Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El internado Omega de Domino por MizaiTan

[Reviews - 195]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Ubicado en dos tipos de universo: Omegaverso y Soulmate.

El omegaverso tiene clasificaciones de Alfas (20% en Japón), Betas (65%) y omegas (15%)

 Los alfas representan la clase alta de la escala social. Los betas son los considerados como personas normales. Los omegas son los que pueden conceder la vida sin importar el genero, son clasificados en las mas bajas escala social. Sin embargo en los ultimos años se han propuestas diefrentes leyes en defensas de estos.

En el universo soulmate se aplican las marcas de nacimientos como forma de reconocer a su alma gemela, se explicará mas adelante en fic mas datos sobre este

Notas del capitulo:

Hola un gusto entrar al fandom de Yugioh, ya me apetecia hacerlo, he estado con algunas ideas de historias pero ninguna me caia bien. Espero que esta historia les agrade, combina mis dos universos favoritos.

Disfruten

-¿Pero es algo completamente necesario? Nosotros lo estamos criando en casa y sin ningún problema, ¿cierto, papá? – Dijo una señora castaña de unos 40 años mirando nerviosa de forma alternada a los dos hombres del gobierno y su padre de graciosa caballera.

-Asi es, ha sido criado en ésta área segura por ustedes. ¿Por qué es necesario protegerlo lejos de su familia? – Respondió el hombre mayor de forma un poca desesperada.

Uno de los hombres vestidos de negro se levantó y los miró con ojos incuestionables – Es una ley decretada que cada niño omega asista a un internado especializado en ciudad Domino, no está en discusión.

El otro hombre también se levantó – Conocemos su historia aquí y sabemos que harán lo que es correcta de forma voluntaria. Porque les informo que nuestras órdenes son llevarnos al chico por su protección bajo cualquier circunstancia.- El hombre amenazó y comenzó a caminar alrededor de la sala ignorando la vista asustada del par.- Las familias concentradas en los barrios especializados de protección del gobierno son los primeros lugares a visitar, al ser los más pacíficos. Les pido que no hagan esto más difícil.-

La señora les pidió a ambos que se sentaran.- No hay forma de evitarlo, ¿eh? – Miró a su regazo donde apretó sus puños - Por favor, díganme cada cuanto puedo verlo.

-No es una prisión, señora Muto. Después de clases los estudiantes son libres de ir a diferentes sitios asignados por el programa de protección con el respectivo aviso y llegada puntual, si usted se encuentra en la ciudad puede ir a verlo cuando quiera.

Eso relajó a ambos, aun preocupados de dejar que se lleven a su pequeño Yugi pero sin nada que hacer, sobre todo ahora que le garantizaban su seguridad como se le han asegurado todos estos años.- Entonces supongo que está en su cuidado.

 

xxxOxxxOxxx

 

-No me quiero ir, mamá – Dijo Yugi con lágrimas en los ojos mientras aun así ayudaba a su madre a empacar todo.

-Yo tampoco quiero, Yugi. Pero ya sabes que hay que cumplir, reglas son reglas y más aún si es para la protección de los Omegas, ya sabes que ellos son inflexibles con lo que dicen.-

-Nos tratan como si no pensáramos, queriendo decidir sobre lo que “necesitamos” – Dijo mientras hace el gesto de las comillas con las manos. – Solo porque somos Omega creen que tienen derecho.-

-Yugi no hables así. Gracias a la protección de las leyes a favor de los omegas se han logrado muchas cosas. En mis tiempos la discriminación era horrible, créeme.-

Yugi se sentó en la cama, secándose como podía las inevitables lagrimas – Mamá, estoy bien aquí. Diles… Sabes que no me gustan los alfas.-

Su madre corrió a abrazarlo y consolarlo, no había nada que pudiera hacer, sabía que de no hacerlo así los hombres podrían llevarse a Yugi a rastras y no quería eso para su hijo.- Ellos te trataran bien, ya me lo prometieron, ten siempre tu celular con batería porque estaré llamándote cada noche y trataré de ir a verte tanto como pueda.- Le trató de peinar un poco mientras lo veía dulcemente – No te preocupes, solo son 3 años y luego podrás hacer lo que quieras.

 

xxxOxxxOxxx

 

Yugi se despide de su abuelo y de su madre en la entrada de su casa. Mientras camina hacia la minivan se da cuenta que ya otros dos chicos del barrio están dentro y en otra casa otro se despide. Ellos cuatros son los únicos niños de 15 a 18 años que son omegas. Yugi les pide permiso a los hombres de dejar sus cosas con ellos en lo que se despide de una vecina. Ellos le dicen que se de prisa.

Yugi corre hacia 3 casas a la izquierda y ve allí a una castaña asomada a la ventana que sale corriendo de su casa a abrazarlo en cuanto lo ve – Oh Yugi, no puedo creer que sea cierto – Le dice mientras lo abraza y Yugi llora un poco.

Tea Gardner es la vecina de toda la vida de Yugi dos años mayor que él. Al ser beta no necesita ir al internado.

-Prométeme que me llamaras-

-Te lo prometo.-

Y así Yugi se sube al vehículo, junto con los otros chicos que se ven incluso más llorosos que él.

 

xxxOxxxOxxx

 

La madre de Yugi se encontró en un aprieto cuando su hijo nació omega, ya que ella y su esposo son ambos betas fue algo inesperado, más aun que de su lado de la familia no habían omegas así que no sabía de los cuidados especiales de ellos. En esos momentos los omegas eran considerados putas por muchos lados incluso desde nacer, habían muy pocas poblaciones que aceptaban completamente a los omegas.

Con lo poco que tenía decidieron ir a una de dichas poblaciones custodiadas por el gobierno, lo cual les daban aún más seguridad y su hijo podía crecer sin problemas. Y asi lo hizo, creció sin ser subestimado con una educación en casa, con la regla de no salir nunca de aquel pacifico gran barrio sin compañía de un adulto responsable.

A la edad de 13 Yugi era muy curioso sobre los alfas y su alma gemela. Perfecto, él estaba seguro en esa gran jaula pero se sentía encerrado y siempre pensaba, cada vez que veía su marca de un ojo en la espalda a través de un espejo, que si no salía a buscar a su alma gemela era imposible que se encontraran.

La marca de las almas gemelas nace en cualquier parte del cuerpo y de cualquier forma o color. La de Yugi era algo parecido al dibujo de un ojo en la parte baja de la espalda. Encontrar a su alma gemela es algo muy complicado, muy pocos lo consiguen, sobre todo con el muy complicado universo que se rodean con los géneros secundarios. Se dice que un omega tiene una posibilidad de 75 % de que su alma gemela sea un alfa.

La cantidad reportada en Japón de Omegas es de 15 %

Yugi quería averiguar de su alma gemela, y ya había visto las marcas de sus amigos betas, porque 2 omegas y 2 alfas no podían ser almas gemelas entre sí. Y aun así no lo encontraba así que decidido quiso salir de ese barrio seguro.

Sabiendo que no lo dejarían ir le pidió a unos amigos que lo cubrieron mientras que Tea y él iban a la parte alta de la ciudad. Al llegar la tarde todo iba de acuerdo al plan, ambos caminaban tranquilos por las calles cuando de repente sucedió. A Yugi lo golpeó su pre-celo.

El pre-celo comienza alrededor de 24 horas antes del celo. Yugi olvidó calcularlo y sin quererlo el olor que desprendía atrajo la mirada de una pandilla de alfas que sin duda fueron tras de ellos. Ambos corrieron hasta llegar a una estación de policía donde entraron y cerraron la puerta de forma rápida.

Pensando que estaban a salvo Yugi tomó una de las pastillas que mantenían a raya su olor y grande fue su sorpresa cuando fue jalado hacia atrás por uno de los policías y el otro agarraba a Tea, ambos tratando de aprovecharse de la situación. Las pastillas aun no hacían efecto asi que el olor seguía siendo fuerte y volvía locos a los alfas. Tea fue tirada a un lado mientras ambos alfas se entretenían en Yugi tratando de quitarle la ropa.

La castaña no sabía qué hacer y en un impulso al escuchar a Yugi gritar tomó una de las armas de los oficiales que casualmente no tenía segura y le disparó a un en la pierna. La distracción funcionó y ambos corrieron de regreso logrando llegar con el olor de Yugi completamente opacado. Fueron reprendidos al llegar y más aun Yugi por salir en medio de su pre-celo. Tea fue reprendida por los dirigentes del conservatorio por disparar a un alfa, simplemente por esa razón ignorando el acto que hacia este último. Quedando con la advertencia de expulsar a la familia si llegaban a hacer un acto parecido.

La pequeña búsqueda del alma de Yugi solo terminó en fracaso y con un temor hacia los alfas.

 

xxxOxxxOxxx

 

-¡No pienso ir, y es mi última palabra! –

-En realidad no importa lo que opines, vendrás con nosotros y punto.

-¡De verdad no pienso poner un pie fuera de este departamento!

Los hombres miraron al moreno que se levantaba del sofá para dirigirse a su habitación.

-¡Malik, vuelva aquí! – Gritó su hermana Ishizu y este inmediatamente se detuvo y dio la vuelta permaneciendo en el sitio.- Esto es importante y no puedes ir contra el gobierno de este país solo por capricho

-No es capricho, es que sus razones no son suficientes para mí. ¿Protegerme? Por favor. Puedo cuidar muy bien de mí mismo. – Dijo el joven llamado Malik mientras se cruza de brazos mirando a ambos hombres vestidos de negro.

Uno de ellos suspiró y se levantó para ver a Malik frente a frente – En tu caso es diferente, joven. Conocemos su caso. Son de Egipto así que eso explicaría por qué un omega como tu está tan crecido ante un beta como yo – Dijo petulante  el hombre mientras el moreno rechinaba los dientes – Necesitas disciplina como un omega y también estar en un ambiente rodeado del mundo al que perteneces.

-¡Eso es denigrante! ¿Por qué demonios me tratas como basura? ¿No se supone que esto es para elevar el respeto de los omegas? – Dice indignado.

Se sorprende al sentir una mano en la cabeza de su hermano – Quiero respeto hacia mi hermano. Si ha venido a llevárselo con esa actitud puede volver por donde vino, no confiaré a mi hermano a un beta como tú – Dice Odion, su alfa interior ruge al ver a su hermano siendo ofendido.

El beta retrocede un poco y se disculpa por su atrevimiento. Ambos hombres vuelven a explicar las razones de la nueva ley y lo conveniente para los amigos como para las familias.

Los tres hermanos se reúnen en una habitación aparte. Los mayores saben que por la forma en que es dicho, su hermano podría ser llevado a la fuerza de ser necesario, por lo tanto la reunión mas que para decidir era para hacer que Malik vaya voluntariamente.

-¡Es ridículo, no vine a este país a ser tratado así! ¿Por qué no nos vamos de aquí y ya, solucionado el problema?

-No es tan simple, llevamos ya 6 meses aquí, estamos instalado y tu inscrito a una escuela, es suficiente razón según ellos para que…

-¡Para que me doblegue a lo que digan!

-¡Malik ya basta! – Dice Ishizu y el hermano menor mira hacia abajo – Esto tampoco nos gusta a nosotros, pero al menos sabiendo que estarás protegido y que podemos verte siempre que podamos. Vamos a terminar nuestros trabajos aquí tan rápido como podamos pero ya sabes desde antes de venir que no será en un mes o dos.

-Lo se – Malik mira hacia abajo y ambos hermanos se entristecen de verlo así – La idea de no ser de aquí y aun así ser tratado así como una vaca de un rebaño es como un puñal a mi estómago.-

 

xxxOxxxOxxx

 

Malik nació y se crio en Egipto, un país muy diferente a Japón por varias razones. En especial sobre el trato a los omegas, betas y alfas. En el lejano país se trataba al género secundario como eso precisamente, algo secundario. Se tenían las nociones del respeto y liderazgo de los alfas así como las virtudes de los omegas pero hasta ese punto. No existe la discriminación de ser o no ser parte de tal género en términos de trabajo y educación. Los omegas se cuidaban en sus celos y se daban a respetar, pero sin sobrepasarse de considerarlos una especie diferente.

Sus hermanos mayores debían hacer una investigación extendida en Japón junto a unos colegas del país. Al Ishizu tener la custodia de Malik se le pidió su compañía, este último no vio problema.

Sin embargo el problema llegó tan pronto aterrizó en Japón. Fue alejado de sus hermanos en el aeropuerto para un escaneo extra y notó varios pervertidos viéndolo, algunas chicas betas lo miraban con odio y algunos alfas tomaban sus maletas. Se sintió tan fuera de lugar.

No contento con eso en la escuela en la que fue inscrito tenía dos extremos o le hacían bullying o lo trataban como florecilla, ninguno de los dos le gustaba. Rogó varias veces por volver a Egipto sin éxito. Constantemente era regañado por sus maestros por su comportamiento no omega, como el de aceptar comentarios alfa sin ignorar, el orden de asignación de las cosas o su falta de modales omega.

Y ahora ser llevado a un internado omega donde sin duda alguna le seguirían enseñando tonterías como obediencia y sumisión. No necesitaba de una estupidez así.

 

xxxOxxxOxxx

 

-Bien, de ahora en adelante esta será tu habitación. Tu compañero aún no ha llegado – Decía el encargado omega de los dormitorios a un aburrido Malik que comenzaba a arreglar sus cosas.- Hay algunos chicos en este piso que ya llegaron, aún queda alrededor de un mes para el comienzo de clase así que siéntete a gusto de recorrer cuanto gustes y conocer gente nueva. Aquí te entrego la información sobre los lugares a los que puedes asistir con debida autorización de la portería. Si tienes cualquier duda estoy dos pisos abajo en la habitación 11, ¿entendido? – Recibe un pequeño asentimiento.- Adiós, entonces.

El encargado se fue cerrando la puerta detrás de él. Y Malik por fin pude acostarse en la cama a pensar como había llegado a esto. No tenía una vida perfecta en Egipto pero no se quejaba. Nunca lo había pensado, pero desde que se mudó empezó a odiar ser un omega.

Después de arreglar un poco se levantó a recorrer un poco el pasillo y conocer a sus nuevos vecinos. Sus dos vecinos a la derecha, habitación 35 y 36 fueron unos gatos asustadizos, asi que se giró a tocar la puerta 33.

-Hola, un placer conocerte – Un chico de un peinado singular lo saludó al concederle el paso a la habitación.

-Igualmente, soy Malik Ishtar. Nuevo aquí.

-Soy Yugi Muto, llevo aquí casi ya 3 semanas.- Le dijo con una sonrisa mientras lo inventaba a pasar a sentarse junto a él.

-Demonios, ¿3 semanas ya? – Yugi se rio un poco mientras asiente - ¿Y qué tal?

-La verdad no es la gran cosa como pensaba supongo que sin clases es aún más aburrido, además que los chicos que venían conmigo están en otro internado en la ciudad así que traté de conocer un poco a las personas de aquí pero… Bueno, creo que te habrás dado cuenta.

El moreno asiente mientras se acomoda mas.- Si, ni siquiera podía tener una buena conversación con ellos.- Ambos siguieron hablando un rato más y vieron que tenían varas cosas en común, decidieron luego salir ya que Yugi aun lo había hecho. Felices ambos de tener buena compañía

Notas finales:

Espero que les haya gustado, el siguiente capitulo es el prologo 2: Ryo y Joey. y un pequeño adelanto:

Uno de ellos conoce a su alma gemela.

Bueno el proximo capitulo va a la mitad lo subire pronto quizas el domingo.

Adios


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).