Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Xiumin, mi barista favorito (Xiuhan/Chenhun) por exolove1

[Reviews - 21]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Segunda temporada!!! Por fin está lista!

Sehun miró el reloj del móvil, quizás demasiado nervioso. No podía evitarlo, no solía ir a citas. Con un largo suspiro, se sentó en el sofá esperando. No era la hora de que llegara esa persona, de hecho, faltaban treinta minutos. Estaba tan nervioso que se había vestido antes de lo que debería; bueno, agradecía que su hermano mayor se la pasaba casi todos los días en casa de su novio follando.


Aquel año había sido el mejor de sus vidas, sobretodo para Luhan, su hermano mayor. Muchas cosas habían pasado, otras habían cambiado, pero todo iba para bien. Al menos, así lo veía Sehun. En ese año, la relación que Luhan tenía con Minseok se hizo más fuerte y próspera, tuvieron algunas peleas que solo los unieron más, pero el recuerdo de Luhan llorando por las peleas era lo único malo de ese año.


Sehun no recordaba el motivo de las peleas, solo el de una, y era porque en la cafetería donde trabajaba Luhan había una serie de clientes nuevos que solo iban para molestar y coquetearle, hasta el punto donde literalmente lo manoseaban. Como el cliente siempre tenía la razón, Luhan apenas podía protestar. No le dijo nada a Minseok y eso causó que se pelearan porque Minseok estaba celoso y preocupado al mismo tiempo por Luhan.


Bueno, ahora estaban más unidos. Después de esa pelea, Luhan le contaba sin demasiados detalles que había pasado en el trabajo, tranquilizándole cuando Minseok parecía nervioso por si alguien le podría hacer daño a su Luhan.


Otra novedad que había sucedido en ese año era que uno de los amigos de Luhan que supuestamente era heterosexual, se le había declarado. La cara de Luhan fue épica, pero le rechazó amablemente. Minseok también sabía de eso y lejos de mostrarse celoso, comprendió que Luhan le amaba a él. Más bien le felicitó por ser amable al rechazarle.


Pero todos los cambios no estaban relacionados con Luhan. No. Sehun había tenido algunos cambios en su vida de los cuales Luhan no tenía constancia – y mejor así, si se enteraba lo mataba a él y a esa persona –.


Sehun se había enamorado.


Sí, así como se escuchaba. Se había enamorado de alguien, de esa persona, la persona que lo vendría a buscar hoy aprovechando que Luhan no estaba.


De repente, el timbre de la puerta sonó y Sehun fue corriendo a abrirla.


-¡Jongdae! –Dijo emocionado, el mayor sonrió de lado.


-Aquí estoy, pequeño.


Sehun sonrió, algo sorprendente en él.


.


.


.


Todo comenzó hacía unos meses cuando Jongdae se dio cuenta de algo muy importante. No supo cómo pasó ni cuando exactamente, tampoco como fue el desarrollo de sus sentimientos, pero en algún momento, se dio cuenta de que estaba comenzando a ver a Sehun con otros ojos. Quizás tuviera algo que ver con que pasaban mucho tiempo los dos juntos debido a que Minseok y Luhan desaparecían constantemente, quizás tuviera algo que ver con que a un hombre se le conquistaba por la comida y Sehun estaba aprendiendo a cocinar mejor para poder hacerle de comer o quizás tuviera algo que ver su sexy trasero.


Ese trasero era lo más hermoso que había visto.


Pero pensamientos sucios atrás, Jongdae se había enamorado. Bien, ahora solo quedaba ver como lo disimulaba, porque como Minseok le dijo una vez, el disimulo no era lo suyo y como Luhan se enterara de que se había enamorado de ‘’ su adorado hermano ‘’ y que quería meterlo en su cama, lo asesinaba a sangre fría.


O peor, lo torturaba hasta la muerte.


Pero Jongdae era Jongdae, y sabiendo ahora de sus sentimientos ahora no podía ignorarlos. No podía evitar hablarle al menor más de cerca, contarle cosas personales para que él hiciera lo mismo y se hicieran más cercanos, tampoco podía evitar observarle de lejos mientras le cocinaba algo, mientras estudiaba y él le ayudaba de vez en cuando o mientras le daba ideas para algunos vídeos.


Sehun era la perfección a sus ojos.


Jamás vio a nadie más perfecto que Minseok, hasta ese momento. Jamás estuvo enamorado de Minseok, pero era su modelo a seguir. Era la segunda persona más importante para Jongdae, por debajo de su hermano mayor, Jong Huk, pero ahora, era la tercera persona más importante porque el segundo puesto lo ocupaba Sehun.


El adorable, tierno, caprichoso y, sobretodo, aún menor de edad, Sehun.


Ese era otro problema, su edad. No se consideraba pedófilo, solo se llevaban cuatro o cinco años apenas, pero Sehun aún no cumplía los dieciocho y eso lo hacía menor de edad aun. Un auténtico problema. Bueno, Jongdae no era el mayor seguidor de la ley, pero había cosas que las respetaba y esa era una. La edad era importante en una relación, hasta él, chico pervertido donde los haya, lo sabía.


Era gracioso ver como Jongdae pensaba como si pudiera llegar a tener alguna relación con el hermano de Luhan.


Pero como se dijo antes, Jongdae era Jongdae y al final, como se esperaba de él, terminó por mandarlo todo a la mierda, terminó por tirar a la basura los moralismos, el miedo al hermano de Sehun, el qué dirán y todas esas tonterías y se dignó a conquistar a ese sexy adolescente fuera como fuera. Por eso, empezó a pasar casi todo el tiempo a su lado, empezaron a salir como dos amigos por ahí, fuera algo simple como tomar algo en un bar – donde algún fan de Jongdae se acercaba para un autógrafo o una foto – o fuera algo más completo y cercano a una cita como salir de tiendas o dar un paseo por la ciudad.


Y no supo cómo fue, un día ambos terminaron besándose en el coche de Jongdae. Jongdae estaba tan extasiado de amor ese día, que no recordaba si fue Sehun el que se declaró y le besó, o fue él quien le besó primero. Lo que sí sabía, era que estuvieron besándose hasta bien tarde, desde besos castos hasta besos más húmedos, sin llegar a nada más, comenzando así una relación a escondidas tanto de Minseok como de Luhan, porque ambos sabían que si Minseok se enteraba, no dudaría en contárselo a su novio.


Eran felices, eso era lo que contaba después de todo, y una pareja peculiar. Solo Sehun podía seguir las peores bromas de Jongdae, solo Sehun sabía al cien por cien cuando hablaba en serio o cuando lo hacía en broma y solo Sehun era capaz de hacer bromas que dejaran al mismísimo Jongdae con la boca abierta y sin contestación –quizás fue eso lo que más le gustó a Jongdae de Sehun –.


Ahora, solo les quedaba vivir felices juntos… hasta que Luhan o Minseok lo descubrieran, ya verían que hacer, pero de momento, nada importaba más que ellos dos.


.


.


.


Minseok acarició con cuidado los cabellos de Luhan, ahora tenidos de un extraño color azulado que se le había antojado al menor. A ojos de Minseok, Luhan era hermoso se pusiera lo que se pusiera, cambiara lo que cambiara.


Se encontraban los dos en su cama, tumbados, sorprendentemente con ropa y Luhan durmiendo sobre su torso mientras Minseok le acariciaba los cabellos, calmándole. Aquel día Luhan no se sentía del todo bien, al contrario, tenía fiebre. Aunque por la mañana parecía estar bien, a media tarde comenzó a sentir demasiado frío cuando en realidad, por las fechas, no era lo que correspondía. Minseok pensaba que quizás habría cogido algún tipo de virus o algo.


Ahora, después de darle algo para la fiebre, le mandó dormir. Luhan, atontado por su malestar, le pidió a base de pucheros que fuera su almohada.


Minseok no pudo negarse.


¡¡¿Cómo iba a negarse a su lindo novio?!!


Ahora que lo analizaba bien, jamás estuvo tan enamorado de alguien como lo estaba de Luhan. Si cuando comenzaron a salir, era el hombre más feliz del planeta, ahora que llevaban un año aproximadamente era el hombre más feliz de la galaxia. Luhan era su complementario, la persona que mejor encajaba con él. Cuando tenía un día malo, Luhan le daba espacio, se quedaba en silencio y le hacía un masaje para que se calmara; cuando se sentía estresado, se sentaba a su lado y se quedaba en silencio para que él contara sus problemas; cuando estaba extremadamente feliz, Luhan sonreía el que más y se volvía hiperactivo, alegrando aún más su día, y así, muchos momentos más.


A base de algunas peleas y discusiones, pudieron entenderse mejor. Algunas veces cedía uno, otras cedía el otro.


Luhan, a raíz de una pelea, le contaba sus problemas en el trabajo que siempre se callaba para él mismo, temiendo aburrirle o que reaccionara mal. Minseok quería escuchar tanto como era escuchado puesto que ¿No se trataba una relación formal de dar tanto como se recibía? ¿No era eso lo que hacía feliz una pareja estable?


Así era.


Además, a raíz de otra pelea, Minseok rebajó sus celos. No podía evitar ser celoso, Luhan era el chico más hermoso que había conocido, así como abierto y carismático, al contrario que él, que parecía ser sociable pero solo porque estaba normalmente rodeado por Jongdae, su único gran amigo. Minseok no era sociable, Minseok era callado normalmente. Luhan tenía lo que él no, y quizás, por eso complementaban tan bien.


Por eso, empezó a controlar sus celos, confiando más en Luhan, que era lo que al chino le molestaba más, que pareciera que no confiaba en él.


Ahora, llevaban meses sin pelear.


¡Todo era perfecto entre ellos!


Con una sonrisa en su rostro, se acomodó en su cama y cerró los ojos. Puede que esa tarde no hicieran nada, pero a veces, momentos en los que no se hacía nada más que estar al lado de la persona que amabas, eran simplemente más perfectos que momentos donde solo se la pasaban haciendo el amor en cada esquina de la casa.


Sí, definitivamente, amaba a Luhan.


Quizás era hora de ir formalizando las cosas un poco más…


Quizás era hora de pedirle que buscaran una casa para que se fueran a vivir juntos como lo que eran, una pareja.

Notas finales:

bueno, espero que os haya gustado el prólogo!!!

por fin... se hizo esperar eh... jajajajaja


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).