstruosas de Mewni, si no tambin emigracin a otros lugares para buscar oportunidades de vida mejor. Varios de los de su especie lo hicieron, eran lo suficientemente inteligentes para saber que tenan todo en contra si queran recuperar lo suyo, l lo saba, pero lo suyo no era buscar justicia si no venganza, l si era malo.

Y lo saba.

Los autnticos colonos haban muerto hace siglos, incluso esa fra y cruel reina, pero su descendencia an segua ah atormentndolos. Los pecados de los padres los pagan los hijos, haba escuchado alguna vez a alguien decir, y por muchos aos estaba inclinado en que su plan A fuera el de matar a “los hijos de los pecadores”, pero sera algo un poco vaco, buscaba algo mucho ms grande, y Qu mejor golpe que golpear en el orgullo de la familia real?

Su amada varita mgica. Bsicamente la vida de ellos giraba en esa cosa.

Destruir ese artefacto se volvi en su motivo de existir, literalmente. Dedico aos de investigacin, estudio y exploracin, descubriendo muchas cosas inesperadas, por ejemplo la razn de la propia emigracin de estos colonos a su mundo. Descubrirlo lo motivo an ms a deshacerse de esa maldita varita.

Poda decir incluso con satisfaccin que saba mucho ms sobre la varita, su historia, sus poderes, sus alcances, que su propia actual portadora.

Hiso un sinfn de sacrificios por la obtencin de esa informacin, esfuerzo y aos invertidos, por lo que saba gente como Ludo hubieran hecho lo que fuera, pero l solo quera destruirla, por eso haba decidido no confiar en nadie, la tentacin era muy poderosa y si a alguien supiera un atisbo de lo que l haba una alta posibilidad de traicin y que fracasaran sus planes.

Haba estado solo por mucho tiempo, tanto por iniciativa propia como por el hecho de que no exista nadie que lo comprendiera, como haba dicho antes la mayora de las personas que participaron en la masacre de los monstruos, monstruos sobrevivientes incluidos, haban dejado el plano terrenal, o los que tenan la capacidad de vivir una longeva vida o hacer que su reloj biolgico corriera ms lento como ellos quisieran, no compartan sus mismos intereses.

Aquel simple “lo siento”, dado por aquel terrano, fue inesperado, y an ms sorprendente, le pareci realmente sincero.

Por una fraccin de segundo, breve y efmera, sinti que alguien le comprenda. Y as como paso, rpidamente se reprendi a pensar en ello, no poda creer que se haba permitido esa clase de pensamientos.

No saba si ese terrano era demasiado ingenuo o demasiado bueno, quizs un poco de ambos. Lo mejor para este sera que no se volviera a relacionar con esa maldita familiar real, no es que lo volviera a utilizar como carnada, aprenda de sus errores y procuraba no volverlos a repetir, pero esas reinas y princesas eran tan egostas y caprichosas que seran mala compaa para alguien como l. Y esto no era compasin o empata, solo era una observacin.

*~*~*
~Cuando buscas das tranquilos, estos no llegan~

De su secuestro haban pasado un par de das, no haba visto a estar desde aquella vez en que su familia vino de visita a dar sus respetos por su aparente fallecimiento, muchos preguntaban por la ausencia de la rubia, cosa que con la que responda que muy probablemente estaba de regreso en su dimensin; solo sus mejores preguntaron por el par de das que falto a la escuela, cosa inaudita en un chico tan responsable como l a menos que estuviera realmente enfermo.

Ferguson y Alfonzo fueron los nicos que se enteraron bien cul fue la razn de su ausencia en la escuela.

-Viejo, en serio existen hombres pollo?- pregunto Ferguson en la hora del almuerzo despus de que terminara su relato.

-En serio es lo que vas a preguntar primero?, Marco fue secuestrado y casi aplastado como waffle- le regao Alfonzo.

-A m tambin intentaron de secuestrar-

-El equipo contrario de fotboll de la escuela porque decidiste postularte para usar la botarga de la mascota, no unos villanos internacionales. No es lo mismo-

-Pero fue igual de traumante, el chiste es no recordar los malos ratos-

-Casi termina a-p-l-a-s-t-a-d-o- volva a enfatizar Alfonzo, en su opinin Ferguson estaba tomando muy a la ligera lo que le paso a su amigo.

-Est bien Al, en algo Ferguson tiene razn- dijo por fin Marco interviniendo en la reciente discusin, a veces ese par discutia como un viejo matrimonio.

-En serio?- pregunto el par igualmente asombrado.

-Si-

-En que los hombres pollo son aterradores?- pregunto el pelirrojo sonriente, no muy seguido le daban la razn.

-Te golpeaste la cabeza muy fuerte con esa aplastada?- pregunto algo preocupado Alfonzo, suficiente tena con las locuras de Ferguson, si gracias a esa aplastada Marco haba terminado tan mal de la cabeza como el pelirrojo no crea que el mismo podra conservar la cordura.

-Los hombres pollo no son aterradores, si fuera hombre gallo tal vez. Y no me golpee tan duro la cabeza. En lo que Fergus tiene razn es que no enfatizar tanto los malos ratos, al final estoy aqu, y pude regresar a casa- lo dijo con una sonrisa pero era ms que obvio que era falsa.

Ah Alfonzo y Ferguson guardaron silencio, ambos conocan de aos a Marco, eran amigos de la infancia desde preescolar.

Marco era un chico bueno, bien portado, sincero, cuidadoso y responsable, entre otras cualidades, pero que ms apreciaban era que era un buen amigo, fiel y tolerante.

Siendo sinceros con ellos mismos el trio no era popular, pero Marco tena el suficiente potencial de resaltar un poco ms que ellos y no ser un completo cero a la izquierda, era listo, pero no un completo oo, cuatro ojos y debilucho como Alfonzo, no era el jugador estrella de la escuela, pero se mantena en forma y practicaba karate, y no era un nerd o chico raro con sobre peso como Ferguson.

Cuando ingresaron en la secundaria de los tres era obvio que Marco estaba ganando cierto atractivo, sino fuera por su timidez, que fuera un chico tan bien portado y responsable, que si fuera un poco ms relajado y algo un poco ms atrevido, pudiera a llegar a tener ms popularidad que el ser conocido por todo su saln como el chico seguridad.

Si Marco fuera un chico distinto del que conocan este al darse cuenta de su potencial hara lo que la mayora de los chicos hacan en busca de popularidad en la escuela, apartarse de aquellas amistades que le estorbaran en su escalera social y llegar a ser popular, prueba de ello era Brittney Wong y Hanna.

Era un hecho casi no conocido en la secundaria en estos das a menos que hubieras compartido preescolar con ese par, pero Brittney y Hanna haban sido las mejores amigas en aquella tierna infancia, eran unidas como mantequilla de many y mermelada en un mismo sndwich, siempre jugaban juntas a la princesa y al monstruo, obviamente Brittney siempre seria la princesa y Hanna amaba hacer el papel del monstruo custodiando a la princesa, Brittney siempre invitaba a Hanna a sus fiestas, y Hanna siempre le contaba las cosas raras que ella se iba enterando.

Luego de preescolar y llegando a la primaria las cosas cambiaron en ese par, ah los nios se enteraron de que haba estos grupos de chicos populares, y si queras ser genial debas pertenecer a este, y algunos no les importaban, pero otros les pareci la cosa ms importante, entre estos nio estaba Brittney que tena el aspecto y los medios como el dinero de sus padres para llegar a ser una chica popular, comprando cosas para estar a la moda, vindose bien en todo momento, siendo admirada por sus compaeros y otros nios, pero haba un problema para alcanzar la cspide de popularidad, tena que empezar a juntarse con otro tipo de nias ms interesadas en su aspecto y que es lo que estaba de moda que una nia que le gustaban las cosas raras.

De la primaria a la secundaria la relacin de Brittney y Hanna se distancio tanto que era como si prcticamente jams se hubieran conocido, ahora estaban en dos esferas sociales totalmente diferentes en la secundaria.

Marco no era como Brittney o cualquier chico o chica superficial, Marco era simplemente Marco, y no se apartaba de la gente que consideraba sus amigos, los protega y era fiel a ellos, solo lo que peda a cambio era que parte de esos sentimientos sinceros fueran recprocos, poda aguantar bromas pesadas, alguna que otra discusin, pero si estabas ah para l como l siempre estaba para ti en los momentos difciles, entonces seria tu amigo incondicional.

Star haba hecho la peor cosa que le podas hacer a Marco Daz, literalmente traicionar su amistad abandonndolo cuando ms te necesitaba, ella lo haba dejado morir prcticamente.

Marco no se recuperara tan fcilmente de ese duro golpe de un da para otro.

-Entonces… realmente tienen en tu casa esa celda donde te capturaron?- pregunto Alfonzo, tratando de continuar la conversacin sin tocar el tema sensible.

-S, de momento es la nueva mesita de caf de la sala ya que es demasiado pesada para mover-

-Sper, podemos ir hoy a tu casa para verla?- pregunto emocionado el pelirrojo.

-Claro, ahora es totalmente inofensiva as que no habr problemas-

=Marco Daz, reprtese en la oficina del director lo ms pronto posible. Marco Daz, reprtese en la oficina del director lo ms pronto posible= reson la voz de la secretaria del director en los altavoces.

-Creen que me estn llamando por faltar a clase?-

-Tal vez solo te llaman para cumplir otro recado del director chico responsable- bromeo Alfonzo, pero era muy probable que fuera eso.

-Preferira que fuera lo primero, no estoy de humor para hacer mandados-

-Te terminaras de comer eso?- pregunto Ferguson sealando el almuerzo sin terminar de su amigo, empanadas de carne picada, se lo haba preparado su madre.

Esos ltimos das haba sido realmente consentido por sus dos padres, preparndole sus comidas favoritas, siendo abrazado constantemente, incluso lo haban dejado a la escuela en coche cosa que haban dejado de hacer desde que empez a utilizar el autobs escolar a mediados de primaria, no se quejaba, era agradable recibir ese tratamiento de sus padres, pero saba que esto se deba mayormente porque an seguan afectados por lo que le haba pasado, haba veces en que le tena que repetir a su madre y a su padre que ya estaba todo bien, que estaba de regreso en casa sano y seguro para tranquilizarlos, haba veces en que se lo tena que repetir el mismo.

-Claro, cometelas-

-Nos vemos luego Marco- se despidi Alfonzo, Ferguson estaba en calidad de bestia devoradora de empanadas as que tena la boca muy llena como para hablar correctamente.

-Nos vemos al rato chicos-

Camino hasta el edificio de las oficinas de la escuela preguntando seriamente si realmente estaba metido en problemas por faltar a clase los pasados das, bueno, haba sido secuestrado, eso debera ser mucho ms que justificable como razn de faltar a clases, pero no tena idea si el director estaba enterado de esos eventos o que si sus padres se haban comunicado con este para dar justificante a sus faltas. Adis historial de asistencia casi perfecto.

Saludo a la secretaria ganndose una sonrisa de esta, no todos los estudiantes que llegaban podan sacarle una, normalmente los que venan con el director eran los chicos problemas y siempre eran un dolor de cabeza haciendo travesuras o comportndose muy groseramente en la recepcin antes de entrar a la oficina del director, pero como Marco era lo ms alejado a un chico problema era muy agradable para la secretara encontrarlo en sus dominios cuando vena.

Con una sea de cabeza le indico que ya poda pasar.

-Me mand llamar director?- abriendo la puerta asomo media cabeza a la oficina esperando a que el director le indicara que pasara, realmente no esperaba que estuviera acompaado y menos por quien estaba acompaado.

-Joven Daz, justo el muchacho que buscaba. Aqu su… alteza real- sealo a la alta y resaltante figura a su lado no muy seguro de como dirigirse a alguien de la realeza, esta era una escuela pblica y las personas de ms alto rango que asistan eran los hijos de algunos empresarios ricos de la ciudad –quiere hablar contigo-

Marco miro sorprendido a la madre de Star frente a l, solo la haba visto un par de veces, el otro da cuando vino a visitar a su familia para dar sus condolencias y algunas veces cuando pasaba por la puerta de Star cuando hablaba con sus padres a travs de su espejo mgico.

Era tan diferente a Star si la comparaba con su hija, era obvio que la princesa haba heredado la mayora de los rasgos fsicos de su padre, el cabello rubio y los ojos azules as como el tono de piel, mientras que la reina Butterfly tena una piel plida casi blanca como la nieve, junto a su inusual tono de cabello azul grisceo como su nombre “Moon”, la hacan parecer una figura plida sacada de la misma luna, una fra y distante luna.

A lo cual tambin nos llevaba a comparar tambin su personalidad, Star era todo sonrisas, alegre, atrevida e ingenua entre otras cosas, mientras por lo que saba de la reina Moon era estricta, de lo que haba contado Star era que su madre tambin era exigente tanto con el comportamiento de su hija como de su marido, tanto como para expulsar a su marido del castillo cuando se peleaban.

Qu rayos hacia la reina Moon Butterfly en la oficina del director? Qu rayos quera ella de l?

-Uh, hola seora Bu… digo, buenas tardes reina Butterfly-

-Buenas tardes Marco Daz, tal vez te sorprenda mi presencia en estos momentos-

-S, un poco-

-Vengo a solicitar tus servicios para una importante cuestin real-

-Disculpe? Es acaso algo de Star?- no pudo evitar preguntar.

Cierta parte de l, aunque ya no consideraba a la princesa de Mewni como amiga y que an segua muy dolido por sus acciones, se preguntaba cmo estaba ella y se preocup al ver a su madre delante de l, debi pasar algo muy importante para traerla aqu, o al menos eso crea.

La ltima vez que vio a Star le cerr la puerta de su cuarto en la cara, en la noche cuando sus padres le cuestionaron porque la princesa se haba ido de la casa con una cara deprimida l les conto la verdad, que ya no la consideraba su amiga y porque era eso, como escogi la varita en lugar de su vida. Como era de esperarse sus padres estaban sorprendidos y por un momento no supieron que decir, ellas apreciaban a la chica y mucho, les costaba creer que la nia alegre y amigable hubiera sido capaz de ello, no se mostraron enojados, sino decepcionados.

Sus padres comprendieron como se senta su hijo, uno de los principales valores que le ensearon mientras creca era la amistad y lealtad, as como la familia, eran cosas muy importantes en su familia, as que le dijeron a su hijo que comprendan como se senta y le sugirieron que no guardara rencor o enojo en su corazn, estaba bien que lo sintiera de momento pero que no se aferrara a l, solo lo daara a la larga.

-Oh no, esto no tiene que ver exactamente con mi hija, aunque tambin est relacionada con estos hechos-

-Qu hechos?-

-El atentado contra la familia real-

-Atentado?-

-Es obvia que el pasado evento en el cual fuiste involucrado era un claro intento de atentar contra la familia real, mi esposo y yo hemos analizado profundamente los hechos y a pasar de que nuestra hija nos brind toda la informacin que pudo an hay muchas piezas faltantes de informacin. Ya que t tambin resultaste involucrado e venido aqu a pedirte a que nos des informacin de los eventos que viviste, algo debes saber que nos ayude a encontrar al responsable-

Fra, esa era la nica manera que hallaba para describir la manera en que le contaba y le peda las cosas. Lo deca como si realmente su relacin de dichos eventos no fuera que lo secuestraron y amenazaron de muerte, bueno en este punto se haba convencido que ese tal Toffee no tena realmente la intencin de matarlo, solo orillar a Star a que cumpliera lo que le peda, pero le dola ese recuerdo ya que ah descubri que no era tan valioso para la princesa como amigo.

Se removi incomodo bajo la mirada fija de la reina, Qu le poda decir a ella? Quera seguir relacionndose con esto?

Saba lo que Toffee haba hecho estaba mal, pero desde su pltica en el pantano su punto de vista no estaba a favor de ningn lado en realidad con respecto a esta ria entre monstruos y esas reinas y princesas con varita mgica.

Realmente lo que quera tomar era un tiempo para s solo y su familia, algo le deca que su relativa tranquilidad seria perjudicada si segua enfrente de esa reina.

Pero solo tena que contestar algunas preguntas y decirle lo que vivi, verdad?

-Pues puedo contarle lo que paso, pero no s si sepa ms de Star sobre esto- dijo sin pensar dejando que su parte cortes hablara para luego recordar su pltica en el pantano con el hombre lagarto.

Star sabra la verdad de su historia familiar? Lo dudaba si crea que la representacin de da de independencia de Mewni que hicieron en su jardn era correcta.

Por qu estaba nervioso? No es que l estuviera haciendo algo malo, solo le dira que fue lo que paso en su secuestro, solo la verdad.

-Estoy segura que cualquier dato que nos des ser de utilidad-

-Bueno, entonces podra comenzar…-

-No, no, no. Aqu no-

-Si gustan les podra dar algo de privacidad en mi oficina?- ofreci el director dirigindose a su puerta para salir, pero un gesto con la mano de la reina le detuvo.

-No es necesario director, me llevare a Marco Daz a un lugar ms privado. Y qu mejor lugar que mi propio castillo?- dijo sacando un par de tijeras dimensionales.

-Qu? No, disculpe reina pero no es necesario ir hasta ah, el director ya ofreci muy amablemente su oficina para responder sus preguntas-

Entre palabras “Ya no quiero viajar entre dimensiones. No quiero ir a su castillo. Quiero permanecer en mi dimensin”

-Tonteras, mi castillo es mucho ms adecuado para la clase de interrogatorio que te vamos a hacer- dijo la monarca Butterfly mientras cortaba el aire y creaba un portal a su dimensin.

Esas palabras no le tranquilizaron para nada, todo lo contrario.

Pues qu clase de interrogatorio era como para que lo tuvieran que trasladar al castillo de Mewni? O era solo paranoia de la realeza?

-Director, Director?- llamo el joven latino a la otra figura de autoridad del cuarto esperando a que dijera algo como “Los estudiantes no deben faltar a clase” “Lo siento su realeza pero no tiene autoridad aqu”

-Eh? Oh s, no te preocupes Marco, yo llamare a tus padres sobre esto. Despus de mi almuerzo claro est-

Enserio?! Por qu los adultos que le rodeaban parecan carecer de carcter responsable?

-Vamos Marco, camina, camina- un par de empujones no muy corteses ni amables hace que el terrcola pierda el equilibrio tan poco elegantemente y cae atreves del portal.

Quin dijo que realeza es sinnimo de buenos modales?

Marco solo haba querido estar en la escuela continuando con un da relativamente tranquilo, no esto.

Algo le deca que su da estara lejos de estar tranquilo.

~+~+~

Se encontraba en una de sus tantas guaridas entre el sin nmero de dimensiones que haba visitado a lo largo de su vida. Probablemente Marco ya les hubiera contado en este punto en que clase de lugar lo haba llevado, los pantanos de Mewni eran singulares y si los habas visitado al menos una vez sabras como ubicarlos, quizs sospecharan ya donde se encontraba su casa en el pantano.

No estaba enojado, Marco no le deba nada y estaba en su derecho de ver decir que fue lo que vio y no.

Solo deba ser ms cuidadoso de ahora en adelante. La paciencia era una virtud que le sala muy bien.

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).